Archivo de la etiqueta: Curiosidades

Curiosidades de Semana Santa

Conoce curiosidades sorprendentes del mundo de la Semana Santa

Conoce algunas de las curiosidades relacionadas con la Semana Santa
¡Muchas de ellas te sorprenderán!

¿Quieres conocer curiosidades y anécdotas relacionadas con la Semana Santa?
Alrededor de la fiesta cristiana hay muchísimas historias y datos curiosos que posiblemente nunca has oído pero sí te has preguntado. Por ejemplo ¿Por qué la Semana Santa se celebra distintos días cada año? o ¿Por qué se consumen tantos dulces estos días? Son cuestiones sencillas que tienen una respuesta pero que no todo el mundo las conoce. Si eres de naturaleza curiosa y te encanta todo lo que envuelve a la fiesta de Semana Santa.
Descubre divertidas anécdotas y datos curiosos y al mismo tiempo aprende un poco de religión e historia.

Curiosidades de la Semana Santa:

1. Nazarenos, capirotes…

Es muy común que en las procesiones encontremos personas vestidas con un traje morado oscuro que llaman mucho la atención. Esta indumentaria se complementa con un gorro alargado en forma de cono. Esto no es casual. El uso de este sombrero se remonta a la época de la Inquisición española. En sus castigos los miembros de la Inquisición colocaba sobre la cabeza de los condenados un gorro o accesorio que tenía esta forma. En él se dibujaban distintas escenas que aludían al delito que el condenado había cometido. Según la tradición este accesorio era alargado y acababa en punta porque de esta manera el pecador estaba más cerca del cielo y de Dios.
Además los nazarenos no solo destacan por este gorro en forma de cucurucho, también nos llama la atención que el traje les cubra completamente de pies a cabeza, incluyendo el rostro. Esto también tiene su origen en la Inquisición, ya que otro de los castigos era que las personas que habían actuado en contra de la religión tenían que cubrirse el pecho, la espalda y la cara, como penitencia para que fueran perdonados.

Descubre por qué los nazarenos visten así gracias a Ferratum

2. Los pasos en procesión

Los famosos pasos que vemos cada año en las miles de procesiones que se celebran en España encuentran también su origen en épocas pasadas. En el medievo se llevaban a cabo muchas funciones de teatro. Las famosas representaciones teatrales medievales que comenzaron en las Iglesias y después pasaron a exhibirse en las calles.
Los actores iban de un pueblo a otro viajando día y noche sobre carros y una especie de plataforma rectangular que transportaban doce personas. Los actores interpretaban a Jesús, María, José, Los Evangelistas y Los Santos. A estos viajes de actores de obras de carácter religioso se les llamaba pasos. Con el tiempo estas plataformas fueron evolucionando hasta llegar a los pasos de procesiones que conocemos hoy.

Disfruta de los pasos de procesión esta Semana Santa con Ferratum

3. La mona de Pascua

Las monas de Pascua y las torrijas son los dulces de la Semana Santa por excelencia.
Pero la historia de las monas de Pascua es más compleja. La elaboración de estos dulces proviene de la costumbre santa consistente en bendecir todos los huevos que las gallinas ponían el miércoles de ceniza. Esto se hacía debido a la abstinencia propia de la Cuaresma. Estos huevos, en ocasiones, se pintaban de rojo en honor a la sangre de Cristo derramada injustamente y se donaban o regalaban como una ofrenda a personas de confianza, a las que se les deseaba un bien. Era común que los padrinos los regalases a sus ahijadas.
De aquí surge la tradición de las Monas de Pascua. En la zona este de España (Valencia, Cataluña, Murcia y Baleares) empiezan a hacerse pasteles con estos huevos. Evolucionaron con el tiempo, haciéndose de chocolate y otros ingredientes muy dulces, además de adornarse con colores y motivos de ornamentación vistosa.

Descubre el origen de las monas de pascua con Ferratum

4. No se puede comer carne en Semana Santa

Es muy curioso pero resulta que el Carnaval y la Semana Santa son dos fiestas relacionadas. El miércoles de ceniza dan comienzo los 40 días de Cuaresma, donde se lleva una dieta de ayuno y sin carne.

Pocos días antes tiene lugar la fiesta de Carnaval, que, aunque es popularmente conocida como fiesta de disfraces, alude a un preludio de la cuaresma, pues su origen etimológico es «carnevale», que proviene del latín. Que quiere decir algo así como “despídase de la carne”. Esto demuestra que en su origen el Carnaval era una fiesta en la que se celebraban los últimos días de consumo de carne, por ello es habitual que durante el Carnaval se coman alimentos ricos en proteínas y se realicen comidas abundantes, para poder afrontar con fuerza los días de Cuaresma.

Pero… ¿Por qué se ayuna en Semana Santa?

La carne simboliza el cuerpo de cristo por lo que, en señal de penitencia los cristianos suprimen este alimento de su dieta durante los días que dura la Cuaresma.
Con el ayuno se realiza una sola comida durante el día y por la noche consumir lo que se quiera pero sin probar la carne.
Esto es obligado para todos los mayores de edad hasta que cumplan la edad de 59 años.

Disfruta de torrijas, galletas, pestiños y monas de pascua esta Semana Santa

5. Los dulces típicos de Semana Santa

Siguiendo con los alimentos que se consumen en estos días hablemos ahora de los dulces típicos de Semana Santa. Las torrijas, los pestiños, los buñuelos de cuaresma…
Todos estos alimentos son ricos en azúcar y, por consiguiente, tienen muchas calorías.
En Semana Santa se consumen alimentos de este tipo para equilibrar la ausencia de proteínas cárnicas y superar sin dificultades el ayuno. Los platos típicos de Semana Santa son, por ello, guisos saciantes.
Antiguamente la mayoría de las personas que realizaban este ayuno y abstinencia trabajaban muy duro en el campo, en una jornada de 12 horas diarias, y necesitaban ingerir alimentos ricos en azúcar y calorías para poder realizar estas tareas sin desvanecerse. Las proteínas del huevo y la leche son las sustitutas de las de la carne.
Por ello la mayoría de dulces que se consumen en Semana Santa tienen leche, azúcar y huevo como principales ingredientes.

El origen de los huevos de Pascua
Cada vez es más habitual que se consuman los famosos huevos de pascua.
Los egipcios regalaban huevos pintados a sus seres más cercanos como costumbre durante las fiestas. En la tradición católica, los cristianos también regalaban estos huevos como ya hemos comentado anteriormente. Con los años surge la costumbre de los huevos de chocolate. Esto proviene de Francia. En el palacio de Versalles, en la época del reinado de Luis XIV, decidieron reemplazar los huevos de gallina por los de chocolate.

Conoce la historia de los huevos de pascua. Ferratum te la cuenta.

La historia del conejo de Pascua
El conejo no solo simboliza la fertilidad, para los católicos este animal tiene un especial significado. Cuenta la leyenda que un conejo quedó encerrado en el sepulcro de Jesús junto a su cuerpo y que fue testigo de su resurrección. Fue liberado de la cueva junto al hijo de Dios y fue el mensajero que comunicó a los niños la noticia.

Descubre la historia del conejo de Pascua con Ferratum

6. ¿Qué día comienza la Semana Santa?

¿Por qué la Semana Santa nunca coincide en fecha?

Puede variar hasta un mes entero, celebrándose en marzo o abril.

Esto se debe a que es la primera luna llena de primavera la que dicta los días. Es el calendario lunar, por tanto, el encargado de fijar las fechas de Semana Santa.
El domingo de Resurrección siempre deber ser el domingo posterior a la primera luna llena de primavera, es decir, la primera luna llena tras el equinoccio de primavera.

Esta fecha se decidió en el Concilio de Nicea I del año 325. El límite es el 25 de abril, el domingo de pascua nunca puede ser después de esa fecha.

El comienzo de Semana Santa lo marca el calendario lunar

7. La lluvia en Semana Santa

La leyenda de que siempre llueve en Semana Santa ha pasado de ficción a realidad. Siempre llueve en Semana Santa ¿Casualidad o milagro?

Muchas salidas y viajes se han visto frustrados, año tras año, a causa del temporal. Y también son muchas las cofradías y hermandades que han sufrido al ver como su imagen o figura religiosa no ha podido salir a exhibirse en procesión por la lluvia.
El hecho de que siempre llueva en Semana Santa ha adquirido un cariz religioso importante. El mal tiempo (lluvias, frío y viento) se asocia al castigo de los penitentes, que sufren por Jesús bajo el mal temporal.
Los pronósticos de este año indican que es muy probable que vuelva a cumplirse la leyenda y llueva en algunas partes de España.

Siempre llueve en Semana Santa ¿casualidad o milagro?

8. Indultar a un preso en Semana Santa

Una tradición muy extendida en España es la indultar a un preso en Semana Santa.
Suelen escogerse reos que hayan presentado muy buena conducta, cuyos delitos sean menores y su pena esté a punto de cumplirse.
Esta tradición deriva de una leyenda que cuenta que en la época de Carlos III la peste atacó a la población de Málaga y las procesiones del año 1759 quedaron suspendidas a causa de este fatal suceso.
Los presos de la cárcel de Málaga, a raíz de estos acontecimientos, solicitaron al alcalde sacar ellos uno de los pasos, de los cuales eran devotos.
La solicitud se les denegó, y fue entonces cuando se amotinaron, escapándose de la prisión. Y cumplieron su deseo, pues tras su fuga fueron a la calle principal malagueña y portaron a hombros la imagen de sus santos y vírgenes favoritas.
Tras la procesión estas personas volvieron a prisión y, milagrosamente, la epidemia de peste se erradicó. Al ser considerado un milagro, a partir de esta fecha, empezó a popularizarse la tradición de indultar a algunos presos en Semana Santa.

Descubre por qué se indulta a los presos en Semana Santa

9. Frases hechas o refranes de origen religioso

Y para finalizar vamos a enumerar 10 de algunas de las frases hechas o refranes que poseen origen religioso:

  • No tener oficio ni beneficio: Significa ser una persona que no hace nada. Que no tiene carrera ni ocupación. Y su origen lo encontramos en las rentas eclesiásticas antiguas que se llamaban beneficios eclesiásticos. Por eso esta expresión significaba: Sin trabajo y no religioso.
  • Ser abogado del diablo: Es aquella persona que busca contradicciones a las buenas causas, la que defiende lo indefendible y es partidario de las malas acciones. En los procesos de beatificación y canonización de la Iglesia Católica busca dificultades u objeciones para que se produzca la canonización. De ahí su origen.
  • Más contento que unas pascuas: Alguien que está alegre, que es feliz. Hace referencia a la felicidad cristiana de la celebración de pascuas (Navidad, Reyes Magos, Resurrección)
  • De pascuas a ramos: Cuando algo sucede de Pascuas a Ramos, es que pasa muy de vez en cuando. Esta expresión se refiere al domingo de Resurrección y al domingo de Ramos, pues hay casi un año de diferencia entre ambas festividades.
  • Colgarle el sambenito: Cuando se culpa injustamente a alguien se dice que se le ha colgado el sambenito. El Sambenito era un escapulario de la orden benedictina. Este escapulario se utilizó como marca que se hacía a los condenados de la Inquisición.
  • Para más INRI: Esta expresión se utiliza cuando una situación es pésima y ocurre algo que la empeora aún más. INRI, es la inscripción que se gabró en la cruz de cristo, y son las siglas de IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM (Jesús de Nazaret Rey de los Judíos)
  • En un santiamén: Algo que se realiza en un santiamén es aquello que se hace de forma muy rápida. Su origen lo encontramos en las oraciones de los cristianos. Cuando estas se hacían en latín, el final de todas ellas era el siguiente: “in nomine patris, et filii, et spiritus sancti. Amen” Si se pronuncia rápidamente el final se escucharía como “santiamén”, y por ello surge esta frase hecha.
  • Pasar las de Caín: Cuando decimos que alguien está pasando las de Caín, nos estamos refiriendo a que lo está pasando realmente mal. Esto alude a Caín, que, tras matar a Abel, sufre el castigo divino y lo pasa muy mal durante toda su vida, condenado a labrar una tierra sin frutos y a caminar por un camino que no lleva a ninguna parte.
  • Dar la matraca: Esta expresión la decimos cuando alguien nos está molestando y nos está resultando bastante pesada. La matraca es una cruz de madera que hacía un ruido algo molesto y que sonaba antes de los maitines de jueves y Viernes Santo.
  • Llorar como una magdalena: Esta expresión es muy común y su significado es también muy obvio para los cristianos. María Magdalena cuando Cristo muere llora a sus pies junto a María. Además era prostituta y su llanto simboliza el arrepentimiento ante Dios.

Fuente: ferratum.es

Confesiones de libreros

Confesiones de libreros: todo lo que odian de ti

 Bella, poniendo nervioso a un librero

El 70% de los libros que se editan en España siguen siendo en formato impreso. Hay quien dice que prefiere los libros en papel por su olor inconfundible, pero en el fondo de tu alma sabes que hay otro motivo más: el trato con los libreros. Estos ayudan a buscar los libros, recomiendan nuevas lecturas y, a veces, como ocurre con los camareros, ejercen de psicólogos para los clientes. Y en ocasiones, como pasa también con los camareros, los sacamos de sus casillas.

¿Qué actitudes de los clientes sacan de quicio a los trabajadores de las librerías? Hemos creado un grupo de WhatsApp con 13 libreros y libreras de diferentes edades y establecimientos. Les propusimos desahogarse con la promesa de guardar su anonimato. Después de leerlos te lo pensarás mejor antes de pedirles que te busquen una lista de 800 libros para después llevarte dos.

Cuando les demostramos desconfianza con preguntas como estas

“¿Puedes avisar a algún compañero QUE SEPA?”.

“Disculpe, ¿quién de ustedes es el experto en antropología?”. Pues, a ver, no tenemos un experto en todos los campos del saber.

–¿Tenéis el libro X?

–Lo siento, no.

–Entonces, ¿no lo tenéis?

….

¿De verdad no has notado que soy el librero?

Cuando te preguntan «¿trabajas aquí?» mientras atiendes a gente. Mientras colocas libros.

El «¿trabajas aquí?» tiene una versión más perversa: «¿Eres de aquí?» (se fían más si eres librero nativo).

Las formas al pedir un libro

Clientes que se lanzan sobre el mostrador y te escupen el nombre del autor sin decir ni hola: «Montero González».

Que te digan «quiero este» mientras te plantan un móvil frente la nariz. ¿Es que no saben decir un título?

He de decir que, en dos ocasiones, dos clientes diferentes me enseñaron fotos del WhatsApp. BORRADAS. A ver si yo era capaz de discernir en el manchurrón de colores qué libro les había recomendado su primo el de Antequera.

Las listas de las compra

Te entregan una lista larguísima de libros, como si esto fuera la droguería o la charcutería. Y siempre son básicos que tenemos colocados a paletadas en primera línea: ‘La conjura de los necios’, algo de Javier Marías o Almudena Grandes…

O las listas de los universitarios. Hay que explicarle al cliente que los profesores no verifican los títulos de los libros, ni si están catalogados o no, ni para atrás.

Y lo peor: cuando has terminado de buscar todos los libros de la lista te preguntan: «Oye, ¿y cuánto valen?». Se lo dices. «Uy que caros, me llevo solo uno».

No nos hemos leído todos los libros de la librería

Una señora de unos cincuenta años me pidió un par de títulos sobre plantas para su madre. Teníamos los dos. Después de un rato muy largo contándole un poco mi opinión sobre ambos, y habiéndola avisado de que no los había leído, me hace la pregunta de siempre:

-Bueno, ¿cuál te llevarías de los dos?

-Con la información que le acabo de dar, el que usted vea. No los he leído…

-Anda, es que me pasas el MARRÓN a mí.

-…

No tenemos todos los libros que existen. Y menos, si buscas algo que tal vez ni exista

“¿Y no tenéis nada MÁS sobre los Arribes del Duero?». Sí señor, me los quitan de las manos, por eso los escondo.

“¿De verdad no tenéis nada sobre silbo Gomero? Es que no me lo creo”.

Los que se ofenden porque no tienes títulos de su sub-sub-categoria favorita como la tauromaquia aplicada al cultivo de los pomelos o hélices de motoras.

No tenemos un complot para que no encuentres el libro por ti mismo

Te piden un libro que, por lo que sea, no está en la primera línea de la balda y lo tienes que coger de detrás. El cliente, indignado: «Anda, es que lo tenéis ahí escondido». Claaaro…

Jugar a «adivina el libro»

– Me ha encargado mi hija una biografía de un grupo de música y las pistas que me ha dado es que son cuatro tíos buenos británicos.

– ¿Coldplay?

– No me suena… Mi hija tiene 17 años.

– Vale, ¿One Direction?

– ¡Esos, sí!

“Vengo buscando un libro que teníais en el escaparate… Hace unos meses”.

También está la versión Pasapalabra: «Estoy buscando un autor que creo que es polaco y empieza por P”.

Los que piensan que los libros tienen ‘remakes’

«¿No tenéis una versión más sencilla / más larga / más complicada / más corta / adaptada / más barata / bonita / ilustrada / en prosa / en verso?».

Un clásico de la sección de bolsillo: los que no se creen que los libros de bolsillo tengan el mismo texto que la versión grande. «¿Pero aquí viene todo el libro aunque sea más pequeño?».

«¿No tenéis La Celestina / El Quijote / El Buscón en castellano NORMAL?».

Los clientes sobre la bocina

Falta un minuto para cerrar, la verja está casi abajo y entra un cliente. Reptando. Nosotros le aplaudimos y le decimos: «Muy bien, ha reptado de maravilla, peeeero estamos cerrando». Y te responden: «¿Estáis cerrando pero no estáis cerrados, verdad?».

Librero: caballero, estamos cerrando.

Cliente: sí, ya
Librero: señor, es que nos tenemos que ir

Cliente: SÍ, SÍ, AHORA.

[Y así muchos minutos]

Sí, en muchas librerías se venden gafas, pero esto no es una óptica

– Niña, ¿qué tal me quedan estás?

– Yo se las veo bien.

– Me gustan más en rojo, ¿Tienes las mismas en rojo? ¿Pero de dos dioptrías?

– Solo en ese color.

– Son de cuatro dioptrías, pero si me alejo un poco veo bien, ¿qué te parece?

– Señora, no soy óptica.

«Si me llevo solo la montura y me quitas los cristales, ¿me haces un descuento?».

– Perdona, ¿aquí me podéis graduar la vista?

– Somos una librería. No tenemos ese servicio.

– ¿Anda y entonces dónde?

– Señora, en una óptica.

Que un libro esté a la venta en la web no significa que lo tengamos precisamente en esta tienda

«¿Me das este libro? En la web dice que está».

«Lo he visto en la web, así que tenéis que tenerlo».

 

Fuente: verne.elpais.com

Aimentación de tu perro

Alimentos que no debes dar a tu perro

Muchas veces, aunque no debemos hacerlo, damos a nuestros perros las sobras de la comida. Pero hay que ser conscientes y tener en cuenta que hay ciertos alimentos que no deben ingerir para evitar posibles daños y enfermedades. En el post de hoy, te los enseñamos.

Pero ¿por qué no pueden consumir los productos de la zona roja? Sencillamente porque pueden ser tóxicos para ellos y causarles alergias, problemas digestivos… Vamos a ver estos alimentos uno por uno.

1. Nueces: son ricas en grasas y fósforo. Estos componentes, ingeridos en grandes cantidades por los perros, pueden ser tóxicos y causarles fuertes dolores. Además, contribuyen a la formación de piedras en los riñones. 

2. Cebolla: este ingrediente lo incluimos constantemente en nuestros platos. Sin embargo, tenemos que tener cuidado con dárselo a nuestra mascota, ya que tiene un compuesto, el tioslfato, que ataca los glóbulos rojos del perro y puede producir anemia. 

3. Ajo: del mismo modo que la cebolla, el ajo puede afectar a los glóbulos rojos de la sangre, llegando a ocasionar anemia e insuficiencia renal. Los síntomas no son inmediatos, aparecen poco a poco.

4. Aguacate: incluye una toxina llamada ‘persin’ que puede dañar el corazón y los pulmones del perro. Además, es un alimento rico en grasa, por lo que tampoco es aconsejable si queremos que nuestro animal lleve una dieta saludable, baja en grasas y rica en nutrientes.

5. Uvas: las semillas son tóxicas para estos animales y pueden perjudicar a su riñón e hígado. Los principales efectos que producen son diarrea, espasmos musculares, dolores renales… Por tanto, aunque quites las pepitas, debes evitar dárselas por si ha quedado algún resto.

6. Gominolas: todos los productos con azúcar pueden perjudicar la salud de nuestro perro, dando lugar a la aparición de caries, diabetes y provocando un aumento de peso. 

7. Cerveza: en general, cualquier tipo de bebida alcohólica, puesto que tiene los mismos efectos en el hígado y en el cerebro que en los humanos, con cantidades menores y originando muchos más daños. Los principales síntomas que causan estos productos son: vómitos, desorientación, dificultad, para respirar, coma… Así que, ¡cuidado, no dejes alcohol a su alcance!

8. Granada: contiene semillas difíciles de digerir y pude ocasionar vómitos y fuertes dolores estomacales.

9. Chocolate: este dulce incluye teobromina, una sustancia que el organismo de los perros no puede procesar. Su consumo excesivo puede afectar al sistema nervioso central y producir taquicardias, vómitos y diarreas. 

10. Frutos secos: además de las nueces, las pasas son realmente tóxicas para los perros. Pueden causarles daños renales y hepáticos y en los casos más graves, ser mortales.

Como ves, los perros no pueden comer cualquier cosa. Tenemos que tener mucho cuidado a la hora de alimentarles para evitar posibles daños en su organismo.

 

Fuente: supercachorros.org

Trabajadores de hoteles

Confesiones de trabajadores de hoteles: todo lo que odian de ti

hoteles baratos
 

En España hay, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en torno a 16.000 hoteles. En julio de 2018, en ellos trabajaban 275.000 personas. Son kellys, recepcionistas y camareros que lidian con los millones de turistas españoles y extranjeros que se ponen las botas en el bufé libre, dejan la habitación como si hubiera pasado un huracán y no encuentran la clave del wifi en ningún lado. Aunque esté en la puerta de la habitación.

Hemos creado un grupo de WhatsApp con 18 trabajadores de hoteles para que se desahoguen. Son de varias comunidades autónomas distintas. Y de diferentes edades. Además, están representados varios puestos de trabajo de un hotel. Desde el dueño al botones, pasando por kellys, recepcionistas y camareros.

Esto es lo que más les molesta que hagamos cuando visitamos sus establecimientos.

Desventuras del ‘check in’ y el ‘check out’

Me sienta faaaataaaaal cuando les pides la documentación y te dicen que ya han estado en un hotel de la cadena. En Kuala Lumpur. Que busques, que sus datos ya están. Pues no.

Que se te enfaden cuando su habitación no está lista pero han venido a hacer el ‘check in’ prontísimo.

O cuando les estás hablando y están con los móviles. Luego te dicen: “¿Me lo puedes repetir?”.

Es horrible cuando tienes 15 o 20 salidas de golpe y todos esperan hasta la hora tope de salida. ¡Luego no te da tiempo a preparar las habitaciones!

Cuando les preguntas si necesitan factura a nombre de empresa y te dicen que no. Y cuando ya la tienes emitida, te dicen «aaah cambia, cambia».

Preguntas y dudas fantásticas

¡Que si la habitación está incluida en el precio del desayuno!

Cuando bajan indignados porque no tienen luz en la habitación y no han metido la llave en el cajetín 😑

O cuando dicen que no funciona el aire acondicionado de la habitación, llegas, aprietas el botón ‘on’ y… ¡Abracadabra! Alquimia pura…

Cuando quieren la llave de su habitación, pero no te dicen en qué habitación están 😂😂😂 Como si fuera el único huésped del hotel.

Cuesta muchísimo entender que no tenemos habitaciones. ¡No nos lo inventamos! Esta conversación es de lo más normal.

Cliente: Hola, ¿te quedan habitaciones?

Yo: No, estamos completos.

Cliente: Vaya. Y ahora qué hago….

Yo: No sé, aquí no hay habitaciones.

Cliente: Pues si siempre que llamo hay sitio.

Yo: Ya, pero hoy no…

Cliente: Pero, ¿de verdad que no te queda ni una?

Frases que escuchan a todas horas

LA FRASE DE SIEMPRE: “Es la primera vez que me piden la tarjeta de crédito para reservar y viajo mucho”.

La frase “dame con vistas al mar” estando en Madrid. Después de 300.000.000.000 de veces te ríes con esta cara 😑

La frase: “Ya he pagado por internet. ¿No me cobrarás dos veces, no?”.

Artimañas para ahorrarse unos euros

Me hace mucha gracia cuando ves a la gente intentar sacar la comida del desayuno en el bolso. Se llevan para la cena y la merienda de toda la familia 😄 Y claro, envuelto en servilletas 😂😂

Cuando rellenan las botellas de agua del minibar con agua de grifo para no pagarlas.

Y cuando dicen que van con un niño y resulta que tiene 25 años.

Esto es muy habitual: dicen que son dos en la habitación y hay dos más escondidos esperando para subir.

Cuando se quejan de que no les dejas champús y geles, aunque sí hay. Lo que pasa es que quieren más para llevárselos.

Obsesionados con el wifi

Tienen dependencia total. Hay muchos que te preguntan por el wifi antes de darte el DNI.

Me acuerdo una vez que se fue la luz. La gente no se quejaba por la luz de las lámparas, sino por el wifi. ¡¡¡Alucinante!!!

Da igual que la clave esté en las habitaciones, en las llaves o incluso en los pasillos. Te preguntan por la clave igual.

Cuidado con la limpieza

Me sienta muy mal cuando vienen a recepción a quejarse de que nadie les ha limpiado la habitación pero se han dejado ellos puesto el «no molestar» en la puerta…

Y cuando salen de la habitación y quieren tenerla arreglada al momento.

Hay muchos que se quejan de que no les has dejado toallas y luego tienen un montón en el baño que no habían visto. Si es que no buscan.

Qué nos olvidamos en una habitación de hotel

Una vez me encontré una pierna ortopédica detrás de una cortina. Menudo susto me llevé.

¡Dinero de otros países en la basura!

Yo me encontré una corbata de 120€ con la etiqueta encima de la silla.

Luchando contra los comentarios de internet

Cuando te dejan un mal comentario porque el hotel está lejos del centro… ¿Acaso no miras dónde reservas?

También hay gente que te deja malos comentarios porque la ciudad no les ha gustado: «El servicio genial, el personal muy atento, pero no hay nada alrededor del hotel». (Nota: 2/5) 😒

Lo peor es cuando sabes que te van a poner un buen comentario, te mencionan personalmente y se equivocan de nombre.

La complicada relación de los hoteles con la intimidad

Me molesta que bajen a la recepción a pedirte algo en calzoncillos, como si estuvieran en su casa. A veces te llaman para que subas a la habitación y están medio en bolas.

La de cotilleos de los que se entera una cuando trabaja en un hotel grande en una ciudad pequeña… ¡La de cotilleos de infidelidades que podría contar!

Supersticiones de Nochevieja

Las doce campanadas que marcan el nuevo año suelen ser recibidas con alegría, en compañía de los seres queridos y prometiendo una buena entrada de año. Y tanto los que somos supersticiosos como los que no llevamos a cabo pequeños rituales ‘por si acaso’. Estas son las tradiciones más extendidas en Nochevieja. Ponemos siete porque dicen que es el número de la suerte, y hoy estamos muy supersticiosos.

1 Las doce uvas de la suerte

No es Nochevieja sin las doce uvas

«No es Nochevieja sin las doce uvas»

Las uvas son la estrella de la noche del 31 de diciembre. Tanto es así que han pasado de ser una superstición a una tradición presente en la gran mayoría de hogares españoles. Y hasta los más incrédulos no se atreven a saltarse las uvas, que dicen que traen suerte para el año que entra. La tradición ya no es solo comerse las uvas: es equivocarse en los cuartos, es comentar el modelito de Anne Igartiburu, es la capa de Ramón García, es pasar penurias para que te dé tiempo a meterte en la boca una uva por campanada… En fin, escenarios que se repiten año tras año y que hacen de la última noche del año un momento todavía más especial.

2 Meter el anillo en la copa

Cuidado con atragantarse«Cuidado con atragantarse»

Bañar un anillo de oro en cava o champán es otra de las tradiciones más extendidas en Nochevieja. Dicen que da suerte en el dinero para el nuevo año, así que no es de extrañar que muchos de nosotros lo hagamos, a ver si toca la lotería del Niño. Y no vale con cualquier cosa: el anillo tiene que ser de oro, y tienes que beberte todo el líquido de la copa y abrazar a todos los presentes antes de volver a ponerte el anillo. Y cuidado con beber con demasiada ansia, a ver si te vas a atragantar con tanto oro y empiezas el año con una visita al hospital.

3 Besar a alguien del sexo contrario

Y si hay muérdago encima, mejor«Y si hay muérdago encima, mejor»

Si lo que quieres es tener suerte en el amor, la tradición recomienda que beses y abraces a alguien del sexo opuesto nada más acabar las campanadas. Así que si eres hombre, mejor felicita el año primero a tu hermana o a tu madre antes que a tu primo. Lo que no queda claro es si esto solo vale para los heterosexuales y los gays tienen que besar a alguien de su mismo sexo. Bueno, qué más da, a besar a todo el mundo y así tendrás amor sí o sí, al menos en la entrada al nuevo año.

4 La lista de deseos

Elige bien los deseos, que solo pueden ser tres«Elige bien los deseos, que solo pueden ser tres»

Este ritual es de lo más esotérico: se supone que tienes que hacer una lista con tres deseos para el nuevo año antes de cenar, tenerla pegada a tu piel durante la cena y quemarla cuando comience el nuevo año. Quémala con una vela navideña para darle emoción extra.

5 La ropa interior roja

Dicen que el rojo trae suerte en el amor«Dicen que el rojo trae suerte en el amor»

Se supone que la ropa interior de color rojo trae buena suerte en el amor, por eso miles de españoles eligen sus mejores galas íntimas con mucho cuidado en Nochevieja. Lo cierto es que el rojo es un color que invita a la pasión y a la lujuria, así que si tu ligue de discoteca se fija en tu ropa interior en el cotillón puede que le entren ganas de darte mucho amor esa noche.

6 Las maletas en la puerta

Esto da suerte en los viajes«Esto da suerte en los viajes»

Una superstición bastante loca, si lo piensas bien. Cuenta la leyenda que si quieres que tu nuevo año esté lleno de viajes, deberás poner unas maletas en la puerta de tu casa. Pero parece algo extraña: ¿las maletas tienen que estar vacías o tienes que prepararla como si te fueras de viaje de verdad para darle más realismo? Y en este caso, ¿las dejarías fuera de la puerta de tu casa? Porque vaya disgusto que te roben una maleta llena de ropa en Nochevieja mientras te estás tomando las uvas.

 

Fuente: losreplicantes.com

Viajar en moto en pareja

Viajar en moto en pareja puede ser una experiencia tan única cómo inolvidable, por eso es importante probarla. Porque los viajes en moto juntos se viven de otra manera, ya que son más intensos, más vivos, se siente la lluvia, el sol, aumenta conexión, etc. Es más fácil interactuar con el entorno y también con la pareja, por eso todos los fanáticos de las dos ruedas deberían probarlo si aún no lo han hecho.

Para todo hay una primera vez en la vida. Y si nunca antes lo has probado, te contamos las 8 ventajas de viajar en moto con tu pareja.

Ventajas de viajar en moto en pareja

¿De verdad es buena idea? Sí. Es magnífica y por las siguientes 8 razones:

Mayor conexión

Una de las ventajas de hacer motociclismo en pareja es incrementar la conexión entre ambos, porque compartir esta pasión es automáticamente una mayor conexión. Sobre todo sí también se comparte un viaje, cargado de experiencias, de aventuras y de lugares por conocer y por descubrir. Por lo que ya solo por este motivo merece mucho la pena.

Más tiempo juntos

Muchas parejas salen reforzadas al pasar tiempo juntos, sobre todo cuando se sale de la monotonía. Por lo que viajar en moto en pareja es una manera de pasar tiempo juntos a la vez que se hace algo diferente. Es como compartir un tiempo de calidad, disfrutando ambos de lo que les gusta.

Sensación de trabajo en equipo

Esa sensación de ‘trabajo en equipo’ está muy bien debido a que siempre favorece una relación. Por lo que en el momento en el que se planifica un viaje se priorizan los gustos de ambos, se negocia, en algunos puntos se cede, etc. Es decir, se trabaja en equipo para organizar un plan que contente a ambos. Y eso une mucho a la pareja.

Compartir nuevas vivencias

Viajar juntos en moto permite a la pareja compartir nuevas vivencias que nunca antes había podido experimentar o al menos no de la misma forma. Se descubren al mismo tiempo nuevos lugares, se comentan sus impresiones, se intercambian ideas, etc. Las vivencias unen mucho, por lo que compartirlas es también muy agradable para las parejas.

Conocerse mejor

Las parejas que llevan toda la vida juntas igual ya se conocen de maravilla, pero para las parejas que todavía están empezando o que llevan pocos años juntas puede ser una magnífica oportunidad de conocerse mejor. Y todo lo que sea sumar, ¡bienvenido sea!

Compartir amigos

Viajar juntos en moto y en pareja permite compartir amistades, con otros grupos de amigos que disfruten de esta misma afición. Porque por el camino seguramente encontraréis a otras parejas como vosotros, para crear un vínculo de amistad y hacer planes diferentes. Este tipo de cosas siempre aportan a las relaciones.

Salud física y emocional

Viajar en moto aporta importantes beneficios para el organismo, como por ejemplo salud física y emocional. El contacto con el viento, el asfalto, otros motoristas como tú, el ir descubriendo nuevos lugares a tu paso, sentir a tu lado a la persona que te importa, etc. Todo ello hace que estés feliz y disfrutando al máximo, de mejor humor.

Más económico

Otra de las ventajas de viajar juntos en moto tiene que ver con el aspecto económico. Sale más barato viajar en moto que en coche. Y al ir los dos juntos en la misma moto gastaréis menos que llevando dos motos por separado. Por lo que también es otro punto a tener en cuenta para viajar más por menos.

Ahora que conoces las principales ventajas de viajar en moto con tu pareja, solo queda que lo pruebes. Seguro que te cambia la vida.

¿Qué tener en cuenta antes de hacerlo?

Si se lo vas a proponer a tu pareja, asegúrate de que le pueda gustar la idea, ya que si le dan miedo las motos o no le apasionan seguramente no sea el mejor plan para compartir juntos. Por lo demás, no te preocupes que seguro que sale todo perfecto.

 

Fuente: vitomotorsport.com

Confesiones de Dj´s

Varios Dj´s y pinchadiscos nos cuentan lo que más les molesta en discotecas, bares o bodas

"Es tremendo cuando te reclaman una canción pero te piden que esperes, que la pongas cuando vuelvan de fumar", dice uno de los DJ
 

En discotecas y en muchos bares de España hay una persona que no sirve copas, aunque esté acostumbrada a que se las pidan. Es el disc jockey, mucho más conocido como DJ. Los encargados de la música también están habituados a que les llenen la cabina de abrigos, a que les acosen pidiendo canciones y a que infravaloren su trabajo.

En el grupo hay pinchadiscos de varias comunidades autónomas, de diferente sexo y especializados en distintos estilos musicales. Y no solo hay DJ de bares y discotecas, también hay algunos que sobre todo trabajan en bodas y otros eventos privados. Estas son sus confesiones, lo que más les molesta de sus clientes.

Cuando insistimos demasiado para que pongan una canción

Lo peor es cuando les dices que no tienes la canción que te piden y contestan «¿te la descargas?», «¿te dejo mi móvil y lo enchufas?» o «búscala en YouTube».

O el pesado o pesada de turno que no para de pedirte canciones y, cuando no le pones una en el acto, se queda pegado a la cabina dándote la brasa hasta que accedes.

Y los que después de pedirte una canción te van mandando uno a uno a todos sus amigos pidiéndote el mismo tema para que parezca que es una canción supersolicitada por el público.

Cuando no se saben el título de una canción y te la tararean para pedírtela. Una vez tuve esta conversación.
-Oye, me puedes poner tirolere tirolere.
-¿Cómo?
-Si, la de tirolere tirolere.
Al final entendí que quería la canción: ‘Living on my own‘ de Freddie Mercury. Somos adivinos.

Cuando te llegan con un pendrive para que lo conectes y pongas su música, que normalmente son canciones bajadas de vídeos musicales de YouTube que se oyen fatal.

Cuando ponemos estas excusas para pedir canciones

De lo peor del mundo es que te digan «es el cumpleaños de mi amiga» para hacerte chantaje emocional y que pongas la canción que quieren.

También se dice mucho «ponme esta que me voy ya».

Y lo de «pon esta canción, que estoy consumiendo mucho y si no me voy».

O cuando acabas de poner una canción y te la piden porque estaban en el baño. Al ver la cara que se te queda te contestan “¿me la vuelves a poner?» 😅

Es tremendo cuando te reclaman una canción pero te piden que esperes, que la pongas cuando vuelvan de fumar.

Cuando les volvemos locos con las peticiones

Una situación terrible es cuando en la sala hay gente con diferencia de edad importante. Los más jóvenes y adolescentes solo quieren reguetón. Los demás piden movida madrileña, cantaditas… Con cada canción son diferentes los que se acercan a decir «no pongas esa mierda de música».

O el que no para de pedirte una canción y cuando se la pones vuelve de nuevo a pedirla. Tú le dices: «¡¡¡Pero si es esta!!!». Y te contesta: «¡¡¡Noooo, esta no es!!!».

Me encanta cuando te piden una canción solo con el título y es un nombre que pueden tener 300 canciones de 300 artistas diferentes. Y no saben el nombre del artista y se ponen en plan “¡pero si es superconocida!”.

También aparecen cosas curiosas entre las peticiones escritas en papel. Números de teléfono, besos de pintalabios, declaraciones de amor…

Y ya ni hablemos de la jerga con la que te piden los temas: «¿Me pones a Brearnes Espearrrs? (Britney Spears)».

Cuando les confundimos con otros empleados de la discoteca

Lo que más rabia me da es cuando me hacen quitarme los cascos para decirme: «Perdona, ¿un ron con cola?». Te lo pongo al ritmo de Gloria Estefan, di que sí.

Ni hablemos de la gente maleducada, con los vasos siempre encima del equipo… Con una mano pinchas y con la otra, estilo ninja, apartas las copas.

Te confunden con el ropero. Una chica me pidió que le guardara el bolso.

Y cuando te lo llenan todo de abrigos, que no ves la gente detrás de todas las chaquetas que te dejan.

Cuando infravaloramos su trabajo

Lo peor es que tengas la pista llena de gente bailando y te venga el «listo» o la «lista» de turno y te diga: «Pon algo más bailable que no esto no lo baila nadie».

Una vez me dijeron: «Para qué te pones tan puesto, haciendo como que pinchas, si eso lo traes ya grabado y estás haciendo el paripé».

Cuando te vienen con lo de que «ahora lo petarías si pusieras…».

Y cuando te dicen que solo aprietas botones…

Me siguen preguntando si sé para qué sirven todos los botones de la mesa de mezclas. Yo les digo que no, que es mi primer día.

Cuando les decimos estas frases

¿Tienes una más cantadita?

¿Dejas pinchar a mi amigo?

Eres malísimo, me estás fastidiando la noche.

¿Qué canción viene luego?

¡¡¡Esto sí que es buena música!!! (Enseñando una lista de su móvil)

Yo también soy DJ.

¿Me cargas el móvil?

¿Dónde vamos ahora? (Cuando cierra la discoteca)

Cuando las DJ tienen que soportar a los pesados de las discotecas

Por el hecho de ser mujer, siempre he tenido que soportar que, mientras me piden canciones, intenten ligar conmigo. O comentarios como «y tú tan jovencita cómo conoces esta música…».

Molesta mucho que te den conversación mientras te ven loca seleccionando los discos.

He escuchado muchas veces esta frase: «Anda, eres chica, ¿eres DJ?».

Cuando nos liamos con los estilos musicales

Molesta mucho cuando estás dos horas pinchando techno y te vienen pidiendo Maluma. A ver, si desde que has entrado escuchas el mismo estilo de música, ¿para qué me pides reguetón y comercial?

Cuando me dicen pon una de house, pregunto… ¿Para ti qué es house? Para algunos es Juan Magán, así que te pueden salir por cualquier lado 😂😂

Define salsa. Y te dicen que Chayanne.

Una vez me pidieron una bachata de David Guetta.

Cuando les pedimos canciones que están hartos de pinchar

‘Cumpleaños feliz’, totalmente prohibido salvo que el jefe insista muchísimo.

‘Ai seu te pego’… Mi pegu un tiru en la cabeza si me la vuelven a pedir.

Nunca he puesto y nunca pondré nada de Kiko Rivera.

Recuerdo que a principios de los 2000 estaba de moda ‘Torero’ de Chayanne. A un compañero se la pusieron tanto que puso la canción repetida tres veces. Más de 11 minutos de ‘Torero’ y nadie subió a quejarse 😇

Cuando las bodas son bodas sin control

Una vez, la madre del novio me dijo que si no ponía la música que me decía no me pagaba. Yo estaba poniendo la música que me habían pasado los novios…

No me gusta nada cuando estás en un buen momento, con todo el mundo animado, y justo te piden el micrófono para decir algo. Cortan el rollo.

He visto de todo, desde una familia liándose a porrazos con la otra, a las primas de la novia desnudando a un amigo del novio.

Las caídas y tortazos son un clásico de las bodas. Algunos se hacen tanto daño que ha venido alguna ambulancia.

Una invitada contó con tanto detalle lo que habían hecho en la despedida de soltera que el novio se levantó y se fue.

He visto varios pasteles nupciales en el suelo.