Archivo por días: 4 julio, 2020

La comarca de Sanabria

Parque Natural de Sanabria - Imagen de Foto Libre

Cuando se habla de Sanabria, por lo general solo nos vienen a la mente el magnífico lago, Parque Natural de Castilla y León; y la hermosa Puebla de Sanabria, por derecho propio, uno de los pueblos más bonitos de España. Pero, aunque esta comarca posee estos dos grandes atractivos conocidos, esto es tan solo la punta del iceberg de las maravillas que posee este comarca sanabresa, donde sus pueblos, naturaleza y gastronomía tienen mucho que decir, y eso que ya os anticipamos algo hace tiempo. Queremos transmitiros unas pinceladas de lo que puedes hacer en esta maravillosas tierras del norte de Zamora.

Por supuesto, antes que nada queremos recomendarte conocer Puebla de Sanabria, sin duda una maravilla cargada de patrimonio, este puede ser el epicentro desde donde conocer otros lugares fascinantes. Vamos a recorrer algunos pueblos y pedanías pequeñas, aunque con su encanto, por lo que sus infraestructuras turísticas no siempre estarán plenamente preparadas para el viajero, aunque es parte de su encanto.

Puebla de Sanabria - Destino Castilla y León

Iniciativas de turismo patrimonial

Vamos a empezar hablando de patrimonio histórico artístico, donde Puebla destaca con su impresionante planta asentada sobre una peña que domina la unión de los ríos Tera y Castro. Esta encrucijada estratégica estuvo defendida desde tiempos inmemoriales. Actualmente aún se conservan sus murallas medievales, aunque incompletas, pues fueron destruidas durante el fatídico siglo XIX. No obstante aún queda bastante. Igualmente su castillo, que destaca en un precioso skyline.

Peña de Puebla de Sanabria, una ciudad amurallada que domina el paso - Destino Castilla y León

Puebla de Sanabria

Pero Puebla es más que sus murallas y su castillo; es su plaza mayor, con dos preciosas iglesias. De esta plaza surgen diversas calles que conservan su arquitectura popular sanabresa, aprovechando el sol donde es posible y que en primavera y veranos suelen estar perfectamente adornados sus balcones con plantas y geranios, al igual que algunas casas, cuya fachada ha sido “devorada” por las enredaderas.

Calles del Conjunto histórico artístico de Puebla de Sanabria - Destino Castilla y León

A nivel etnográfico, sus gentes, aguerridos lugareños de frontera, pues Puebla estaba integrada en la red de fortalezas de frontera con Portugal y oponiéndose a Bragança, el mestizaje con su hermana portuguesa es innegable. Así, recomendamos visitar la Casa Museo de Gigantes y Cabezudos.

Castillo de Puebla de Sanabria - Destino Castilla y León

San Martín de Castañeda

Esta población surgió junto a un monasterio cisterciense que aprovechaba las aguas del Lago de Sanabria. Se cree que la población se fue asentando en torno a la servidumbre de este monasterio, alentado por los visigodos durante las guerras gótico-suevas del siglo VI, con la intención de ir recortando territorios a los suevos.

Monasterio de Santa María de San Martín de Castañeda - Imagen de Románico Zamorano

Durante la edad media se reconstruye el monasterio, que queda protegido por los reyes de León, lo que atrae a más población y se delimita la población actual. Al ser una zona de frontera la población asentada en Sanabria sirve para custodiar el paso con Portugal, lo que hará que exista un cierto mestizaje cultural.

La actual población posee un carácter más residencial y de recreo que en otras épocas. El gran atractivo son sus vistas al Lago de Sanabria, al elevarse unos 200 metros sobre el nivel del mismo; y el monasterio cisterciense.

Monasterio San Martín de Castañeda

La actual construcción se asienta sobre dos construcciones previas; la primera de origen visigodo y destruida por los musulmanes en su avance hacia el norte y una segunda del siglo X, construida por mozárabes huidos del sur. Sobre esta segunda fundación se realizar la reconstrucción del siglo XI, y se obtiene el maravilloso conjunto románico que podemos admirar hoy.

Iglesia del monasterio de San Martín de Castañeda - Imagen de Románico zamorano

Como en otros tantísimos casos, el siglo XIX con sus guerras y desamortizaciones hicieron estragos en la comunidad monacal y en el propio edificio y fue perdiéndose y transformándose en una ruina las dependencias monacales. Esto supuso que la inmensa mayoría de la construcción fuera expoliada. Hoy se conserva una parte de lo que fue, especialmente la iglesia y gracias a las intervenciones realizadas tras su declaración de bien de interés cultural y estar dentro del Parque natural del Lago de Sanabria.

Ribadelago

Ribadelago se compone de dos núcleos de población. El viejo, destruido parcialmente durante la catástrofe de la presa de Vega de Tera, donde la presa aguas arriba reventó causando casi 150 fallecidos y arrasando el pueblo. Y por otro lado Ribadelago Nuevo, que se construyó para sustituir el destruido en una situación más segura.

Monumento a las víctimas de la catástrofe de Ribadelago - Imagen de FirkinCat

Esta población nace al amparo del segundo monasterio de San Martín del Castañar levantado por los monjes mozárabes.

El patrimonio de arquitectura popular conservado entre ambas poblaciones no es mucho, ya que la gran parte se debió perder en la riada. Se conserva la portada de la iglesia de Ribadelago Viejo, traslada piedra a piedra.

El Puente

Como otras tantas poblaciones de esta zona, nace al calor de la reconquistas como pedanías de Puebla. Puente es una zona de mercado y de intercambio de mercancías, lo que durante el siglo XII florece una fuerte población, aunque sin consideración autónoma propia.

El Puente de Sanabria - Imagen de Aires de Sanabria

Entre el patrimonio destacable está la iglesia de Nuestra Señora del Puente, de tres naves separadas por columnas y arcos de medio punto. A los pies se levanta una espadaña donde se alojan las campanas. Otro elemento relevante es el puente del siglo XVIII que fue necesario construir para sustituir a uno arrasado por los portugueses durante la guerra de sucesión y que sirve para saltar el río Tera. Por lo demás, el casco histórico es un buen ejemplo de arquitectura popular sanabresa, basada en que la vivienda es un lugar de descanso familiar y una herramienta de trabajo.

San Juan de la Cuesta

Esta pequeña población de Sanabria es, como otras tantas, pedanías de un municipio mayor. Su origen fue la repoblación de Sanabria por los reyes de León, pero desde la independencia de Portugal, se asienta como un lugar de frontera. Su casco urbano conserva mucho de la arquitectura popular sanabresa; pero lo que más destaca es la Iglesia de San Juan de la Cuesta, de estilo renacentista del siglo XV. A las afueras, igualmente tiene su interés la ermita de San Pelayo, aunque la actual construcción del siglo XVI, sirviendo para albergar una talla del siglo XIII, procedente de una localidad abandonada en aquella época, de la cual era el santo patrón.

Casas de San Juan de la Cuesta - Imagen de Hotel Rural El Atardecer de Sanabria

La economía de esta población se basaba en la ganadería y la agricultura de subsistencia, siendo famosa su producción de frutas, aunque cada vez más es un lugar de descanso y ocio.

Entrepeñas de Sanabria

Otra población de origen medieval que obtiene su nombre por las peñas de pizarra de su entorno. Está a medio camino entre Mombuey y Puebla de Sanabria; y entre el pantano de Cenadilla y la autovía A52. Este pueblo destaca por estar en el Camino de Santiago Sanabrés, lo que siempre le ha reportado ciertos beneficios en su entorno. Destaca su arquitectura popular, con los tradicionales tejados de pizarra, casas con corredores o balcones corridos de madera y escaleras de piedra por el exterior para acceder a la planta superior.

Entrepeñas de Sanabria - Imagen de Ver Pueblos

Y aunque mayoritariamente este es el modelo de casas de esta localidad, hay igualmente casas blasonadas de la nobleza rural. Destacable la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, con un artesonado mudéjar, una fachada de acceso renacentista y el retablo barroco.

Iniciativas de turismo natural

Es posible que debido a la despoblación y a la falta de recursos industriales, esta parte de Zamora se conserva casi salvaje y sin grandes intervenciones humanas. Así, el Lago de Sanabria, con sus playas y cruceros fluviales es un gran foco de interés.

Estamos en una reserva de la biosfera, por lo que la fauna y la biodiversidad es un factor importante a destacar. En Robledo se encuentra el Centro de Interpretación del Lobo Ibérico, una reserva que está permitiendo conservar este icono de la península ibérica a través del conocimiento y las actividades lúdicas en la naturaleza.

lobos en semicautividad Robledo

Visita al lago de Sanabria y su entorno

El Lago de Sanabria es una laguna glaciar, la más grande de la península. Su entorno posee unas condiciones naturales de singular belleza, lo que hace que sea un foco de atracción turística. Lo más habitual es visitar sus playas o realizar un crucero en el catamarán solar de la Casa del Parque, donde se puede conocer de primera mano los trabajos de conservación de este paraje.

Crucero fluvial en catamarán por el lago de Sanabria (Zamora)

Este entorno se encuentra entre las estribaciones de las sierras Segundera y Cabrera. El propio lago es de origen glaciar, por lo que estamos entre montañas y valles.

Observación de la naturaleza desde los miradores

Esta zona está vertebrada por la importante autovía A52, la autovía de las Rias Baixas que conecta Zamora con Galicia, pero internamente solo vamos a encontrar carreteras comarcales de montaña, lo que hace que sea un lugar atractivo para los amantes de este tipo de carreteras. En medio de ellas, se encuentran esparcidos varios miradores hacia estos valles.

Rutas de senderismo

En esta publicación no tratamos de incluir todas las posibilidades, pues no las conocemos todas, ya que esta comarca se presta a rutas maravillosas. Tan solo os contaremos algunas de las más recomendables.

Ruta por el Cañón del Tera

Muy próximo a las orillas del Lago de Sanabria, desde la localidad de Ribadelago Viejo, comienza una ruta que atraviesa este estrecho y espectacular cañón del Tera. Para ello, saliendo desde este pueblo y siguiendo el cauce del río, te adentras en esta garganta, tras dejar de lado el camino a San Martín de Castañeda y atravesar el Tera por un vado.

Ruta de senderismo a - Imagen de Turismo Sanabria

 

Así, nos adentramos entre las primeras cascadas, donde en algunos casos es necesario ir cambiando de margen el río que empieza a ganar altura salvando los saltos creados por el paso de varias glaciaciones ocurridas durante el periodo cuaternario. Así se encuentran profundos barrancos, circos glaciares, ibones, morrenas y lagunas, que sin llegar a lo espectacular de la gran laguna de Sanabria, poseen igualmente singular belleza. Siguiendo esta vereda, que cada vez resulta más difícil de delimitar, permite descender por unas escaleras esculpidas de forma natural por la naturaleza a la llamada Poza de Las Ninfas.

Paisaje de las morrenas que caracterizan el cañón del Tera - Imagen de Viaje con Pablo

 

El objetivo es llegar a la Cueva de San Martín, aunque los más arriesgados pueden tratar de seguir hasta el embalse de Vega del Tera. Hasta la laguna de la Cueva de San Martín, aunque con algunos tramos complicados, está relativamente bien señalizado con mojones verdes, más adelante no lo conocemos.

Embalse de Vega de Tera

 

El embalse de Vega del Tera fue el causante de la riada que destruyó la población de Ribadelago. Se dejó tal y como quedo tras la catástrofe.

Ruta por el Cañón del río Cárdena y Pico del Fraile

Este cañón se forma por la unión de los ríos Cárdena y Segundera, que son afluentes del Tera, uniéndose a él poco antes de llegar al lago. Estos ríos forman una pequeña cuenca hidrográfica propia que termina en el propio lago. A lo largo de sus cauces hay hasta 6 presas que embalsan agua y que sirven para regular el caudal del lago. Además, en sus valles hay lagunas y humedales que permiten un desarrollo importante de la flora y la fauna local.

Ruta de senderismo por el Cañón del Cárdena- Imagen de Turismo Sanabria

 

A este cañón se parte desde la pedanía de Moncabril, que dista algo menos de dos kilómetros de Ribadelago Viejo, por un desvío a la izquierda antes de entrar en este pueblo. Llegando a esta pedanía, justo antes de alcanzarla hay un camino que permite llegar al cañón.

El sendero transcurre por un valle glaciar bañado por estos dos ríos, lo que permite una explosión de naturaleza, con robles, brezo y helechos. En lo alto, montañas por las que descienden arroyos que canalizan los restos de nieves glaciares, así como las cicatrices del paso de una glaciar hace muchísimos siglos atrás. Al llegar al final de este valle, nos encontramos con la presa del Embalse de Cárdena, una presa de montaña cuya profundidad es mayor que la propia presa, pues esta aprovecha una laguna natural. Esta zona es coto de pesca de trucha salvaje, aunque está muy regulado.

Vistas del Lago de Sanabria desde la ruta del Cañón del río Cárdena - Imagen de Ferpatillas

Pasando la presa, se va por las pistas de la presa. Encontraréis “fácilmente” unos carteles que indica “Pico de Fraile”. Por el camino se pasa por varias lagunas, praderas y zonas boscosas. Se pasa por varias lagunas y otros embalses que sirven para alimentar la central hidroeléctrica de Moncabril. Continuando se llega a un punto donde se debe elegir entre dos caminos, o bien descender por el Pico del Fraile, que ofrece impresionantes vistas hacia el Lago de Sanabria; o bien ir hasta la antigua presa rota, que originó el desastre de la catástrofe de Ribadelago, el 9 de Enero de 1959, y desde ahí, se enlaza con el cauce del río Tera y se hace la ruta de regreso por el Cañón del Tera.

Nota:
Existe una alternativa, más descansada, y que permite visitar estos embalses y lagunas que es ascender por estas pistas en todoterrenos desde Porto de Sanabria por las pistas de montaña que se usan para llegar al embalse de Cárdena.

Subida al mirador de San Juan de la Cuesta

A parte del chiste fácil de lo que cuesta, subir por la cuesta, el premio de las vistas compensa el esfuerzo de subir por esta ruta, además que el propio camino es un premio en sí mismo por la belleza por el que discurre. Es una ruta hasta el llamado “Alto de San Juan” o “Peña Surrapia”, que es un balcón único a Sanabria.

Vista desde el Alto de San Juan - Imagen de Turismo Sanabria

 

La ascensión es ligeramente dura, hay un desnivel total de unos 300 metros, aunque se puede hacer en aproximadamente una hora de subida y otra de bajada. Pero esto es un depende, ya que hay muchos rutas que permite esta ascensión. Cuanto más corta, más dura, pues habrá que luchar contra mayores pendientes; mientras que otras rutas más livianas, consiguen la ascensión haciendo más kilómetros. El punto de inicio está en San Juan de la Cuesta, desde la Calle de Fuente Horno de San Juan, en la ladera del Alto de san Juan.

Mirador de San Juan de la CuestaSabremos que estamos en el camino correcto si a 400 metros nos encontramos un cartel indicando “repetidor”. El camino es duro, aunque se puede hacer sin mucha preparación. Estas pistas forestales este solo se usa por las empresas de telecomunicaciones que tienen en lo alto antenas de repetición de señal. No obstante este recorrido se puede hacer en coche, aunque solo llegaremos hasta los repetidores. Ahí se deja el coche y lo que falta hay que hacerlo a pie, son apenas unos 100 metros.

 

El destino final se encuentra en una peña casi aislada, lo que permite tener una visión casi 360º de gran parte de Sanabria, Carbellada e incluso, en los días más despejados, el norte de Portugal. Si tenéis, aconsejamos llevar unos prismáticos para ver mejor el entorno. Quizás uno de los puntos más interesantes de este mirador de San Juan de la Cuesta sea la visión, casi como un dron, del Lago de Sanabria y como surgen los pueblos en su entorno, conectados por los ríos. En días sin viento, nos indicaron que parece más un gran espejo que una laguna.

La Laguna de los Peces

Para llegar a esta laguna glaciar es necesario partir desde San Martín de Castañeda, subiendo por la carretera ZA103, una típica carretera de montaña, pequeña y estrecha. Tras pasar por varios lugares interesantes para parar, se llega a un parking. Es imposible no encontrarlo, pues esta carretera termina ahí. Tras esto hay que hacer un tramo a pie de unos 600 metros con algo de subida hacia esta laguna glaciar. Se trata de una de las más grandes y emblemáticas.

Laguna de los Peces - Imagen deSanabria

 

Allí arriba existe un precioso mirador hacia la Laguna de los Peces y hacia el resto de la comarca. Por el camino habréis disfrutado de unas vistas maravillosas. Si vais en invierno, posiblemente esté helada y con algo de nieve en su entorno. Nos han contado que hay gente que hace sky libre o bien se tira en trineo, pero en esta zona no hay una estación ni pistas señalizadas o controladas.

Desde la propia Laguna de los Peces surge otra ruta de senderismo señalizada con marcas verdes de unos tres kilómetros de subida que permiten alcanzar otra laguna glaciar, la Laguna de las Yeguas. Aunque no la hemos hecho.

Laguna de las Yeguas y antiguos chozos de pastores - Imagen de Wikipedia

Otros miradores

Sin realizar senderismo; si no, ir por carreteras de montaña, podréis encontrar otros miradores más convencionales a tan hermoso paraje natural. Así, os podemos contar algunos:

Mirador de los Peces

Hay varios miradores con esta denominación, aunque están la misma carretera que sale desde San Martín de Castañeda, la carretera ZA103. Allí, en un saliente a modo de balcón podéis disfrutar desde el norte del lago una preciosa vista.

Mirador de los Peces - Destino Castilla y León

Mirador de los ojos

Poco más arriba por esta carretera de montaña, encontraréis otro lugar donde parar con unas vistas similares, pero desde más alto. La peculiaridad de este enclave es una fuente con dos caños de la que sale un agua fresca. Tiene una cierto parecido con unos ojos, por lo que es conocida como la fuente de los ojos y de ahí el nombre.

Mirador y Fuente de los Ojos - Destino Castilla y León

Mirador del barranco de La Forcadura

Este mirador se encuentra en la carretera ZA103. Desde lo alto, posee unas vistas panorámicas grandiosas. Tiene la ventaja de ser admirado sin mayor esfuerzo del de subir en coche por una carretera de montaña. Las vistas son únicas.

Vistas desde el cañón de Forcadura - Imagen de loboshaggyHay quien hace una ruta de senderismo de unos 17 km. y un desnivel de casi 700 metros. Es muy duro y al menos nosotros no estamos preparados. Ascienden desde Vigo de Sanabria, siguiendo el cañón del Forcadura siguiendo la carretera que lleva a los barrios de Vigo, donde se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de Gracia en paralelo al cauce del río y luego por pistas forestales ascienden hasta la lagua de Yeguas para descender a la Laguna de los Peces y desde ahí, pasan por este mirador y poco a poco descender hasta Vigo de nuevo. Aunque posible, creemos que es muy duro.

Información general de la comarca sanabresa

¿Cómo llegar?

La comarca de Sanabria tiene una muy buena comunicación, al estar atravesada por la autovía A51 de las Rias Baixas, que conecta la meseta desde Benavente con el sur de Galicia. Desde ahí, ya son carreteras de montaña en general las que permiten alcanzar las diferentes poblaciones, por lo que estas ya no son ni las mejores y las mejor conservadas.

Llegada a Sanabria por la autovía - Imagen de mapio
Igualmente, a Puebla de Sanabria se llega en tren, y en algún momento próximo estará conectada con alta velocidad con las capitales gallegas y Zamora, lo que permitirá llegar desde Madrid en muy poco tiempo.

Gastronomía sanabresa

La gastronomía tradicional sanabresa es un híbrido entre la gallega, la leonesa y la mesetera. Como casi toda la gastronomía de Castilla y León se basa en el producto, destacando la trucha del lago, que incluso se hizo famosa en el siglo XVI.

Igualmente los buenos pastos hacen que la ganadería local sea de gran calidad, por lo que la carne de ternera es muy buena, siendo famosos los chuletones, chuletillas y bistecs de la IGP Carne de aliste. Pero igualmente la huerta, que permite unas buenas cosechas de alubias.

Un plato típico es el pulpo a la sanabresa, muy similar al pulpo a feira gallego, aunque con algunos matices propios. Algo similar ocurre con el caldo sanabrés, que cierto modo nos puede parecer un caldo gallego. Destacan las castañas, con sus tradicionales magostos en otoño, las setas, las migas con patatas y los embutidos ibéricos.

Otra cosa sorpréndete es la producción de sidra natural, producida por la gran cantidad de manzanos en la zona. Está empezando a ganar cierto renombre, aunque queda aún lejos de la sidra de otros lugares.

Y ya veis cuántas cosas hay para disfrutar en Sanabria, un destino de interior cargado de lugares interesantes que no podéis dejar pasar.

 

Fuente: destinocastillayleon.es

Horario de alimentación infantil

Los expertos lo tienen claro, es muy importante que los padres mantengamos un horario regular en la alimentación de nuestros hijos. Gracias a ello, conseguimos mejorar su desarrollo y también sus capacidades, puesto que la rutina es una gran aliada del equilibrio emocional.

Cuando consigues seguir un horario todos los días, en realidad estás ayudando a que tu hijo tenga una referencia de seguridad y tranquilidad en el ambiente. Ten en cuenta que ellos cada día hacen un descubrimiento nuevo y necesitan mantener la regularidad para reforzar los métodos y hábitos de su continuo aprendizaje.

Eso sí, no hace falta mantener una puntualidad británica. Puedes darle la comida o la cena con una diferencia de veinte minutos cada día, ese margen no lo notará. Lo que no es aconsejable es que cada vez coman a una hora distinta. Evidentemente, siempre hay festivos en los que te podrás saltar la norma. No te preocupes por eso, es una excepción, el principal objetivo es encontrar un equilibrio.

¿Cómo benefician los horarios regulares a nuestros hijos?

Los horarios son beneficiosos para los niños por diferentes razones que te contamos a continuación:

Mejora su metabolismo: La regularidad ayuda a que el estómago de tu hijo se acostumbre a aumentar la producción de jugos gástricos durante determinadas horas. Así, tu pequeño ahorra energía y su sistema digestivo se adapta al horario que marca su ritmo interno. Tu hijo no tendrá hambre a deshoras, ni necesitará picar o comer golosinas.

Mejora su capacidad intelectual: Todas las personas necesitamos comer para mantenernos sanas y fuertes. Tu hijo consume una gran cantidad de energía cada día, las rutinas le permitirán ser más metódico y mejorar su propio equilibrio.

Le ayuda a construir su personalidad: Cuando sigues un horario en el tiempo, en realidad le estás proporcionando a tu hijo un gran equilibrio emocional que será indispensable para que desarrolle bien su personalidad.

Seguridad: Ten en cuenta que cuando repetimos un acto de manera cotidiana, conseguimos que se cree un hábito que más tarde convertiremos en una virtud. Tu hijo se sentirá seguro manteniendo el hábito, puesto que repetirá un ritual todos los días hasta que le resulte familiar y predecible, es decir, seguro.

Organización: Los pequeños no nacen organizados, sino que somos los adultos quienes les enseñamos a serlo. Los horarios favorecen la organización y las rutinas.
La alimentación, el sueño y la higiene son los primeros hábitos que aprende tu hijo. Con la creación de estas rutinas, conseguimos que los niños y las niñas aprendan el sentido del orden del que nace la libertad.

La constancia y la regularidad son dos valores que los más pequeños desarrollarán a lo largo de su vida a partir de los horarios que creemos sus padres.

¿Cómo puedes crear un horario que sea bueno para el niño?

La clave a la hora de establecer el mejor horario para tu hijo depende de la edad del pequeño. Si aún es bebé, es importante que busques la combinación de sueño y alimentación que marque su reloj interno. Los recién nacidos tienen su propio ritmo, toman el pecho a demanda o los biberones. Ellos escuchan sus propios biorritmos más que los adultos, que nos adaptamos nuestros tiempos al horario laboral.

A partir del sexto mes es cuando incorporas la alimentación complementaria en la dieta de tu hijo. También es el momento de regular el horario del niño acorde a sus propias necesidades.

El desayuno debe tomarlo temprano. Ten en cuenta que a partir de los nueve meses, lo ideal es que los niños duerman catorce horas, con las siestas incluidas, y después unas once horas hasta que son prácticamente adolescentes. Por eso, es aconsejable que tomen el desayuno antes de las ocho de la mañana.

Después, un poco más tarde, sobre las diez, pueden tomar un poco de fruta, ya que estarán hambrientos. Si va a la guardería o al colegio, ya sabes que sobre esa hora hacen la pausa del almuerzo.

La hora más aconsejable para que coman los bebés es a las doce o doce y media. Ten en cuenta que después de comer tiene que hacer la siesta. Si se duerme muy tarde, por la noche le costará más conciliar el sueño. Después de su siesta, no más tarde de las cuatro de la tarde, conviene que le des la merienda. La mejor hora para cenar son las siete o las ocho de la tarde, es posible que antes de meterse en la cama, el niño quiera tomar un vaso de leche también.

Cuando los niños entran en el colegio, sus horarios empiezan a adaptarse más al de los adultos, sobre todo el de la cena. Si tus hijos se quedan en el comedor de la escuela, allí les servirán la comida alrededor de la una de la tarde, con lo que cuando salen tienen hambre. Es aconsejable que merienden entre las cuatro y media o las cinco.

Si para comer no podemos coincidir con nuestros hijos, sí que es aconsejable que lo hagamos a la hora de la cena. Como no conviene que los pequeños cenen demasiado tarde porque han de acostarse pronto, lo mejor es que nosotros intentemos adaptarnos a ellos.

Las reuniones familiares diarias nos ayudan a mejorar la comunicación, son ideales para compartir nuestro día a día o nuestras inquietudes. Nuestros hijos necesitan pasar tiempo con nosotros, por lo que podemos aprovechar el momento de la cena para fortalecer nuestros lazos con ellos.

Cuando te acostumbras a mantener un horario regular y a compartirlo con tus hijos, tú mismo como adulto también mejoras tu equilibrio interno y tus propias capacidades. Los horarios nos ayudan a regular y mejorar nuestro propio metabolismo.

Si en tu familia estableces hábitos de vida saludable, tus hijos seguirán tu propio ejemplo. Por tanto, las rutinas no son solo positivas para los más pequeños, sino que lo son para toda la familia. Aprovechemos, pues, cada momento que podamos compartir con nuestros pequeños y ayudémosles a que creen hábitos saludables y positivos en su día a día. Somos su guía y su mejor ejemplo.

Fuente: crearsalud.org