Archivo de la etiqueta: Turismo

Rincones de Cantabria

Dicen de Cantabria que es una tierra infinita, llena de paisajes de ensueño y experiencias por vivir. Cierto es. Tanto hay que hacer, ver y comer en esta preciosa región del norte de España que no es difícil que uno no sepa por dónde empezar. Para ahorrarte quebraderos de cabeza ahí van 10 sugerencias, todas ellas dignas de integrar cualquier lista que lleve por título ‘10 rincones imprescindibles de Cantabria’.

1. Nacimiento del Río Ebro

Todo el mundo sabe que el río más caudaloso de España desemboca en el Mediterráneo, pero no tantos que sus primeras gotas surgen en Cantabria. El larguísimo Ebro nace en el circo del Pico Tresmares, a más de 1.800 metros de altura, aunque desde tiempos de los romanos su nacimiento oficial fue establecido en Fontibre. Acércate hasta este manantial situado en el municipio de Campoo de Suso si quieres contemplar el kilómetro cero del segundo río más largo del país.

2. La “Neocueva” de Altamira

¿Se puede entrar a la Cueva de Altamira? La respuesta es no pero sí. La capilla Sixtina del arte rupestre cuenta con una excelente réplica situada a tiro de piedra de Santillana del Mar llamada Neocueva de Altamira. En su interior se recrean artificialmente los más importantes grabados de la original, bisonte encogido y gran cierva incluidos. No obstante, en 2014 comenzó una acción que permite a varios turistas a la semana entrar dentro de la cueva real y observar de primera mano los animalitos de la roca. No obstante, esta acción contribuye al deterioro de las pinturas (deterioro para el que a día de hoy no existe remedio). Los afortunados son elegidos por sorteo entre los visitantes de la instalación.

3. Playas de Somocuevas, la Arnía y Covachos

Aunque las playas del Sardinero son las más famosas de Santander, en las afueras de la ciudad existen pequeños arenales más discretos y bellos, poco turísticos, perfectos para relajarse y olvidarse del bullicio de la capital. Para llegar conduce dirección Liencres y toma el desvío a la playa de Somocuevas o La Arnía, ambas increíblemente preciosas y mucho más salvajes, naturales, frecuentemente sin socorrista. Si la marea está baja visita Covachos, una pequeña lengua de fina arena que solo queda al descubierto cuando el mar se va. Si te apetece algo más de movimiento apuesta por San Juan de la Canal y, una sugerencia, termina el día viendo atardecer en el Parque Natural de las Dunas de Liencres, dicen que es uno de los más bonitos de la región.

4. Parque Natural de los Collados del Asón

En la Cantabria más oriental, aquella que linda con Euskadi, se encuentra el verde Parque Natural de los Collados del Asón, un paraíso para senderistas, espeleólogos, escaladores, piragüistas y amantes de la naturaleza en general. En esta zona articulada en torno a la localidad de Ramales de la Victoria uno puede hacer cientos de rutas, adentrarse en la enorme Cueva de Coventosa, descender el río Asón a golpe de remo, o encaramarse a las vías ferratas del Cáliz (apta para novatos) o El Risco. Si de noche aún te quedan fuerzas, toma el coche y sube casi hasta arriba el Puerto de los Tornos, justo hasta el mirador. Las estrellas que allí se encienden cuando se escapa el sol te dejarán boquiabierto.

5. Visita salvaje al Parque de Cabárceno

Dar zanahorias a la boca a las jirafas, adentrarte en jeep en el recinto de los osos pardos, compartir una manzana con un elefante, acariciar con cuidado a un rinoceronte blanco o sujetar en tu brazo un águila imperial. En eso consiste la visita salvaje al Parque de Cabárceno en la que siempre estarás acompañado de un veterinario y/o cuidador que te irá explicando cómo cuidan a los animales y el porqué de tu presencia allí. Aquí los seres vivos no son juguetes y se les trata con un respeto exquisito. Esta visita es una experiencia única que quizá no puedas vivir en ninguna otra parte del mundo.

6. El Capricho de Gaudí

El gran arquitecto Antoni Gaudí tuvo a bien dejar en Cantabria un bello edificio modernista. Lo encontrarás en la localidad de Comillas, un bonito pueblo sito en la costa occidental de la región. La construcción responde al nombre de El Capricho, aunque su denominación real es Villa Quijano. La decoran un montón de motivos y flores que vigilan la entrada de los comensales que se animan a visitarlo. Hasta el año 2009 El Capricho fue un restaurante, pero ahora está abierto a visitas que permiten explorar este espacio tan singular. Puedes completar tu visita a la zona subiendo hasta el Palacio de Sobrellano o, si te gustan los camposantos, visitando el cementerio. El ángel exterminador que se encuentra en la puerta es inofensivo, palabra.

7. Cueva del Soplao

Aunque Cantabria está llena de grutas para explorar, es la Cueva del Soplao la más famosa de todas ellas. La encontrarás bajo las montañas cercanas a la marinera de San Vicente de la Barquera y, si quieres entrar, mejor reserva porque todo el que viene quiere pasar. No me extraña, su interior alberga una de las mayores concentraciones de estalagmitas excéntricas del mundo. Son blancas, enrevesadas e imposibles, nunca has visto nada igual. Para conocer El Soplao hay dos modalidades: la visita regular guiada por la sala principal (bien acondicionada e iluminada, muy espaciosa, apta para gente poco amante de los espacios cerrados), y la vista aventura, más cara, larga y tipo espeleología pero aún con todo sin mucha complicación, ideal para una mañana en familia fuera de lo normal.

8. Faro del Caballo

No hace falta irse a Mallorca para disfrutar de aguas turquesas. Podrás encontrarlas cristalinas y hermosas a los pies del monte Buciero o Peña de Santoña, la elevación que preside la gran bahía de Santoña. Una agradable ruta por el bosque lleva hasta este recóndito lugar solo accesible a pie o en barco (de hecho, ir en barco es lo ideal). Sigue las flechas que te llevarán hasta sus escaleras y, una vez allí, hártate de paciencia pues tendrás que bajar más de 600 peldaños irregulares hasta llegar al lugar. Merece muchísimo la pena, aunque mejor si tomas algo contra las agujetas para no sufrir el día después. Una vez abajo, si te apetece y sabes nadar, puedes lanzarte al agua. Mucho ojo antes de saltar, comprueba que serás capaz de volver a subir después por las cuerdas.

9. Picos de Europa

Los amantes de la naturaleza y las alturas tienen una cita ineludible con los Picos de Europa cántabros. Podrás subir a ellos sin esfuerzo tomando el teleférico de Fuente De, una instalación que salva en un par de minutos una distancia de 750 metros de altura. Una vez allí maravíllate con la vista del Mirador del Cable (hay una parte de ‘suelo de rejas’ solo apta para valientes) o diviértete explorando la zona. De hecho, si tienes ganas de travesía, puedes cruzar las montañas hasta llegar a Asturias aunque para hacer esto lo recomendable es tener un día entero, mejor dos para disfrutar del paisaje con toda la tranquilidad del mundo.

10. Palacio de la Magdalena

Un clásico de Santander que no por típico deja de ser hermoso. De hecho es un lugar por el que no puedes dejar de pasar cuando estés en la capital de la región. La antigua residencia de verano de los reyes de España sigue manteniendo en el siglo XXI su elegante porte victoriano que ahora sirve de sede a muchos de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Su situación no podría ser mejor: ocupa una pequeña lengua de tierra rodeada de playas y acantilados entre la zona del Sardinero y la de Reina Victoria. Un hermoso entorno salpicado de pinos, focas, pingüinos y columpios harán las delicias de grandes y mayores. Un lugar tan auténtico que aquí se rodó la serie ambientada a principios del siglo XX “Gran Hotel”.

Fuente: skyscanner.es

Visita Teruel

Entre minas, dinosaurios, castillos y pueblecitos, esta provincia lo tiene todo para el que busca una escapada familiar.

Teruel tiene todo lo que necesita un niño para pasar unas vacaciones a lo grande sin necesidad de pasar por el nada original binomio sol-playa: rutas de dinosaurios, castillos con enjundia, cielos impolutos para iniciarse desde pequeños en la observación de las estrellas y minas para ser exploradores por un día son algunas de las propuestas que esta  provincia ofrece a las familias. A todas estas actividades hay que sumarle la rica gastronomía local que tienen en el jamón (los chicos suelen ser de paladar fino y arrasan con un plato de este manjar turolense) uno de sus grandes abanderados.    

Dinópolis. Jurassic Park a lo maño
1 / 5 Jurassic Park a lo maño
Aparte de los cerdos de los que procede el exquisito jamón con Denominación de Origen Protegida, en Teruel hay varios animales emblemáticos. Uno de ellos es el simpático torico (que hacer honor a su diminutivo) de la ciudad de Teruel, que corona la fuente de la plaza del mismo nombre y que los más pequeños tienen siempre curiosidad por ver. Algunos de ellos se pasman por su reducido tamaño (tiene solo 45 centímetros de longitud) pero se sorprenden a su vez al saber que esta escultura de bronce, de unos 55 kilos, pesa más que ellos. Otros animales, esta vez extintos, que hacen de Teruel un destino muy atractivo para las familias son los dinosaurios. Y es que a muy pocos kilómetros de la capital se encuentra Dinópolis, el Jurassic Park maño, un espacio que rinde homenaje a las criaturas más extraordinarias que han existido sobre la faz de la Tierra. Además de este parque temático hay otras siete sedes por la provincia en la que se han hecho excavaciones y hallazgos paleontológicos de gran relevancia internacional.
Castillo de Mora de Rubielos. Plaza de Armas. Castillos y niños: maridaje pluscuamperfecto
2 / 5 Castillos y niños: maridaje pluscuamperfecto
A los más pequeños les flipan los castillos, construcciones en las que pueden desarrollar su imaginación de una forma sin igual. Y es que… ¿a qué niño o niña no le gusta encaramarse a una fortaleza, subir a las torres con decisión o blandir una espada como si de caballeros y caballeras se trataran? Una de las comarcas de Teruel que merece la pena visitar para conocer sus fortificaciones es la de Gúdar-Javalambre donde destaca el impresionante castillo de Mora de Rubielos, una construcción del siglo XIV que tiene una superficie que equivale a la mitad de un campo de fútbol. El patrimonio arquitectónico de la comarca de Gúdar-Javalambre se completa con otras fortalezas espectaculares como la de Alcalá de la Selva o la de Puertomingalvo.
Javalambre. Esquí Vs Senderismo
3 / 5 Esquí Vs Senderismo
Teruel también existe para los aficionados al esquí ya que cuenta con dos estaciones de esquí, Javalambre y Valdelinares, del grupo Aramón, y una de esquí de fondo en Griegos, en la Sierra de Albarracín, siendo esta última la gran desconocida de la provincia. En Javalambre y Valdelinares hay espacios y actividades pensadas para que los más pequeños se inicien en los deportes blancos y que tengan así un buen recuerdo de una jornada en la nieve.   Aparte de las estaciones de esquí, en este territorio se puede disfrutar de la naturaleza y practicar deporte al aire libre en primavera y en verano gracias a una red de senderos señalizados que coquetean con trazados pertenecientes a grandes itinerarios como el Camino del Cid, la Ruta de los Guerrilleros o el Camino del Santo Grial, entre otros.
iStock-1006610126. Embobados bajo las estrellas
4 / 5 Embobados bajo las estrellas
Teruel es una de las mejores zonas de Europa para observar las estrellas debido a la inexistencia de contaminación lumínica de sus cielos como consecuencia en parte a su baja densidad de población. El turismo de las estrellas ha ampliado las propuestas de muchos establecimientos con actividades relacionadas con este sector como la observación astronómica y sesiones de planetario. En este sentido, uno de los mejores lugares para disfrutar del astroturismo en familia es el albergue de Aliaga, situado en medio del Parque Geológico del mismo nombre, en la comarca de Cuencas Mineras.   En este alojamiento, que luce con orgullo un certificado de la Fundación Starlight (entidad creada por el Instituto de Astrofísica de Canarias cuya principal finalidad es la difusión de la astronomía), los protagonistas de las actividades son sin duda los más pequeños. La pareja que regenta el albergue y sus hijos han creado una serie de manualidades y experimentos para que los niños que los visitan hagan una primera toma de contacto con las estrellas para después observar embelesados el cielo nocturno a simple vista o con un telescopio.
museo-minero-escucha-aula-improvisada. Con casco y frontal ¿qué puede salir mal?
5 / 5 Con casco y frontal ¿qué puede salir mal?  
Cuencas Mineras es una comarca turolense cuyo territorio se ha labrado a base de pico y pala, utensilios con los que se perforaron sus entrañas en busca de carbón y de azabache, motores de su economía tiempo atrás. Este pasado minero se puede conocer en la población de Escucha donde el año 2002 se abrió un espacio para mostrar cómo se trabajaba en una mina. El Museo de la Minería de Escucha es uno de los pocos que se ubican dentro de un yacimiento auténtico, que se ha restaurado y acondicionado para recibir visitantes.   Aquí las familias se lo pasan como enanos ya que, equipados como mineros auténticos (casco y frontal incluidos), bajan en unas vagonetas hasta llegar a un verdadero yacimiento real de carbón. A continuación recorren a pie las galerías donde se muestran tantos las herramientas que se usaban en diferentes épocas como los oficios que desempeñaban los mineros. La visita al Museo de la Minería se adereza con los comentarios del guía que explica las curiosidades del lugar. El recorrido es en algunos tramos muy realista, ya que se realiza totalmente a oscuras tan solo guiados por la luz de los frontales por lo que esta experiencia hace sentirse tanto a niños como a mayores mineros por unas horas.

Fuente: viajes.nationalgeographic.com.es

25 Pueblos de España

España está repleta de decenas de rincones tan mágicos como bellos. Teniendo en cuenta que no están todos los que son; he elaborado un listado de los que podrían ser los 25 pueblos más bonitos de España.


25- COMILLAS

Comillas se encuentra localizado en la Comarca de la Costa Occidental de Cantabria. Es un bonito pueblo conocido por sus edificios medievales y barrocos, además de por construcciones de artistas modernistas como Gaudí. Por razones obvias forma parte del listado de los 25 pueblos más bonitos de España.

COMILLAS, LOS PUEBLOS MAS BONITOS DE ESPAÑA

24- PATONES DE ARRIBA

Situado en la provincia de Madrid, Patones de Arriba es un pueblecito típico de la que se conoce como Arquitectura Negra, es decir sus construcciones se encuentran levantadas en base a la pizarra. Los fines de semana es visitado por decenas de turistas lo que llevó a prohibir el acceso con vehículos al interior del pueblo.

patones-de-ariiba-pueblos-mas-bonitos-de-españa

23- CANDELARIO

Ubicado en un entorno privilegiado rodeado de montañas, este coqueto pueblo de montaña salmantino conserva el encanto y las particularidades que le hacen diferente a otros lugares similares ¡Sin duda es uno de los pueblos más bonitos de España!

candelario-mas-bonitos-de-españa

22- CADAQUÉS

Este pueblo pesquero es uno de los más bonitos de España. Pertenece a la provincia de Girona. En él tuvo su residencia de verano el famoso pintor surrealista Salvador Dalí. Además visitaron la localidad artistas de la talla de Federico García Lorca o Pablo Picasso.

cadaques

21- PEDRAZA DE LA SIERRA

Con una población que ronda los 500 habitantes, esta pequeña y bonita villa medieval amurallada ubicada en la provincia de Segovia es considerada uno de los pueblos más bonitos de España. Su cuidada rehabilitación motivó su declaración como Conjunto Histórico en 1951. A comienzos del mes de Julio la localidad es adornada con velas y se apagan las luces públicas con el fin de resaltar la iluminación de las calles, ventanas, plazas, jardines y patios.

pedraza-de-la-sierra-los-pueblos-mas-bonitos-de-españa

20- ALTEA

Este municipio costero situado en la provincia de Alicante, es considerado uno de los pueblos más bonitos de España. Altea, la Attaláya de los Árabes, es como su antiguo nombre indica un bello y blanco mirador sobre el Mar Mediterráneo.

altea-los-pueblos-mas-bonitos-de-españa

19- VALLDEMOSA

Este hermoso pueblo de origen árabe compuesto por calles empinadas y estrechas, se sitúa en la isla de Mallorca. Su atracción principal es la Cartuja de Valldemosa, que fue visitada en el invierno de 1838-39 por Chopin y George Sand. Chopin compuso allí sus Preludios Op. 28 y Sand escribió «Un invierno en Mallorca». En la Cartuja también pasaron temporadas, entre otros, personajes de la talla de Rubén Darío, Jorge Luis Borges o Jovellanos.

valldemosa

18- EL BURGO DE OSMA

Situado en la provincia de Soria, el Burgo de Osma es el centro comarcal de servicios de la comarca de Tierras del Burgo. Este bello municipio fue declarado Villa de Interés Turístico en 1962 y Conjunto Histórico-Artístico en 1993 y está considerado uno de los pueblos más bonitos de España.

el-burgo-de-osma-los-pueblos-mas-bonitos-de-españa

17- SALLENT DE GÁLLEGO

Sallent de Gállego es el típico pueblo del Pirineo Aragonés. Situado a orillas del Embalse de Lanuza y al pie de las más altas cumbres de la cordillera, muy cerca ya de la frontera con Francia. Por su entorno e indiscutible belleza es digno merecedor de pertenecer a este listado.

Sallent de gallego

16- OLVERA

Olvera es un maravilloso pueblo con raíces árabes situado en la Sierra de Cádiz. Este bonito pueblo podría ser la típica imagen que tenemos todos del perfecto pueblo andaluz; todo blanco con su iglesia y un castillo, además de un monasterio a las afueras que realmente merece la pena visitar. Por su término municipal trascurre la Vía Verde de la Sierra, la única ruta declarada de interés turístico de Andalucía y considerada en los años 2005 y 2009 como la mejor vía verde de Europa. La localidad se encuentra declarada conjunto histórico-artístico desde el año 1983.

Olvera

15- LASTRES

Lastres es un preciosa villa localizada en el Principado de Asturias cuyo casco histórico ha sido declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico, es uno de los pueblos más bonitos de España. Se ubica en un bello acantilado y se desciende hasta el puerto por una serie de calles tortuosas, estrechas y empinadas.

Lastres-los-pueblos-mas-bonitos-de-españa

14- AÍNSA

El precioso municipio medieval de Aínsa está situado en el alto Pirineo de Huesca, en la comarca del Sobrarbe. El casco histórico de Aínsa está declarado Conjunto Histórico-Artístico desde 1965. Actualmente es un centro turístico de relevancia y uno de los pueblos más bonitos de España.

aínsa

13- FRÍAS

Situada a orillas del Ebro en su paso por la provincia de Burgos, esta bella localidad medieval te trasladará al pasado. Se encuentra coronada por el fantástico castillo de los Velasco y la iglesia de San Vicente. En torno a estas edificaciones  se apiñan las casas colgantes que cuelgan de la roca desafiando las leyes de la gravedad. Posee el título de ser la ciudad más pequeña de España, además de una de las más bonitas.

Frias-los-pueblos-mas-bonitos-de-españa

12- SETENIL DE LAS BODEGAS

Esta espectacular y original localidad gaditana os sorprenderá nada más llegar. La diferencia con el resto de pueblos blancos de la zona es que en Setenil, buena parte de sus viviendas se encuentran «construidas» bajo un saliente de roca. El municipio es atravesado por un río, en los márgenes del cual sitúan las conocidas «Calle Sol» y «Calle Sombra», ya que por su situación solo una de ellas recibe los rayos del sol.

setenil-de-las-bodegas-los-pueblos-mas-bonitos-de-españa

11- OLITE

La localidad medieval de Olite se encuentra localizada en la comunidad de Navarra. Este bello pueblo no es solo conocido por la belleza de sus calles medievales, sino también por poseer un auténtico castillo de cuento, convirtiendo a Olite en unos de los pueblos más bonitos de España.

castillo-de-olite

A estas alturas de nuestra lista ya estarás deseando conocer algunos de los pueblos más bonitos de España. En este cuadro de búsqueda podrás encontrar tu hotel ideal en todos estos bellos pueblos ¡Algunos con cancelación gratuita!

10- PRIEGO DE CÓRDOBA

Priego-de-Cordoba

Perteneciente a la provincia de Córdoba, como su mismo nombre indica, Priego de Córdoba es llamado «Ciudad del agua» por la multitud de manantiales que brotan en su entorno y «Joya del Barroco Cordobés» por el número de construcciones de estilo barroco que posee. Recorrer las callejuelas del bello barrio de la Villa admirando sus flores y respirando su esencia 100% andaluza, no tiene precio. Absoluto merecedor de pertenecer a la lista de los 25 pueblos más bonitos de España.

9- VEJER DE LA FRONTERA

Enclavado en una montaña a 200 metros sobre el nivel del mar y a 8 kilómetros de la costa, a orillas del río Barbate, Vejer de la Frontera es un pueblo blanco andaluz que con toda certeza merece estar en esta lista. Cuenta con un bellísimo centro histórico amurallado, que aún conserva el castillo y varias iglesias significativas. Combina como ningún otro pueblo estrechas y encaladas calles, y cuestas escalonadas con casas solariegas y patios llenos de color.

vejer-los-pueblos-mas-bonitos-de-españa

8- BESALÚ

Besalú es una población medieval situada a 150 metros de altitud en la provincia de Girona. Caminar por sus calles os hará deteneros en el tiempo. Estas calles, junto con sus piedras y su arquitectura se entremezclan para crear uno de los pueblos medievales mejor conservados y más bonitos de España.

besalu-los-pueblos-mas-bonitos-de-españa

7- CASTELLFOLLIT DE LA ROCA

Situado en la provincia de Girona, este espectacular y bonito pueblo es uno de los más pequeños de España. El pueblo se asienta sobre una impresionante pared de basalto. La iglesia y las casas cuelgan sobre la pared basáltica al borde del precipicio; esta imagen se ha convertido en una de las más fotografiadas y pintadas de Cataluña. También es un magnífico mirador natural desde el cual se pueden observar los valles colindantes.

castellfollit_de_la_roca

6- LA ALBERCA

La Alberca es un pueblo de ensueño, no sólo por sus construcciones montañesas levantadas con piedras sostenidas con entramados de madera, sino porque pocos municipios han sabido conservar sus fiestas y tradiciones como este. Situado en un entorno privilegiado, en plena Sierra de Francia-Quilamas, en la provincia de Salamanca, este fantástico pueblo bien merece una visita ya que es sin duda uno de los más bonitos de España.

la alberca

5- SANTILLANA DEL MAR

Santillana del Mar es una de las localidades de mayor valor histórico-artístico de España y el principal foco de atención turística de Cantabria. Fue declarada conjunto histórico-artístico en 1889. No hay que olvidar que en sus inmediaciones se encuentra la cueva de Altamira, protegida como Patrimonio de la Humanidad. Desde julio de 2013, Santillana del Mar forma parte de la red «Los pueblos más bonitos de España».

santillana-del-mar

4- HONDARRIBIA

Hondarribia se sitúa en el País Vasco, frente a la gran desembocadura del Bidasoa, a pocos kilómetros de Francia. Dentro de sus murallas del siglo XV encontraréis estrechas y empinadas callejuelas, preciosas casitas coloridas de pescadores con balcones de madera llenos de flores, además de imponentes mansiones con fachadas barrocas. Si todo esto fuera poco, Hondarribia posee uno de los puertos más bonitos y espectaculares de España.

hondarribia

3- CUDILLERO

Cudillero es un bonito y encantador pueblo asturiano que ocupa siempre las primeras posiciones en las listas y rankings de los pueblos más bonitos de España. Cuenta con un fascinante puerto desde donde se contempla «El anfiteatro», es decir las bonitas casas de colores entre las cuales hay que caminar para saborear el encanto de Cudillero ¡Uno de los más imprescindibles lugares que visitar en Asturias!

cudillero

 

2-  ALBARRACÍN 

Este pequeño y bonito pueblo medieval de tan solo 1.097 habitantes se encuentra en la provincia de Teruel (España). Es Monumento Nacional desde 1961; posee la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes de 1996, y se encuentra propuesto por la Unesco para ser declarado Patrimonio de la Humanidad. Al igual que Cudillero, Albarracín suele ocupar las primeras posiciones en todos los rankings de los pueblos más bonitos de España.

Albarracin

1- RONDA

Situada en plena serranía, al noroeste de la provincia de Málaga. Este municipio de tradición torera está situado en un entorno privilegiado. Ronda asoma a un enorme y espectacular precipicio, lo que la convierte en uno de los pueblos más bonitos de España, ocupando la primera posición en este ranking.

ronda-los-pueblos-mas-bonitos-de-españa

Fuente: losviajesdedomi.com

Lugares de Asturias

Explora lo mejor de Asturias, desde sus montañas más altas hasta sus playas, valles y ciudades llenas de historia.

Asturias es un paraíso verde, abrupto y lleno de encanto situado a orillas del Cantábrico. Con montañas para parar un tren, playas de película, acantilados espectaculares, pueblos de montaña que parecen congelados en el tiempo, villas marineras llenas de color y muchísimos encantos, esta región de España enamora.

1. Cudillero

Cudillero es uno de los pueblos más bonitos de Asturias y de toda España. Construido sobre la ladera de una montaña frente al mar, sus casas están en cuesta y es perfecto para poner a prueba la resistencia de tus piernas. Esta maravilla de pueblo pesquero está pintado de mil colores gracias a las fachadas de sus casas, que se amontonan como si compitieran por tener las mejores vistas. Además de la capilla del Humilladero, no te vayas sin admirar el paisaje desde sus acantilados, una de las cosas que hacer sin falta en Asturias. En un día algo nublado es espectacular.

2. Oviedo

Pequeña pero grande a la vez, Oviedo vale la pena y no suele defraudar. Además de catar la sidra (y visitar algunas de sus sidrerías) te hartarás de patrimonio histórico y cultural. Oviedo te conquistará por sus calles peatonales, sus terracitas, la zona de vinos (las calles Campoamor y Manuel Pedregal) y su repostería. Pero también por su hermosa catedral gótica de San Salvador y las joyas del prerrománico asturiano que son las iglesias de Santa María del Naranco y de San Miguel de Lillo. Están a unos 100 metros la una de la otra, a las afueras de la ciudad y sobre la ladera del monte Naranco.

3. Taramundi

La villa de Taramundi es un trozo de la historia rural de Asturias que ha permanecido casi intacto. En medio de un paisaje eternamente verde, el lugar es conocido por su artesanía, en especial por los cuchillos y las navajas. Pero más allá de las compras, es un pequeño paraíso para el turismo rural con rutas de senderismo y un paisaje de los que te deslumbran nada más mirarlos. Paseando entre sus casas de piedra con tejados de pizarra te sentirás como si hubieras viajado al pasado. No te pierdas el Conjunto Etnográfico de Teixois ni el Museo de los Molinos de Mazonovo, el más grande de España, y otra de las cosas obligadas que hacer en Asturias.

4. Gijón

La eterna rival de Oviedo, Gijón, también tiene tanto encanto que te costará elegir entre la una y la otra. Empieza el día en la Universidad Laboral, un lugar digno de “Harry Potter” que hoy acoge un Centro de Arte y Creación Industrial o la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales de la Universidad de Oviedo. Si hace bueno, siempre puedes dar un paseo junto a la playa, pasear por el centro y merendar en cualquiera de sus estupendas cafeterías.

5. La Senda del Oso

¿Qué hacer en Asturias si te gusta la vida al aire libre? Si quieres ver osos pardos en Asturias y te gusta hacer actividades al aire libre, la Senda del Oso será una experiencia de esas que no olvidas en la vida. Esta vía verde de 22 kilómetros empieza en Tuñón y acaba en Entrago, recorriendo paisajes naturales de gran belleza, cruzando ríos salvajes y atravesando túneles reclamados por la naturaleza por los que antiguamente pasaba el tren minero que circulaba por los valles de Trubia, Teverga y Quirós. Por si fuera poco, cerca del kilómetro 6 hay un recinto en el que viven las osas Paca y Molinera, recogidas cuando eran crías después de que un cazador matara a su madre. No te garantizamos que vayas a verlas, pero quizás se asomen a saludar.

6. Luarca

Luarca es casi mágico y tiene un aire etéreo e inmortal… y más si empiezas la visita por su cementerio, uno de los más bonitos del mundo entero y otro de los lugares que ver en Asturias. Desde este camposanto las vistas del mar son sobrecogedoras y la paz que se respira es ideal para tomar aire y echar a andar. Severo Ochoa es el hijo más ilustre de este pueblo marinero de casas blancas y aroma a sal. Callejea y déjate llevar. Te toparás con rincones tan bonitos como la Casa Guatemala o el Palacio de los Marqueses de Ferrera. La Pescadería, su barrio marinero, es único.

7. Lagos de Covadonga y La Santina

Ninguna visita a Asturias está completa sin una visita a “La Santina” y a los Picos de Europa. Los asturianos sienten verdadera devoción por la Virgen de Covadonga, aunque no nos sorprende, porque su Santuario está situado en un entorno espectacular. Después de saludarla, ya que estás, déjate caer por los lagos Enol, La Ercina y el pequeño Bricial (aunque sólo tiene agua durante el deshielo). Están a más de 1.000 metros de altura y son de postal. Las vistas desde el Mirador de la Reina no tienen precio.

8. Llanes

Llanes es posiblemente el pueblo más turístico de Asturias y en verano se llena hasta los topes. Pero que no te asuste. Sigue conservando su gracia natural y es un buen lugar en el que pasar el día. Es innegable la fotogenia de Llanes, famosa por haber atraído más de un rodaje (las películas “El abuelo” y “El Orfanato” se grabaron aquí). Aunque quizás te suene porque es el hogar de la famosa playa de Gulpiyuri, por su casco histórico medieval y marinero o por los pintorescos cubos de la memoria de Ibarrola que presiden el puerto. ¿A qué esperas para descubrir uno de los mejores escenarios que ver Asturias?

9. Cangas de Onís

Un puente romano en perfecto estado sobre el río Sella es la estampa más conocida del pintoresco pueblo de Cangas de Onís. Es sencillamente espectacular. Pero Cangas es mucha Cangas y tiene más por ofrecer antes de que te escapes a los cercanos Lagos de Covadonga. Por ejemplo, la ermita de la Santa Cruz es uno de los templos más antiguos de España y en su interior hay un dolmen prehistórico. La plaza del mercado suele estar llena de vida y el palacio Pinto es muy bonito. Así que párate un rato y disfruta.

10. Candás

¿Qué hacer en Asturias si te apetece una pequeña excursión? Con un pasado y un presente marineros, la villa marinera de Candás es un rincón encantador del Principado. Su famoso Cristo sigue presidiendo la Iglesia de San Félix, pero aquí el mar es el verdadero protagonista. El pueblo está rodeado de acantilados en los que rompen las olas con fuerza en los días de mala mar. Mientras que sus calles tejen un entramado algo laberíntico por el que pasear es un verdadero placer. Si te da hambre, ataca alguna de las conservas gourmet que se producen en la zona. Tus papilas gustativas seguro que te lo agradecen.

11. Ruta del Cares

La Ruta del Cares está en el Parque Nacional de los Picos de Europa y es posiblemente una de las rutas más increíbles que podrás hacer a pie en Asturias. El sendero va de Caín a Poncebos (o al revés) y atraviesa el desfiladero que sigue al río Cares a lo largo de paisajes de lo más dramático. Los locales la conocen como “La Garganta Divina” y está casi tallada en las rocas de las montañas. Son unos 11 kilómetros, pero tómatela con calma y disfruta del paisaje. No hay prisa para disfrutar de otra de las cosas que ver en Asturias.

12. Ribadesella

Ribadesella es muy conocida por la gran fiesta que se monta alrededor del soberbio Descenso del Sella. Pero, excepto ese día, este pueblo marinero es bastante tranquilo. Además de la bonita desembocadura del río Sella, déjate caer por las increíbles cuevas de Tito Bustillo, un verdadero prodigio del arte rupestre y otro de los imprescindibles que hacer en Asturias. Al mediodía, da un paseo por el monumental centro histórico, plagado de palacetes. Y ya por la tarde, después de comer, échale un vistazo a las mansiones que los indianos levantaron frente al mar en el extremo de la playa de Santa Marina.

13. Parque Natural de Somiedo

El verde nunca parece acabarse en Asturias. Y no, no es suficiente con subir a los Picos de Europa. El Parque Natural de Somiedo es tan increíble que, si dejas de visitarlo, te arrepentirás y te estarás perdiendo una de las mejores cosas que ver en Asturias. Está situado en la Cordillera Cantábrica y lo cubren bosques, prados y varios lagos y lagunas en los que se refleja el paisaje en los días claros. Llévate un buen calzado, quizás unos bastones de senderismo y explora alguna de las muchas rutas, como la de los Lagos.

14. Lastres

¿Todavía necesitas más ideas para saber qué hacer en Asturias? Te recomendamos Lastres, muy popular entre los fans de la serie “Doctor Mateo”, esta villa se encarama a la montaña y vive entre cuestas, el verde y el mar. Es tranquila, pacífica y respira paz. Así que, además de admirar las vistas, subir y bajar por calles empinadas y embelesarte con sus casas intenta empaparte de la relajación de este rincón tan auténtico de Asturias.

15. Cabo de Peñas

El Cabo de Peñas es el punto más al norte de Asturias y aunque no fuera por eso merecería un alto en el camino. Con sus acantilados de rocas cuarcita recortados contra el horizonte, el panorama es perfecto. Y si le añadimos que lo corona el faro más importante y con más alcance de la costa asturiana, aún más. Un buen plan puede ser llevarte la comida y hacer un picnic… Si el viento (y la lluvia) lo permiten, por supuesto.

16. Centro Niemeyer de Avilés

Casi como una nave espacial, el Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer surge junto a la ría de Avilés y le da a la ciudad un toque futurista que lo convierte en una de las cosas más originales que ver en Asturias. De líneas blancas y depuradas con toques de amarillo, rojo y azul, el proyecto de uno de los arquitectos más destacados del siglo XX es una obra maestra de la arquitectura contemporánea y alberga exposiciones, espectáculos, conciertos, conferencias y un gastrobar ideal para los más foodies situado a 18 metros, en el interior de la torre.

Fuente: skyscanner.es

Interior de Rías Baixas

La otra cara de Pontevedra más guapa que nunca.

1.-Estuario-del-Río-Miño
1 Estuario del Río Miño
Este lugar indispensable en todo viaje a Rías Baixas fluye desde el transcurso del río Miño, donde éste se estrecha naturalmente, gracias a las rocas y a las pesqueiras construidas para la pesca de la lamprea, hasta su desembocadura. Las mareas y la horizontalidad del terreno permiten la existencia de paseos a orillas de un cauce navegable y de islotes como los de Goián o Isla Canosa. Todo ello salpicado por observatorios ornitológicos, miradores naturales y rutas de senderismo.
2.-Parque-Natural-Monte-Aloia
2 Parque Natural Monte-Aloia
Catalogado como Primer Parque Natural de Galicia, en el año 1978 y  Zona de Especial Protección de los Valores Naturales, es una extraordinaria atalaya de gran belleza paisajística situada en la Serra do Galiñeiro. Posee magníficos valores ambientales como la Carballeira de la Ermita, conjuntos de alcornoques, acebos de gran tamaño y miradores naturales sobre el río Miño, como la cruz que preside el alto del monte. Y, lo mejor de todo es que no es un paraje impracticable. De hecho, existen diversas rutas como la ruta de los molinos de Tripes; la ruta de los molinos de Paredes y la senda botánica del monte Aloia donde los primeros planos naturales se entremezclan con increíbles vistas panorámicas: 
3.-Area-Naturaleza-Molino-de-As-Aceñas
3 Área de Naturaleza del Molino de Aceñas
Ya cerca de su desembocadura, el río Tamuxe forma una pequeña marisma intermareal. Por aquí discurre el Sendero de los pescadores de O Tamuxe, pasando por los restos de un antiguo aserradero de vapor llegando hasta el gran molino, donde existe una área recreativa. Este molino recibe el nombre de Muíño das Aceñas. La palabra aceña o acea proviene del topónimo árabe acéniya y en su origen describía una especie de molino harinero que se situaba dentro de la corriente del río y que se encontraba muy a menudo cerca del mar. Así, al subir la marea, el agua se acumulaba en un gran depósito que era vaciado posteriormente con el fin de mover las ruedas. El Muíño das Aceñas de O Rosal se trata de una construcción del siglo XIX y que se mantuvo en funcionamiento hasta la primera mitad del siglo XX. El área recreativa cuenta con mesas, un puente de madera e incluso con una zona habilitada como playa fluvial solo apta para valientes en esta época del año. 
4.-Area-Lago-Castiñeiras
4 Área recreativa del Lago Castiñeiras y Mirador de Cotorredondo
Se trata del Parque Natural Laguna de Castiñeiras, un bosque de unas 70 hectáreas donde pasear y disfrutar de la naturaleza. El entorno constituye una importante zona de refugio y cría para muchas especies de animales silvestres. El lago y el mirador son dos puntos imprescindibles, pero como área de recreo cuenta con senderos perfectamente definidos, una gran cantidad de fuentes, zonas de juego y descanso, etc. En otoño este paraje se pone vuelve más atractivo que nunca gracias al colorido de los árboles, a la recogida de castañas y a la recolecta de setas. 
5.-Aserradero-de-Os-Carranos
5 Aserradero de Os Carraños
El aserradero de los Carranos es un aserradero de 1922 que utiliza la fuerza motriz del agua para mover la sierra. El conjunto consta de cuatro edificaciones: el aserradero propiamente dicho, almacén de madera, una pequeña forja y un pequeño almacén. También se puede apreciar un pequeño horno para la quema de los residuos y los raíles para el transporte de la madera hasta el interior de aserradero. La principal dedicación de este conjunto era la fabricación de carros, de ahí su nombre y razón por la cual se puede encontrar una forja donde se producían los herrajes. Hoy en día, existe una ruta de senderismo que parte del puente medieval de Fofe sobre el río Tea en la parroquia de San Miguel y termina en la Playa fluvial de la parroquia de Maceira, una zona preciosa y desconocida.
6.-Brañas-de-Xestoso
6 Brañas de Xestoso
Este paraje está cerca de la Serra do Candán, donde nacen muchos de los pequeños cauces que alimentan a los ríos Ulla y Umia. Situadas entre las comarcas de Tabeirós y Deza constituyen la mejor representación gallega de turberas de esfagno, hábitat extraordinariamente raro y frágil. Además del humedal, la peculiaridad de este espacio reside en la existencia de diversas especies, como una pequeña población de sisón menor, ave característica de hábitats esteparios. En sus alrededores está la Lagoa Sacra de Olives, que se suma a este ecosistema único y peculiar, que en el año 2001 se incluía en la Red Natura.
7. Fraga Catasós
7 Fraga de Catasós
Robles y principalmente castaños alcanzan los 30 metros de altura y cinco de perímetro. Por su porte distinguido, están considerados los mejores ejemplares de castaños centenarios de Europa. Se plantaron a comienzos del siglo XIX en la propiedad del pazo de la familia Quiroga, emparentados con doña Emilia Pardo Bazán que pasó temporadas en esta casa e Incluso se afirma que escribió aquí varios capítulos de la novela Los Pazos de Ulloa. Derechos como mástiles de veleros en el centro de Galicia se plantaron buena parte de estos ejemplares que ahora forman este bosque también llamado Carballeira de Quiroga. Las largas vigas que hacían falta en la construcción de los pazos y casas grandes del campo gallego necesitaban árboles esbeltos. Sólo se les podaban las ramas, pero nunca se descabezaban por lo que crecían hacia el cielo sin engordar demasiado por la base. El paseo por el bosque es corto y fácil, pero la espesura de los caminos depara siempre amenas sorpresas. Por ejemplo, los troncos caídos con la fuerza de los vendavales de los que alguno se aprovechó para contar anillo a anillo su historia a los visitantes. Ya a mediados del siglo pasado la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, había reclamado la protección de este bosque. En la actualidad es uno de los Monumentos Naturales gallegos para el siglo XXI y forma parte del catálogo de Árboles Singulares de la comunidad.
8. Fervenza Toxa
8 Fervenza do Toxa
Se trata de un hermoso paisaje formado por una cascada de agua que el río Toxa entre las parroquias de Pazos y Martixe, considerada la más alta de Galicia en caída libre. Constituye un espacio de alto valor paisajístico que forma parte del Sistema Fluvial Ulla-Deza y participa en el proyecto europeo Rede Natura 2000 como Lugar de Importancia Comunitaria. Su diversidad botánica, aprovechada por los monjes de los monasterios de Carboeiro y Camanzo para su farmacopea, y un bosque atlántico maravillosamente conservado con especies de tipo mediterráneo, conceden a este lugar características de único, incomparable y una de las más imponentes imágenes de nuestra comunidad por su singular belleza. En las imponentes paredes graníticas que flanquean la cascada anidan grandes aves que necesitan cantiles pétreos y que son poco abundantes en Galicia, como los cuervos y los halcones.
9. Laguna Mina Mercedes
9 Laguna de Mina Mercedes
También conocida como Laguna de Santa Cristina, lo que antiguamente fue una explotación de arcilla se convirtió de manera totalmente natural en esta gran laguna, a la que todo el mundo llama Mina Mercedes, y que vale la pena visitar. En la actualidad, la laguna es un ejemplo del impacto ambiental reconvertido en un ecosistema de interés ecológico. A su alrededor un paseo con zona de merendero y parque. Bancos para sentarse a disfrutar del paisaje, un lago desde el que se ve nadar a los ánades y cisnes, embarcaderos desde los que pescar –siempre y cuando se haga con autorización previa y se practique la pesca sin muerte–, senderos por los que pasear y, en definitiva, un mundo por descubrir. Eso es lo que encierra este lugar con encanto que se ha convertido en uno de los más llamativos del territorio del Ulla.
10. Area O Xirimbao
10 Área de recreo O Xirimbao
El área de recreo de O Xirimbao se localiza en el río Ulla, formada por los cotos de pesca de Ximonde y de Xirimbao. En épocas pasadas el río Ulla era muy apreciado debido a la abundancia de salmón en sus aguas. A mediados del siglo XX se llegaron a pescar cerca de medio millar de unidades, por lo que podemos considerar este lugar un pequeño refugio natural que en este momento vela por la cría y reproducción de este animal. En esta área destaca el famoso puente colgante de O Xirimbao, conocido también como Pasarela Mariola, que une las provincias de Pontevedra y A Coruña. Fue construido en 1964 para poder cruzar de un coto al otro, siendo este uno de los más largos de Galicia. Es un espacio natural con senderos que discurren al lado del río donde disfrutar de bellas estampas, un lugar que invita al paseo y disfrute de la naturaleza.

Fuente: viajes.nationalgeographic.com.es

5 Pueblos de Cáceres

Cinco de los pueblos con más encanto de Cáceres

Esta ruta por la provincia extremeña es capaz de detener el tiempo entre callejuelas peatonales, plazas, monasterios y bellos paisajes de encanto rural.

Cáceres está cada vez más presente en la galaxia de los destinos rurales. No es para menos, a la provincia extremeña le sobran planes. Más allá del apoteosis primaveral del Valle del Jerte, están las Hurdes, el Parque Nacional de Monfragüe, la Sierra de Gata y la cantidad de pueblos encantadores que ocupan las coordenadas del plano. 

Piedra, madera y teja son los elementos de una arquitectura típica llena de balcones adornados con macetas, casas entramadas, plazas con historia, iglesias, conventos y algún que otro barrio judío. El tiempo en los pueblos de Cáceres parece otro, como si no pasara, casi como si no importara: la desconexión está garantizada.

San Martín de Trevejo

En la comarca de la Sierra de Gata y prácticamente en la frontera con Portugal, se ve apacible en el valle de densos bosques extremeños de robles y castaños que ocupa, a los pies del monte Jálama. La sensación al entrar en San Martín de Trevejo es que el tiempo no pasa por él. Sólo el murmullo del agua de los regatos excavados en las calles parece marcar el paso de las horas. La torre del campanario destaca en su silueta chata. Callejuelas empedradas de estructura medieval, las cabezas de las vigas visibles,  la Iglesia Parroquial de San Martín de Tours o el Convento de San Miguel fueron ingredientes suficientes como para declarar al pueblo conjunto Histórico-Artístico. Hay otro patrimonio menos visible: “la fala”, una lengua autóctona sólo hablada por los vecinos del municipio desde hace más de ocho siglos. 

Robledillo de Gata

Conforme la carretera se acerca a Robledillo de Gata se deja atrás los bosques de pino y aparecen los olivos. Tras los kilómetros recorridos, se entiende que este municipio, que no llega al centenar de habitantes, se quedara lejos de la vorágine de la modernidad, conservando su bella impronta de pasado rural. Sin duda, es uno de los últimos paisajes vírgenes de la sierra. Sus casas apiñadas son de adobe, de piedra, de madera, y sus tejados de teja árabe, tal como manda el canon de la arquitectura popular extremeña. Y cada una, tiene su bodega, que esta es tierra también de vinos. El Molino del Medio, un antiguo molino aceitero que funciona a modo de museo es el icono de Robledillo de Gata. La misma agua que hoy corre por algunos de los arroyos que cruzan el pueblo es la que movió su piedra no hace tanto. 

Guadalupe

Guadalupe aparece tras dejar atrás el embalse de Valdecañas. Hasta aquí llegó Cristóbal Colón siguiendo a los Reyes Católicos para pedirles unas carabelas con las que emprender su proyecto de ir a las Indias. En aquella época no estaba el embalse; pero el pueblo ya tenía su principal icono: el Real Monasterio de Nuestra Señora, testigo de muchos  episodios históricos. Construido a lo largo de los siglos, el monasterio cuenta con un precioso claustro gótico, once cuadros de Zurbarán, obras de Goya, el Greco, una joya del barroco como es el Camarín de la Virgen… El conjunto por sí solo merece un viaje a Guadalupe. Algo que evidencia los numerosos peregrinos que llegan hasta el municipio. Por si fuera poco, en el restaurante de la Hospedería se pueden probar los manjares de esta tierra. Por ejemplo, una caldereta de cordero. La Plaza de Santa María, con su icónica fuente, o el antiguo hospital de San Juan Bautista de estilo mudéjar son algunos de los muchos otros lugares que marcar con una equis en el plano de imprescindibles. 

Cuacos de Yuste

Este pequeño municipio de la comarca de La Vera bien vale un imperio. Al menos, así lo creyó Carlos V, quien escogió para su retiro monástico tras abdicar el espectacular Monasterio de Yuste. Precisamente, el monasterio, declarado Patrimonio Nacional, es el que a día de hoy sitúa en el mapa de los pueblos más bellos de Extremadura a Cuacos de Yuste, reconocido como “Paraje Pintoresco” ya en 1959 por ser un bello ejemplo de la arquitectura popular y nobiliaria de la zona. Para conocer bien el conjunto histórico hay que recorrerlo de plaza en plaza: en la Plaza de Juan de Austria con forma de anfiteatro, está la Casa de Juan de Austria, también conocida como casa Jeromín ya que fue la que habitó el hijo secreto de Carlo V; en la Plaza de España, se disfruta de un escaparate de casas con entramado y en  Plaza Fuente los Chorros se siente la cotidianidad del municipio. 

Hervás

No es tan pequeño Hervás como para andar ajustando sus calles al medio metro de ancho; pero aún así, el pueblo presume de tener una de las calles más estrechas de España. Una vez conocido este bello pueblo en el Valle de Ambroz, justo en la frontera con Salamanca, la Travesía del Moral, que así se llama la calle, queda en una anécdota frente al resto de bellezas que conforman su conjunto histórico-artístico. Pasear por las callejuelas empedradas de estructura medieval de Hervás es todo un planazo. Las casas entramadas y de adobe, el convento de los Trinitarios o la iglesia de Santa María, son muestra de su rico patrimonio, en el que destaca por méritos propios la antigua judería, una de las mejor conservadas de España. Por último, que nadie imagine el pueblo como un lugar en letargo, sino que hay suficiente animación en sus tascas, restaurantes y tiendas de artesanía.

Fuente: viajes.nationalgeographic.com.es

Parque de Cabárceno

Descubre el parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Obregón, Cantabria

En el Valle del Pisueña, sobre una antigua mina de extracción de hierro, a 17 kilómetros de Santander, se encuentra el Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Se trata de un espacio poco convencional de más de 750 hectáreas naturalizadas por la mano del hombre en el que habitan en semilibertad unas 120 especies de animales provenientes de los cinco continentes. Un parque único que os permitirá estar en contacto directo con la naturaleza y descubrir algunos de los ejemplares más icónicos de la fauna mundial sin salir de España.

¿Qué os aguarda en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno?

En los más de 20 kilómetros de carreteras que zigzaguean a través del parque encontraréis múltiples opciones para divertíos en familia, desde rutas botánicas y miradores hasta zonas de recreo y un parque infantil. A lo largo del camino también podéis descubrir sugerentes figuras en las rocas, vertiginosos desfiladeros y tranquilos lagos donde hacer un picnic con los niños. Sin embargo, en realidad su mayor atractivo son los diferentes hábitats animales en los que podéis encontrar desde avestruces y bisontes hasta lobos y osos pardos.

Parque de la Naturaleza de Cabárceno Osos

Podéis comenzar el recorrido visitando el Reptilario, que atesora una de las colecciones de serpientes venenosas más completas de Europa con más de 45 especies de todo el mundo, entre las que podéis ver cobras, serpientes de cascabel y víboras. Muy cerca hacen una exhibición educativa protagonizada por leones marinos y un poco más adelante podéis visitar a los gorilas de llanura y los monos de Brazza. Desde allí podéis llegar hasta el Lago Sexta y descubrir a los hipopótamos y diferentes especies de anfibios que viven en los alrededores.

Parque de la Naturaleza de Cabárceno hipopótamos

Más adelante llegaréis al Mirador de los Osos, donde con un poco de suerte podréis ver algunos de los casi 150 ejemplares de osos pardos que allí habitan, y si os desviáis un poco al sur os encontraréis con la zona de aves rapaces en la que organizan demostraciones de técnicas de vuelo con los buitres leonados, milanos negros, halcones peregrinos y las águilas americanas como protagonistas. Dirigiendo el rumbo al norte otra vez, podéis ver leones africanos, wallaby de Bennet, una especie de la familia de los canguros, papiones de Guinea y los singulares dromedarios.

Parque de la Naturaleza de Cabárceno Wallaby de Bennet canguros

El parque desde otra perspectiva

El parque también cuenta con una telecabina, incluida en el precio de la entrada, desde donde podéis contemplar todo el paisaje kárstico a vista de águila. El recorrido principal consta de cuatro estaciones y tiene una duración de aproximadamente una hora, durante la que podéis descubrir algunas de las zonas a las que no se pueden acceder a pie y ver a los animales tranquilamente en sus hábitats. El recorrido se complementa con dos líneas adicionales que surcan los cielos sobre el lago de los hipopótamos y el recinto de los osos y los elefantes.

Parque de la Naturaleza de Cabárceno telecabina

Y, para los que prefieran estar cara a cara con los animales, el parque ofrece la posibilidad de acceder al interior del recinto de los elefantes y los rinocerontes, un espacio donde podéis disfrutar de una experiencia única junto a algunos de estos ejemplares. Obviamente, en esta actividad no estaréis solos, os acompañará el personal experto del parque.

Parque de la Naturaleza de Cabárceno elefantes

Comer en la naturaleza

Para completar la experiencia, el Parque de la Naturaleza de Cabárceno ofrece la posibilidad de comer en el pleno corazón del recinto mientras disfrutáis de las vistas a la sabana de jirafas y avestruces por un lado y al recinto de los osos pardo por el otro. También cuenta con un local de autoservicio ubicado junto a la exhibición de técnicas de vuelo de aves rapaces, un espacio especialmente diseñado para grupos y familia que quieren aprovechar al máximo la visita.

Parque de la Naturaleza de Cabárceno restaurante autoservicio

Cerca del recinto de los gorilas también podéis encontrar una cafetería para reponer fuerzas y si preferís hacer una parada para comer en contacto directo con la naturaleza, hay distintas zonas de picnic en el parque donde podéis disfrutar de una deliciosa merienda en familia.

Fuente: etapainfantil.com