Archivo de la etiqueta: Salud

Seguridad alimentaria

Seguridad alimentaria: ¿en qué consiste?

¿Has escuchado sobre la seguridad alimentaria? Esta disciplina es la encargada de asegurar la calidad de los alimentos en lo que a microorganismos se refiere. Te contamos más al respecto.
Seguridad alimentaria: ¿en qué consiste?

La seguridad alimentaria es la disciplina que se encarga de asegurar la calidad de los alimentos en lo que a microorganismos se refiere. Uno de los principales peligros del consumo de muchos alimentos es que en su interior hayan crecido microorganismos nocivos para la salud humana.

Dichos microorganismos pueden reproducirse, generar toxinas y colonizar el tracto digestivo acarreando procesos de diarreas que comprometen la salud. Para evitar dicha situación en necesario tomar medidas en lo que a la manipulación de los alimentos se refiere.

¿Qué más debes saber al respecto? A continuación lo detallamos.

Seguridad alimentaria y la importancia de los procesos de conservación

El momento más crítico en la manipulación de los alimentos es la conservación de los mismos. Si se rompe la cadena de frío, o no se aplican los procesos adecuados, se corre el riesgo de reproducción microbiana.

Un ejemplo claro es el caso de las mayonesas de huevo en verano. Durante este época las altas temperaturas favorecen el crecimiento del microorganismo Salmonella,que puede provocar procesos de diarrea y vómitos.

Otro ejemplo es el caso de los envases de salsa de tomate. Estos productos suponen un caldo de cultivo excelente para la reproducción del Clostridium botulinumLa consecuencia de la ingestión de este microorganismo es la parálisis progresiva de los sistemas musculares y orgánicos del organismo, pudiendo desencadenar la muerte.

Mayonesa casera
La mayonesa de huevo es uno de los alimentos con alto riesgo de contaminación, especialmente en épocas como el verano.

Esterilización como parte fundamental de la seguridad alimentaria

Los procesos térmicos son un gran aliado de la seguridad alimentaria en general. Estos procedimientos aseguran la destrucción de microorganismos patógenos para el posterior almacenamiento de los alimentos.

Casi todos se basan en someter el alimento a altas temperaturas durante un tiempo determinado. Más tarde, se procede al envasado de los alimentos en las condiciones más asépticas posibles para prevenir contaminaciones cruzadas.

Los alimentos sometidos a tratamientos térmicos son los que presentan mayores facilidades de conservación. Suelen conservarse a temperatura ambiente durante un periodo largo de tiempo sin riesgo. Sin embargo, una vez abiertos, se convierten en productos perecederos que deben conservarse en el frigorífico.

Cuidado con las contaminaciones cruzadas

Otro de los peligros a nivel de seguridad alimentaria son las contaminaciones cruzadas. Estas se producen por compartir utensilios de cocina o recipientes que no han sido adecuadamente desinfectados.

Es importante tener en cuenta que los elementos que se utilizan para manipular alimentos perecederos, crudos o de riesgo, no se deben de reutilizar con otros alimentos antes de ser lavados.

Las contaminaciones cruzadas también son frecuentes cuando se guardan distintas preparaciones dentro del mismo recipiente. No se deben de mezclar alimentos cocinados y crudos, lo mejor es conservarlos por separado.

8 razones por las que deberíamos aprender a cocinar
La manipulación cuidadosa de los alimentos es importante para evitar casos de contaminación cruzada. Hay que prestar atención a la higiene y almacenamiento de los alimentos.

¿Cómo identificar las intoxicaciones?

Por norma general, la intoxicaciones alimentarias suelen cursar con problemas gastrointestinales. Las diarreas, las náuseas y los vómitos son los síntomas más frecuentes. No obstante, en algunas situaciones la sintomatología puede variar o agravarse, como es el caso de la intoxicación con Clostridium botulinum.

Dicho microorganismo puede estar presente en alimentos procesados mal conservados yes capaz de causar trastornos de tipo gastrointestinal e incluso nervioso.

Es importante acudir a un profesional sanitario cuando aparecen los primeros síntomas y se sospecha de una posible intoxicación. En este tipo de situaciones, lo primordial es prevenir la deshidratación y paliar los efectos de la misma. En los casos más agudos puede ser necesaria la administración de suero intravenoso, sobre todo si los líquidos por vía oral no son bien tolerados.

No se debe de confundir una intoxicación alimentaria con un proceso alérgico. Por ello, es importante la visita a un profesional sanitario, ya que si se trata del segundo caso será necesaria la administración de fármacos.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Plantas medicinales en casa

4 Maravillosas plantas medicinales que debes tener en casa

A la hora de curar una determinada afección o enfermedad, cada vez es más aconsejable el acudir a la medicina de tipo natural ya que es mucho más saludable que la medicina tradicional. Es por ello que es recomendable tener en casa una serie de plantas medicinales que puedan ayudar algunos problemas de salud tan típicos en estas fechas como puede ser un resfriado o un dolor de garganta.

No pierdas detalle y toma buena nota de las siguientes 4 plantas medicinales que son muy fáciles y sencillas de cultivar y que puedes tener en casa sin ningún tipo de problema.

La manzanilla

Se trata de una de las plantas medicinales más populares que existen debido a que es capaz de paliar numerosos tipos de dolencias. De esta forma la manzanilla puede tratar desde un simple resfriado hasta problemas de tipo digestivo como es el caso de la gastritis. Este tipo de planta necesita suelo bien drenado para poder crecer y bastante luz solar. En relación con el riego, no necesita demasiada agua e incluso puede aguantar varios días sin nada de agua. La manzanilla suele florecer durante los meses de primavera y sus flores recuerdan a las famosas margaritas. Además de ello, es una planta bastante popular por su agradable aroma.

La caléndula

Otra de las mejores plantas medicinales que puedes tener en tu casa es la maravillosa caléndula. Se puede tomar en infusión y gracias a sus excelentes propiedades es capaz de rebajar la fiebre y tratar diversas infecciones crónicas de todo tipo. Gracias al maravilloso color anaranjado de sus flores es una planta perfecta para tenerla en el jardín o en la terraza de tu hogar. Suelen florecer durante los meses de verano y necesitan la luz del sol para poder crecer perfectamente. El suelo debe estar bien drenado y con bastante humedad.

La menta

Además de ser una excelente planta medicinal desde hace miles de años, la menta destaca por su maravilloso y excelente aroma. En cuanto a sus propiedades medicinales destaca por su contenido de vitamina A y C, lo que hace que sea perfecta para tratar problemas de tipo intestinal y estomacal y estados febriles. Es aconsejable el plantarla en maceta ya que tiene carácter invasivo y suele florecer durante las primeras semanas del verano. El suelo debe de estar bastante húmedo y requiere un riego constante por lo que deberás regarla cada dos días.

La Equinácea

Esta planta medicinal es perfecta para tratar problemas de salud diversos como son las quemaduras o las picaduras causadas por insectos. Si la tomas en infusión te ayuda a fortalecer todo el sistema inmunológico. Además de ello, es perfecta para tu jardín ya que aporta un bonito y maravilloso colorido al mismo gracias a sus flores. Se trata de una planta que requiere espacios soleados, aunque tolera sin problemas la media sombra. Comienza a florecer a primeros de junio y aguanta el calor extremo del verano. Se trata sin lugar a dudas de una planta que no puede faltar en tu casa.

Fuente: plantas.facilisimo.com

Malos hábitos en la ducha

7 malos hábitos que seguimos en la ducha y no sabemos que nos hacen daño

Para que la ducha cumpla con su función y no nos perjudique debemos tener en cuenta una serie de aspectos que solemos pasar por alto, como estar demasiado tiempo bajo el agua.
7 malos hábitos que seguimos en la ducha y no sabemos que nos hacen daño

El aseo en la ducha es uno de los hábitos de cuidado personal que practicamos a diario, tanto por higiene como por promover el bienestar en general. A través de esta buscamos eliminar la suciedad y las bacterias que se van acumulando en el cuerpo. De este modo, evitamos los malos olores, las imperfecciones en la piel y otros problemas estéticos y de salud.

Sin embargo, aunque es una tarea sencilla, hay algunas malas costumbres que, lejos de ser saludables, podrían ocasionar reacciones indeseadas cuando se practican de forma recurrente.

Lo más preocupante es que para muchos pasan desapercibidas. Aunque presentan ciertos síntomas, no se llega a imaginar que se deben a estos errores. Debido a esto, a continuación queremos compartir en detalle cuáles son esos hábitos que inconscientemente pueden hacer daño. ¡Descúbrelos!

1. No lavar los pies, uno de los grandes errores en la ducha

Saltarse el lavado de los pies es una costumbre poco saludable que practican las personas de todas las edades. Muchos solo se preocupan por lavar con agua y jabón la parte superior del cuerpo. Consideran que los restos que bajan por los pies hacia el desagüe son suficientes para desinfectarlos.

Lo cierto es que los pies no se lavan solos. Por desgracia, al no darles un cuidado especial durante la ducha pueden padecer infecciones por hongos y además tendencia a olores desagradables.

Mal olor en los pies en la ducha: ¿cómo combatirlo?
El exceso de sudoración, sumado al contacto con bacterias y hongos, es lo que ocasiona mal olor en los pies.

2. Lavar el cabello todos los días

La mayoría de las personas acostumbran a lavar su cabello con excesiva frecuencia, sobre todo aquellas que lo tienen graso. Creen que así mantendrá más saludable y limpio. Si bien el uso de champú y acondicionador permite darle un aspecto muy agradable, no está bien lavarlo con tanta frecuencia así como tampoco con agua caliente.

Aunque los productos ayudan a fortalecerlo, su uso excesivo puede alterar la segregación natural de aceites en el cuero cabelludo, y derivar en un exceso de sequedad. Lo ideal es hacerlo solo tres o cuatro veces a la semana, en especial si el pelo tiende a ser seco.

3. Saltarse la ducha después de hacer ejercicio

Muchos llegan demasiado cansados de su entrenamiento físico como para tomar una ducha. Sin embargo, no hacerlo acarrea consecuencias que van más allá de los malos olores corporales.

El cuerpo libera toxinas y bacterias a través de la sudoración. Dejarlas en la superficie de la piel incrementa el riesgo de sufrir brotes de acné e infecciones cutáneas. Su presencia evita que la piel se oxigene de forma óptima, lo cual le genera imperfecciones notorias.

4. Tomar duchas demasiado largas

Mujer en la ducha

Tomar duchas demasiado largas no solo implica gastar más agua de la necesaria sino que, con el tiempo, puede originar graves problemas en la piel, según confirma un artículo publicado en la revista Elsevier.

Someterla de manera excesiva al agua, sobre todo si es caliente, desequilibra la actividad de las glándulas sebáceas y también altera la humedad natural que la caracteriza. Esto puede explicar por qué muchos sienten una incómoda sequedad y comezón después de bañarse.

Otro artículo indica lo siguiente: “cualquier tipo de acción limpiadora, ya se haga sólo con agua o con sustancias detergentes, quiebra la barrera cutánea. Por ello es importante seguir esta máxima: una ducha al día basta. La temperatura del agua debería ser lo más baja posible y la ducha, corta”.

5. Dejar la esponja en la ducha

La esponja vegetal es un elemento complementario de la ducha. Además de ayudar a eliminar la suciedad, es útil para quitar las células muertas y todo tipo de impurezas adheridas en la superficie de la piel.

No obstante, puede volverse un arma de doble filo. Al dejarlo en un ambiente húmedo, tiende a convertirse en un hogar perfecto para las bacterias y los hongos. Por lo tanto, en lugar de dejarlo en la ducha al finalizar el baño, lo ideal es desinfectarlo y ponerlo a secar antes de volver a utilizarlo.

6. Secar la piel con fuerza

Secar la piel con demasiada rudeza parece un hábito inofensivo. En realidad es una mala práctica que puede originar molestias cutáneas.

Las toallas no son agresivas para la piel. Sin embargo, frotarlas con demasiada fuerza puede generar sensibilidad y dificultades para retener la humedad natural.

La forma aconsejable de emplearlas es a través de suaves palmadas en las áreas húmedas. Sin friccionar o frotar de manera excesiva.

7. Retrasar la hidratación

Cremas emolientes para la piel seca en la ducha
El uso de cremas emolientes para la piel seca es una medida recomendada.

La hidratación inmediata de la piel después de tomar una ducha es determinante para mantenerla elástica, protegida y con un aspecto saludable. Esto se debe a que el agua puede generar alteraciones en la actividad de las glándulas productoras de aceite, lo que se traduce en sequedad o comezón.

La aplicación de crema hidratante corporal contrarresta estos efectos y ayuda a mantener el pH natural de la piel balanceado.

¿Identificas alguno de estos hábitos? De ser así, procura corregirlos para no tener que sufrir alguna de sus consecuencias. 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Grano, o herpes labial

¿Cómo diferenciar entre un grano y herpes labial?

Si sientes un leve escozor y notas un enrojecimiento en el borde del labio, es posible que te preguntes si será un grano o herpes labial. Sigue leyendo para aprender a diferenciarlos.
¿Cómo diferenciar entre un grano y herpes labial?

Diferenciar entre un grano y un herpes labial puede ser una pregunta crucial cuando te levantas en la mañana y observas que hay cerca del labio una protuberancia roja levemente dolorosa. Si bien son problemas cutáneos muy diferentes, al principio pueden semejarse bastante.

Plantearte esta pregunta es algo crucial. No se trata de simple curiosidad, sino que del hecho de reconocer la diferencia dependerá el tratamiento.

En este artículo analizaremos ambos tipos: el herpes y los granos de acné. A partir de sus características, aprenderemos a distinguirlos.

Características de los granos

Los granos o espinillas se producen cuando un poro se bloquea, debido a la grasa y a la acumulación de células muertas. Luego, las bacterias que están en la misma piel entran y se produce una infección.

Poco antes de aparecer, se puede sentir como un pequeño abultamiento debajo de la piel que está sensible en la zona. Luego, el grano se manifiesta en forma de una protuberancia roja. A los días, se muestra un punto de pus.

Los granos pueden aparecer en casi cualquier parte de la piel de la cara: frente, nariz, mejillas y hasta en el borde del labio. En esta última localización no siempre es posible diferenciar entre un grano y el herpes. No obstante, las espinillas no aparecen en el bermellón del labio (zona abultada donde se aplica el labial), sino que llegan solo hasta la línea blanca.

Esta enfermedad es bastante común. En la adolescencia, casi todos tenemos granos o espinillas. Sin embargo, también hay acné en adultos.

Y aunque no es contagioso, sí es posible que el acné se extienda por el rostro si no tomamos precauciones. En tal sentido, se recomienda que la persona no se toque los granos, ya que se pueden dispersar las bacterias.

Acné en el rostro.
Cuando el acné es de amplia distribución, resulta fácil distinguirlo, pero al inicio es solo uno o dos granos.

¿Cómo identificar un herpes labial?

Toda infección causada por el virus del herpes simple (VHS) es denominada herpes, de manera general. Puede afectar diferentes zonas del cuerpo, con preferencia por las mucosas.

El herpes labial se puede transmitir por la saliva o por el contacto con personas infectadas. Es oportuno señalar que se contagia muy fácil y es bastante frecuente. Se estima que 70 % de las personas lo padecen alguna vez.

Si bien no siempre causa brotes, lo más común es que se manifieste bajo la forma de una o varias ampollas. Estas son rojas. Una manera de diferenciar entre un grano y un herpes labial es por la apariencia de burbujas de este último.

Por otra parte, el herpes puede formarse directamente sobre el labio superior. Pero también aparece alrededor de la boca, debajo del labio inferior o entre la boca y la nariz.

En cuanto a los síntomas, el herpes es levemente doloroso, arde y la piel alrededor se siente tensa. Incluso, momentos previos a su aparición se experimentan estas sensaciones.

Eventualmente, las ampollas estallan, supurando líquido. Luego se forma una costra que se cae.

Diferencias entre un grano y un herpes labial

Si bien hay algunas similitudes, es posible diferenciar entre un grano y un herpes labial. Veamos cuáles son los aspectos que más los distinguen.

Forma

Cuando aparece, el herpes es una burbuja; pero cuando hay varios juntos, tienen el aspecto de un conjunto de islas. En tanto que el grano es un abultamiento con una forma más redondeada.

Color

Al aflorar, el herpes es claro, de un tono perlado. El grano se muestra más bien rojo, como una irritación.

Luego, el herpes se torna amarillento. Por su parte, el grano en su madurez muestra un punto blanco.

Ubicación

Las espinillas pueden aparecer en el borde del labio, pero nunca dentro. Este es uno de los rasgos que mejor permite diferenciar entre un grano y un herpes.

Textura

Al principio, el herpes es suave y cede al tacto, aunque no se debe tocar. Al secarse se torna áspero; se vuelve una costra reseca, como una herida. La textura del grano es más parecida a la de la piel, aunque el pus al salir es blando.

Duración

En el herpes, las ampollas pueden permanecer varios días hasta que se rompen y se forma la costra. En total son 2 o 3 semanas.

La duración de una espinilla puede variar entre 3 y 7 días si no se toca o exprime. Caso contrario, puede irritarse por más de una semana.

Consecuencias

El herpes desaparece sin dejar marcar o cicatrices, aunque puede volver a aparecer en el mismo lugar. En cambio, los granos pueden dejar marcas en forma de huecos, surcos o cicatrices, sobre todo cuando se manipulan.

Reactivación

Tras la primera infección, el VHS permanece en el cuerpo de forma inactiva pero latente, durante toda la vida. Puede que no vuelva a manifestarse, aunque tiende a reactivarse por estrés, alteraciones en el sistema inmunitario o fiebre.

Tratamiento de los granos y el herpes labial

En el caso del VHS, el brote cede por sí solo con el tiempo. Sin embargo, hay medicamentos antivirales para ayudar a aliviar las molestias.

Estos, consumidos al comienzo de un brote, pueden reducir la gravedad y la duración del episodio. Asimismo, hay tratamientos naturales para el herpes labial que incluyen té negro, yogur, tomate, bicarbonato y miel.

También los bálsamos y ungüentos para los labios son útiles, para evitar la aparición de resequedad y resquebrajamiento. Algo muy importante es que estos medicamentos se deben aplicar con un hisopo, no con los dedos.

Por su parte, existen diversas alternativas para los granos. En general, se apela al tratamiento tópico del acné a base de cremas y ungüentos con ácido salicílico, alfa hidroxiácidos, peróxido de benzoílo, entre otros.

Grano del herpes labial.
El herpes labial tiende a localizarse dentro del labio. El grano, en cambio, queda en la periferia.

¿Se pueden prevenir los granos y el herpes labial?

En el caso de los granos, podría decirse que algunos factores desencadenantes de los brotes de acné son controlables. De allí que, como punto de partida, se consideren buenas medidas el mantener una adecuada limpieza de la piel y disminuir el consumo de alimentos altos en grasa. Aunque recientemente se ha cuestionado la relación entre la dieta y el acné.

Para el herpes labial se deben tomar medidas con miras a evitar que se propague, tanto en la misma persona como en el contagio a otras. En este orden de ideas, es muy importante evitar reventar o tocar las llagas, besar a los demás o que estos usen nuestros objetos cuando hay un brote.

Asimismo, si eres una persona propensa a sufrir de herpes labial, es bueno que tomes nota de cuáles son las circunstancias o eventos que desencadenan los brotes. Así será más sencillo prevenir o evitar su ocurrencia.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

La movilidad articular

Importancia de la movilidad articular

En general, no se le da mucha importancia al cuidado y a la promoción de la movilidad articular. Suele creerse que los ejercicios musculares son más importantes, pero se olvida el hecho de que articulaciones y músculos son interdependientes.
Importancia de la movilidad articular

La movilidad articular es un tema del que no se habla tanto, pero que resulta fundamental para la salud. Recordemos que las articulaciones son componentes que actúan como engranajes.

Al momento de realizar actividad física, no solo se ejercitan los músculos, sino que también se ponen en juego las articulaciones. Tomar en cuenta esto ayuda a promover la movilidad articular, sin que se generen lesiones.

Hay algunos puntos del cuerpo con los que se debe prestar especial atención. Entre ellos, el cuello, los tobillos, los hombros y la cadera.

¿Qué es la movilidad articular?

La movilidad articular puede definirse como la capacidad de movimiento que tiene cada articulación. Ese rango se mide en grados. El límite son los propios huesos, los cartílagos, la fascia o la masa corporal.

El rendimiento físico durante el ejercicio está determinado por la movilidad articular, la fuerza, la resistencia y la velocidad. Cuando tal movilidad es adecuada, le permite al cuerpo soportar movimientos repetitivos y grandes cargas de fuerza sin que se produzcan lesiones.

Más allá de prevenir lesiones, la movilidad articular es por sí misma un soporte mecánico y permite alcanzar mayor potencia física. Pese a su importancia, muchas veces se pasa por alto en los ejercicios habituales. Lo indicado es que se aplique su cuidado en la etapa de preparación o calentamiento.

Calentamiento y estiramiento para la movilidad articular.
El proceso de calentamiento, antes de la actividad física, y el de estiramiento al final, promueven una mejor salud articular.

¿Por qué es tan importante?

La movilidad articular incide en los movimientos corrientes y en el ejercicio físico. Cuando una articulación no se ejercita por mucho tiempo, el rango se pierde.

Una movilidad adecuada en las articulaciones reduce de manera significativa el riesgo de lesión. De ahí la importancia de ejercitar la movilidad articular en los niños y en las personas mayores.

De otro lado, una buena movilidad articular incide en otras funciones del cuerpo, como las siguientes:

  • Favorece la buena circulación e incrementa el oxígeno que llega a los tejidos.
  • Ayuda a redistribuir de forma correcta el flujo sanguíneo.
  • Favorece el desarrollo adecuado de los procesos neuromusculares.
  • Ayuda a prevenir dolores musculares y esqueléticos.

Hay que tomar en cuenta que la mayoría de las lesiones se producen por movimientos bruscos que comprometen las articulaciones. Con una buena movilidad articular es menos probable que esto ocurra.


Factores que afectan la movilidad articular

Hay varios factores que pueden afectar la movilidad articular. Bajo esas condiciones, el movimiento se limita y hay mayor riesgo de lesiones.

Los siguientes son algunos de los elementos que provocan un impacto negativo:

  • Edad: la reducción del ácido hialurónico y del colágeno que sobreviene con la edad influye de manera negativa en la movilidad articular.
  • Afecciones articulares: enfermedades como la osteoporosis, la artrosis y la artritis alteran la condición normal de las articulaciones, originando dolor y rigidez.
  • Lesiones: las dislocaciones, las fracturas u otros traumatismos también afectan el movimiento.

¿Cómo mejorar la movilidad articular?

Todo lo ya expuesto permite comprender la importancia de cuidar y promover la buena movilidad articular. ¿Cómo hacerlo? Lo mejor es combinando el ejercicio con un estilo de vida saludable.

Alimentación correcta

Es muy recomendable mantener una dieta sana que incluya una importante cantidad de elementos como el ácido hialurónico, el colágeno, el zinc, el magnesio y la vitamina C. Una dieta mediterránea es aconsejable.

Descanso adecuado

Dormir el número de horas estipulado es un factor que ayuda a cuidar y a regenerar las articulaciones. El descanso comprende también las pausas activas. Mantenerse en una misma posición por muchas horas afecta a largo plazo el rango de movimiento.

Ejercicios de movilidad articular

Lo ideal es realizar ejercicios de movilidad articular todos los días. Solo unos 10 minutos dedicados a esta actividad son suficientes para conseguir efectos visibles.

¿Cuáles son los ejercicios más recomendables? Algunos de ellos son los siguientes:

  • Círculos con los hombros: tendido boca abajo, describir círculos con los brazos sin tocar el piso. Esto activa la musculatura de la espalda, los brazos y las piernas.
  • Sentadillas de arquero: en cuclillas, se debe extender una pierna tanto como sea posible, mientras la otra se mantiene flexionada.
  • Rodar en el suelo: para este ejercicio solo se debe extender el cuerpo en el piso y hacer giros, mientras los brazos y las piernas se mantienen extendidos.
  • Agarre pasivo y activo: se trata de colgarse de una barra. Por unos segundos, hacer fuerza en los hombros. Luego relajarlos.
  • Yoga o pilates: unos 10 minutos al día de cualquiera de esas prácticas ayuda a mantener la buena salud articular.
Ejercicios para la movilidad articular.
Ejercicios sencillos para intercalar en la rutina diaria pueden significar una diferencia positiva en la salud articular.

Consultar con el médico

Siempre es importante consultar con el médico para que él ofrezca orientaciones sobre la mejor manera de proteger la movilidad articular. Es importante recordar que cada persona es diferente y puede requerir medidas distintas a las de otros.

Mejores articulaciones para una mejor calidad de vida

Lo indicado es hacer ejercicios de movilidad articular antes de cualquier rutina de ejercicios. Forman parte de la etapa de calentamiento y no es conveniente omitirlos. No solo previenen lesiones, sino que también potencian el rendimiento.

En términos generales, una buena movilidad articular maximiza los resultados deportivos. No basta con los estiramientos pasivos, sino que es necesario ir más allá y realizar movimientos específicamente orientados a conservar o mejorar la movilidad de las articulaciones.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Picazón de garganta

4 remedios naturales para la picazón de garganta

Los remedios naturales para la picazón de garganta suelen ser muy efectivos. Pero, si persiste la molestia, conviene acudir al especialista para descartar problemas mayores. Sigue leyendo y conoce más.
4 remedios naturales para la picazón de garganta

No puedes perderte los remedios naturales picazón de garganta que te recomendamos hoy. Ten presente que, si presentas este síntoma, suele ser el primer indicador de que se padece una irritación de garganta, la cual podría deberse, a su vez, a distintas causas. ¿Las descubrimos?

Causas de la picazón de garganta

La picazón de garganta puede deberse a diferentes causas, entre ellas:

  • Virosis
  • Consumo de sustancias irritantes
  • Ingestión de sustancias mentoladas
  • Cigarrillo
  • Tos frecuente

Ahora que sabes cuáles pueden ser las causas de tus molestias, puedes tratar de aliviar los síntomas con estos sencillos remedios naturales contra la picazón de garganta, que te presentamos a continuación.

4 remedios naturales contra la picazón de garganta

1. Sal y agua tibia

Gárgaras de agua con sal y otros remedios para aliviar la picazón de garganta

 

La mezcla de sal y agua tibia podría ser la solución perfecta para aliviar el picor y el dolor de garganta. Se trata de un remedio natural y sencillo, que puedes elaborar en cualquier momento para ayudar a hidratar esta mucosa y calmar cualquier síntoma desagradable como la picazón.

Ingredientes

  • ½ taza de agua tibia (125 ml)
  • 1 cucharada de sal (10 g)

¿Qué debes hacer?

  • Añade la cucharada de sal en media taza de agua tibia y remueve para que la sal de disuelva.
  • Realiza gargarismos durante 15 ó 20 segundos (aproximadamente) para que se humecte bien la garganta; después, escupe todo el agua.

2. Regaliz

El regaliz resulta un remedio natural para aliviar la picazón de garganta producida por la tos, el cual resulta muy efectivo, ya que ayuda a eliminar la sequedad y a hidratar las mucosas.

Ingredientes

  • 10 gotas de extracto de regaliz
  • 1 vaso de agua tibia (200 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Mezcla ambos ingredientes y déjalos reposar durante un par de minutos.
  • Haz gargarismos o tómalo como infusión si lo prefieres (el efecto será el mismo en la garganta).

3. Cebolla y ajo

Cebolla y ajo para elaborar infusión contra la picazón de garganta

 

Es bien sabido que tanto la cebolla como el ajo cuentan con muchas propiedades que alivian la tos debido a sus efectos expectorantes y descongestivos. En consecuencia, resultan un eficaz remedio natural para algunas de las causas de la picazón de garganta.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 rodajas de cebolla cruda
  • 2 dientes de ajo

¿Qué debes hacer?

  • Calienta la taza de agua en una olla pequeña y, cuando hierva, introduce las rodajas de cebolla y los dientes de ajo previamente machacados.
  • Deja cocinar durante 5 minutos para extraer todas las propiedades de los ingredientes.
  • Deja reposar unos minutos y bébetelo; ¡cuidado! Aún quema.

4. Limón y miel

Taza de infusión de miel con limón para la picazón de garganta

 

Otros ingredientes con posibles propiedades antisépticas y humectantes ideales para la picazón de garganta son el limón y la miel.

Ambos poseen cualidades antibacterianas que pueden ayudar a desinfectar la zona y a calmar por completo la picazón producida durante un proceso viral.

Ingredientes

  • El jugo de 1 limón
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g)

¿Qué debes hacer?

  • Exprime un limón hasta obtener todo su zumo y colócalo en una taza.
  • Caliéntalo un poco a fuego lento y añade la miel, sin dejar de remover con ayuda de una cucharada de madera.
  • Retira la mezcla del fuego y déjala reposar durante unos minutos.
  • Tómate esta infusión cada mañana en ayunas.

Además de aliviar la picazón y recuperar el bienestar en la garganta, gracias a la vitamina C, también contribuirás a fortalecer tu sistema inmunitario.

¿Debemos consultar al médico si sentimos ardor o picazón de garganta?

Nos encantan estos remedios naturales para la picazón de garganta, porque no suelen generar efectos secundarios, son completamente sencillos y puedes prepararlos en casa, cómodamente, y sin necesidad de gastar una fortuna.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que debes acudir al médico, en alguna de las siguientes situaciones:

  • las molestias no desaparecen en unos días o incluso una semana;
  • el dolor o la picazón no mejora, sino que empeora;
  • hay fuerte dolor al tragar;
  • se presenta fiebre alta;
  • hay náuseas, vómitos u otros síntomas estomacales.

Luego el médico determinará cuál es el tratamiento a seguir, así como te dirá si puedes seguir o no con estos remedios naturales para la picazón de garganta.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Eliminar el sarro

Cómo eliminar el sarro de los dientes naturalmente

Una buena higiene dental y el consumo de ciertos alimentos, como la manzana, el tomate y las fresas, pueden ayudar a prevenir la aparición de sarro en los dientes.
Cómo eliminar el sarro de los dientes naturalmente

El sarro, también llamado tártaro o cálculo dental, es el endurecimiento de la placa bacteriana debido al depósito de minerales.

Por lo general, esto ocasiona que los dientes tengan un aspecto poco atractivo, con una coloración amarillenta o marrón y, en el límite entre las encías y los dientes, los residuos pueden tener un color incluso más oscuro. Por ende, se percibe como una especie de ‘costra’ sobre dicha área. 

¿Qué debes saber sobre el sarro?

eliminar el sarro

 

Al tacto, el sarro es rugoso y, más allá de ser un problema estético, puede conllevar a la aparición de otros problemas de salud. El sarro, al interactuar con ciertos alimentos (como las golosinas, los refrescos de cola y las frituras) desprende un ácido que puede producir caries.

Por otra parte, ciertos hábitos como el tabaquismo, el alcoholismo y el consumo excesivo de café pueden promover la aparición de sarro. También puede existir cierta predisposición genética a la producción de sarro. 

 

Remedios caseros para el sarro de los dientes

El mejor remedio contra el sarro es la prevención, unos hábitos adecuados de higiene dental ayudan a prevenir la aparición de esta placa. Los especialistas recomiendan cepillarse los dientes después de cada comida, o al menos 2 veces al día. Por su parte, usar hilo dental o cepillos interdentales al menos 1 vez al día ayuda a prevenir la aparición de sarro.

Además de mantener unos buenos hábitos de higiene dental, es importante visitar periódicamente al dentista para una limpieza profunda. Ahora bien, también se pueden aprovechar las bondades de ciertos remedios caseros para evitar el exceso de sarro en los dientes.

Bicarbonato de sodio

Bicarbonato-de-sodio

 

Muchas personas utilizan el bicarbonato de sodio mezclado con limón o sal para reforzar su higiene dental y mantener el color de sus dientes claros, dadas las propiedades de dichos ingredientes. Se recomienda mezclar también con un poco de agua, ya que el sabor puede ser un tanto fuerte. Ten cuidado con su utilización porque puede dañar el esmalte.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g).
  • 1 cucharadita de sal (5 g).
  • Agua (cantidad necesaria).

Preparación

  • En un recipiente mezcla el bicarbonato y la sal.
  • Moja el cepillo de dientes en agua tibia.
  • Introduce el cepillo de dientes en la mezcla de bicarbonato y sal para impregnarlo.
  • Cepilla como de costumbre, pero trata de centrarte en las zonas donde tiende a acumularse mayor cantidad de sarro.
  • Repite, al menos, 2 veces al día (mañana y noche) para obtener resultados.

Limón

Es otro de los blanqueadores dentales por excelencia, además, esta fruta cítrica tiene propiedades antibacterianas que vienen muy bien a la hora de combatir el sarro.

Después de utilizarlo, enjuaga bien para que, al día siguiente, al tener contacto con el sol, no se produzcan manchas en la piel alrededor de la boca.

El ácido del limón a su vez podría dañar o debilitar las piezas dentales; por lo tanto, deberás usar esta receta, como máximo, una vez a la semana.

Ingredientes

  • El jugo de ½ limón.
  • ½ taza de agua tibia (125 ml).

Preparación

  • Llena media taza con agua tibia. Añádele el jugo de limón.
  • Coloca el agua y el jugo en un vaso o taza y remueve.
  • Haz buches por toda la boca antes de irte a la cama.
  • Enjuaga con un poco de agua tibia para que no te quede el sabor ácido.

Agua oxigenada

Esta sustancia, tan común en los hogares, también sirve para aclarar los dientes y eliminar el sarro. Puedes usar este remedio casero hasta tres veces a la semana, siempre como enjuague, después del cepillado rutinario.

Ingredientes

  • ¼ taza de agua tibia (62 ml).
  • 2 cucharadas de agua oxigenada (20 ml).

Preparación

  • Coloca agua tibia en un vaso y agrega el agua oxigenada. Remueve para mezclar.
  • Toma un poco de agua y haz buches durante, por lo menos, 1 minuto.
  • Escupe la mezcla y repite durante otro minuto. 
  • Enjuágate con agua fresca.

Semillas de sésamo

Semillas

 

Estas semillas son ideales para desprender la suciedad acumulada de los dientes. Tan solo es necesario tomar una cucharada de las mismas y masticarlas lentamente durante uno o dos minutos. Luego, se escupen y, con ayuda del cepillo de dientes previamente humedecido, se masajean los dientes. Finalmente, se enjuaga con agua.

Perejil

Por qué la bebida de perejil ayuda a limpiar los riñones

 

Esta hierba aromática que se usa en una gran cantidad de recetas para dar sabor también puede ayudar a combatir la acumulación de sarro en las encías. Uno de los remedios más sencillos es el siguiente: 

Ingredientes

  • 1 puñado de hojas de perejil (20 g).
  • 1 cucharada de agua (10 ml).

Preparación

  • Lava y pica bien las hojas de perejil.
  • Mézclalo con el agua hasta formar una pasta.
  • Colócala sobre los dientes y deja que actúe unos 5 minutos.
  • Enjuaga con suficiente agua tibia.

Frutas para eliminar el sarro de los dientes

Fresas

 

Algunas de ellas tienen la capacidad para blanquear nuestros dientes y eliminar el sarro adherido hace tiempo. Para que este método resulte deberás consumirlas crudas y morderlas (no cortarlas con cuchillo).

La manzana, el melón y las fresas son tres alternativas perfectas para tener las encías sanas, evitar la acumulación de alimentos y prevenir el sangrado que aparece con el cepillado. Cabe destacar que la manzana debe comerse con su cáscara para conseguir el efecto deseado.

Tanto las fresas como los tomates se pueden aprovechar simplemente cortándolos en rodajas y frotarlos de forma directa sobre los dientes antes de cada comida.

Por su parte, estudios recientes demuestran que el consumo constante de frutas a largo plazo está asociado a una disminución en la formación de sarro. Esto se debe a que la fruta promueve la acidificación de la placa dental, evitando su acumulación.

Otra forma casera de combatir el sarro consiste en frotar la parte interna de la cáscara de ciertas frutas (naranja y plátano) contra los dientes durante unos 2- 3 minutos antes y después de comer. Así que, ya sabes, ¡No las arrojes a la basura y aprovéchalas para cuidar tus dientes!

 

Fuente: mejorconsalud.as.com