Archivo de la etiqueta: Salud

Miel: Beneficios para la salud

Miel de abeja: ¿cuáles son sus beneficios para la salud?

Este fluido natural, de sabor dulce, es uno de los alimentos con mayor cantidad de nutrientes que aporta más beneficios a la salud.
Abeja.Este fluido natural, de sabor dulce, es uno de los alimentos con mayor cantidad de nutrientes que aporta más beneficios a la salud.

La miel es un fluido natural dulce producido por las abejas, que ha sido usado por las personas de múltiples formas: como endulzante, componente de algunas mascarillas faciales e incluso como alimento nutritivo.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Oxford, publicado en BMJ Evidence-Based Medicine, la miel es una alternativa poderosa a los fármacos, pues es igual de beneficiosa y contiene menos efectos secundarios cuando se trata de enfermedades suaves como la gripa o la tos.

Consumir un poco de miel ayuda a mantener la piel sana, evitar el estreñimiento y mejorar el sueño, entre otros, gracias a los nutrientes como el calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, zinc, fósforo y potasio, además de aminoácidos, ácidos orgánicos, vitaminas B, C, D y E, y antioxidantes que posee.

Cúrcuma molida, raíz de cúrcuma, canela, jengibre, panales en cuencos de madera sobre fondo de textura negra Cierre para arriba, copie el espacio. (Foto de: Natasha Breen / REDA & CO / Universal Images Group a través de Getty Images

Diferentes beneficios de la miel:

– Regula el azúcar en la sangre

Aunque la miel es un alimento de sabor dulce, ayuda a balancear el nivel de azúcar en la sangre. Esto se debe a que posee un equilibrio de fructosa y glucosa. Al ingerir miel, la porción de fructosa da paso a que la glucosa sea percibida por el hígado para formar glucógeno, que después pasará a estar presente en el cerebro, el corazón, los riñones y las células rojas de la sangre.

De acuerdo con Bárbara Saldaña, en entrevista para el medio argentino Clarín, la miel contribuye a mejorar el funcionamiento de los órganos y tejidos esenciales. Su ingesta también elimina la glucosa de la circulación, lo que hace que se reduzca el nivel de azúcar en la sangre.

– Ayuda al hígado

La miel natural facilita la producción de glucógeno en el hígado, una reserva natural que se genera para cuando el cuerpo lo necesite. Esta provisión de energía es fundamental para el funcionamiento normal del cerebro.

Según la experta, es bueno comer miel en el desayuno y en la comida, pero es importante consumirla luego de realizar ejercicio porque ayuda a recuperar la energía que se pierde durante la actividad física.

– Beneficia el sueño

El azúcar natural que contiene la miel ayuda a producir una pequeña secreción de insulina y es gracias a esta hormona que se permite la creación de la melatonina, la hormona encargada de regular el sueño. Es por esto que se recomienda consumir leche caliente con una cucharada de miel antes de dormir para tener un buen descanso.

Por otro lado, la nutricionista asegura que la melatonina también regula los ritmos cardiacos y ayuda a mejorar la inmunidad.

– Reduce el estreñimiento

Gracias al alto contenido de fructooligosacáridos (FOS), la miel reduce el estreñimiento. Esto se debe a cuando el oligosacárido llega al colon, el componente se comporta como una fibra vegetal, captando el agua y aumentando de esta forma el volumen de las heces. La miel puede generar un efecto laxante suave, siendo también alimento de las bacterias necesarias pertenecientes al colon.

– Mejora la función cerebral

Debido a los componentes nutricionales de la miel, como la presencia del calcio, la función cerebral se ve beneficiada con su consumo. La importancia del calcio radica en que las neuronas usan este componente para originar la señal que emiten y para llevar mensajes.

Según explicó la nutricionista Bárbara Saldaña, la miel “beneficia a deportistas, niños en crecimiento, adultos mayores, personas con trabajos forzados o que tienen carga intelectual extra, ya que aporta una dosis adicional de energía que se consume rápida y fácilmente”.

– Reduce el estrés metabólico

Este beneficio de la miel está relacionado con la energía que inyecta, pues el estrés metabólico se produce cuando el cerebro piensa que está en peligro de quedarse sin energía. Generalmente esto ocurre al ejercitarse o durante el sueño nocturno. Por lo que consumir miel antes de dormir o luego de hacer ejercicio ayudará a evitar este síntoma.

Entre otros beneficios de la miel se pueden mencionar que ayuda a perder peso, reduce la humedad de la piel y produce peróxido de hidrógeno que ayuda a regular y reducir el acné. Además, por sus componentes, es usada para el tratamiento de quemaduras.

 

Fuente: semana.com

Las alergias del otoño

Si en pleno otoño presentamos síntomas como estornudos, lagrimeo, tos o congestión nasal, puede ser que no estemos presentando un catarro sino un proceso alérgico. Porque aunque generalmente asociamos las alergias con la primavera, en otras estaciones, como el otoño, podemos sufrirlas de igual manera. Desde Vivienda Saludable vamos a conocer hoy cuáles son las alergias más comunes en otoño y cómo podemos reducir sus efectos.

¿Por qué se producen alergias en otoño?

La alergia es una respuesta exagerada del sistema inmune de personas hipersensibles que se defiende ante una sustancia, normalmente ambiental. La mayoría de las personas alérgicas sufren los síntomas más agudos durante los meses primaverales, especialmente entre mayo y junio, que es cuando se producen las floraciones y el polen se encuentra en sus niveles más altos. Y es que la alergia más frecuente es esta precisamente, a la polinización, que se ve agravada en las ciudades por la contaminación atmosférica.

Sin embargo, el otoño también puede ser una estación complicada para determinadas personas. ¿Por qué? Sencillamente, por que durante estos meses descienden las temperaturasaumenta la humedad y, además, algunas plantas comienzan su proceso de polinización. Estos factoras provocan, como decíamos, que muchas personas sufran reacciones alérgicas que conlleven síntomas como la rinitis, la picazón nasal o incluso el asma en los casos más agudos.

Las alergias típicas del otoño

Vamos a conocer cuáles son los agentes causantes de las alergias que tienen un mayor impacto entre los meses de septiembre y diciembre.

Plantas

Las plantas constituyen, al igual que en primavera, el principal motivo de los procesos alérgicos. Y es que hay algunas especies –fundamentalmente las de familia de las Amarantáceas junto con la de las Compuestas

– que polinizan durante estas semanas. Entre las más comunes y más polinizadoras encontramos la ambrosía, que se encuentra en plena explosión al final del verano y comienzo del otoño, el llantén , la salsola, el cenizo o la artemisa y, en general, los árboles de hoja caduca.

Ácaros

Después del verano prolifera de forma exponencial la aparición de los ácaros, que son unos insectos minúsculos que habitan en el polvo. Esto es debido a que para su desarrollo necesitan humedad y temperaturas bajas, que es precisamente lo que caracteriza al periodo que comienza cuando el verano llega a su fin. Si a esto añadimos la disminución de la ventilación en las casas y el uso de la calefacción, entonces tenemos el caldo del cultivo idóneo para el incremento del número de ácaros en el hogar.

Hongos y moho

El moho y los hongos son otros de los alérgenos más comunes del otoño y que, al igual que los ácaros, se desarrollan cuando aumenta la humedad y bajan las temperaturas. Las personas alérgicas pueden presentar sintomatología bien al entrar con contacto con setas o bien por los abundantes hongos microscópicos que hacen acto de presencia durante estos meses (penicillium, aspergillus…). A través de las esporas entran en las vías respiratorias, provocando rinitis, tos o asma.

Epitelios de mascotas

Aunque la alergia a la caspa de perros y gatos no es propia del otoño, durante esta estación solemos pasar más horas en casa, reducir la ventilación, etc., y esto hace que empeore la alergia a los epitelios de nuestros mejores amigos.

Medidas que podemos tomar para reducir la alergia

Las alergias, que normalmente son leves o moderadas, suelen ser crónicas y difíciles de erradicar. Sin embargo, tomando ciertas medidas y precauciones sí podremos reducir las molestias ocasionadas por los distintos agentes alérgenos. Esto es lo que podemos hacer durante el otoño para reducir la alergia:

– Debemos intentar reducir nuestra exposición a las plantas que polinizan durante el otoño. No es una buena idea salir a pasear por un parque donde florecen ambrosías, por una chopera o por un campo cubierto de setas, si son estas especies las que nos producen alergia. Nuestro consejo es acudir a un alergólogo

para que, a través de las pruebas pertinentes, nos ayude a reconocer cuáles son las plantas que nos perjudican y, así, poder evitar el contacto con las mismas.

– Ventilar es un acto imprescindible para evitar humedades. Es suficiente con hacerlo por la mañana y al anochecer durante unos minutos (si podemos hacer que los rayos del sol entren en casa, mucho mejor todavía.). Gracias a la ventilación reduciremos la humedad, renovaremos el aire y limpiaremos el ambiente de epitelios de mascotas, virus, bacterias. etc. En caso de que el problema sea la condensación, entonces tendremos que valorar la posibilidad de cambiar las ventanas de casa.

– Limpiar a conciencia. Teniendo en cuenta que el polvo es el hábitat natural de los ácaros, debemos pasar la aspiradora y hacer limpiezas frecuentes en casa, haciendo especial hincapié en textiles -como las alfombras, las almohadas o la ropa de cama-, y en los rincones menos accesibles de la vivienda. En cuanto al colchón, conviene limpiarlo al menos una vez al mes y es muy recomendable comprarlo ‘antiácaros’ o, al menos, hacernos con una funda especial que tenga estas propiedades. Y no solo debemos cuidar el interior de la vivienda, en el jardín es imprescindible que retiremos las hojas que han caído de los árboles.

Esperamos que todos estos consejos te ayuden a identificar tu alergia otoñal y a reducir sus molestos efectos

Fuente: salud.facilisimo.com

¿Por qué pica la piel?

Trucos para aliviar el picor

El picor, picazón o prurito es una sensación molesta e incómoda que percibimos en la piel y/o las mucosas y que nos impulsa a rascarnos. Puede ir desde una leve molestia hasta resultar tan intenso que sea imposible no rascarnos; pudiendo llegar a alterar significativamente nuestra calidad de vida y el rendimiento en nuestras actividades diarias.

La sensación de picor es un problema muy común, seguro que más de una vez lo has experimentado. Pero suele ser uno de los síntomas más habituales de las enfermedades de la piel y  también de algunas enfermedades sistémicas.

En este contenido te explico algunas causas y remedios para aliviarla; aunque es recomendable que visites a un especialista en caso de que te sientas identificada con alguna de ellas.

Causas:

La piel tiene un propósito vital, es la barrera que protege el interior del cuerpo. Está llena de células especiales del sistema inmunológico que pueden protegerla y también al cuerpo de virus, bacterias y otras amenazas ocultas.

Una vez que las células de la piel detectan cualquier tipo de sustancia sospechosa, activan una reacción que ocasiona que el área se inflame. Los profesionales médicos se refieren a esta inflamación como sarpullido o dermatitis. Esto puede ocasionar picazón y estas pueden ser algunas de las causas.

1. Piel seca

Los factores ambientales que pueden ocasionar la piel seca incluyen clima excesivamente caliente o frío con baja humedad. Lavarse demasiado también puede ocasionar piel seca. Puede afectar cualquier grupo de edad pero a medida que envejeces tu piel se hace más delgada y seca. Es importante buscar ayuda para tratar la piel seca, un especialista sabrá que te ayudará a mejorarla.

2. Piquetes de insectos

Las picaduras de insecto son fáciles de diagnosticar, pero hay parásitos que son más difíciles de identificar. Los piquetes de mosquito o de araña con frecuencia producen una pequeña marca de la picadura rodeada por una irregularidad roja en la piel. Estos piquetes deben desaparecer en 7 a 14 días. Los piquetes de las chinches y ácaros pueden producir un prurito más grande y causar picazón en todo el cuerpo.

3. Dermatitis atópica (enfermedades en la piel)

El eczema o dermatitis atópica, es la causa más común de sarpullido en la piel de los niños. La causa está relacionada con la pérdida de la barrera de la piel. Esto ocasiona que el área se reseque poniendo en riesgo de una irritación e inflamación. Es vital mantener la piel humectada. El eczema con frecuencia mejora con el tiempo. Sin embargo las personas con eczema deben ser cuidadosas, ya que son más vulnerables a las infecciones de la piel.

4. Trastornos nerviosos

Cuando hay estrés el cuerpo fabrica determinadas sustancias que provocan un incremento de la sensibilidad de las fibras nerviosas traduciéndose en picores. La mejor solución contra esto es poner en marcha técnicas de relajación como puede ser la meditación o el yoga. El 81% de los pacientes con dermatitis atópica empeoran en situaciones de estrés emocional.

5. Embarazo 

El embarazo puede empeorar algunas patologías de la piel. Además es frecuente que durante esta etapa notes picor en algunas zonas como el abdomen por los cambios que experimenta la piel de esta zona y que puede necesitar cuidados especiales como productos que estimulen la síntesis de colágeno.

6. Alergias

La irritación y reacciones alérgicas también pueden ocasionar picazón en la piel. La dermatitis de contacto alérgico aparece cuando la piel entra en contacto directo con un alérgeno. El resultado de la alergia en la piel es un prurito rojo que ocasiona picazón y puede incluir pequeñas ampollas o protuberancias. Tener contacto con ropa, mascotas, químicos, jabones y sustancias como hiedra venenosa o cosméticos puede causar reacciones alérgicas. Para ello te recomiendo que te hagas estudios y así evites consumir o estar en contacto con las cosas a las que seas alérgica.

Trucos para aliviarlo:

Sobre el por qué nos rascamos para aliviar el picor, la doctora Raquel Novo mantiene que al hacerlo se activa una zona del cerebro que habitualmente procesa las sensaciones dolorosas, de forma que la sensación del picor queda amortiguada por la del dolor. «Sin embargo, al rascarnos favorecemos la liberación de más mediadores inflamatorios que hacen que cada vez el picor sea más intenso, con lo que se entra en un círculo picor-rascado-más picor-más rascado», avisa la jefa del servicio Dermatología en los hospitales universitarios HM Montepríncipe y HM Puerta del Sur. Estas son algunas opciones para aliviar el picor en lo que consultas a un especialista.

1 . Aplicar frío

Puedes ponerlo directo o dentro una bolsa pero no lo dejes por mucho tiempo ya que podría empeorar y causar una quemadura. Otra opción usar una bolsa de guisantes congelados envuelta en una servilleta, si lo tienes en una zona localizada.

2. Pellizco

Las vías que transmiten dolor, picor y temperatura están muy próximas; y de esta forma intentamos amortiguar la sensación aumentando las otras. El pellizco debe ser en una zona diferente en donde tengas picor. 

3. Cremas calmantes

Que contengan sustancias calmantes como la calamina o el polidocanol, será necesario para conseguir un alivio rápido. En general los productos  hidratantes oclusivas evitan la pérdida de agua; la vaselina o las sustancias emolientes como la glicerina son aptas para mantener la piel hidratada

4. Jabones

Usa cosméticos específicos para controlar el picor y jabones que no sean agresivos porque pueden dañar aún más la barrera cutánea. En este sentido los productos diseñados para la piel atópica son los más adecuados.

La hidratación es un factor fundamental para controlar los picores producidos por la sequedad o como medida complementaria cuando existe alguna enfermedad cutánea.

La principal función de la piel es actuar como una barrera que protege y aísla nuestro medio interno del exterior. Para lograr esa función, la piel debe someterse a un proceso continuo de renovación: se forma una nueva epidermis al tiempo que la superficie se va descamando de forma imperceptible.

Fuente: salud.facilisimo.com

Eliminar los granos

Cómo eliminar y desinfectar los granos de manera natural

Los granos son la gran molestia  que muchas mujeres sufrimos a lo largo de la vida, ya que parece que salen cuando más necesitas lucir radiante y fresca. Pero es un proceso natural que todo ser humano pasa, a unos más que otros.

El gran beneficio que tienes  es que en la actualidad existen muchos remedios para poder quitarlos lo antes posible y lo mejor es que estos remedios son creados con productos naturales para poder cuidar tu  piel y cara que vale millones.

A continuación te doy información esencial para eliminar y evitar la aparición de imperfecciones.

1. ¿Qué hace que te salgan los granos?

Existen muchas razones por las cuales los granos aparecer, pero primero hay que entender que es un proceso natural de la piel para poder sacar toxinas y grasa que nuestro cuerpo necesita expulsar de alguna manera. Si son más frecuentes y resistentes a cualquier remedio te aconsejo que te acerques con un especialista experto en este tema para que te oriente en las opciones que hay para tener un rostro limpio y sobre todo saludable.

Algunas de las razones por las cuales te pueden salir granos son:

– Piel demasiado seca:

Aunque nos parezca impactante, una de las razones por las cuales puede salir granos es una piel demasiado reseca. El cuerpo compensa que no hay grasa y  esto hace que genere más provocando la aparición de granos.

–  Dormir con maquillaje:

Una de las grandes reglas de la rutina de piel, es desmaquillarse muy bien antes de dormir. Ya que durante el día estamos expuestas a mucho polvo y contaminación; y con maquillaje hay más probabilidad  que se acumule en nuestro rostro. Es por eso que todas las noches antes de dormir, retira todo el producto de tu cara de manera consiente para poder tener una piel radiante y  sin granos. 

– Desajuste hormonal:

Es un proceso natural la aparición de granos, una de las razones de esto pueden ser las hormonas. Ya que al tener desequilibrios hormonales la aparición de granos es muy probable.

2. Maneras para eliminarlos  y evitarlos.

Es necesario adaptar ciertas acciones en tu rutina diaria para poder eliminar y evitar la aparición de granos.

– Enjuagarte con agua fría

Se recomienda lavar la cara al terminar de hacer ejercicio; esto provocará que el sudor se elimine y no se quede en la piel causando la salida de imperfecciones.

-Tomar agua:

Por lo menos 2 litros al día, hará que la piel se sienta hidratada y podrá eliminar el exceso de grasa de otras maneras.

– Limpieza de impurezas en la cara

Puede ser con agua micelar o toallitas desmaquillantes, después lava la cara con un jabón de rostro especial para tu tipo de piel.  

3. Remedios naturales

En la actualidad los remedios naturales son más comunes. Son fáciles de conseguir y con menor costo, así que te daré algunas recetas que puedes utilizar. Recuerda que antes de ponerte cualquier producto en tu rostro, analiza tu tipo de piel.

– Hielo:

Pásate un cubo de hielo por el rostro haciendo mucho énfasis en la zona donde se encuentra la imperfección. Esto hará que se desinflame significativamente y se quite el enrojecimiento. 

– Té verde:

Con propiedades antibacteriales es una gran opción para cuando te salen imperfecciones. Es necesario revolver un poco de té verde con maicena hasta  lograr una pasta, la cual te pondrás sobre el rostro unos minutos y después enjuagarás con abundante agua.

– Vinagre de manzana:

Este liquido beneficia a la eliminación de granos ya que tiene propiedades anti-bacteriales y con la acidez que contiene provoca que el grano se seque con rapidez. Es recomendable que este remedio lo apliques de noche y cuando llegue el día siguiente laves tu cara antes de estar en contacto con el sol.

4.Alimentos para combatir los granos

Algunos alimentos que pueden ser benéficos para tener una piel radiente y sana sin la aparición de imperfecciones son:

-Aguacate
-Cúrcuma
-Ajo
-Zanahoria
-Frutos secos

Ahora que sabes como prevenir y tratar los granos es momento de que apliques algunos de estos consejos. 

Fuente: salud.facilisimo.com

¿Dolor de espalda o renal?

¿Cómo diferenciar el dolor de espalda del dolor renal?

¿Te has preguntado en qué se diferencia el dolor de espalda del dolor renal? Para empezar, cabe destacar que el dolor en región lumbar y alrededores constituye uno de los principales motivos de consulta médica. Por la proximidad entre la columna y los riñones, en muchos casos es posible confundir el origen de ambas dolencias.

Existen aspectos sutiles relacionados con la localización, la sensación general y algunos síntomas asociados, que permiten al médico detectar el origen. Para los pacientes, conocer las causas y sus posibles complicaciones también es importante. ¿Quieres saber más al respecto? A continuación, te contamos cómo diferenciar estos dolores. ¡Sigue leyendo!

Diferenciar el dolor de espalda del dolor renal por la localización

Si bien tanto el dolor de espalda como el dolor renal causan molestias en la parte trasera del cuerpo, hay algunos elementos que permiten diferenciar uno del otro. Por ejemplo, el dolor de espalda tiende a ubicarse en la parte media, justo en relación con la columna lumbar.

Entre tanto, cuando el origen de la afección se atribuye a los riñones, el foco del dolor se encuentra un poco más lateralizado. Como todos los tipos de dolor en el organismo, estos tienden a irradiarse.

Debido a que la mayor parte de los tejidos y órganos se encuentran bajo la influencia del sistema nervioso, algunos estímulos podrían activar varias fibras en lugares distantes.

En este caso en específico, un cólico nefrítico -que es el dolor causado por la presencia de una obstrucción en las vías urinarias- tiende a irradiarse hacia delante. La parte media y baja del abdomen, así como la ingle y los testículos, pueden verse involucrados. La lumbalgia también puede irradiarse, aunque depende mucho del origen del dolor.

Por ejemplo, la inflamación o compresión del nervio ciático o isquiático (el más largo del cuerpo humano, que nace en la región lumbosacra y se extiende a la pierna correspondiente) también se irradia. Nace en la parte baja de la espalda y genera un fuerte dolor en la parte posterior de una de las piernas, algo que empeora con el movimiento.

En la mayoría de las ocasiones, la sensación es unilateral. Pocos casos de inflamación en ambos riñones o en alguna de las raíces vertebrales pueden provocar malestar de ambos lados. De cualquier modo, es probable que durante una evaluación médica se realice un examen físico específico para detectar el origen del dolor.

Diferenciar el dolor de espalda del dolor renal por la localización
Mientras que el dolor de espalda común se ubica en la parte media, el dolor renal suele experimentarse a los costados del cuerpo.

Diferenciar el dolor de espalda del dolor renal por el tipo de dolor

La sensación puede variar un poco, en función del origen del dolor y de los mecanismos implicados. Esto se refiere a la frecuencia e intensidad con la que se activan las terminaciones nerviosas, que son las estructuras especializadas en la captación de estímulos que generan el dolor visceral.

Cuando las lumbalgias tienen un origen mecánico, por lo general empeoran con los movimientos bruscos y muy específicos. Esto abarca lo siguiente:

  • Levantarse de una silla.
  • Hacer ejercicio de mediana o alta intensidad.
  • Bailar.
  • Estar en una misma posición bastante tiempo.

El dolor de origen renal, por su parte, tiende a presentarse de forma constante. Sin importar la causa, la sensación tiende a ser duradera. En algunos pacientes, caminar durante unos pocos minutos podría atenuar el dolor, algo relacionado con la movilización de los cálculos.

En cualquiera de los casos, los pacientes pueden describir la sensación de la siguiente manera:

  • Intermitente: cuando el dolor viene y va de forma espontánea.
  • Opresiva: cuando sienten que algo los presiona desde afuera.
  • Urente: es menos frecuente. Algunos pacientes pueden manifestar una sensación de «ardor» en combinación con alguna de las anteriores.

Diferenciar el dolor de espalda del dolor renal por la duración del dolor

Un aspecto válido para cualquier tipo de dolor, es que mientras persista la causa, la sensación seguirá igual de presente. Por eso, es importante entender los mecanismos por los cuales se genera el dolor.

Cuando se afectan los riñones, suele existir la presencia de cálculos en las vías urinarias. Estos pueden tener un tamaño variable y, de acuerdo a la ubicación y al grado de obstrucción, varía la intensidad del dolor. La sensación puede presentarse de forma continua hasta que baje la inflamación asociada.

Sin embargo, cuando la causa es una infección subyacente, como es el caso de las pielonefritis,  las cosas son menos sencillas. Aquí se estimulan las fibras nerviosas, por lo que solo una intervención terapéutica (o la acción efectiva del sistema inmunitario del paciente) podrían solventar la situación.

En las lumbalgias intervienen los mismos principios. Suelen existir alteraciones anatómicas que están condicionando la estimulación nerviosa. Esto puede dar origen a compresiones o pinzamientos de consideración, que empeoran cuando el paciente adopta una determinada posición.

En este caso, el dolor suele solventarse adoptando ciertas posturas. Sin embargo, debido a que la causa sigue presente, en muchas ocasiones solo el tratamiento quirúrgico es la opción viable. Cuando no se puede indicar una cirugía, se recetan medicamentos potentes para calmar la molestia.

Causas del dolor de espalda y del dolor renal

Existen muchas enfermedades capaces de producir estos dolores, y es preferible considerarlas según su origen, como se menciona a continuación.

Cuando el origen es renal

Esta sensación puede ser causada por problemas obstructivos o inflamatorios. A veces, puede que coexistan ambos mecanismos, como sucede en las infecciones urinarias altas, causadas por cálculos. Pero antes de explicar este apartado, es necesario comprender un poco sobre la anatomía de las vías urinarias.

Esta está conformada por un riñón a cada lado de la columna lumbar, los cuales reciben un importante flujo sanguíneo. A partir de estos órganos nacen unas estructuras en forma de conductos, denominados uréteres, que confluyen en la vejiga urinaria.

Desde la vejiga, sale un nuevo conducto denominado uretra, que permite la salida de la orina hacia el exterior, a través de los genitales externos. Los problemas obstructivos implican la presencia de un elemento que impide el adecuado flujo de la orina.

Casi siempre son cálculos, y tanto sus orígenes como sus factores de riesgo son diferentes. Cuando la orina se acumula y se distiende las paredes de las vías urinarias, el dolor empieza a hacerse sentir.

Las lesiones inflamatorias involucran a las infecciones del tracto urinario. Estas pueden ser altas, si afectan solo el riñón; o bajas, si afectan al resto de la anatomía mencionada. El primero de los casos se denomina pielonefritis y, por lo general, es el más grave.

Cuando el origen es en la espalda

Es posible distinguir dos grandes grupos, las lumbalgias inflamatorias y las mecánicas. Los mecanismos implicados son muy similares a los que ya describimos en el apartado anterior, aunque la anatomía de la columna lumbar es bastante diferente.

Lo más importante es saber que la columna está formada por un conjunto de pequeños huesos denominados vértebras, articulados en el eje vertical. Son «atravesadas» por la médula espinal, desde la cual salen y entran nervios de todo el cuerpo, a través del esqueleto óseo.

Al involucrar espacios tan pequeños, es muy fácil que cualquier defecto anatómico traiga como consecuencia el dolor. Las lumbalgias mecánicas incluyen trastornos tan variados como las hernias discales, la artrosis y la estenosis espinal.

Las desviaciones de la columna, como es el caso de las cifosis y escoliosis, también pueden generar estos síntomas con bastante frecuencia. Muchas de las enfermedades antes mencionadas necesitan resolución quirúrgica, y los especialistas dedicados a ello son los neurocirujanos.

En el lado de las patologías inflamatorias, existen muchas enfermedades que también pueden afectar diversas articulaciones y otros órganos. Es el caso de la espondilitis anquilosante, la artritis psoriásica y el síndrome de Reiter. Esta última condición, llamada también artritis reactiva, se asocia con inflamación en la uretra y la conjuntiva.

Por supuesto, las causas son mucho más variadas. En caso de duda, siempre es recomendable planificar una cita con el médico.

Dolor en los riñones.
El dolor renal tiende a tener su origen en obstrucciones e infecciones. En cambio, el dolor de espalda se relaciona con problemas anatómicos y musculares.

Síntomas asociados

La necesidad de diferenciar ambos dolores es bastante frecuente en la práctica médica, en especial en los servicios de emergencias. Por lo general, aquel que más presenta sintomatología asociada es el de origen renal.

Este suele asociarse con antecedentes personales o familiares de cálculos, inclusive desde la infancia. Si no se conoce este detalle, a menudo suelen existir hábitos dietéticos como la abundante ingesta de bebidas gaseosas, que puede favorecer la aparición de la enfermedad.

Ante la presencia de un infección asociada, los síntomas son bastante claros y abarcan lo siguiente: 

  • Dolor.
  • Picazón.
  • Ardor al orinar.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Mareos.
  • Fiebre.
  • Presencia de sangre en la orina.
  • Entre otras alteraciones.

En este caso, el médico podría indicar un examen simple de orina y un ecosonograma renal para completar el diagnóstico.

Por su parte, en la lumbalgia los síntomas asociados son menos evidentes, salvo excepciones. La mayoría de ellos son las enfermedades inflamatorias, que también pueden ocasionar síntomas crónicos.

¿Cuándo visitar al médico?

Muchas personas tienden a postergar la visita al médico cuando el dolor es leve y soportable. En estos casos, puede que la causa sea transitoria y que no sea necesaria una visita inmediata.

Sin embargo, si la sensación persiste durante varios días y no atenúa con la administración de analgésicos de uso común, es necesario planificar una cita con el especialista. También es conveniente acudir a una consulta si los síntomas asociados son evidentes.

La falta de un tratamiento conlleva a evoluciones o cuadros severos de dichas enfermedades. Por lo tanto, es primordial visitar al profesional lo antes posible. Muchas especialidades médicas pueden atender estos motivos de consulta, como por ejemplo:

  • Emergenciólogos.
  • Internistas.
  • Médicos de familia.
  • Pediatras.

En casos específicos, es posible que puedan referir a un neurocirujano, urólogo o reumatólogo para continuar el tratamiento a largo plazo.

El dolor lumbar puede tener varios orígenes, y en la mayoría de los casos existen excelentes alternativas terapéuticas. Sin importar si el origen es renal o articular, la evaluación médica para casos persistentes es esencial. Esto podría prevenir el empeoramiento del cuadro clínico a mediano y largo plazo.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Respiración bucal

La respiración bucal puede tener consecuencias negativas, algunas de las cuales llegan a ser considerables. Una persona que respire por la boca debe consultar con el médico cuanto antes.

La respiración bucal es anómala, ya que lo natural y normal es respirar por la nariz. A menos que exista alguna patología, toda persona al nacer tiene respiración nasal. Esto hace que al inhalar y al exhalar los conductos nasales se calienten y humedezcan el aire que entra al cuerpo.

Solo hay respiración bucal cuando hay alguna obstrucción en las vías respiratorias. Mientras que en la respiración nasal hay un flujo normal de aire y no implica esfuerzos, la que se realiza por la boca es interrumpida y se lleva a cabo con cierta dificultad.

La respiración bucal se puede presentar de forma temporal o continua. Si se respira por la boca, a mediano o largo plazo puede haber consecuencias importantes para la salud, las cuales incluyen alteraciones en las estructuras faciales.

¿Cuál es la entrada natural de aire en los humanos?

Respirar antes de hacer los ejercicios puede aliviar el dolor de espalda.
La respiración nasal humidifica al aire y lo purifica de gérmenes.

El aire entra de manera natural por la nariz. La respiración nasal humidifica, calienta y purifica el aire inhalado. Por esto, se le considera la primera barrera de defensa natural del organismo frente a los gérmenes o las impurezas del ambiente aéreo.

No importa cómo sea el clima, el aire que se inhala siempre llega al interior del organismo a la misma temperatura. También llega purificado y 100 % humedecido. Esto es posible gracias al trabajo de las fosas nasales.

A lo anterior se suma el hecho de que la nariz concentra la mayor cantidad de óxido nítrico, sustancia que contribuye a la regulación del flujo sanguíneo, la inmunidad, la neurotransmisión y la función plaquetaria. Al inhalarse por la nariz, llega a todo el aparato respiratorio y mejora la capacidad de los pulmones para absorber oxígeno.

¿Cuándo está bien respirar por la boca?

Algunas acciones requieren de una respiración combinada; es decir, respiración bucal y nasal al mismo tiempo. Al hablar o realizar una actividad física intensa es necesario combinar la respiración por la boca y la nariz.

Cuando se hace una práctica deportiva intensa, de todos modos debe prevalecer la respiración nasal. Sin embargo, es posible que al incrementarse el esfuerzo sea necesario hacer respiración bucal.

Esta también es necesaria para alcanzar la recuperación: se inhala por la nariz y se exhala por la boca. En condiciones de cansancio, esto ayuda a que el oxígeno llegue más rápido hasta los músculos.

Asimismo, la respiración bucal puede ser necesaria cuando una persona está resfriada o tiene congestión nasal debido a una alergia. De cualquier manera, siempre es necesario privilegiar la respiración nasal frente a la bucal.

Desventajas

La respiración bucal tiene varios efectos negativos. En primera instancia, puede dar lugar a una boca demasiado seca. La saliva cumple un papel muy importante, ya que lava las bacterias de la boca de forma continua. Si esta se reduce, facilita la proliferación de gérmenes y puede causar problemas como las caries.

Otro de los efectos de la respiración bucal es la dificultad para dormir. Si no se recibe suficiente oxígeno, es posible que una persona se despierte por la noche. En los adultos esto podría causar apnea del sueño y en ellos, así como en los niños, provocar agotamiento y dificultades de concentración.

En el caso de los niños, la respiración bucal es un factor de riesgo para desarrollar deformidades esqueléticas permanentes. Este tipo de respiración promueve el crecimiento de la mandíbula superior, pero no de la inferior. El resultado es una sobremordida muy visible.

Causas clínicas de la respiración bucal

Lo más frecuente es que la respiración bucal obedezca a la obstrucción de una vía respiratoria nasal. En otras palabras, la nariz está tapada y eso no permite que el aire circule de forma normal. Las razones para que eso ocurra pueden ser las siguientes:

  • Congestión nasal. Ocasionada por un resfriado o una alergia.
  • Adenoides agrandada.
  • Amígdalas agrandadas.
  • Tabique desviado.
  • Pólipos nasales.
  • Cornetes agrandados.
  • Forma de la nariz.
  • Forma y tamaño de la mandíbula.
  • Daño por quimioterapia o radiación.
  • En raras ocasiones, tumores en la zona.

También se da el caso de personas que adquieren el hábito de respirar por la boca. Esto ocurre en los casos de personas con apnea del sueño, quienes acostumbran a dormir con la boca abierta para compensar su necesidad de oxígeno. Asimismo, el estrés favorece la respiración bucal.

Algunas personas mayores pueden desarrollar una condición llamada xerostomía por la ingestión de algunos medicamentos. Esto lleva a que se sienta la boca muy seca y con ardor, y favorece la respiración bucal.

Posibles consecuencias

El efecto más común de la respiración bucal es la boca seca y, derivados de ella, los problemas dentales como la caries y la gingivitis, la halitosis o el mal aliento y, a veces, las infecciones de garganta y oído. También favorece la apnea de sueño, con todas las consecuencias que ello implica.

Algunos efectos pueden ser más serios. La respiración bucal hace que baje la concentración de oxígeno en la sangre, un factor de riesgo para desarrollar hipertensión arterial e insuficiencia cardiaca. También puede reducir la función pulmonar e incrementar los síntomas en las personas con asma.

Como ya se había mencionado antes, la respiración bucal en los niños puede originar una deformación facial. Da lugar a caras largas y estrechas, bocas estrechas, sobremordida, dientes apiñados, deglución anómala y mala postura.

También es posible que propicie trastornos del sueño y, en consecuencia, dificultad para concentrarse y bajo rendimiento académico. En conjunto, esto podría afectar el normal desarrollo de un pequeño.

¿Cómo se trata la respiración bucal?

El médico estudiará la causa de la respiración bucal e indicará un tratamiento para incidir sobre ella.

El tratamiento de la respiración bucal depende de la causa que la origine. Si hay una obstrucción nasal, lo más probable es que se receten fármacos como descongestionantes, antihistamínicos o aerosoles nasales con corticoides.

Existen unas tiras adhesivas que se colocan en el puente de la nariz y que son eficaces para ayudar a una persona a tener una respiración nasal adecuada. En caso de que haya apnea obstructiva del sueño, es posible que el médico indique el uso de un aparato llamado CPAP.

Si hay adenoides o amígdalas inflamadas en los niños, es posible que una cirugía de extracción solucione el problema. Algunos aparatos ortopédicos y de ortodoncia también podrían ayudar a abrir los senos y los conductos nasales o a ensanchar el paladar y, de este modo, facilitar la respiración nasal.

De otro lado, a través de los ejercicios de fisioterapia también se puede desarrollar una respiración normal. Lo que se logra es reentrenar los músculos de la lengua y de la boca para lograr una respiración por la nariz.

Prevención y recomendaciones

En caso de que la respiración bucal obedezca a la congestión nasal, lo más indicado es tratarla con prontitud para evitar el problema. Hay fármacos y remedios caseros que permiten descongestionar la nariz antes de que haya consecuencias.

Conviene dormir con la cabeza elevada y mantener la casa limpia y libre de alérgenos. Los purificadores y los filtros de aire pueden ser de gran ayuda en ese propósito. Asimismo, practicar ejercicios de respiración nasal es algo que contribuye a superar el problema.

El uso de un humidificador durante el sueño ayuda a aliviar la boca seca. Las técnicas de relajación son una excelente vía para aprender a respirar de forma adecuada y, además, contribuyen a reducir el estrés.

Consultar con el médico en caso de respiración bucal

Como lo hemos visto, la respiración bucal no tratada puede tener muchas consecuencias negativas, en especial en los niños. Por lo tanto, es muy importante detectarla y tratarla de forma temprana.

Si una persona evidencia que suele respirar por la boca, lo más indicado es que consulte con un médico. Es el profesional de la salud quien debe indicar las medidas que se deben aplicar para solucionar cada caso específico.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Tendinitis en el hombro

Una tendinitis en el hombro puede ser una experiencia dolorosa para quien la sufre. Se presenta por un mal esfuerzo o un movimiento repetitivo. Nadie está exento de la posibilidad de padecerla.

Dicha lesión limita el rango de los movimientos, afectando de esta manera el normal desenvolvimiento en la vida cotidiana. Sin embargo, algunos ejercicios de calentamiento, estiramiento y fortalecimiento pueden resultar convenientes.

En este artículo te contaremos qué es la tendinitis, por qué se produce, cuál es el tratamiento y los ejercicios que puedes realizar para ayudarte en la recuperación.

Tendinitis en el hombro: qué es y por qué se produce

El término tendinitis es un vocablo formado con el sufijo -itis, que significa ‘inflamación’. Dicho de un modo sencillo: es la inflamación del tendón.

Por ende, lo que llamamos tendinitis en el hombro es una inflamación que afecta varias zonas de la articulación, desde el bíceps braquial hasta el manguito de los rotadores. Entre los principales factores asociados con esta lesión se encuentran los siguientes:

  • Edad: en los pacientes de la tercera edad, por causa de la artrosis, la rigidez de las articulaciones puede ser un factor que lo predispone.
  • Actividad deportiva intensa: en el caso de los deportistas, el esfuerzo y la repetición de ciertos movimientos, e incluso el rango de los mismos, desencadena la lesión. Por ejemplo, en los lanzadores de béisbol es común.
  • Trabajo repetitivo o pesado: como el que realizan diseñadores, programadores, albañiles y herreros.
  • Otras causas: movimientos bruscos o situaciones de escaso riego sanguíneo en los tendones.
Dolor en el hombro en un hombre.
Además del dolor, la tendinitis en el hombro cursa con una limitación de los movimientos de la articulación.

Síntomas y diagnóstico de la tendinitis en el hombro

El signo más obvio de una tendinitis en el hombro es la inflamación. Pero no se presenta sola, sino que viene acompañada de dolor.

Se experimenta sensibilidad cuando se realizan movimientos y estiramientos del músculo o cuando se ejerce presión o se palpa la articulación. Adicionalmente, puede haber falta de fuerza. Debido a la suma de estos tres elementos (inflamación, dolor y poca fuerza), la tendinitis en el hombro limita a la persona en la realización de sus actividades cotidianas.

Por otra parte, en el diagnóstico de esta lesión se realizan diversas pruebas, las que incluyen radiografía, ecografía y resonancias. Incluso tomografía axial computarizada (TAC). Además, se hace reconocimiento médico y estudio detallado de la historia clínica del paciente.

Posibles tratamientos

En cuanto a tratamiento, existe la posibilidad de practicar una artroscopia para la tendinitis en el hombro. Pero la cirugía se reserva solo para los casos más severos. En su lugar, se opta por alternativas más conservadoras.

Además de reposo y aplicación de frío en la zona, se prescribe fisioterapia con el objetivo de mejorar la movilidad, estabilidad y fuerza de la articulación. Esto se logra mediante diversos ejercicios, estiramientos y masajes.

También se utilizan otras técnicas, como por ejemplo la electroterapia y los ultrasonidos. En el caso de la medicación, se recomiendan analgésicos e inflamatorios.

Ejercicios para superar la tendinitis en el hombro

Veamos algunos ejercicios que pueden realizarse para superar la tendinitis en el hombro. Los dividiremos en movimientos de calentamiento, estiramiento y fortalecimiento, cada uno con sus indicaciones más adecuadas.

Ejercicios de calentamiento

El primer ejercicio que realizaremos es el péndulo. Este consiste en inclinar o, más bien, flexionar el cuerpo, tratando de poner el tronco lo más paralelo posible al piso. El brazo afectado, que cuelga hacia abajo, debe rotar, haciendo círculos cortos. El otro puede reposar sobre el respaldo de una silla o una baranda.

El siguiente calentamiento consiste en pararse en una puerta abierta, colocando las manos sobre el marco, a la altura de los hombros. Luego, dar un paso corto hacia delante; primero un pie, luego el otro. Debes mantener la espalda siempre recta. Trata de no forzar demasiado el movimiento de la articulación.

Ejercicios de estiramiento

Una vez que hemos realizado el calentamiento, pasamos a los ejercicios de estiramiento. Comenzaremos por el estiramiento frontal. El mismo consiste en llevar la mano del brazo afectado hacia el hombro contrario y tratar de levantar un poco el codo, ayudándose con la mano libre. Se mantiene esta posición unos cinco segundos.

El estiramiento con apoyo y elevación se realiza de pie, colocando la mano del lado afectado sobre la pared, un poco por encima del hombro. Luego se estiran los dedos, alejando la palma de la superficie y moviendo o arrastrando los dedos hacia arriba para elevar el hombro.

El siguiente ejercicio es el estiramiento con banda. Lo ideal sería usar una banda elástica de rehabilitación, pero a falta de la misma puede servir una toalla. Se coloca el dorso de la mano, del lado afectado, por detrás de la espalda; la otra va por encima de la cabeza. Ambas manos sujetan la banda. La de arriba tira suavemente para elevar la otra. Una variante de este ejercicio se puede hacer sin la toalla o banda, colocando la mano del brazo afectado detrás de la espalda y tratando de subir lo más que se pueda.

Podemos culminar el estiramiento con rotación interna pasiva. Para este ejercicio necesitamos una vara (el palo de una escoba puede funcionar). Sostenemos el palo detrás de la espalda. Con la mano del brazo no afectado estiramos para hacer que la otra llegue hacia el centro de la cintura.

Radiografía de hombro doloroso.
Los estudios de imágenes aportan datos importantes para valorar la gravedad de la tendinitis en el hombro.

Ejercicios de fortalecimiento

Pasamos ahora a los ejercicios de fortalecimiento, comenzando con el fortalecimiento con cuerda. Tomamos una cuerda o banda atada a una puerta o reja. Parado de frente hacia la pared a una distancia de un metro se hala la cuerda o banda hacia atrás, usando la mano del hombro afectado, como si estuvieras remando.

El siguiente es la rotación externa a 90 grados con brazo abducido. Se comienza en la misma posición del anterior, solo que el movimiento se realizará con el brazo extendido, levantándolo hasta que la mano esté a la altura de la cabeza y volviendo luego a la posición inicial.

Pasemos ahora al ejercicio de rotación interna con banda. En esta oportunidad nos ubicamos de lado, con el hombro afectado hacia la pared. Tomamos la banda con dicha mano, manteniendo el codo pegado al costado y la estiramos hasta alcanzar con la muñeca el codo del lado contrario.

El ejercicio de rotación externa con banda es similar al anterior. La diferencia es que el hombro no afectado es el que está hacia la pared y, por tanto, el movimiento se va a realizar hacia fuera.

Podemos culminar nuestra sesión con unas flexiones de pecho contra la pared. Es similar a las llamadas lagartijas o flexiones de codo. Solo que se hacen de pie, dejando caer el peso hacia la pared.

Siempre con recomendación médica antes de hacer los ejercicios para la tendinitis del hombro

Recuerda que estos ejercicios para la tendinitis en el hombro solo los puedes realizar si tu médico tratante está de acuerdo. Dicho de otro modo, si el profesional ha recomendado reposo absoluto, no puedes hacer ni estos ni otros.

Por otra parte, deben ser supervisados por un traumatólogo o fisioterapeuta, habiendo asistido a la consulta con los mismos. Por último, si sientes dolor o no hay signos de mejoría, es posible que se requieran evaluaciones más profundas o abordajes quirúrgicos. Lo mejor, en este caso, es suspenderlos de inmediato.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com