Archivo de la etiqueta: Turismo

Cascadas del norte de Burgos

LAS 10 CASCADAS QUE NO TE PUEDES PERDER EN EL NORTE DE BURGOS

Hay unos paisajes que a todos nos gustan y esos son los parajes con cascadas y saltos de agua. Y la mejor época del año para visitarlas es en tiempo de lluvia o de deshielo, que es cuando más agua llevan. De todas formas ya por si, aunque lleven poca agua el paisaje es impresionante por los lugares donde se ubican. Y el norte de Burgos, en concreto Las Merindades son pródigas en estos fenómenos naturales que asombra contemplar. Y aunque existen otras pequeñas cascadas os vamos a presentar las más imprescindibles y espectaculares que nadie se puede perder.

1- EL SALTO DEL NERVIÓN. Situado en el Monumento Natural del Monte Santiago, es con sus 222m. de altura el salto de agua más grande de la Península Ibérica. Originado por el río Nervión, el salto se produce en el cortado del Cañón de Délica. El paraje donde se ubica es espectacular ya de por sí mismo, así que merece la pena visitarlo aunque no tenga agua.


     Salto del Nervión

 

2- SALTO DE SAN MIGUEL EN PEÑA ANGULO. Situado en el Valle de Angulo es de las más espectaculares de presenciar. Surge de una cueva, San Miguel el Viejo, para precipitarse  durante casi 200m. hasta llegar al valle.

 


 Salto de San Miguel

 

3-  CASCADA DE PEÑALADROS. Situada en el Valle de Angulo, en la población de Cozuela. Con 30 metros de altura se encuentra en uno de los parajes más bonitos de Burgos. Os recomendamos bajar andando hasta la cascada.

    

Peñaladros

 

4- CASCADA DE IRUS. Situada en el pueblo de Irus, en el Valle de Mena, a 200 m. de la población, junto a una calzada romana, nos encontramos con una espectacular cascada en dos tramos que provoca el río Hijuela. El entorno es un paraíso para disfrutar.


   Irus

5- CASCADA DE SALCEDA. Para llegar a ella hay que partir de la población de Quisicedo, siguiendo el arroyo San Miguel. La cascada se desliza sobre la ladera del monte entre las rocas produciendo un velo de novia muy espectacular.

 


 Salceda

6-  CASCADA DE GUARGUERO. Situada en los Valles Pasiegos de Burgos, en la subida al puerto de Estacas de Trueba. Para dirigirse a la cascada hay que partir de Espinosa de Los Monteros en dirección al puerto. Es uno de los lugares más fotogénicos de Las Merindades. El río Trueba descarga sus aguas esta bonita cascada provocando una pequeña poza acta para el baño en época estival.

 


 Guarguero

7-    CASCADA DE ORBANEJA DEL CASTILLO. Un pueblo de agua se puede definir a esta población done discurre el arroyo nacido en una cueva para despeñarse por una preciosa cascada. La más fotografiada de toda la provincia de Burgos. El espectáculo es único. Os recomendamos no visitarla un fin de semana por la cantidad de público que se acerca a verla.


Orbaneja del Castillo

8-  CASCADA DE LAS PISAS. Situada en la población de Villabáscones de Valdevezana, en un paraje sin igual al que hay que acceder siguiendo el curso del río, por un precioso hayedo,  hasta llegar a un paredón donde cae en cascada las agua del río de La Gándara. Si hay mucha agua no se puede acceder al salto más elevado, pero la vista desde pocos metros de distancia es espectacular.


   Las Pisas

9- CASCADA DE TOBERA. El río molinar es el causante de la serie de cascadas en la población de Tobera, un lugar mágico muy bien señalizado para ir en familia. Un sendero discurre paralelo al río para poder contemplar el espectáculo del agua.


  Tobera

10- CASCADA DEL PEÑÓN. Entre las localidades de Pedrosa de Tobalina La Orden el río Jerea se precipita en una cascada de 110 metros de anchura y una caída de 20 m. Si la pillas con abundante agua el espectáculo es inolvidable.

El Peñón

Hasta aquí las cascadas imprescindibles que no podéis dejar de visitar en el norte de Burgos.

Fuente: lasrutasdemaykayvivi.blogspot.com

 

Lugares terroríficos para Hallaween

DIEZ LUGARES TERRORÍFICOS DONDE PASAR HALLOWEEN EN ESPAÑA

1 / 10

ESTACIÓN DE TREN DE CANFRANC (HUESCA)

En mitad del Pirineo aragonés encontramos esta estación de aires victorianos abandonada, aún con los trenes de época en sus vías. Fue inaugurada en julio de 1928 tras unas obras de gran complejidad para unir España y Francia a través de túneles. Para visitarla hay que concertar visita previa en la web de Cafranc. No sabemos si será el lugar, a 1.194 metros de altitud, su especial arquitectura o las diversas leyendas que circulan alrededor de esta estación de trenes; pero la verdad es que da miedo sólo verla. Aquí se refugiaron muchos judíos que huían de la persecución en Europa; pero tras el fin de la Guerra Civil Española ya no pudieron hacerlo más. Parece ser que durante la II Guerra Mundial, a pesar de permanecer el paso con Francia cerrado, fue muy transitada por espías y trenes alemanes que los nazis cargaban con wolframio y pirita para su industria armamentística. ¿Imagináis todas las historias que habrán sucedido aquí?

2 / 10

LAS MOMIAS DE TOLEDO

Sí, que Toledo es todo lo bonito que queráis; pero también es verdad que tiene rincones que dan cierto repelús… Sólo con pensar en los oficios de la Inquisición ya se te ponen los pelos de punta. Pero es que, además, el subsuelo de Toledo está lleno de momias, ¿lo sabías? Parece ser que las condiciones son ideales para procesos de momificación naturales. Así se encontraron más de sesenta momias pertenecientes desde principios del siglo XIX en los sótanos de la iglesia de San Andrés, ¡la mayor concentración de momias jamás encontrada en España! ¿Cuál es el origen de estas momias? ¿Por qué se encontraron en una fosa todas amontonadas? ¿Cómo es que cerca se encuentra el Callejón de los muertos? Bastante espeluznante todo.

3 / 10

ZUGARRAMURDI, NAVARRA

Cuenta la leyenda que en las cuevas de la población de Zugarramurdi, en medio de paisajes de gran belleza del Pirineo, hacían los aquelarres las brujas de la zona. Aprovechaban las noches y la oscuridad para encontrarse con el diablo transformado en macho cabrío y celebraban en las cuevas sus ritos y fiestas con plantas alucinógenas. Hasta ahí la leyenda; pero lo que de verdad da miedo es la historia real. La historia de cómo en el año 1610 gran parte de la población del lugar sufrió una persecución por parte de la Inquisición que llevó a la hoguera a más de doce personas. La historia la reflejó Álex de la Iglesia en su película Las brujas de Zugarramurdi, de 2013. Para los que quieran saber más, en el municipio se encuentra el Museo de las Brujas.

4 / 10

PALACIO DE LINARES DE MADRID

Toda una casa encantada en el centro de Madrid. Podría ser el escenario perfecto para alguna escena de la película Los Cazafantasmas si no fuera porque en la actualidad es la sede de Casa América. Su fama de tétrica le viene del pasado; pero se hizo más popular cuando en 1990 se hicieron públicas unas supuestas psicofonías grabadas en el interior:  “Mi hija Raimunda, nunca, nunca, oí decir mamá”. Como podéis imaginar, uno de los primeros investigadores en llegar fue Iker Jiménez. La leyenda tiene origen en un amor incestuoso y accidental entre el marqués de Linares y su hermana ilegítima. Para solucionar en parte el problema parece ser que el Papa León XIII concedió una bula, siempre y cuando el matrimonio se mantuviera en la castidad. Aunque todo apunta a que no fue así, y de ambos hermanos nació Raimunda, única heredera universal de la fortuna de los Linares. ¿Acaso no era suya la casita de muñecas que el conde ordenó construir en el jardín?

5 / 10

CASTILLO DE RIBA DE SANTIUSTE EN GUADALAJARA

Visto en lo alto de la peña se entiende que esta fortaleza en Sigüenza (Guadalajara) fuera clave en la Edad Media. Su origen se remonta al siglo IX en plena época andalusí; pero si está en esta lista no es por su importancia histórica, sino porque es un auténtico imán para los sucesos paranormales. Si te atreves a acercarte, por ejemplo de noche, ten en cuenta con lo que te puedes llegar a cruzar: presencias varias, ruidos extraños… Pero si tienes suerte, podrás tener un encuentro con la Dama Blanca. A los más incrédulos les quedará la duda tras ver el programa que le dedicaron a este castillo en el mítico «Cuarto Milenio».

6 / 10

BELCHITE

Este es el pueblo fantasma más famoso de España. Quedó destrozado y abandonado tras la Guerra Civil… Atrás quedaron la historia de miles de muertos, edificios derruidos, iglesias abandonadas. El pueblo masacrado quedó para el recuerdo y los sobrevivientes decidieron comenzar de nuevo algo más alejados. Desde entonces, según cuentan algunos, en las ruinas de los conventos de San Rafael y San Agustín, en la torre del reloj o el viejo cementerio se pueden escuchar voces y sonidos de la Guerra Civil. ¿Imaginas en mitad de la noche escuchar los lamentos de las miles de personas que perecieron durante la guerra? Lo mejor será hacer la visita nocturna guiada por si acaso…

7 / 10

SATANÁS Y LA CUEVA DE SALAMANCA

El mito y la realidad se confunden en la Cueva de Salamanca. Se corresponde con la cripta de la ya desaparecida Iglesia de San Cebrián y es escenario de numerosos relatos literarios como el que escribió Cervantes. Su leyenda más ancestral cuenta que allí impartía ciencias ocultas el mismísimo Satanás. Entre los alumnos más aventajados estaba el Marqués de Villena. Hoy en día, a pesar de que se sigue considerando la entrada a un supuesto laberinto subterráneo, la cueva es el escenario de numerosos actos culturales; pero, ¿y si un día vuelve Satanás a poner el cartel de “se dan clases”?

8 / 10

BÉLMEZ DE LA MORALEDA Y SUS CARAS

Unas extrañas pigmentaciones en el cemento en forma de rostros hicieron al pequeño pueblo de Bélmez de la Moraleda en el pueblo más famoso de Jaén. Fue en 1971 cuando se hizo publico que en la cocina del número 5 de la calle Real habían aparecido unos extraños rostros en el suelo. Entre los aficionados a lo paranormal a estas imágenes se las conoce como “teleplastias” (algo así como un negativo del más allá). Los vecinos comenzaron a explicar que la aparición de los rostros dependía del estado de ánimo de los habitantes… Parece ser que la mujer estaba encantada con las manchas que aparecían en la cocina, y que, incluso, invitaba a sus vecinas a café para contemplarlas. El que no estaba tan contento con el suceso era su hijo, que acabó raspando el suelo para acabar con las multitudinarias reuniones. Pero volvieron a aparecer, o, al menos, eso decían… Y con el anuncio de las apariciones, llegó la controversia: algunos parapsicólogos dijeron que era el suceso paranormal más importante del S. XX, mientras que otros dijeron que se trataba de un fraude. Pero la repercusión mediática no cejó nunca y más allá de que fuera algo real o una impostura, no hay duda de que la historia podría servir para una peli de terror, o ¿cómo te quedarías sino si en la pared del comedor de tu casa aparece el rostro de algún antepasado tuyo?

9 / 10

LAS DESAPARICIONES DE LA MUSSARA (CATALUÑA)

Si tuviéramos que buscar una puerta a otra dimensión (lo decimos en un caso hipotético), lo haríamos en La Mussara, un pueblo fantasma del Baix Camp, en Tarragona. Este pueblo fue en tiempo una villa rica; pero cayó en desgracia con la llegada de la filoxera que arruinó el cultivo de las viñas. Así que en 1956, el pueblo quedó abandonado. Lo curioso de este lugar es que si de normal hay pueblos y ciudades hermanadas con otras de distintos países, resulta que La Mussara está hermanada con Vila del Sis, en otra dimensión… Al respecto, parece que hay una leyenda antigua que habla de una piedra a la entrada del pueblo que si la saltas te pierdes para siempre. ¿Increíble? Pues ahí no queda la cosa, parece ser que hay una larga lista de desapariciones… Aunque también que en la zona hay episodios de niebla intensa. El caso más mediático ocurrió el 16 de octubre de 1991, cuando un grupo de amigos salió por la zona a pasear. De todos ellos, Enrique Martínez Ortiz jamás volvió y sigue desaparecido. Sigue el enigma.

10 / 10

EL BARRANCO BADAJOZ (SANTA CRUZ DE TENERIFE)

Es el gran misterio de Santa Cruz de Tenerife es a la vez una popular ruta de senderismo. Este barranco se encuentra al sudeste de Tenerife, en el municipio de Güímar. La zona se las trae porque además de parapsicología tiene una gran importancia arqueológica puesto que fue aquí donde se encontraron las momias guanches, los antiguos habitantes de la isla. Los amantes de los misterios y de lo paranormal aseguran que en el barranco hay una puerta que conduce a una realidad paralela. Hay multitud de leyendas acerca del lugar: unos extraños seres blancos que se aparecieron a dos lugareños que trabajan allí, luces, avistamientos de OVNI, una extraña isla de cristal que se vio en el fondo del barranco. Pero sin duda, la leyenda más popular es la de la “niña de las peras”, que desapareció en  una excursión en 1890 para aparecer décadas después… Sólo que sin envejecer, con el mismo aspecto, como si el tiempo no hubiera pasado. ¿Que por qué el apodo? Pues porque parece ser que se quedó dormida al pie de un peral antes de que  un ser muy alto vestido de blanco la despertara. Como mínimo, la historia es inquietante, ¿verdad?

 

Fuente:  viajes.nationalgeographic.com.es30

Atardeceres impresionantes

Los atardeceres son ese momento del día que no discrimina de espacios. Puedes encontrar la perfecta puesta de sol frente a La Alhambra o sencillamente desde el balcón de tu casa, en el pueblo más perdido de La Mancha o los Pirineos. Es lo auténtico de este fenómeno, que a la vez de hermoso es generoso, pues nos permite a diario poder hacer un parón en nuestra rutina y contemplarlo. Nosotros hemos hecho una pequeña selección con algunos de los que nos han parecido más bonitos. ¿Nos dices cuál es tu favorito?

Las Médulas (León)

Las Medulas
Ya hemos dicho que un atardecer hermoso nos lo podemos encontrar en cualquier lugar. Y en una antigua explotación minera descubrimos precisamente uno de los que más nos ha gustado. En Las Médulas, Patrimonio de la Humanidad desde 1997 se combinan valles y formaciones montañosas que se elevan por encima de los 1.000 metros. Una estampa preciosa que mejora aún más con el atardecer.

Faro de Trafalgar (Cádiz)

Faro de Trafalgar

Faro de Trafalgar

Los atardeceres en la costa son, aún si caben, más bonitos. La brisa del mar es el complemento perfecto para acompañar al sol desaparecer en el horizonte. Y el que se contempla desde el Faro de Trafalgar merecía colarse entre los más espectaculares de España. Los últimos minutos de sol reflejándose en el mar es una imagen cien mil veces repetida pero que aún sigue enamorando.

Barrancas de Burujón (Toledo)

Barrancas de Burujon

Barrancas de Burujon

Atardecer en Barrancas de BurujónConocido como el Gran Cañón Español, este pueblecito al oeste de Toledo acoge uno de los paisajes más bonitos de España y a la vez más desconocidos. Aunque han sido rodados varios anuncios, todavía para muchos es un enclave secreto que poco a poco comienza a registrar más visitas.

Coto de Doñana (Huelva)

Donana

Muelle Ríotinto

Cuando el cielo se empeña en regalarnos lugares espectaculares y lo consigue, es imprescindible inmortalizarlo. De esta forma quedan en el recuerdo imágenes como esta desde el Muelle de Rio Tinto, en Huelva. Pequeños haces de luz se cuelan aún en un cielo que poco a poco va oscureciéndose.

Parque Natural de la Albufera (Valencia)

La Albufera en Valencia

Atardecer en La Albufera

Con 21.120 hectáreas es uno de los lugares que se ha de visitar si se va a Valencia. Los atardeceres aquí son mágicos, no hay más que ver la foto, para darse cuenta de que probablemente no haya nada parecido en la provincia. Tan especial es que para autores históricos como Blasco Ibáñez esta Albufera se convirtió en el escenario de su novela Cañas y Barro.

Islas Cíes (Pontevedra)

Fuente: Islas Cíes

Islas Cíes

No solo las puestas de sol merecen un reconocimiento en este Parque Natural. El alto valor tanto de la flora como de la fauna que habita aquí lo han elevado a uno de los espacios más importantes de España. Pero como nos tenemos que quedar con su atardecer, en la foto verás que hay bastantes razones para incluirlo en este listado, ¿verdad?
No en Pontevedra, pero sí en A Coruña, encontramos Casa Costoia, muy cerca de Santiago y que conserva la esencia de las antiguas construcciones gallegas para ofrecer en pleno siglo XXI experiencias muy confortables pero en espacios como los de antaño. Viaja con tu mascota y permítele a ella también que tenga una estancia de lo más agradable.

 

Lagunas de Ruidera (Ciudad Real – Albacete)

Fuente: Lagunas de Ruidera

Lagunas de Ruidera

Conocidas como la playa de la Mancha, en verano se llenan de bañistas que, alejados del mar, se consuelan con las Lagunas. Su belleza y la disparidad de flora y fauna que viven ahí la llevaron a formar el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Muy ricas sobre todo en vegetación submarina, al llegar el atardecer, el sol regala unas hermosas vistas de una zona natural quizá no lo suficientemente conocida a nivel nacional.

Puerto de Castro Urdiales (Cantabria)

Fuente: Castro Urdiales

Castro Urdiales

Al este de Cantabria, en el límite con País Vasco aparece otro de los atardeceres más significativos del norte de España. De nuevo el mar y el reflejo que devuelve del sol se convierte en el principal atractivo de este lugar.

Delta del Ebro  (Tarragona)

Delta del Ebro

Delta del Ebro

Si aúnas en un mismo paisaje la desembocadura de uno de los ríos más importantes de España con una puesta de sol, probablemente tengas como resultado una imagen que permanecerá en tu retina para siempre. ¿Por qué? Quizá no haga falta describirlo, solo contempla la foto y piensa si no te gustaría estar ahí ahora mismo.

Mirador de San Nicolás (Granada)

Mirador de San Nicolas

Mirador de San Nicolás

Si impactante es La Alhambra de día, imagínala iluminada con la luz tenue que va dejando atrás el sol para dar la bienvenida a la oscuridad de la noche. No muchos lugares del mundo permiten ver una estampa como esta con una construcción milenaria Patrimonio de la Humanidad. Y si en España lo tenemos, ¿por qué no visitarlo?

 

Fuente: clubrural.com

Bellos Parques Naturales

España cuenta con más de 130 parques naturales, espacios de alto valor natural y cultural, poco alterados por la actividad humana.

Cuenta la leyenda que por las cumbres del parque natural de Aizkorri-Aratz deambula la diosa vasca Mari, personificación de la madre tierra. En las 19.400 hectáreas de este entorno de sierras calizas y hayedos, entre las provincias de Álava y Gipuzkoa, nacen tres de los principales ríos de Gipuzkoa–el Deba, el Urola y el Oria– y se alza la cima más alta del País Vasco, el Aitxuri (1.551 metros). Su entrada principal se sitúa junto al Santuario de Arantzazu; la casa del parque, en la localidad alavesa de Araia, orienta sobre rutas, puntos de interés y visitas guiadas, y sirve de punto de partida para ascender al Aratz (1.443 metros). El centro de interpretación Aizkorriko Ataria, en el caserío Anduetza (en Zegama), descubre la cultura y la naturaleza de esta zona. En la imagen, el monte Aitzabal (Gipuzkoa). Más información: turismo.euskadi.eus
1- Parque natural de Aizkorri-Aratz (Álava y Gipuzkoa)
Cuenta la leyenda que por las cumbres del parque natural de Aizkorri-Aratz deambula la diosa vasca Mari, personificación de la madre tierra. En las 19.400 hectáreas de este entorno de sierras calizas y hayedos, entre las provincias de Álava y Gipuzkoa, nacen tres de los principales ríos de Gipuzkoa–el Deba, el Urola y el Oria– y se alza la cima más alta del País Vasco, el Aitxuri (1.551 metros). Su entrada principal se sitúa junto al Santuario de Arantzazu; la casa del parque, en la localidad alavesa de Araia, orienta sobre rutas, puntos de interés y visitas guiadas, y sirve de punto de partida para ascender al Aratz (1.443 metros). El centro de interpretación Aizkorriko Ataria, en el caserío Anduetza (en Zegama), descubre la cultura y la naturaleza de esta zona. En la imagen, el monte Aitzabal (Gipuzkoa). 
Su característico paisaje kárstico ha sido esculpido por el agua de los varios ríos que atraviesan el parque natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima. Está dominado por los escarpes calizos, los cañones fluviales, los calares (donde abunda la piedra caliza), las simas, las dolinas (depresiones en forma circular) y las uvalas (formadas por la unión de dos o más dolinas). También es una zona de cuevas, entre las que destaca el complejo de la Cueva de los Chorros del Mundo y el Nacimiento del Río Mundo (en la imagen). En total, más de 19.000 hectáreas de Castilla-La Mancha divididas en cinco parajes: Calar del Mundo, Calar de En Medio, Chorros del río Mundo, Poljé de la Cañada de los Mojones, Sierra del Cujón y Calar de la Sima. Más información: areasprotegidas.castillalamancha.es
2- Parque natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima (Albacete)
Su característico paisaje kárstico ha sido esculpido por el agua de los varios ríos que atraviesan el parque natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima. Está dominado por los escarpes calizos, los cañones fluviales, los calares (donde abunda la piedra caliza), las simas, las dolinas (depresiones en forma circular) y las uvalas (formadas por la unión de dos o más dolinas). También es una zona de cuevas, entre las que destaca el complejo de la Cueva de los Chorros del Mundo y el Nacimiento del Río Mundo (en la imagen). En total, más de 19.000 hectáreas de Castilla-La Mancha divididas en cinco parajes: Calar del Mundo, Calar de En Medio, Chorros del río Mundo, Poljé de la Cañada de los Mojones, Sierra del Cujón y Calar de la Sima. 
El del Cap de Creus, en el norte de la Costa Brava (Girona), fue el primer parque natural marítimo-terrestre de Cataluña. Protege algo más de 10.000 hectáreas terrestres, con la punta del cabo de Creus (y su mítico faro) y el cabo Norfeu como lugares destacados; y algo más de 3.000 hectáreas de una enorme riqueza submarina: el cabo Gros, la punta del cabo de Creus, el cabo Norfeu. Las rocas esculpidas con formas caprichosas por efecto de la tramontana son marca de la casa de este litoral abrupto, salpicado de pequeños islotes, recoletas calas y con acantilados de vértigo. Hay varios senderos de Gran Recorrido, y bonitos pueblos por visitar: Cadaqués, Llançà, El Port de la Selva, La Selva de Mar, Roses , Palau-saverdera, Vilajuïga y Pau entre ellos. En la imagen, l'Illa de S'Arenella, una isla privada frente a Cadaqués. Más información: parcsnaturals.gencat.cat
3- Parque natural del Cap de Creus (Girona)
El del Cap de Creus, en el norte de la Costa Brava (Girona), fue el primer parque natural marítimo-terrestre de Cataluña. Protege algo más de 10.000 hectáreas terrestres, con la punta del cabo de Creus (y su mítico faro) y el cabo Norfeu como lugares destacados; y algo más de 3.000 hectáreas de una enorme riqueza submarina: el cabo Gros, la punta del cabo de Creus, el cabo Norfeu. Las rocas esculpidas con formas caprichosas por efecto de la tramontana son marca de la casa de este litoral abrupto, salpicado de pequeños islotes, recoletas calas y con acantilados de vértigo. Hay varios senderos de Gran Recorrido, y bonitos pueblos por visitar: Cadaqués, Llançà, El Port de la Selva, La Selva de Mar, Roses, Palau-saverdera, Vilajuïga y Pau entre ellos. En la imagen, l’Illa de S’Arenella, una isla privada frente a Cadaqués. 
El parque natural de la Isla de Lobos , a tres kilómetros escasos del puerto de Corralejo (en Fuerteventura) y a ocho de Lanzarote, en el estrecho de La Bocaina, debe su nombre a las focas monje (lobos marino) que abundaban en estas aguas y hoy están en peligro de extinción. Se trata de una isla volcánica en las Islas Canarias que alberga una enorme riqueza botánica, llena de endemismos (como la siempreviva endémica), es Zona de Especial Protección de Aves y cuenta con un yacimiento arqueológico romano. Se accede a ella mediante una ruta regular de barcos que parten de Corralejo. Una vez en tierra es recomendable parar en el pequeño centro de interpretación junto a la playa de La Calera, y recorrer su sendero circular. Para comer, el restaurante de los descendientes de Antonio El Farero (+34 928 87 96 53), que vivió aquí hasta 1968. Más información: visitafuerteventura.com
4- Parque natural Isla de Lobos (Fuerteventura)
El parque natural de la Isla de Lobos, a tres kilómetros escasos del puerto de Corralejo (en Fuerteventura) y a ocho de Lanzarote, en el estrecho de La Bocaina, debe su nombre a las focas monje (lobos marino) que abundaban en estas aguas y hoy están en peligro de extinción. Se trata de una isla volcánica en las Islas Canarias que alberga una enorme riqueza botánica, llena de endemismos (como la siempreviva endémica), es Zona de Especial Protección de Aves y cuenta con un yacimiento arqueológico romano. Se accede a ella mediante una ruta regular de barcos que parten de Corralejo. Una vez en tierra es recomendable parar en el pequeño centro de interpretación junto a la playa de La Calera, y recorrer su sendero circular.
Las más de 55.000 hectáreas que forman el parque natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, en el suroccidente asturiano, están reconocidas por la Unesco como Reserva de la Biosfera, e integradas en la Red Natura 2000. Tiene como pobladores de excepción el roble y el oso pardo, y también son significativos los bosques de hayedos y el urugallo cantábrico. Dentro de este parque que abarca la cuenca alta de los ríos Ibias y Narcea y se extiende por los concejos de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias se encuentran la reserva natural Parcial del Cueto de Arbás y la reserva natural integral del Bosque de Muniellos (este espacio natural tiene restringidas las visitas, que se pueden solicitar 'online' en esta web: sede.asturias.esportal ). Más información: fuentesdelnarcea.org
5- Parque natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias (Asturias)
Las más de 55.000 hectáreas que forman el parque natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, en el suroccidente asturiano, están reconocidas por la Unesco como Reserva de la Biosfera, e integradas en la Red Natura 2000. Tiene como pobladores de excepción el roble y el oso pardo, y también son significativos los bosques de hayedos y el urugallo cantábrico. Dentro de este parque que abarca la cuenca alta de los ríos Ibias y Narcea y se extiende por los concejos de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias se encuentran la reserva natural Parcial del Cueto de Arbás y la reserva natural integral del Bosque de Muniellos (este espacio natural tiene restringidas las visitas, que se pueden solicitar ‘online’ en esta web: sede.asturias.es/portal).
Dividido entre las provincias manchegas de Albacete y Ciudad Real (Castilla-La Mancha), en mitad de Campo de Montiel, y más popular que algunos parques nacionales, el parque natural de las Lagunas de Ruidera ocupa 4.000 hectáreas. Entre la más alta, La Blanca, y la última, La Cenagosa, existe un desnivel de 120 metros que el agua va salvando mediante una sucesión de cascadas, saltos de agua y torrentes, a lo largo de 25 kilómetros. Son, con alguna excepción, lagunas pequeñas, que incluso pueden llegar a secarse durante el verano. En su cota más alta, Cabeza de San Pedro, se encuentran las ruinas del castillo de Rochafrida y la cueva de Montesinos. Abajo espejea el pantano de Peñarroya, al pie del castillo homónimo. En la imagen, la laguna Conceja, en la que está prohibida la navegación. Más información: turismocastillalamancha.es
6- Parque natural de las Lagunas de Ruidera (Albacete y Ciudad Real)
Dividido entre las provincias manchegas de Albacete y Ciudad Real (Castilla-La Mancha), en mitad de Campo de Montiel, y más popular que algunos parques nacionales, el parque natural de las Lagunas de Ruidera ocupa 4.000 hectáreas. Entre la más alta, La Blanca, y la última, La Cenagosa, existe un desnivel de 120 metros que el agua va salvando mediante una sucesión de cascadas, saltos de agua y torrentes, a lo largo de 25 kilómetros. Son, con alguna excepción, lagunas pequeñas, que incluso pueden llegar a secarse durante el verano. En su cota más alta, Cabeza de San Pedro, se encuentran las ruinas del castillo de Rochafrida y la cueva de Montesinos. Abajo espejea el pantano de Peñarroya, al pie del castillo homónimo. En la imagen, la laguna Conceja, en la que está prohibida la navegación.
Las Bardenas Reales es parque natural y Reserva de la Biosfera por la Unesco. Unas 42.000 hectáreas de paisaje semidesértico, aparentemente desnudo e inhóspito, poblada de barrancos, mesetas y cerros solitarios (llamados cabezos) el sureste de Navarra, cerca de Tudela . La erosión del viento y el agua ha moldeado sus suelos de arcillas, yesos y areniscas con formas caprichosas y sorprendentes, atrayendo los rodajes de películas y series, como como 'Juego de tronos' . Hay rutas señalizadas para recorrer a pie, en bicicleta o a caballo, y un centro de información donde conocer leyendas como la del bandolero Sanchicorrota, que despistaba a sus perseguidores poniendo del revés las herraduras de su caballo. Más información: turismo.navarra.es
7- Parque natural de las Bardenas Reales (Navarra)
Las Bardenas Reales es parque natural y Reserva de la Biosfera por la Unesco. Unas 42.000 hectáreas de paisaje semidesértico, aparentemente desnudo e inhóspito, poblada de barrancos, mesetas y cerros solitarios (llamados cabezos) el sureste de Navarra, cerca de Tudela. La erosión del viento y el agua ha moldeado sus suelos de arcillas, yesos y areniscas con formas caprichosas y sorprendentes, atrayendo los rodajes de películas y series, como como ‘Juego de tronos’. Hay rutas señalizadas para recorrer a pie, en bicicleta o a caballo, y un centro de información donde conocer leyendas como la del bandolero Sanchicorrota, que despistaba a sus perseguidores poniendo del revés las herraduras de su caballo. 
Los buitres leonados que anidan en los farallones rocosos (esta colonia está considerada la mayor de Europa) sobrevuelan, majestuosos, el parque natural de las Hoces del Río Duratón, en el noreste de Segovia (Castilla y León). Entre Sepúlveda y Burgomillodo (un anejo de Carrascal del Río), el río, afluente del Duero, se ha ido encajando en un profundo cañón de roca caliza que curvea y serpentea, pasando por el monasterio de la Hoz y la ermita de San Frutos, entre sabinas y bosques de ribera. Sus algo más de 5.000 hectáreas están declaradas, además, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC); están integradas, asímismo, en la Red Natura 2000. Más información: turismocastillayleon.com
8- Parque natural de las Hoces del Río Duratón (Segovia)
Los buitres leonados que anidan en los farallones rocosos (esta colonia está considerada la mayor de Europa) sobrevuelan, majestuosos, el parque natural de las Hoces del Río Duratón, en el noreste de Segovia (Castilla y León). Entre Sepúlveda y Burgomillodo (un anejo de Carrascal del Río), el río, afluente del Duero, se ha ido encajando en un profundo cañón de roca caliza que curvea y serpentea, pasando por el monasterio de la Hoz y la ermita de San Frutos, entre sabinas y bosques de ribera. Sus algo más de 5.000 hectáreas están declaradas, además, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC); están integradas, asímismo, en la Red Natura 2000.
Los expertos calculan que S'Albufera de Mallorca, la zona húmeda más extensa de Baleares, se formó hace menos de 100.000 años, y ha ido cambiando su morfología con el tiempo. Fue declarada parque natural en 1988, y es también Zona Húmeda de Importancia Internacional. Se sitúa en el noreste de la isla balear, en los términos municipales de Muro y sa Pobla, y se encuentra separada del mar por un cordón de dunas. Se puede acceder a pie o en bicicleta por el puente de los Ingleses, y realizar varios itinerarios autoguiados —el de Colombars, el de sa Roca, des Cibollar, Camino d'Enmig, ses Puntes—, con un permiso de visita que es gratuito y hay que solicitar en el centro de recepción sa Roca. Más información: ca.balearsnatura.com
9- Parque natural de S’Albufera (Mallorca)
Los expertos calculan que S’Albufera de Mallorca, la zona húmeda más extensa de Baleares, se formó hace menos de 100.000 años, y ha ido cambiando su morfología con el tiempo. Fue declarada parque natural en 1988, y es también Zona Húmeda de Importancia Internacional. Se sitúa en el noreste de la isla balear, en los términos municipales de Muro y sa Pobla, y se encuentra separada del mar por un cordón de dunas. Se puede acceder a pie o en bicicleta por el puente de los Ingleses, y realizar varios itinerarios autoguiados —el de Colombars, el de sa Roca, des Cibollar, Camino d’Enmig, ses Puntes—, con un permiso de visita que es gratuito y hay que solicitar en el centro de recepción sa Roca.
El parque natural de los Alcornocales, abundante en lluvias y recorrido por una notable red de ríos y arroyos, se extiende a lo largo de más de 170.000 hectáreas, a caballo entre las provincias andaluzas de Cádiz y Málaga, como la masa forestal de alcornoques —mezclada con acebuches, quejigos, robles melojos— más extensa de la Península Ibérica. Baja desde la sierra hasta el joven parque natural del Estrecho , en una riquísima y diversa secuencia de relieves y paisajes. Rododendros, helechos y laureles en las zonas de umbría; en la parte sur, los llamados canutos: valles excavados por los cauces fluviales en los que crecen bosques de galería (vinculados a la ribera de un río) con especies vegetales del período terciario. En la imagen, el pueblo blanco de Ubrique (Cádiz), en la entrada del parque natural Los Alcornocales y el parque natural de Grazalema. Más información: juntadeandalucia.es
10- Parque natural de los Alcornocales (Cádiz y Málaga)
El parque natural de los Alcornocales, abundante en lluvias y recorrido por una notable red de ríos y arroyos, se extiende a lo largo de más de 170.000 hectáreas, a caballo entre las provincias andaluzas de Cádiz y Málaga, como la masa forestal de alcornoques —mezclada con acebuches, quejigos, robles melojos— más extensa de la Península Ibérica. Baja desde la sierra hasta el joven parque natural del Estrecho, en una riquísima y diversa secuencia de relieves y paisajes. Rododendros, helechos y laureles en las zonas de umbría; en la parte sur, los llamados canutos: valles excavados por los cauces fluviales en los que crecen bosques de galería (vinculados a la ribera de un río) con especies vegetales del período terciario. En la imagen, el pueblo blanco de Ubrique (Cádiz), en la entrada del parque natural Los Alcornocales y el parque natural de Grazalema.

 

 

Fuente:  elviajero.elpais.com

Miradores españoles espectaculares

El mirador del Río, situado en la cima de un imponente acantilado, el Risco de Famara, a 479 metros sobre el nivel del mar, es una de las creaciones más representativas del artista canario César Manrique. Situado al norte de Lanzarote y orientado hacia el noroeste, se mimetiza con el entorno volcánico que lo rodea y dispone de varios puntos de observación para disfrutar de unas vistas privilegiadas del archipiélago Chinijo –La Graciosa, Montaña Clara, Alegranza, Roque del Este y Roque del Oeste– y del estrecho que lo separa de Lanzarote y que da nombre al mirador.

1 Mirador del Río (Lanzarote) 
El mirador del Río, situado en la cima de un imponente acantilado, el Risco de Famara, a 479 metros sobre el nivel del mar, es una de las creaciones más representativas del artista canario César Manrique. Situado al norte de Lanzarote y orientado hacia el noroeste, se mimetiza con el entorno volcánico que lo rodea y dispone de varios puntos de observación para disfrutar de unas vistas privilegiadas del archipiélago Chinijo –La Graciosa, Montaña Clara, Alegranza, Roque del Este y Roque del Oeste– y del estrecho que lo separa de Lanzarote y que da nombre al mirador.Abierto hacia el desfiladero de La Hermida, el mirador de Santa Catalina, en el municipio de Peñarrubia, está considerado uno de los mejores de Cantabria: se construyó en 1999 en lo más alto del monte homónimo, en voladizo, de manera que bajo los pies del visitante hay más de 1.000 metros de caída hasta el río Deva. Los Picos de Europa asoman como telón de fondo. Junto a él perviven las ruinas de una torre defensiva de la Edad Media conocida como La Bolera de los Moros. Para llegar hay que tomar una carretera, habilitada ex profeso, que atraviesa un bosque y deja atrás la ermita de Santa Catalina.2 Mirador de Santa Catalina (La Hermida, Cantabria)
Abierto hacia el desfiladero de La Hermida, el mirador de Santa Catalina, en el municipio de Peñarrubia, está considerado uno de los mejores de Cantabria: se construyó en 1999 en lo más alto del monte homónimo, en voladizo, de manera que bajo los pies del visitante hay más de 1.000 metros de caída hasta el río Deva. Los Picos de Europa asoman como telón de fondo. Junto a él perviven las ruinas de una torre defensiva de la Edad Media conocida como La Bolera de los Moros. Para llegar hay que tomar una carretera, habilitada ex profeso, que atraviesa un bosque y deja atrás la ermita de Santa Catalina.Cuenta una leyenda llena de tópicos que un bandolero gitano perseguido por una pareja de la Guardia Civil de otra época (capa y tricornio de charol) en la sierra de Las Corchuelas llegó hasta la peña Falcón y se quedó sin escapatoria, con el cauce del Tajo por delante y sus perseguidores detrás. Decidió saltar y tan grande fue su impulso que atravesó el río y cayó, de pie, al otro lado. El lugar donde se produjo tan legendaria hazaña es hoy un mirador con vistas impresionantes a las puertas del parque nacional en Monfragüe , en Cáceres, y visita obligada para los aficionados de la observación de aves.

3 Mirador del Salto del Gitano (parque nacional de Monfragüe, Cáceres) 
Cuenta una leyenda llena de tópicos que un bandolero gitano perseguido por una pareja de la Guardia Civil de otra época (capa y tricornio de charol) en la sierra de Las Corchuelas llegó hasta la peña Falcón y se quedó sin escapatoria, con el cauce del Tajo por delante y sus perseguidores detrás. Decidió saltar y tan grande fue su impulso que atravesó el río y cayó, de pie, al otro lado. El lugar donde se produjo tan legendaria hazaña es hoy un mirador con vistas impresionantes a las puertas del parque nacional en Monfragüe, en Cáceres, y visita obligada para los aficionados de la observación de aves.La mejor vista del Meandro del Melero, impactante capricho del río Alagón en el límite oriental de la comarca de Las Hurdes, en la provincia de Cáceres, se obtiene desde el Mirador de la Antigua, en las cercanías de Riomalo de Abajo; hasta él se llega por una carretera en parte asfaltada, en parte pista forestal (los últimos dos kilómetros y medio de recorrido). A la salida del pueblo, de camino al mirador, el viajero encuentra una piscina natural sobre el río Ladrillar, en un paraje del que parten varias rutas de senderismo.

4 Mirador de La Antigua en el Meandro del Melero (Riomalo de Abajo, Cáceres) 
La mejor vista del Meandro del Melero, impactante capricho del río Alagón en el límite oriental de la comarca de Las Hurdes, en la provincia de Cáceres, se obtiene desde el Mirador de la Antigua, en las cercanías de Riomalo de Abajo; hasta él se llega por una carretera en parte asfaltada, en parte pista forestal (los últimos dos kilómetros y medio de recorrido). A la salida del pueblo, de camino al mirador, el viajero encuentra una piscina natural sobre el río Ladrillar, en un paraje del que parten varias rutas de senderismo.Las verticales laderas de la vertiente sur del valle de Ordesa (Pirineo de Huesca) están trufadas de miradores formados por muros de piedra a modo de protección. Como el del Rey o el que corona la punta Acuta (en la foto), con impresionantes vistas sobre bosques de abetos y hayedos, y macizos nevados. Los clubes de montaña suelen organizar rutas guiadas hasta ellos por la llamada Senda de los Cazadores, descendiendo después hasta Torla por la pista de los miradores. Desde esta localidad, y también desde Nerín, existen rutas turísticas autorizadas en taxi y autobuses 4x4 para conocerlos.

5 Miradores de Ordesa (Huesca) 
Las verticales laderas de la vertiente sur del valle de Ordesa (Pirineo de Huesca) están trufadas de miradores formados por muros de piedra a modo de protección. Como el del Rey o el que corona la punta Acuta (en la foto), con impresionantes vistas sobre bosques de abetos y hayedos, y macizos nevados. Los clubes de montaña suelen organizar rutas guiadas hasta ellos por la llamada Senda de los Cazadores, descendiendo después hasta Torla por la pista de los miradores. Desde esta localidad, y también desde Nerín, existen rutas turísticas autorizadas en taxi y autobuses 4×4 para conocerlos.El mirador de La Peña, en Guarazoca, al norte de la isla canaria de El Hierro , es otro espacio orgánico de César Manrique, con un restaurante en su interior. De puertas hacia afuera permite al visitante comprobar “las consecuencias del gigantesco deslizamiento de tierras que hace milenios creó el valle de El Golfo”, explican desde Turismo de Canarias. Los riscos de esta enorme mella de 15 kilómetros de ancho por uno y medio de alto están cubiertos de una densa vegetación autóctona y, a sus pies, una llanura volcánica de viñedos y frutales que termina en el Atlántico. A lo lejos, los roques de Salmor, santuario de lagartos gigantes endémicos.

6 Mirador de La Peña (El Hierro, Canarias)
El mirador de La Peña, en Guarazoca, al norte de la isla canaria de El Hierro, es otro espacio orgánico de César Manrique, con un restaurante en su interior. De puertas hacia afuera permite al visitante comprobar “las consecuencias del gigantesco deslizamiento de tierras que hace milenios creó el valle de El Golfo”, explican desde Turismo de Canarias. Los riscos de esta enorme mella de 15 kilómetros de ancho por uno y medio de alto están cubiertos de una densa vegetación autóctona y, a sus pies, una llanura volcánica de viñedos y frutales que termina en el Atlántico. A lo lejos, los roques de Salmor, santuario de lagartos gigantes endémicos.Un barrido de 360º desde el mirador del Fitu, en Arriondas, Asturias, permite disfrutar de una concatenación de paisajes que van desde la costa y las playas hasta reservas naturales como la de Sueve, el parque de Ponga o el parque nacional de los Picos de Europa, pasando por localidades como Ribadesella, Colunga, Villaviciosa y, en días especialmente claros, incluso Cangas de Onís y Covadonga. Se trata de una sencilla estructura de hormigón construida en el primer tercio del siglo XX: 15 escalones y una pequeña plataforma que se eleva sobre los acantilados en el Alto de la Cruz de Llames, en la carretera AS-260 entre Arriondas y Colunga. Forma parte de un área recreativa.

7 Mirador del Fitu (Arriondas, Asturias) 
Un barrido de 360º desde el mirador del Fitu, en Arriondas, Asturias, permite disfrutar de una concatenación de paisajes que van desde la costa y las playas hasta reservas naturales como la de Sueve, el parque de Ponga o el parque nacional de los Picos de Europa, pasando por localidades como Ribadesella, Colunga, Villaviciosa y, en días especialmente claros, incluso Cangas de Onís y Covadonga. Se trata de una sencilla estructura de hormigón construida en el primer tercio del siglo XX: 15 escalones y una pequeña plataforma que se eleva sobre los acantilados en el Alto de la Cruz de Llames, en la carretera AS-260 entre Arriondas y Colunga. Forma parte de un área recreativa.El mirador de Sa Creueta (o El Colomer) es una roca vertical a 232 metros sobre el nivel del mar que se alza en la península de Formentor, al noroeste de Mallorca. Es la guinda de los miradores engarzados, como las cuentas de un collar, a lo largo de los 18 kilómetros de la carretera que recorre la bahía de Pollença. Sus espectaculares vistas hacia el cabo de Formentor son especialmente recomendables durante la puesta de sol, quizás la mejor hora del día para disfrutar de una de las panorámicas más bonitas de la isla balear.

8 Mirador de Sa Creueta (Mallorca) 
El mirador de Sa Creueta (o El Colomer) es una roca vertical a 232 metros sobre el nivel del mar que se alza en la península de Formentor, al noroeste de Mallorca. Es la guinda de los miradores engarzados, como las cuentas de un collar, a lo largo de los 18 kilómetros de la carretera que recorre la bahía de Pollença. Sus espectaculares vistas hacia el cabo de Formentor son especialmente recomendables durante la puesta de sol, quizás la mejor hora del día para disfrutar de una de las panorámicas más bonitas de la isla balear.Es prácticamente imposible hablar a estas alturas del mirador de San Nicolás sin que la descripción suene trillada. No es cierto que éste fuera el lugar desde donde el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton viera “la puesta de sol más hermosa del mundo” pero eso no le quita mérito al mirador más emblemático de Granada , y uno de los más conocidos de España. Ubicado en el corazón del Albaicín, regala una completa panorámica de la Alhambra, la ciudad granadina, su Vega y Sierra Nevada al fondo. Con el gran mérito añadido de conseguir impresionar al visitante pese a la masificación, los grupos tocando la guitarra y la algarabía reinante.

9 Mirador de San Nicolás (Granada)
Es prácticamente imposible hablar a estas alturas del mirador de San Nicolás sin que la descripción suene trillada. No es cierto que éste fuera el lugar desde donde el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton viera “la puesta de sol más hermosa del mundo” pero eso no le quita mérito al mirador más emblemático de Granada, y uno de los más conocidos de España. Ubicado en el corazón del Albaicín, regala una completa panorámica de la Alhambra, la ciudad granadina, su Vega y Sierra Nevada al fondo. Con el gran mérito añadido de conseguir impresionar al visitante pese a la masificación, los grupos tocando la guitarra y la algarabía reinante.La puesta de sol congrega a viajeros y turistas en el Mirador Sa Foradada, entre la cala de Deià y el caló de S'Estaca, en la costa oeste de Mallorca , inmerso en el paisaje espectacular de la Sierra de la Tramuntana y con vistas a un curioso (y conocido) accidente geográfico de la isla: una pequeña península que se adentra en el mar, con la roca agujereada (foradada) que le da nombre en su parte final, y que ha servido de inspiración a viajeros y artistas. Es un clásico asomarse a este balcón para hacerse un selfie o disfrutar de la postal desde la terraza del restaurante Na Foradada (naforadada.es) .

10 Mirador Sa Foradada (Mallorca) 
La puesta de sol congrega a viajeros y turistas en el Mirador Sa Foradada, entre la cala de Deià y el caló de S’Estaca, en la costa oeste de Mallorca, inmerso en el paisaje espectacular de la Sierra de la Tramuntana y con vistas a un curioso (y conocido) accidente geográfico de la isla: una pequeña península que se adentra en el mar, con la roca agujereada (foradada) que le da nombre en su parte final, y que ha servido de inspiración a viajeros y artistas. Es un clásico asomarse a este balcón para hacerse un selfie o disfrutar de la postal desde la terraza del restaurante Na Foradada.A 1.850 metros de altitud, este mirador está situado junto a la estación superior del teleférico de Fuente Dé, sobre el circo homónimo. Desde aquí impresionan las panorámicas del macizo central de los Picos de Europa –Peña Remoña, Padiorna, Pico San Carlos y Torre Altaiz, los picos de Santa Ana, Tesorero, Torre Horcados Rojos, Peña Olvidada– y, más allá, de la Cordillera Cantábrica. Se puede llegar en el teleférico, que salva un desnivel de 753 metros y tarda en el trayecto poco más de tres minutos.

11 Mirador del Cable de Fuente Dé (Cantabria)
A 1.850 metros de altitud, este mirador está situado junto a la estación superior del teleférico de Fuente Dé, sobre el circo homónimo. Desde aquí impresionan las panorámicas del macizo central de los Picos de Europa –Peña Remoña, Padiorna, Pico San Carlos y Torre Altaiz, los picos de Santa Ana, Tesorero, Torre Horcados Rojos, Peña Olvidada– y, más allá, de la Cordillera Cantábrica. Se puede llegar en el teleférico, que salva un desnivel de 753 metros y tarda en el trayecto poco más de tres minutos.Los mejores lugares para asomarse al Puente Nuevo de Ronda son los miradores de la Plaza de España y la calle de Ernest Hemingway, en la parte nueva, justo a la entrada del puente, santo y seña de esta ciudad malagueña junto a su plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería. Tuvo un primer intento de construcción en 1735, que se derrumbó seis años después, y un segundo, exitoso, en 1751, que finalizó en 1793 y dejó para la historia esta gran obra de sillares de piedra y 98 metros de altura, que une las dos mitades de un casco urbano partido por un Tajo y no es apta para quienes sufren vértigo.

12 Mirador del Puente Nuevo de Ronda (Málaga) 
Los mejores lugares para asomarse al Puente Nuevo de Ronda son los miradores de la Plaza de España y la calle de Ernest Hemingway, en la parte nueva, justo a la entrada del puente, santo y seña de esta ciudad malagueña junto a su plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería. Tuvo un primer intento de construcción en 1735, que se derrumbó seis años después, y un segundo, exitoso, en 1751, que finalizó en 1793 y dejó para la historia esta gran obra de sillares de piedra y 98 metros de altura, que une las dos mitades de un casco urbano partido por un Tajo y no es apta para quienes sufren vértigo.Cuando en 2015 National Geographic destacó a Montefrío –uno de los pueblos más bonitos de España , a 50 kilómetros de Granada– como una de las 10 localidades con mejores vistas del mundo, los turistas comenzaron a llegar atraídos por tal reclamo: una estampa con su fortaleza mirando desde arriba, como asomada a un balcón de piedra, las casas blancas y la iglesia redonda del pueblo, extendido escalonadamente a sus pies. Como agradecimiento a la revista, el Ayuntamiento decidió en 2016 que su famoso mirador de Las Peñas pasara a llamarse National Geographic.

13 Mirador National Geographic de Montefrío (Granada) 
Cuando en 2015 National Geographic destacó a Montefrío –uno de los pueblos más bonitos de España, a 50 kilómetros de Granada– como una de las 10 localidades con mejores vistas del mundo, los turistas comenzaron a llegar atraídos por tal reclamo: una estampa con su fortaleza mirando desde arriba, como asomada a un balcón de piedra, las casas blancas y la iglesia redonda del pueblo, extendido escalonadamente a sus pies. Como agradecimiento a la revista, el Ayuntamiento decidió en 2016 que su famoso mirador de Las Peñas pasara a llamarse National Geographic.El visitante tiene la sensación de ser realmente diminuto cuando accede al pequeño promontorio vallado del Mirador del Fraile, asomado a la presa de Aldeadávila, en el parque natural Arribes del Duero (Salamanca), y al estrecho cañón por el que serpentea el río hasta donde alcanza la vista, con una pared de rocas graníticas cayendo 500 metros en vertical sobre sus aguas. Aves rapaces en peligro de extinción sobrevolando, majestuosas, el escenario completan la estampa. Este mirador se encuentra en la ruta del Duero GR-14, cerca del Salto de Aldeadávila, y frente al pueblecito portugués de Bruçó.

14 Mirador del Fraile (Arribes del Duero, Salamanca)
El visitante tiene la sensación de ser realmente diminuto cuando accede al pequeño promontorio vallado del Mirador del Fraile, asomado a la presa de Aldeadávila, en el parque natural Arribes del Duero (Salamanca), y al estrecho cañón por el que serpentea el río hasta donde alcanza la vista, con una pared de rocas graníticas cayendo 500 metros en vertical sobre sus aguas. Aves rapaces en peligro de extinción sobrevolando, majestuosas, el escenario completan la estampa. Este mirador se encuentra en la ruta del Duero GR-14, cerca del Salto de Aldeadávila, y frente al pueblecito portugués de Bruçó.En días claros, desde el mirador del Estrecho de Gibraltar se divisa con nitidez otro continente, que en este punto solo dista unos 15 kilómetros: desde Ceuta, al este, a Tánger, al oeste. Hay prismáticos de monedas para quien quiera verlo aún más cercano. No es un mirador en primera línea de costa sino que se alza en un altozano a unos 300 metros sobre el nivel del mar, en la subida al puerto del Bujeo, dentro del parque natural del Estrecho y a seis kilómetros del centro urbano de Tarifa tomando la N-340. Ofrece unas vistas magníficas a la lengua de agua del estrecho y a la costa africana, pero también a la propia costa mediterránea gaditana.

15 Mirador del Estrecho en Tarifa (Cádiz) 
En días claros, desde el mirador del Estrecho de Gibraltar se divisa con nitidez otro continente, que en este punto solo dista unos 15 kilómetros: desde Ceuta, al este, a Tánger, al oeste. Hay prismáticos de monedas para quien quiera verlo aún más cercano. No es un mirador en primera línea de costa sino que se alza en un altozano a unos 300 metros sobre el nivel del mar, en la subida al puerto del Bujeo, dentro del parque natural del Estrecho y a seis kilómetros del centro urbano de Tarifa tomando la N-340. Ofrece unas vistas magníficas a la lengua de agua del estrecho y a la costa africana, pero también a la propia costa mediterránea gaditana.Además de unas vistas de 360º de Barcelona, la colina de Turó de la Rovira, a 260 metros de altitud, rememora parte de la historia española del siglo XX: durante la Guerra Civil se instaló en él una batería antiaérea, y posteriormente uno de los últimos barrios de barracas de la ciudad, aunque pese a su nombre nunca hubo búnker. Previamente a los Juegos Olímpicos de 1992 se echaron abajo las barracas y los vecinos de los barrios cercanos comenzaron a acudir a la colina abandonada a disfrutar de la panorámica. De poco conocido ha pasado a atraer cada vez a más turistas, ya que el Ayuntamiento lo está promocionando como forma de descongestionar otros puntos muy masificados, como el parque Güell.

16 Los búnkeres del Carmel (Barcelona) 
Además de unas vistas de 360º de Barcelona, la colina de Turó de la Rovira, a 260 metros de altitud, rememora parte de la historia española del siglo XX: durante la Guerra Civil se instaló en él una batería antiaérea, y posteriormente uno de los últimos barrios de barracas de la ciudad, aunque pese a su nombre nunca hubo búnker. Previamente a los Juegos Olímpicos de 1992 se echaron abajo las barracas y los vecinos de los barrios cercanos comenzaron a acudir a la colina abandonada a disfrutar de la panorámica. De poco conocido ha pasado a atraer cada vez a más turistas, ya que el Ayuntamiento lo está promocionando como forma de descongestionar otros puntos muy masificados, como el parque Güell.Uno de los mejores miradores de la Ribeira Sacra, donde el río Sil, afluente del Miño, se encajona en un profundo cañón, se encuentra en Parada de Sil, Ourense. Se llama Balcones de Madrid y debe su nombre a que era el lugar escogido por las mujeres gallegas para ver marchar a sus maridos que emigraban a la capital (muchos como barquilleros que se buscaban la vida en las verbenas de la ciudad). Recomendable acercarse a su barandilla de madera al atardecer, cuando el azul de las aguas, muy al fondo, va cambiando de color y oscureciéndose conforme desaparecen los últimos rayos del sol.

17 Los Balcones de Madrid (Ourense) 
Uno de los mejores miradores de la Ribeira Sacra, donde el río Sil, afluente del Miño, se encajona en un profundo cañón, se encuentra en Parada de Sil, Ourense. Se llama Balcones de Madrid y debe su nombre a que era el lugar escogido por las mujeres gallegas para ver marchar a sus maridos que emigraban a la capital (muchos como barquilleros que se buscaban la vida en las verbenas de la ciudad). Recomendable acercarse a su barandilla de madera al atardecer, cuando el azul de las aguas, muy al fondo, va cambiando de color y oscureciéndose conforme desaparecen los últimos rayos del sol.Parafraseando aquel famoso eslogan publicitario, el Mirador del Valle es, posiblemente, la mejor vista de Toledo. Para llegar hasta él hay que alejarse un par de kilómetros de la ciudad por la carretera de circunvalación y subir por otra más angosta que termina en un par de apartaderos para dejar el coche. Unos pasos después aparece ante los ojos del viajero el riquísimo entramado urbano bañado por las aguas del Tajo y dominado por el Alcázar, el castillo de San Servando, la torre de la catedral... Eso sí, hay quienes discrepan ( como Paco Nadal ) y defienden que las mejores vistas de Toledo se obtienen desde la terraza del Parador de Turismo.

18 Mirador del Valle (Toledo) 
Parafraseando aquel famoso eslogan publicitario, el Mirador del Valle es, posiblemente, la mejor vista de Toledo. Para llegar hasta él hay que alejarse un par de kilómetros de la ciudad por la carretera de circunvalación y subir por otra más angosta que termina en un par de apartaderos para dejar el coche. Unos pasos después aparece ante los ojos del viajero el riquísimo entramado urbano bañado por las aguas del Tajo y dominado por el Alcázar, el castillo de San Servando, la torre de la catedral… Eso sí, hay quienes discrepan (como Paco Nadal) y defienden que las mejores vistas de Toledo se obtienen desde la terraza del Parador de Turismo.

Fuente: elviajero.elpais.com

Destinos donde besarse por 1ª vez

Cinco destinos de Castilla y León donde besarse por primera vez

Hoy 13 de abril, en el Día Internacional del Beso recorremos distintos puntos de la comunidad autónoma en los que darse el primer beso parecerá sacado de un cuento de hadas.

 

 

Dice el refranero español que siempre hay una primera vez para todo y en el caso de los besos no iba a ser diferente. Por ello y para celebrar el Día Internacional del Beso, desde Soria Noticias hemos recopilado los cinco lugares más románticos de de Castilla y León, donde el darse el primer beso parecerá algo sacado de un cuento de hadas.

1. Castillo de Gormaz (Soria)

castillo gormaz

Paisajes, vegetación, puestas de sol que dejan sin aliento… el Castillo de Gormaz es una de las localizaciones más impresionantes de la provincia. Por ello, es el destino ideal para enamorarse o incluso darse un primer beso.

Y ya, como quieres poner la guinda del pastel, probad a asomaros por la puerta califal para disfrutar del Duero, los colores y, a los pies de la ladera, la ermita románica de San Miguel.

2. Lago de Carucedo (León)

lago de carucedo

Aunque poco o nada tiene que envidiarle a nuestra Laguna Negra, hay que reconocer que las vistas que ofrece el Lago de Carucedo ya son suficientes para propiciar que surja la chispa, pero si ya contamos la leyenda sobre esta localización a nuestro o nuestra acompañante tenemos beso asegurado.

El Lago de Carucedo esconde en sus aguas la historia de amor de dos jóvenes y un violador. El joven, tras lo sucedido asesina al individuo y se marcha del pueblo sin olvidar al amor de su vida. Años después, se volvió monje y, creyendo todo olvidado, volvió a profesar a la abadía de Carucedo.

Un buen día, paseando por la calle, reconoció a su amada deambulando por la zona como alma en pena. Todos la tomaban por bruja. Pero, tras reconocerse, el amor volvió a surgir. A Dios esto no le gustó, por lo que desde lo alto de la montaña brotó una violenta catarata que sepultó a los amantes bajo sus aguas e inundó por completo la abadía.

3. El huerto de Calixto y Melibea (Salamanca)

Vegetación, intimidad y un contexto ideal lo convierten en un destino definitivo para el primer beso de los amantes de la literatura. Todos conocemos la historia de amor que gira en torno a ‘La Celestina’ (Fernando de Rojas, 1502), Este huerto salmantino inspiró uno de los escenarios de la novela y es uno de los destinos más románticos de la comunidad autónoma.

¿Dónde encontrarlo? En la ladera de la antigua muralla salmantina a los pies del río Tormes.

4. El concierto de las velas en Pedraza (Segovia)

Los besos en los pueblos son de otro mundo, eso todos lo sabemos. Pero si ya le sumamos verano, nocturnidad y velas nos hemos pasado el juego del romanticismo. Esta combinación tan explosiva podemos encontrarla en el municipio de Pedraza, Segovia.

Durante la época estival organizan conciertos, llenan las calles de velas y apagan todas las luces para que la magia surja. Todo ello, y las trazas medievales que aún conserva (su castillo y la inquietante cárcel del Siglo XVI) lo hacen un destino ideal para despertar las primeras pasiones.

5. El Campo Grande (Valladolid)

En pleno centro de Valladolid, respira el Campo Grande. Aunque antes se le conocía como Campo de la Verdad, este pequeño oasis cosmopolita se creo a finales del siglo XVIII imitando a los grandes parques europeos y, como buen parque, es un destino predilecto para darse un primer beso.

Este trocito de bosque cuenta con árboles de más de 60 especies, pavos reales y un estanque y una pequeña cascada artificial de donde un barquero narra historias fantásticas a los más pequeños.

 

 

Fuente: sorianoticias.com

Ruta de las Cascadas

RUTA DE LAS CASCADAS EN SANTA CRUZ DEL VALLE URBIÓN

Desde Burgos cogemos la carretera N-120 dirección Logroño hasta llegar a Ibeas de Juarros donde nos desviaremos por la BU P-8101 hacia Pradoluengo. Al llegar a Santa Cruz del Valle Urbión nos desviamos a la derecha y atravesamos todo el pueblo, al final continuamos por una pista de tierra en dirección SSE, que tras 3,5 kms. llegaremos al Refugio y Área Recreativa de Zarcia donde dejaremos el coche.

Es una ruta circular con un desnivel de +/- 500 metros, una distancia de unos 9 kms. y una duración aproximada de 4:30 horas.

No tiene mucha dificultad, pero debido a la escasa señalización es fácil desorientarse. La ruta está señalizada con algunas estacas y marcas de color naranja en los árboles, aunque como digo casi no se ven.  Conviene llevar botas impermeables pues hay que cruzar el río bastantes veces entre piedras.

BARRANCO DE ALTUZARRA

BARRANCO DE ALTUZARRA

CRISTINA, ALFREDO, BEATRIZ, NATALIA Y JESÚS CRUZANDO EL ARROYO ALTUZARRA

CRISTINA, ALFREDO, BEATRIZ, NATALIA Y JESÚS CRUZANDO EL ARROYO ALTUZARRA

Empezamos por una pista y al cabo de un km. aproximadamente abandonamos el camino y cogemos a la derecha un sendero que asciende zigzagueando entre un bosque de pinos y escobas. Vamos poco a poco ganando altura con alguna trepadita sin importancia en la parte superior. Descendemos un poco contemplando la belleza del Pico San Millán, (el más alto de la provincia de Burgos con 2.131 metros) el cual casi no hemos dejado de verlo desde que hemos iniciado la ruta. Atravesamos la Majada de las Cabras como indica un cartel y poco después tras cruzar un pequeño pedregal llegamos al Barranco de Altuzarra. La vegetación cambia, nos metemos de lleno en un hayedo, también nos vamos encontrando algunos fresnos, serbales, acebos y tejos.

ARROYO ALTUZARRA

ARROYO ALTUZARRA

CASCADA DEL SALTO CHICO

CASCADA DEL SALTO CHICO

CASCADA DEL SALTO CHICO

CASCADA DEL SALTO CHICO

El lugar bien parece sacado de un cuento de hadas. Vamos ascendiendo cruzando el río una y otra vez, pues el sendero va desapareciendo en cada orilla. Por fin llegamos a la primera cascada, el Salto Chico con 12 metros de altura.

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

Continuamos ascendiendo por la izquierda de la cascada. Continuamos disfrutando lo que la naturaleza nos brinda. Dependiendo de la época del año en que hagamos esta ruta nos encontraremos más o menos agua. El hecho de tener que cruzar el río en numerosas ocasiones hace que tengamos que ir buscando el mejor sitio para hacerlo e ir con precaución para no acabar con los pies mojados.

CASCADA SALTO LARGO

CASCADA SALTO LARGO

CASCADA SALTO LARGO

CASCADA SALTO LARGO

Llegamos a la segunda cascada, el Salto Largo con 28 metros de altura. Esta cascada está algo encajonada, se puede subir un poco por la derecha hasta un pequeño saliente para observarla de frente.

HONGOS Y HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

HONGOS Y HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

Desde aquí podemos continuar por la izquierda buscando el sendero o por la derecha por un canchal con mucha pendiente por el que se anda bastante mal. Y cuando termina este girar a la izquierda y buscar un paso estrecho entre las rocas hasta llegar encima de la cascada. Siempre hay que continuar siguiendo el río. Continuar ascendiendo hasta alcanzar la última de las cascadas el Doble Salto de 34 metros de caída.

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

Un cartel de madera a la derecha nos indica salida por la Majada Garrula. Vamos ascendiendo hasta llegar a esta. Ojo pues aquí esta un poco confuso el sendero a seguir. Sabremos que hemos llegado por otro cartel de madera que así nos lo indica. Este mismo cartel nos indica la dirección para regresar al coche. Desde este punto tenemos unas buenas vistas de la Sierra de la Demanda. Los picos más importantes que desde aquí se divisan son el Pico Trigaza, El San Millán y El Cabeza Aguilez.

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

Descendemos por un sendero bien marcado entre pinos, acebos y algún serval. Una vez perdido bastante desnivel llegamos a un arroyo descendiendo su curso entre un hayedo. Otra vez la estampa que nos brinda la naturaleza es extraordinaria, (se nota que soy un amante de los hayedos). Cruzamos algún puentecito de madera y poco después llegamos a una pista forestal. 10 minutos más y llegaremos a nuestro punto de partida, el Área Recreativa de Zarcia.

SERVAL DE LOS CAZADORES

SERVAL DE LOS CAZADORES

PUENTE SOBRE EL ARROYO ABANZA

PUENTE SOBRE EL ARROYO ABANZA

ARROYO ABANZA

ARROYO ABANZA

Es una de las rutas de senderismo más bonitas  que se pueden hacer en la provincia de Burgos.

 

Fuente: trotaburgos.com

A %d blogueros les gusta esto: