Archivo por días: 9 enero, 2021

Claves de una relación de pareja saludable

A veces parece que las relaciones de pareja dan mucho trabajo y se vuelven horriblemente complicadas. Pero si nos paramos a pensar, nos damos cuenta de que tener una relación de pareja saludable es muy sencillo siempre y cuando los dos miembros de la pareja sean capaces de dejar de lado sus propias inseguridades y malas experiencias del pasado.

En las relaciones de pareja es donde más se manifiestan las carencias afectivas y lascreencias irracionales que cada una de las personas ha ido adquiriendo a lo largo de su historia vital. Se replican patrones inadecuados aprendidos en la infancia y se actúa muchas veces a través de una forma sesgada de ver el mundo.

Una cultura que no promueve las relaciones amorosas sanas
Desde mi punto de vista, la sociedad en la que vivimos no favorece precisamente las relaciones de pareja saludables. Las canciones, las películas de Disney, las series de televisión y las novelas románticas nos muestran una concepción del amor que no es real y favorecen una serie de creencias acerca de las relaciones de parejas que no ayudan a que estas se mantengan en el tiempo de una manera satisfactoria.

En este artículo quiero hablar de las claves para tener una relación de pareja saludable, de las claves para que dos personas, cada una con su personalidad, con sus experiencias y con su forma de ver la vida puedan aportarse algo la una a la otra durante un tiempo prolongado (en ocasiones, toda la vida)

Si tuviera que decir un solo indicador de si una relación debe continuar sería el siguiente: ¿Tu relación de pareja te suma o te resta? ¿Te ayuda a ser mejor y a desarrollarte como persona? ¿O por el contrario te limita y es una fuente más de malestar que de emociones positivas?

¿Cuáles son las 7 claves para mantener una relación de pareja saludable?


1. Ama siempre desde la libertad
Amar desde la libertad, significa tener claro que el otro no te pertenece, que el otro es una persona que libremente decide mantener una relación contigo y que por lo tanto en cualquier momento es libre de marcharse. Amar desde la libertad significa aceptar que el otro tiene derecho a tomar las decisiones que quiera, y a elegir que quiere a hacer con su vida.Significa que cada uno debe tener su espacio privado, su intimidad. Amar desde la libertad significa que queremos compartir nuestra vida con el otro, pero que no lo necesitamos. Significa aceptar que somos dos personas diferentes y no un pack dos en uno, significa dejar nuestras inseguridades a un lado y conseguir que el otro esté con nosotros porque quiere y no mediante manipulaciones que impiden que encuentre a otra persona mejor. Significa que nuestra pareja conozca a miles de personas pero aún así, nos prefiera a nosotros.

2. Aprende a comunicarte
Una buena comunicación es uno de los pilares básicos de la pareja, ya que el diálogo es lo que permite crear un proyecto de vida en común, en donde es muy importante negociar, ceder y llegar a acuerdos.

Una comunicación adecuada puede hacer que las discusiones se conviertan en algo constructivo y que unan cada vez más a la pareja, en vez de separarla y crear rencores. Además reservar un espacio diario para conversar con nuestra pareja acerca de cualquier cosa es una excelente costumbre que favorecerá afianzar y mantener una relación satisfactoria.

El terreno en el que más problemas da una comunicación inadecuada es el de lasdiscusiones. Se puede aprender a discutir de una manera constructiva, en la que aportemos nuestro punto de vista con respeto y expliquemos como nos estamos sintiendo, sin necesidad de entrar en un círculo vicioso de reproches y acusacionesen el que lo más probable es que acabemos discutiendo acerca de algo que ocurrió hace años, dejando del lado el tema que hizo que comenzara la discusión.

Te dejo algunas pautas para aprender a discutir de manera constructiva:

Discute solo un tema por cada vez.
Habla de cómo te sientes tú, no acuses al otro.
Evita las generalizaciones (siempre, nunca, todo, nada) y habla de un hecho concreto.
Utiliza un tono amable y evita discutir un tema cuando tu nivel de enfado sea muy elevado.
Pide lo que quieras, concreta el cambio (Por ej: Me gustaría que la próxima vez que fuéramos a casa de mi madre antes de comer y no a media tarde).
No entres en reproches de la otra persona e ignora si te ataca o cambia de tema. (Por ej: Ese tema lo podemos hablar si quieres en otro momento, ahora estoy tratando de decirte que…).
Termina la crítica con algo bueno (Por ej: Te agradezco que me hayas escuchado y espero que este tema se solucione ya que me encanta estar bien contigo).
Practica la comunicación asertiva.

Sé que hacer esto es realmente complicado, y que en ocasiones lo que te apetece es gritar a tu pareja y tirar objetos por toda la casa, pero te aseguro que si respiras hondo, esperas que baje tu nivel de activación para hablar y utilizas estas pautas obtendrás resultados mucho mejores.

3. Aprende a pensar en verde
Cada persona ha tenido unas experiencias diferentes y una historia de aprendizaje previa diferente por lo cual tiene una personalidad diferente y ve el mundo de una manera distinta a la tuya.

Si te pones unas gafas azules y te pregunto de qué color ves el mundo me responderás que azul ¿Verdad? Y seguramente por más que me empeñe en demostrarte que es amarillo, y que no lo estás viendo de la manera correcta será imposible que me des la razón ya que realmente tu mundo es azul.

Nuestra historia de aprendizaje hace que veamos el mundo de un color o de otro, y para nosotros simplemente el mundo será de ese color porque lo vemos así. El problema es cuando para uno de los miembros de la pareja el mundo es azul y para el otro es amarillo, este es el momento de pensar en verde.

No siempre tienes que estar de acuerdo en lo que tu pareja piensa, creo que nos obcecamos demasiado en llevar razón, cuando el objetivo final es solucionar el conflicto.

Cuando detectes que ambos tenéis puntos de vista completamente diferentes, en vez de seguir discutiendo por llevar razón y salirte con la suya, plantea soluciones intermedias en las que se incluyan ambos puntos de vistas. Ni azul, ni amarillo,¡Verde!

4. Comparte tiempo de calidad con tu pareja
Compartir tiempo de calidad con tu pareja es un elemento clave para que la relación no acabe sumida en la rutina. Entiendo que en ocasiones llegamos a tener una vida muy ajetreada y prácticamente la vivimos en piloto automático sin darnos cuenta lo que está ocurriendo a nuestro alrededor, pero reservar algo de tiempo para compartirlo con tu pareja debe estar entre tus prioridades si tu objetivo es mantener una relación de pareja saludable.

Salir algún día a cenar, una escapada de fin de semana, vuestra peli favorita con palomitas, etc…

5. Nunca dejes de cuidar la relación
Al principio de las relaciones solemos mostrar nuestra mejor parte al otro, somos detallistas, le decimos cumplidos, etc… Sin embargo con el paso del tiempo estos gestos suelen ir disminuyendo hasta que en ocasiones desaparecen. Las relaciones son como las plantas, si no las riegas, mueren. Así que si quieres mantener tu relación fresca y colorida nunca dejes de regarla.

Algo tan simple como decirle al otro lo guapo que está hoy, regalarle flores, invitarle a cenar, llevarle al sitio donde os conocisteis, etc… puede mantener la relación durante mucho tiempo en un estado excelente.

6. Cuando quieras que el otro cambie, cambia tú
Creo que nos pasamos demasiado intentando cambiar a las personas, la mayoría de las veces sin obtener resultado alguno. Las personas solo cambian cuando quieren cambiar, o cuando cambia su entorno.

Por lo tanto, si lo que queremos es que nuestra pareja cambie lo mejor que podemos hacer es cambiar nosotros.

Si queremos que deje de salir tanto con sus amigos seguramente funcione mejor agradecerle los días que se quede contigo toda la tarde que reprocharle cada vez que salga, si queremos que sea más cariñoso ¿Qué tal si empezamos a mostrar nosotros más gesto de cariño?

7. Respeto y confianza
Sin respecto y confianza no existe la posibilidad de una pareja saludable. Amar es respetar y confiar, y sin respeto y confianza simplemente no hay amor.

Relaciones basadas en celos y faltas de respeto están destinadas el fracaso. Por no hablar de los casos de infidelidad en el matrimonio.

Concluyendo
En resumen, aunque podríamos añadir algunos puntos más, desde mi punto de vista estos son los siete puntos clave para que una relación de pareja pueda funcionar a largo plazo y ser satisfactoria para ambos miembros de la pareja.

Fuente: salud.facilisimo.com

Peelings caseros

Puedes aplicarlos una vez a la semana o cada dos semanas. Si tu piel es sensible, no olvides consultar a tu dermatólogo

 

El peeling es una exfoliación de la capa externa de la piel que realizamos para eliminar las células muertas que se acumulan y de lan un aspecto apagado. De hecho, cada día perdemos más de 30.000 células de piel muerta.

A continuación te contamos algunas recetas para que prepares los mejores peelings caseros, originales, aromáticos, naturales y muy efectivos.

Beneficios de hacernos peelings

  • Ayudaremos a prevenir y eliminar manchas
  • Conseguiremos un brillo natural de la piel
  • Mejoraremos la aparición de células nuevas
  • Activaremos la formación de colágeno
  • Mejoraremos el riego sanguíneo
  • Ayudaremos a prevenir las arrugas y la flacidez
  • Daremos más suavidad a la piel
  • Permitiremos que la piel se limpie de toxinas y se oxigene

¿Cómo se aplica un peeling?

Aplicaremos un poco del peeling en la zona previamente lavada y sin secar y masajearemos suavemente en círculos, recorriendo toda la zona a tratar y evitando las partes sensibles como el contorno de ojos. Si el peeling lo hacemos en los muslos o los glúteos, etc, podremos presionar un poco más fuerte hasta notar que se active la circulación. Dejaremos actuar a los ingredientes durante uno o dos minutos y lavaremos con agua. La piel quedará hidratada por el uso de los aceites que hemos añadido a las recetas, pero si tenemos la piel seca recomendamos hidratarla de nuevo.

peeling

¿Cada cuánto podemos aplicarlos?

No debemos abusar de los peelings, ya que hay que respetar los procesos naturales de regeneración celular. Por ellos recomendamos realizar uno a la semana o cada dos semanas.

Peeling para piel seca

La piel seca hay que exfoliarla con mucha suavidad y solamente cada quince días. Por eso la receta que hemos preparado se basa en el bicarbonato de sodio, ya que tiene una textura muy fina y además con función alcalinizante, ideal para el cutis y zonas sensibles.

Mezclaremos bicarbonato de sodio con aceite de oliva hasta que quede bien mezclado, que el bicarbonato aparezca bien teñido por el aceite.

En el caso de pieles maduras recomendamos añadir unas gotas de aceite de rosa mosqueta o bien de aceite esencial de geranio. Ambos ayudan a regenerar la piel en mayor profundidad.

Peeling para piel mixta

La piel mixta presenta la complicación de tener zonas grasas y zonas secas, por eso el peeling será también bastante suave. Lo que haremos será centrarnos un poco más en la exfoliación de las zonas grasas, que generalmente son la zona T (frente, naríz, mentón).

Usaremos también bicarbonato, pero en este caso lo mezclaremos con un aceite menos graso como es el de almendra o el de sésamo.

Además, le añadiremos la ralladura de la piel de una naranja, preferiblemente ecológica, la cual le dará un aroma delicioso y nos proporcionará un peeling todavía más terapéutico.

Peeling para la piel grasa

La piel grasa requiere un peeling semanal para que la podamos limpiar en profundidad. En este caso usaremos como base el azúcar, que es un poco más grueso que el bicarbonato, y lo mezclaremos con gel de aloe vera, natural o comercial. Le añadiremos también la peladura rallada de un limón y, si tenemos, unas gotas de aceite esencial de limón.

ralladura limon Emily Barney

Peeling para pieles con acné

Las pieles con acné hay que tratarlas con delicadeza, ya que el acné son pequeñas inflamaciones, pero también conviene limpiarla habitualmente para ayudar a eliminar las impurezas.

Usaremos el bicarbonato de sodio mezclado con gel de aloe vera, unas gotas de aceite de coco y unas gotas de aceite esencial de árbol de té o bien de palmarrosa.

Peeling para el cuerpo

La piel del cuerpo es mucho menos sensible que la del cutis, y nos interesa un peeling más profundo para mejorar la circulación de zonas como los muslos, el abdomen, los glúteos o los brazos. Por eso usaremos como base la sal gruesa, que es ideal para masajear el cuerpo y a la vez combatir problemas de circulación, celulitis, estrías, etc.

La mezclaremos con aceite de coco y, opcionalmente, con aceite esencial de romero, el cual nos ayudará a activar todavía más la circulación.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Propiedades de las castañas

Las Castañas asadas, es un alimento que encanta a todo el mundo durante los días más fríos de otoño y del invierno y es muy consumido por su sabor tan delicioso, su ligereza, su saciedad y  porque calentitas, apetecen más que cualquier otro snack. Además de esto, las castañas contienen propiedades y beneficios muy saludables para nuestro organismo que quizá desconocías. Pero no te preocupes, porque hoy te acostarás sabiendo todo lo que las castañas pueden aportarte si las consumes frecuentemente.

Este fruto procede del castaño y no es recomendable que se consuma en su forma cruda. Esto es porque contiene unos componentes llamados taninos que pueden sentarnos mal al estómago. Así que, ¿De qué manera es la más idónea para comer las castañas? Pues nosotros te aconsejamos degustarlas asadas o al horno, especialmente en los días de noviembre y diciembre, época donde los puestos de castañas asadas aumentan en las ciudades y los pueblos más tradicionales. No obstante, también puedes experimentar con otro tipo de elaboraciones: Puedes consumirlas hervidas e incorporarlas a purés, cremas, guarniciones o recetas dulces, como flanes o bizcochos.

Las propiedades de las castañas asadas que quizá desconocías

Las castañas: Descubre todas sus propiedades y beneficios nutricionales

Son saciantes

Además de ser saludables en su composición global, las castañas son un alimento saciante debido a su contenido en fibra y en hidratos de carbono complejos, generalmente en forma de almidón. Estos carbohidratos son de absorción lenta y no producen picos de insulina en sangre, lo que les convierte en muy saludables. Esto hace que se puedan incluir perfectamente en dietas para adelgazar, siempre que no sea en exceso, para sustituir otras formas de snack menos saludables como bollerías, fritos o alimentos ultraprocesados.

Así que si te has cansado de los clásicos frutos secos o la fruta para comer entre horas, sal de tu rutina e incorpora estas castañas asadas u horneadas cuando te pique el gusanillo a media mañana o en tus meriendas. ¡Y aguantarás mucho sin picotear!

Su proteína contiene todos los aminoácidos esenciales

La proteína vegetal de la castaña contiene todos los aminoácidos esenciales. Esto quiere decir que es una proteína de gran calidad y de alto valor biológico, algo especialmente interesante para deportistas, personas expuestas constantemente a trabajos duros que requieren desgaste físico y psíquico y también para personas que siguen una dieta vegana o vegetariana.

¡Así que si te sientes identificado, ya sabes, prueba con las castañas!

Buenas para nuestra salud cardiovascular

La castaña es un fruto seco muy especial, pero al fin y al cabo, fruto seco, así que contiene generalmente muchas propiedades que también podemos ver en almendras, pistachos o nueces. Es el caso de su contenido en ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, una combinación muy potente y saludable que resulta un aliado fundamental para recir los niveles de triglicéridos y colesterol HDL en sangre. Además, como cualquier otro alimento de origen vegetal, las propias castañas tampoco contienen colesterol.

¡Así que si quieres cuidarte y te preocupa tu salud cardiovascular, ya sabes, este alimento es idóneo para ti!

Ricas en vitaminas del complejo B

Las castañas aportan cantidades elevadas de vitaminas del grupo B. Entre ellas cabe destacar especialmente la vitamina B1, la vitamina B3, la vitamina B6 y el ácido fólico. Estas vitaminas ayudan a estabilizar el azúcar en sangre, a potenciar nuestro flujo sanguíneo y cuidar las funciones cardiovasculares y a mejorar las funciones energéticas de nuestro organismo, entre otros muchos beneficios.

¡Son esenciales!

Fuente natural de minerales

Además de vitaminas, también podemos encontrar multitud de minerales en las castañas. Son ricas en potasio, que ayuda a combatir la retención de líquidos y la hipertensión y en hierro, un nutriente fantástico para mantenernos fuertes y darle un chute de fuerza a nuestras defensas. También contienen magnesio, calcio, cobre y en fósforo. ¡Una combinación perfecta para tener más vitalidad que nunca y mantenernos súper sanos!

 

Fuente: cocina-casera.com