Archivo por días: 15 enero, 2022

Buen olor en casa

Como hacer que una casa huela bien

El dia de hoy estaremos hablando de como hacer que una casa huela bien, a menudo, nuestra casa tiene algún olor desagradable que no sabemos cómo eliminar, ya sea por culpa de alimentos que hayamos cocinado, por los desagües del baño o por cualquier otro motivo. Para terminar con esto, hoy os traemos algunos trucos para neutralizar esos olores y que la frescura sea lo que prime en nuestro hogar.

Lo primero que debemos recordar es que hay que eliminar los malos olores, antes de perfumar nuestro hogar, porque sino la mezcla de olores será terrible y hará que nuestro hogar aún huela peor y más fuerte. Así que, podremos empezar por airear nuestra casa cada mañana, después de un ratito con las ventanas abiertas podremos perfumarla sin problema.

Hay muchos ambientadores con olores muy agradables para dispersar por el hogar, pero hoy os vamos a dar otras alternativas que podréis realizar vosotros mismos. Propuestas sin gastar mucho dinero ni tiempo.

1. Ambientador casero

Podremos decidir el aroma que más nos guste y realizar ambientadores caseros para nuestra casa. Para realizarlo necesitaremos una naranja, cera de vela y alguna esencia que nos guste.
Cogeremos la naranja, la partiremos por la mitad y vaciaremos lo de dentro; mientras tanto calentaremos la cera hasta deshacerla. Verteremos la cera en la naranja y la echaremos las gotitas de esencia. Así conseguiremos un olor agradable y duradero en nuestro hogar.  Además, podemos poner en la naranja una mecha para poder hacerla como una vela, como nos recomiendan en este tutorial.

2. Limón y agua 

Otra buena idea, para eliminar los malos olores, además de obtener un olor fresco, es utilizar agua y limón. Sólo tendremos que hervir agua con limón exprimido y un olor muy agradable se desprenderá por nuestra cocina. Es recomendado realizar este truco cuando cocinamos algo con olores fuertes, como marisco, o para eliminar el mal olor del microondas.

3. Vinagre

Muchas otras veces, el mal olor lo desprende alguno de nuestros electrodomésticos. Contra el mal olor del lavavajillas utilizaremos vinagre, es recomendable ponerlo cada cierto tiempo vacío y con un chorrito de vinagre en su interior para acabar con los olores internos. Por ejemplo, contra el mal olor de la lavadora, bastará con ponerla vacía y a unos 60º con un poco de detergente con lejía oxigenada.

4. Flores

Una buena idea y perfecta con la decoración de cualquier rincón de tu casa, es poner flores. Puedes poner flores naturales en el recibidor o el comedor para tener un olor natural y muy agradable. Si somos perezosos y no ponemos flores porque se terminan pasando, podemos probar con flores secas. En ellas esparciremos unas gotitas de alguna esencia que nos guste, el resultado también será muy bueno.

5. Pulverizador casero

Con agua caliente, suavizante y bicarbonato, haremos un pulverizador perfecto para echar en cualquier tejido de nuestro hogar y que desprendan un olor muy fresco. Sólo necesitamos mezclarlo en nuestro envase con atomizador y echarlo cada vez que queramos tener un buen olor en cualquier lugar de nuestra casa. Lo podremos poner en las cortinas, colchas o donde queramos.

6. Toallitas

Podremos utilizar las toallitas que más nos guste su olor o mojarlas en algún olor agradable para nosotros. Tendremos que ponerlas en nuestros radiadores y cuando encendamos la calefacción desprenderán el olor por nuestro hogar. Así nuestros radiadores tendrán una doble función.

7. Velas aromáticas

Este producto es una buena opción para un momento puntual. Las podremos encender cuando vayamos a tener alguna visita, nos aseguraremos un buen olor, además de darle un toque muy elegante a nuestra decoración.

8. Perfume

Este truco es muy fácil y eficiente. Tendremos que poner unas gotitas de nuestro perfume en las bombillas cuando estén apagadas y frías. De esta manera, cuando las encendamos la fragancia se evaporará y desprenderá el olor de nuestro perfume que tanto nos gusta.

9. Canela

Sólo necesitaremos agua y canela en polvo o rama. La herviremos en agua y dejaremos que el olor se vaya extendiendo por cada rincón de nuestro hogar

10. Hierbas aromáticas

Esta es una buena manera de decorar y a la vez nos aseguraremos un buen olor. Si ponemos plantas aromáticas en nuestra cocina, sólo tendremos que tocarlas de vez en cuando para que desprendan su olor y se neutralice el olor a comida. Conseguiremos un olor muy natural.

11. Arroz

Sólo necesitaremos un bol de arroz escondido en cualquier rincón de nuestro baño para acabar con la humedad, y su olor tan desagradable cada vez que te duchas. Conseguiremos que atrape el olor a humedad y lo que huela sea el agradable olor al champú o gel.

12. Manzana

Pelaremos las manzanas y dejaremos secar al sol su cáscara. La pondremos en saquitos de tela y estas desprenderán un olor súper atractivo. Es una idea muy buena para los armarios, podemos poner un saquito de estos y nos aseguraremos que nuestra ropa huela muy bien.

13. Bicarbonato

Este producto tiene el poder de absorber todos los olores, así que lo podremos poner escondido en cualquier rincón

para por lo menos asegurarnos de que nuestra casa no huela mal. Es muy recomendable este truco para las neveras, especialmente cuando tengamos algún producto que desprenda mucho olor. Neutralizará y dará frescor.

14. Agua y vinagre

Con este truco podremos eliminar los malos olores de nuestra casa, especialmente olores fuertes como el del tabaco. Sólo tendremos que poner un bol de agua con vinagre en el espacio de nuestra casa en el que alguien haya fumado. Así el olor desaparecerá de forma rápida. También podremos rociar las paredes con esta mezcla en un pulverizador, ya que en las paredes suele ser en uno de los lugares donde perduran los olores.

15. Cascara de cítricos

Una buena opción para acabar con los malos olores, además de que haya un olor agradable son las cascarás de los cítricos. Su resultado será muy notable si las pones en el fondo de los cubos de basura, así dejaremos de notar ese mal olor que este suele desprender.

Estos son todos los trucos que os traemos hoy. Además de estos existen muchos más, aquí os dejamos un vídeo con algunos otros consejos.

Fuente:  decoracion.facilisimo.com y

Persona pasivo-agresiva, una gran manipuladora

La persona pasivo-agresiva, una gran manipuladora: 3 cosas que debes saber

Si en nuestro entorno hay alguna persona pasivo-agresiva debemos procurar ayudarla. En lugar de alejarnos, intentaremos que encuentre una solución para esa frustración que tiene en su interior
La persona pasivo-agresiva, una gran manipuladora: 3 cosas que debes saber

La persona pasivo-agresiva padece en realidad un problema en su personalidad.

Según esta información de la Clínica Mayo, sus principales características comportamentales residen en la obstinación continua, en reaccionar de forma desafiante ante las demandas de los demás y en mostrar siempre una actitud tan negativa como derrotista. Convivir con ellas es tan complejo como desgastante.

Como siempre ocurre con la personalidad, hay quien muestra menos características y hay quien las acumula todas. No obstante, lo que está claro es que su capacidad de manipulación es tan hábil que construye relaciones marcadas siempre por un gran sufrimiento e infelicidad.

Es posible que en la actualidad estés conviviendo con una de estas personas. Puede incluso que tengas un familiar o un compañero de trabajo con este tipo de trastorno.

Si es así, es recomendable saber que existen estrategias de afrontamiento y adecuadas terapias psicológicas con las que reducir este comportamiento negativo y hostil causado casi siempre por dos dimensiones muy básicas: la ira y la frustración.

Hoy en nuestro espacio te proponemos saber un poco más sobre este tipo de personas.

1. ¿Qué características presenta la persona pasivo-agresiva?

hombre-con-arbol-en-el-rostro

Para empezar, algo que debemos tener claro es que no todas las personas con este tipo de personalidad evidencian cada uno de los comportamientos que detallaremos a continuación.

Sin embargo, lo que sí evidencia la persona pasivo-agresiva es un arte muy hábil a la hora de poner en práctica una marcada hostilidad recubierta con “terrones de azúcar“.

Es decir, son capaces de hacernos daños de forma compasiva simulando cariño cuando lo que hay en el trasfondo es un deseo expreso por humillar, controlar o ridiculizarnos.

Estas serían por tanto las características más básicas.

  • Pasión por criticar a los demás. No hay realidad, persona o matiz cotidiano que se libre de una buena crítica.
  • Cuando los conocemos de verdad, descubrimos que siempre se muestran desagradables e irritados por algo.
  • No obstante, cuando deseen algo de nosotros no dudarán en mostrarse amables, detallistas y tan cálidos como les sea posible.
  • Se olvidan de las cosas expresamente para no asumir responsabilidades.
  • Todo lo que empiezan lo dejan a medias.
  • Son cínicos.
  • Muestran una curiosa habilidad para echar la culpa a los demás, aunque la responsabilidad sea de ellos.
  • Suelen ir de víctimas, son los menos valorados, los menos respetados, los menos felices…
  • Odian la autoridad.
  • Rechazan las sugerencias de otros.

2. ¿Qué hay detrás de este tipo de personalidades?

Esto es lo primero que pensamos. ¿Por qué actúan de este modo si, a largo plazo, lo que consiguen es mayor frustración y relaciones sociales disfuncionales?

Estas serían algunas explicaciones:

  • Por lo general, son personas criadas en familias donde no se practica una adecuada gestión emocional.
  • No se les enseñó a canalizar la ira, ni a desahogar el enfado.
  • Cuentan con una baja autoestima.
  • Poco a poco se han dado cuenta de que, controlando a los demás y asumiendo una posición de poder, sus carencias quedan disimuladas.
  • A su vez, en algún momento de su vida percibieron que al desplegar conductas amables y cariñosas logran conseguir aquello que quieren.
  • No saben gestionar sus emociones negativas. Al no lograrlo se intensifica su rabia y la sensación de que el mundo es injusto y nadie les entiende.

3. Cómo tratar a la persona pasivo-agresiva

Es muy posible que la primera idea que se nos venga a la cabeza sobre cómo “lidiar” con una persona pasivo-agresiva sea huir de ella. Bien, cabe decir que no es lo adecuado. No lo es por varias razones.

La primera es que puede que seamos nosotros mismos quienes lo suframos, y la segunda es que no siempre podemos o debemos huir de aquello que nos enturbia o nos es muy complejo.

Comprender

  • Así, lo primero que debemos hacer es COMPRENDER. Entender las bases de esta personalidad nos ayudará mucho.
  • Lo segundo es no ceder a su control. Es necesario que pongamos sobre la mesa las consecuencias de sus actos y nuestra negativa a ceder ante lo que no nos gusta o no es lógico.
  • No podemos olvidar que lo que nutre las raíces de la persona pasivo-agresiva es la baja autoestima. Por tanto, algo que teme más que nada es quedarse sola.

Recuerda que no debes ceder ante ellos

Debemos ser asertivos con ellos, poner límites, ser razonables y sugerirles opciones correctas a su comportamiento.

  • Si me hablas con cinismo no confiaré en ti, respétame.
  • Si eres tan negativo lo único que conseguirás es aislarte en tus propios miedos.
  • En lugar de buscar siempre mis defectos y criticarme demuéstrame que eres capaz de ver algo bueno en mí.

Propón que busque ayuda profesional

La persona pasivo-agresiva sufre un acusado síndrome de inferioridad, una gestión inmadura de sus emociones y una autoestima muy baja.

Nadie puede ser competente ni social ni afectivamente con estas carencias, con estas limitaciones. Por tanto, es prioritario que aúne valentía para pedir ayuda profesional. La terapia cognitivo-conductual, por ejemplo, es muy recomendable en estos casos.

Es necesario recordar que el pasivo-agresivo no es un enfermo, solo es alguien que, tras su antipática armadura y su conducta manipuladora, esconde un ser frágil que debe ser ayudado.

Intentemos, por tanto, que dé el paso hacia el bienestar, hacia la clara voluntad de querer mejorar mediante una buena terapia.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Eliminar el sarro

Cómo eliminar el sarro de los dientes naturalmente

Una buena higiene dental y el consumo de ciertos alimentos, como la manzana, el tomate y las fresas, pueden ayudar a prevenir la aparición de sarro en los dientes.
Cómo eliminar el sarro de los dientes naturalmente

El sarro, también llamado tártaro o cálculo dental, es el endurecimiento de la placa bacteriana debido al depósito de minerales.

Por lo general, esto ocasiona que los dientes tengan un aspecto poco atractivo, con una coloración amarillenta o marrón y, en el límite entre las encías y los dientes, los residuos pueden tener un color incluso más oscuro. Por ende, se percibe como una especie de ‘costra’ sobre dicha área. 

¿Qué debes saber sobre el sarro?

eliminar el sarro

 

Al tacto, el sarro es rugoso y, más allá de ser un problema estético, puede conllevar a la aparición de otros problemas de salud. El sarro, al interactuar con ciertos alimentos (como las golosinas, los refrescos de cola y las frituras) desprende un ácido que puede producir caries.

Por otra parte, ciertos hábitos como el tabaquismo, el alcoholismo y el consumo excesivo de café pueden promover la aparición de sarro. También puede existir cierta predisposición genética a la producción de sarro. 

 

Remedios caseros para el sarro de los dientes

El mejor remedio contra el sarro es la prevención, unos hábitos adecuados de higiene dental ayudan a prevenir la aparición de esta placa. Los especialistas recomiendan cepillarse los dientes después de cada comida, o al menos 2 veces al día. Por su parte, usar hilo dental o cepillos interdentales al menos 1 vez al día ayuda a prevenir la aparición de sarro.

Además de mantener unos buenos hábitos de higiene dental, es importante visitar periódicamente al dentista para una limpieza profunda. Ahora bien, también se pueden aprovechar las bondades de ciertos remedios caseros para evitar el exceso de sarro en los dientes.

Bicarbonato de sodio

Bicarbonato-de-sodio

 

Muchas personas utilizan el bicarbonato de sodio mezclado con limón o sal para reforzar su higiene dental y mantener el color de sus dientes claros, dadas las propiedades de dichos ingredientes. Se recomienda mezclar también con un poco de agua, ya que el sabor puede ser un tanto fuerte. Ten cuidado con su utilización porque puede dañar el esmalte.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g).
  • 1 cucharadita de sal (5 g).
  • Agua (cantidad necesaria).

Preparación

  • En un recipiente mezcla el bicarbonato y la sal.
  • Moja el cepillo de dientes en agua tibia.
  • Introduce el cepillo de dientes en la mezcla de bicarbonato y sal para impregnarlo.
  • Cepilla como de costumbre, pero trata de centrarte en las zonas donde tiende a acumularse mayor cantidad de sarro.
  • Repite, al menos, 2 veces al día (mañana y noche) para obtener resultados.

Limón

Es otro de los blanqueadores dentales por excelencia, además, esta fruta cítrica tiene propiedades antibacterianas que vienen muy bien a la hora de combatir el sarro.

Después de utilizarlo, enjuaga bien para que, al día siguiente, al tener contacto con el sol, no se produzcan manchas en la piel alrededor de la boca.

El ácido del limón a su vez podría dañar o debilitar las piezas dentales; por lo tanto, deberás usar esta receta, como máximo, una vez a la semana.

Ingredientes

  • El jugo de ½ limón.
  • ½ taza de agua tibia (125 ml).

Preparación

  • Llena media taza con agua tibia. Añádele el jugo de limón.
  • Coloca el agua y el jugo en un vaso o taza y remueve.
  • Haz buches por toda la boca antes de irte a la cama.
  • Enjuaga con un poco de agua tibia para que no te quede el sabor ácido.

Agua oxigenada

Esta sustancia, tan común en los hogares, también sirve para aclarar los dientes y eliminar el sarro. Puedes usar este remedio casero hasta tres veces a la semana, siempre como enjuague, después del cepillado rutinario.

Ingredientes

  • ¼ taza de agua tibia (62 ml).
  • 2 cucharadas de agua oxigenada (20 ml).

Preparación

  • Coloca agua tibia en un vaso y agrega el agua oxigenada. Remueve para mezclar.
  • Toma un poco de agua y haz buches durante, por lo menos, 1 minuto.
  • Escupe la mezcla y repite durante otro minuto. 
  • Enjuágate con agua fresca.

Semillas de sésamo

Semillas

 

Estas semillas son ideales para desprender la suciedad acumulada de los dientes. Tan solo es necesario tomar una cucharada de las mismas y masticarlas lentamente durante uno o dos minutos. Luego, se escupen y, con ayuda del cepillo de dientes previamente humedecido, se masajean los dientes. Finalmente, se enjuaga con agua.

Perejil

Por qué la bebida de perejil ayuda a limpiar los riñones

 

Esta hierba aromática que se usa en una gran cantidad de recetas para dar sabor también puede ayudar a combatir la acumulación de sarro en las encías. Uno de los remedios más sencillos es el siguiente: 

Ingredientes

  • 1 puñado de hojas de perejil (20 g).
  • 1 cucharada de agua (10 ml).

Preparación

  • Lava y pica bien las hojas de perejil.
  • Mézclalo con el agua hasta formar una pasta.
  • Colócala sobre los dientes y deja que actúe unos 5 minutos.
  • Enjuaga con suficiente agua tibia.

Frutas para eliminar el sarro de los dientes

Fresas

 

Algunas de ellas tienen la capacidad para blanquear nuestros dientes y eliminar el sarro adherido hace tiempo. Para que este método resulte deberás consumirlas crudas y morderlas (no cortarlas con cuchillo).

La manzana, el melón y las fresas son tres alternativas perfectas para tener las encías sanas, evitar la acumulación de alimentos y prevenir el sangrado que aparece con el cepillado. Cabe destacar que la manzana debe comerse con su cáscara para conseguir el efecto deseado.

Tanto las fresas como los tomates se pueden aprovechar simplemente cortándolos en rodajas y frotarlos de forma directa sobre los dientes antes de cada comida.

Por su parte, estudios recientes demuestran que el consumo constante de frutas a largo plazo está asociado a una disminución en la formación de sarro. Esto se debe a que la fruta promueve la acidificación de la placa dental, evitando su acumulación.

Otra forma casera de combatir el sarro consiste en frotar la parte interna de la cáscara de ciertas frutas (naranja y plátano) contra los dientes durante unos 2- 3 minutos antes y después de comer. Así que, ya sabes, ¡No las arrojes a la basura y aprovéchalas para cuidar tus dientes!

 

Fuente: mejorconsalud.as.com