Archivo de la etiqueta: Salud

Tendinitis en el hombro

Una tendinitis en el hombro puede ser una experiencia dolorosa para quien la sufre. Se presenta por un mal esfuerzo o un movimiento repetitivo. Nadie está exento de la posibilidad de padecerla.

Dicha lesión limita el rango de los movimientos, afectando de esta manera el normal desenvolvimiento en la vida cotidiana. Sin embargo, algunos ejercicios de calentamiento, estiramiento y fortalecimiento pueden resultar convenientes.

En este artículo te contaremos qué es la tendinitis, por qué se produce, cuál es el tratamiento y los ejercicios que puedes realizar para ayudarte en la recuperación.

Tendinitis en el hombro: qué es y por qué se produce

El término tendinitis es un vocablo formado con el sufijo -itis, que significa ‘inflamación’. Dicho de un modo sencillo: es la inflamación del tendón.

Por ende, lo que llamamos tendinitis en el hombro es una inflamación que afecta varias zonas de la articulación, desde el bíceps braquial hasta el manguito de los rotadores. Entre los principales factores asociados con esta lesión se encuentran los siguientes:

  • Edad: en los pacientes de la tercera edad, por causa de la artrosis, la rigidez de las articulaciones puede ser un factor que lo predispone.
  • Actividad deportiva intensa: en el caso de los deportistas, el esfuerzo y la repetición de ciertos movimientos, e incluso el rango de los mismos, desencadena la lesión. Por ejemplo, en los lanzadores de béisbol es común.
  • Trabajo repetitivo o pesado: como el que realizan diseñadores, programadores, albañiles y herreros.
  • Otras causas: movimientos bruscos o situaciones de escaso riego sanguíneo en los tendones.
Dolor en el hombro en un hombre.
Además del dolor, la tendinitis en el hombro cursa con una limitación de los movimientos de la articulación.

Síntomas y diagnóstico de la tendinitis en el hombro

El signo más obvio de una tendinitis en el hombro es la inflamación. Pero no se presenta sola, sino que viene acompañada de dolor.

Se experimenta sensibilidad cuando se realizan movimientos y estiramientos del músculo o cuando se ejerce presión o se palpa la articulación. Adicionalmente, puede haber falta de fuerza. Debido a la suma de estos tres elementos (inflamación, dolor y poca fuerza), la tendinitis en el hombro limita a la persona en la realización de sus actividades cotidianas.

Por otra parte, en el diagnóstico de esta lesión se realizan diversas pruebas, las que incluyen radiografía, ecografía y resonancias. Incluso tomografía axial computarizada (TAC). Además, se hace reconocimiento médico y estudio detallado de la historia clínica del paciente.

Posibles tratamientos

En cuanto a tratamiento, existe la posibilidad de practicar una artroscopia para la tendinitis en el hombro. Pero la cirugía se reserva solo para los casos más severos. En su lugar, se opta por alternativas más conservadoras.

Además de reposo y aplicación de frío en la zona, se prescribe fisioterapia con el objetivo de mejorar la movilidad, estabilidad y fuerza de la articulación. Esto se logra mediante diversos ejercicios, estiramientos y masajes.

También se utilizan otras técnicas, como por ejemplo la electroterapia y los ultrasonidos. En el caso de la medicación, se recomiendan analgésicos e inflamatorios.

Ejercicios para superar la tendinitis en el hombro

Veamos algunos ejercicios que pueden realizarse para superar la tendinitis en el hombro. Los dividiremos en movimientos de calentamiento, estiramiento y fortalecimiento, cada uno con sus indicaciones más adecuadas.

Ejercicios de calentamiento

El primer ejercicio que realizaremos es el péndulo. Este consiste en inclinar o, más bien, flexionar el cuerpo, tratando de poner el tronco lo más paralelo posible al piso. El brazo afectado, que cuelga hacia abajo, debe rotar, haciendo círculos cortos. El otro puede reposar sobre el respaldo de una silla o una baranda.

El siguiente calentamiento consiste en pararse en una puerta abierta, colocando las manos sobre el marco, a la altura de los hombros. Luego, dar un paso corto hacia delante; primero un pie, luego el otro. Debes mantener la espalda siempre recta. Trata de no forzar demasiado el movimiento de la articulación.

Ejercicios de estiramiento

Una vez que hemos realizado el calentamiento, pasamos a los ejercicios de estiramiento. Comenzaremos por el estiramiento frontal. El mismo consiste en llevar la mano del brazo afectado hacia el hombro contrario y tratar de levantar un poco el codo, ayudándose con la mano libre. Se mantiene esta posición unos cinco segundos.

El estiramiento con apoyo y elevación se realiza de pie, colocando la mano del lado afectado sobre la pared, un poco por encima del hombro. Luego se estiran los dedos, alejando la palma de la superficie y moviendo o arrastrando los dedos hacia arriba para elevar el hombro.

El siguiente ejercicio es el estiramiento con banda. Lo ideal sería usar una banda elástica de rehabilitación, pero a falta de la misma puede servir una toalla. Se coloca el dorso de la mano, del lado afectado, por detrás de la espalda; la otra va por encima de la cabeza. Ambas manos sujetan la banda. La de arriba tira suavemente para elevar la otra. Una variante de este ejercicio se puede hacer sin la toalla o banda, colocando la mano del brazo afectado detrás de la espalda y tratando de subir lo más que se pueda.

Podemos culminar el estiramiento con rotación interna pasiva. Para este ejercicio necesitamos una vara (el palo de una escoba puede funcionar). Sostenemos el palo detrás de la espalda. Con la mano del brazo no afectado estiramos para hacer que la otra llegue hacia el centro de la cintura.

Radiografía de hombro doloroso.
Los estudios de imágenes aportan datos importantes para valorar la gravedad de la tendinitis en el hombro.

Ejercicios de fortalecimiento

Pasamos ahora a los ejercicios de fortalecimiento, comenzando con el fortalecimiento con cuerda. Tomamos una cuerda o banda atada a una puerta o reja. Parado de frente hacia la pared a una distancia de un metro se hala la cuerda o banda hacia atrás, usando la mano del hombro afectado, como si estuvieras remando.

El siguiente es la rotación externa a 90 grados con brazo abducido. Se comienza en la misma posición del anterior, solo que el movimiento se realizará con el brazo extendido, levantándolo hasta que la mano esté a la altura de la cabeza y volviendo luego a la posición inicial.

Pasemos ahora al ejercicio de rotación interna con banda. En esta oportunidad nos ubicamos de lado, con el hombro afectado hacia la pared. Tomamos la banda con dicha mano, manteniendo el codo pegado al costado y la estiramos hasta alcanzar con la muñeca el codo del lado contrario.

El ejercicio de rotación externa con banda es similar al anterior. La diferencia es que el hombro no afectado es el que está hacia la pared y, por tanto, el movimiento se va a realizar hacia fuera.

Podemos culminar nuestra sesión con unas flexiones de pecho contra la pared. Es similar a las llamadas lagartijas o flexiones de codo. Solo que se hacen de pie, dejando caer el peso hacia la pared.

Siempre con recomendación médica antes de hacer los ejercicios para la tendinitis del hombro

Recuerda que estos ejercicios para la tendinitis en el hombro solo los puedes realizar si tu médico tratante está de acuerdo. Dicho de otro modo, si el profesional ha recomendado reposo absoluto, no puedes hacer ni estos ni otros.

Por otra parte, deben ser supervisados por un traumatólogo o fisioterapeuta, habiendo asistido a la consulta con los mismos. Por último, si sientes dolor o no hay signos de mejoría, es posible que se requieran evaluaciones más profundas o abordajes quirúrgicos. Lo mejor, en este caso, es suspenderlos de inmediato.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

causas de la lumbalgia

La lumbalgia es una patología molesta. En casos graves es incapacitante hasta que se resuelve. La postura es un gran problema, tanto en el trabajo como en las actividades deportivas, pero no están allí las únicas causas. Te lo contamos.

Las causas de la lumbalgia son muy variadas, pero esta molestia siempre está en relación con la estructura muscular y esquelética de la columna vertebral. Es un motivo frecuente de consulta al médico y de incapacidad laboral.

Se trata de un dolor que se localiza en la parte baja de la espalda. A lo largo de la vida, casi toda la población lo sufre en algún momento. De hechola mayoría de los casos tienen buen pronóstico y se resuelven de manera fácil. Sin embargo, en torno al 15 % de las lumbalgias se cronifican.

En este artículo vamos a explicar las causas de la lumbalgia más frecuentes. Algunas de ellas pueden prevenirse, por lo que también hablaremos sobre una serie de medidas simples que pueden ayudar a evitar la situación.

Causas de la lumbalgia

La lumbalgia, como hemos señalado, es un dolor que se produce en la parte baja de la espalda. Esta propia molestia puede irradiarse y extenderse a los miembros inferiores. Es una situación muy frecuente que afecta a personas de cualquier edad.

Tanto es así que, según un estudio realizado en el Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas, la prevalencia varía entre el 60 % y el 90 % de la población general. Dentro de todos estos casos, en torno a un 80 % son agudos y el resto, crónicos.

El dolor de la lumbalgia sigue unas características concretas. Por ejemplo, suele intensificarse cuando la persona se inclina hacia delante o trata de levantar algún objeto. Además, puede extenderse, aunque no a la pierna, sino limitarse a las nalgas.

En algunos casos la lumbalgia se asocia a ciática. Es una patología en la que se produce un pinzamiento del nervio ciático. En este caso, sí que es más usual que el dolor alcance partes más bajas de las extremidades inferiores.

Las causas de la lumbalgia suelen estar relacionadas con un problema mecánico de la columna vertebral. En un artículo de revisión publicado en la Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica afirman que factores como la edad, el sexo, la genética, el deporte y el trabajo influyen en su desarrollo.

Lumbalgia en una mujer.
A cualquier edad puede aparecer una lumbalgia, ya que sus causas son variadas.

Sobresfuerzo físico

El sobresfuerzo físico es una de las causas de lumbalgia más frecuentes. Así lo explican en un trabajo realizado en la Universidad de Miguel Hernández. Puede incluir cualquier tipo de actividad deportiva que fuerce de forma brusca la espalda.

Por ejemplo, un entrenamiento de fuerza en personas que no estén acostumbradas. Incluso, en aquellas que sí presenten una buena forma física, pero realicen un movimiento agresivo que lesione algún ligamento de la columna vertebral.

No obstante, no tiene por qué ocurrir solo durante el deporte. Es importante destacar que gran parte de las causas de lumbalgia en relación con el sobresfuerzo se producen en el ámbito laboral. Así tratan de demostrarlo en un estudio realizado en la Universidad Autónoma Metropolitana.

Lesiones del disco como causa de lumbalgia

Los discos intervertebrales son una especie de almohadillas que se encuentran entre las vértebras. Permiten amortiguar el choque entre ellas. Están formados por tejido cartilaginoso y el mismo, al igual que todos los del organismo, es sensible al envejecimiento.

De esta manera, a medida que avanza la edad, es más frecuente que estos discos se desgarren. Si esto ocurre se liberan sustancias químicas que irritan los nervios produciendo inflamación y dolor.

Las hernias discales son otra de las patologías más asociadas con la lumbalgia y la ciática. Una hernia discal consiste en que el centro del disco empuja hacia el exterior, protruyendo hacia el conducto vertebral. Cuando esto ocurre, presiona los nervios que discurren por dicho conducto.

Degeneración de disco

En el apartado anterior hemos mencionado que, con la edad, es frecuente que el tejido cartilaginoso de los discos se desgaste y reduzca su capacidad de amortiguación. Cuando esto sucede, las vértebras pueden chocar entre sí, provocando rigidez y lumbalgia.

El problema es que esta degeneración del disco agrava otras patologías de la columna vertebral. Por ejemplo, la estenosis raquídea o la osteoartritis de la columna.

Espondilolistesis degenerativa

La espondilolistesis consiste en el desplazamiento anormal de una vértebra sobre otra, como si se deslizara. Lo que sucede es que, a medida que una vértebra se mueve, puede presionar los nervios del conducto vertebral provocando dolor e incluso incapacidad de movimiento.

Según explican desde la Clínica de la Universidad de Navarra, la espondilolistesis degenerativa ocurre cuando se degeneran los tejidos que estabilizan las vértebras. Puede tratarse de los ligamentos o los discos intervertebrales.

No obstante, esa no es la única causa. La espondilolistesis puede ser debida a un traumatismo, a consecuencia de un tumor e, incluso, de alguna deformidad congénita.

Estenosis espinal

La estenosis espinal es una patología que consiste en el estrechamiento del canal de la columna vertebral. Por este canal es por el que pasan gran parte de los nervios periféricos. Por eso, cuando se achica, los nervios quedan presionados y se lesionan.

Recomendaciones para prevenir la lumbalgia

Algunas de las causas de lumbalgia son prevenibles, aunque hay factores sobre los que no se puede actuar. No obstante, existen una serie de medidas sencillas que pueden mejorar la salud de la columna vertebral.

En primer lugar, es muy importante destacar que realizar ejercicio es una de las actuaciones más beneficiosas. Sobre todo un ejercicio moderado que ayude a fortalecer la musculatura de la espalda. Sin embargo, hay que evitar que sean movimientos bruscos o con demasiado peso que provoquen lesiones en los ligamentos.

Del mismo modo, el hecho de evitar el sedentarismo previene, a su vez, de mantener durante mucho rato una misma postura. En lo referente al trabajo, es recomendable realizar estiramientos en los descansos. También se deberían evitar los movimientos de torsión o hiperextensión, sobre todo si se trabaja con peso.

La obesidad es otro de los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir lumbalgia. Por ello, se debe bajar de peso para ejercer menos presión sobre la estructura de la columna.

Obesidad y consulta médica frente a lumbalgia.
El control del peso es una herramienta para prevenir la lumbalgia asociada a la obesidad.

Si padeces una de las causas de lumbalgia, toma acción

Las causas de lumbalgia son muchas y la prevalencia de este dolor es muy elevada. Por ello, en el caso de que sufras un episodio, es esencial que tengas en cuenta ciertas consideraciones. Lo primero es que siempre está indicado consultar con un especialista.

Además, ante el dolor lumbar, no es recomendable mantenerse en la cama reposando. De hecho, es más efectivo mantenerse activo, sin tratar de forzar demasiado esta zona.

Algunas personas experimentan cierta mejoría del dolor al aplicar compresas con agua caliente o fría sobre la zona. Las de agua caliente suelen aliviar si el dolor se mantiene en el tiempo. Las frías, por su parte, están indicadas en el momento justo de la lesión para reducir la inflamación.

Uno de los aspectos más importantes a recordar es que la mayoría de los dolores de espalda están en relación con la postura. Por eso, ser consciente de nuestros hábitos posturales y tratar de mejorarlos es un elemento básico.

En el trabajo, durante el estudio e incluso en los ratos de relajación hay que tratar de mantener la espalda erguida. Al realizar cualquier esfuerzo, como coger un objeto o cargar peso, se recomienda involucrar otras partes del cuerpo, como las piernas. De esta manera, no sufre toda la tensión la espalda.

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Beneficios de Correr

Los beneficios de correr

Lo cierto es que cada vez son más las personas que se unen a practicar esta actividad independientemente de la edad, sexo, condición física, etc.

Los principales beneficios de correr:

A pesar de que puedes hacerte una idea general de las ventajas que aporta correr, ¿te gustaría descubrir todos su beneficios? Seguro que muchos de ellos te sorprenderán. En relación a nuestro organismo, correr aporta las siguientes ventajas:

Mejora la condición física

Se trata de una actividad que logra mejorar el umbral de VO2MAX, por lo que contarás con una mejor condición física.

Esto te permitirá sentirte más ágil y realizar cualquier movimiento con mayor facilidad.

Retrasa el envejecimiento

Evita el declive de nuestro organismo, por lo que te hará más joven física y mentalmente.

Si corres de forma habitual, evitarás la aparición de diferentes enfermedades que veremos posteriormente.

Controla el colesterol

Cuando se llega a cierta edad, el colesterol suele ser uno de los factores que debemos controlar para estar saludables.

Con la práctica del running aumenta el llamado colesterol bueno en nuestro organismo.

Mejora la salud cardiovascular

Se produce una reducción de la presión arterial, un aumento de la elasticidad de las arterias y de los vasos capilares, por lo que te ayudará a mantener el corazón en óptimas condiciones.

Reduce el estrés

Después de una dura jornada de trabajo, no hay nada mejor que salir a correr al aire libre para liberarte de toda la tensión acumulada durante el día.

Mejora nuestro peso

Uno de los principales motivos por el que muchas personas deciden comenzar a practicar esta actividad está relacionado con la pérdida de peso.

Correr nos permite quemar un gran número de calorías, por lo que si lo combinas con una dieta equilibrada, conseguirás mantener tu peso ideal.

Complementa otros deportes

Es un excelente complemento para cualquier otro deporte, ya sea crossfit, fútbol, natación, etc.

Ten en cuenta que te proporcionará un gran nivel de resistencia y una condición física excelente.

Dormirás mejor

No hace falta siquiera que realices un entrenamiento demasiado duro. Tan solo el hecho de salir al exterior para correr unos kilómetros te permitirá tener una mejor calidad de sueño y amanecerás repleto de energía.

Huesos más fuertes

Aumenta la densidad de los huesos y reduce el riesgo de sufrir osteoporosis y osteoartritis. También fortalece las rodillas, así como tendones y ligamentos.

Eso sí, debemos tener mucho cuidado con el terreno por el que decidimos correr, ya que algunos como el asfalto resultan más perjudiciales. Y, en caso de sobrepeso, presta especial atención a la amortiguación.

Mejora la digestión

Otro de sus beneficios es una mejora en el proceso digestivo, ya que aumenta la tasa en la que el cuerpo metaboliza la comida y proporciona más agua.

Te hará más fuerte e inmune

Genera efectos positivos en el sistema inmunitario, por lo que evitarás resfriarte con tanta frecuencia y contraer otras enfermedades.

 

 

Seguro que muchas de estas ventajas han logrado sorprenderte, pero lo cierto es que aún existe otra serie de beneficios a nivel mental y emocional. Así son las ventajas de correr para tu cerebro:

Previene el Alzheimer

Se produce una mejora de la actividad mental, por lo que prevendrás la aparición de ciertas enfermedades como el Alzheimer.

Libera endorfinas

Seguro que ya has oído hablar de las famosas endorfinas también denominadas hormonas de la felicidad, ¿verdad? El subidón del corredor es algo que debes experimentar.

Después de una sesión de entrenamiento percibimos un efecto realmente placentero. El motivo es la liberación de endorfinas, que reduce la percepción del dolor y produce una sensación de bienestar contigo mismo.

Aumenta tu grado de concentración

Correr te ayudará a aumentar el grado de concentración y de atención en una tarea, por lo que resulta ser muy ventajoso para estudiantes.

Mejora la autoconfianza

Normalmente, los corredores se proponen objetivos que van alcanzando con el tiempo.

Esto hace que aumente la confianza en ellos mismos ya que descubren que con esfuerzo y dedicación todo es posible.

Te volverás más sociable

El running te brinda una oportunidad perfecta para hacer nuevos amigos.

Asistirás a eventos y competiciones en las que conocerás a un gran número de corredores.

Además, existen muchas aplicaciones que te permiten conectar con personas de todo el mundo a las que les interesa también esta actividad.

Si te animas a entrenar en grupo, tus compañeros se convertirán en un apoyo fundamental.

¿Qué necesitas para comenzar a correr?

Si después de descubrir todos los beneficios que supone la práctica de running has decidido comenzar a correr, te proporcionamos algunos consejos básicos que debes tener en cuenta:

  • Comienza trotando por césped o por terrenos de tierra.
  • Escoge unas zapatillas específicas para esta actividad y ropa transpirable.
  • Proponte una serie de metas a corto plazo. Por supuesto, escoge objetivos factibles; de lo contrario, te sentirás frustrado.
  • Hidrátate correctamente y lleva una dieta equilibrada.
  • Presta atención al trabajo de fuerza.
  • Estira siempre después de cada sesión, también puedes hacerlo durante los días de descanso.
  • ¡No olvides calentar!
  • Lo ideal es que acudas a un profesional que te proporcione un plan de entrenamiento adaptado a tu situación.

Conclusión

Correr es una actividad que produce grandes beneficios a nuestro organismo tanto a nivel físico como mental.

Gracias al running podremos mejorar nuestro sistema inmunitario, sentirnos más ágiles y jóvenes, aumentar nuestra autoestima, liberar el estrés, mantener nuestro peso ideal, prevenir un gran número de enfermedades, etc.

Si deseas comenzar a practicar esta actividad existen ciertos factores que debes tener en cuenta para evitar la aparición de lesiones y llevar a cabo una práctica deportiva más segura.

 

Fuente: foroatletismo.com

La acidez estomacal

Remedios caseros para la acidez estomacal

Hoy les traigo 5 maravillosos remedios caseros para la acidez estomacal. La acidez estomacal o ardor de estómago es algo que padecemos muchas personas y que se puede tratar de manera natural y casera sin la necesidad de tener que recurrir a los medicamentos químicos. Por lo que es necesario conocer que remedios caseros para la acidez estomacal podemos tomar para aliviar este terrible malestar.

Imagen 0

A continuación 5 maravillosos remedios caseros para la acidez estomacal:

1. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato es un remedio que sirve para un sinfín de dolencias y afecciones y entre otras cosas nos ayuda a neutralizar la acidez ya que es altamente alcalino.

Para tomarlo tan solo tenemos que echar una cucharadita de bicarbonato en un vaso de agua, disolverlo bien y beberlo.

Podemos tomarlo cada vez que tengamos acidez sin ningún problema.

2. Jengibre

La raíz del jengibre es también un alimento que nos ayuda a detener el ardor de estómago.

Para tomarlo lo que hacemos es cortar 3 rodajas de raíz de jengibre y echarlas en una taza de agua hirviendo.

Dejamos que repose apartado del fuego unos 20 minutos.

Preferiblemente se toma una taza de esta infusión media hora antes de cada comida.

3. Aloe vera

La pulpa del aloe vera ayuda a reducir la inflamación estomacal y esto también alivia la acidez estomacal.

Beber el jugo del aloe vera también tiene efecto laxante así que mejor no excederse en el consumo.

Podemos extraer la pulpa de una penca de aloe vera y mezclarla con un jugo de frutas para no tomarlo solo.

4. Papas

El jugo de las papas es bueno para combatir la acidez ya que es un alimento también muy alcalinizante.

Para extraer el jugo de la papa lo que hacemos es simplemente cortar en rodajas una papa y licuarla.

Podemos tomarlo 2 o 3 veces al día si el ardor siguiera manifestándose.

5. Plátanos o bananas

Es una fruta que neutraliza los ácidos del estómago y le protege de ellos ya que al contener potasio es altamente alcalino.

Cuando tengamos ardor comer un plátano o banana es suficiente para acabar con el ardor de estómago.
Lo mejor es que esté bien maduro.

Fuente: salud.facilisimo.com

Infección de oído

Los síntomas de infección de oído varían en función de si ha sido afectado el oído externo, medio o zonas más profundas. Se trata de un problema que suele resolverse de forma favorable, siempre que se atienda a tiempo.

El más evidente de los síntomas de infección de oído es el dolor. Sin embargo, dependiendo del tipo de patología de la que se trate, a veces no se siente o se presenta acompañado de otras manifestaciones que también deben tomarse en cuenta.

La infección de oído es un problema común que aparece con más frecuencia entre los niños. En la mayoría de los casos afecta al oído medio y no genera consecuencias graves. Por lo general, se origina por la obstrucción en la trompa de Eustaquio, un conducto que une la garganta con el oído medio.

Dicha obstrucción responde a causas intrínsecas cuando se inflama la mucosa de esta zona, bien sea por un agente infeccioso o por una alergia. También puede ser ocasionada por causas extrínsecas, cuando las adenoides (que están en la parte posterior de la garganta) se encuentran inflamadas.

Tipos y principales síntomas de infección de oído

Como ya lo habíamos anotado, los síntomas de la infección de oído dependen del tipo de otitis del que se trate. Hay tres modalidades: media, externa y externa maligna. Veamos cada una con mayor detalle.

Otitis media

La otitis media es la forma más común. La trompa de Eustaquio bloquea el drenaje de líquido que se produce en el oído medio y no puede cumplir con esa función. De este modo, el líquido se acumula y se produce la infección.

La infección en sí puede ser causada por un virus, un hongo o una bacteria. Si no se trata de forma adecuada y persiste por mucho tiempo podría dar lugar a la pérdida de audición en los niños. Los síntomas de infección de oído de este tipo son los que exponemos a continuación.

Síntomas

Los síntomas de infección de oído medio se presentan de forma repentina y se incrementan con el paso de las horas. Los más habituales son los siguientes:

  • Dolor severo y sensación de presión en los oídos.
  • Fiebre.
  • Secreción en los oídos u otorrea. El líquido secretado puede contener pus o no.
  • Mareo y vértigo.
  • Acúfenos: son silbidos o zumbidos en los oídos que pueden ir y venir o ser constantes.
  • Sensación de debilidad.
  • Migraña.
  • Rotura o perforación del tímpano: es un agujero o desgarramiento en el tejido que separa el oído medio del oído externo. Puede provocar pérdida de la audición en algunos casos.

Es usual que los niños más pequeños también presenten dolor en el abdomen. Cuando el oído secreta líquido, significa que el tímpano se perforó. Esto alivia y hace que desaparezca el dolor. Lo usual es que se sane en pocas semanas, sin tratamiento.

Dolor en el oído.
El dolor en el oído no es el único signo de otitis, ya que hay otros síntomas asociados.

Otitis externa

La otitis externa es la inflamación del conducto auditivo externo. Este cumple el papel de llevar los sonidos desde el exterior hasta el tímpano. A esta modalidad también se le conoce como oreja del nadador porque suele originarse cuando el oído está en contacto, de forma intensiva, con el agua.

Sin embargo, la causa no siempre es el agua. También se ocasiona por eccemas, alergias, arañazos o lesiones causadas por algún objeto. Los síntomas de la infección de oído externo son distintos a la del oído medio.

Síntomas

Los síntomas de infección de oído externo son, por lo general, apreciables a simple vista. Dentro de estos se destacan los siguientes:

  • El canal auditivo es el orificio que se observa dentro de la oreja. Alrededor puede haber enrojecimiento, descamación e inflamación.
  • Fiebre y sensación de malestar general.
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello y detrás de la oreja.
  • Pérdida auditiva.
  • Secreciones.
  • Mareos.

Otitis externa maligna

La otitis externa maligna tiene lugar cuando la infección del oído externo se extiende y llega hasta los huesos del conducto auditivo y de la base del cráneo. No es una modalidad muy común y se presenta en quienes tienen el sistema inmune debilitado, los adultos mayores y los diabéticos.

Este tipo de infecciones casi siempre están causadas por la bacteria Pseudomonas y pueden ser mortales. Sea cual fuere el agente infeccioso es difícil de combatir. Por lo general requiere de tratamientos largos y difíciles.

Síntomas

El principal síntoma de la otitis externa maligna es un dolor severo en el oído que se intensifica en horas de la noche y se agudiza al mover la cabeza. Es muy frecuente que haya secreción fétida por el oído de color amarillo o verde.

Otros síntomas de esta infección de oído son los siguientes:

  • Pérdida de audición.
  • Comezón y picor en el oído o en el conducto auditivo.
  • Fiebre.
  • Debilidad en los músculos de la cara. En algunas ocasiones puede haber parálisis de los nervios faciales.
  • Dificultad para tragar.
Médico examina oído de niña.
Las otitis suelen requerir consulta especializada, sobre todo en los infantes, para evitar complicaciones

Consejos para prevenir una infección de oído

La mejor manera de prevenir una infección de oído es aplicando unas sencillas medidas de cuidado, en especial cuando entras en contacto con el agua. Atiende a las siguientes indicaciones:

  • Seca bien los oídos después de mojarte: bien sea bajo la ducha, en la tina o una piscina. Lo adecuado es secar bien la zona de los oídos. Lo mejor es utilizar una toalla limpia y fina sin introducirla en el conducto auditivo.
  • No utilices bastoncillos para limpiar los oídos: este tipo de implementos pueden causar pequeñas lesiones en la zona. Dar toques con una toalla es mucho mejor.
  • Protegerte del agua: si vas a pasar mucho tiempo dentro del agua utiliza tapones homologados. Retíralos al terminar y sécate los oídos.
  • Retira los restos de agua: si has estado mucho tiempo en el agua, al terminar ladea la cabeza para que los restos salgan; comprime el oído con una toalla y luego seca la zona externa.
  • Evita el agua de mala calidad: no te bañes sitios que tengan el agua en mal estado.
  • Protege el conducto auditivo: al aplicar tintes o aerosoles para el cabello cubre los oídos con un poco de algodón.

Tratar los síntomas de infección de oído a tiempo

Los síntomas de infección de oído pueden llegar a ser muy molestos. Más allá de ello, este problema puede agravarse si no se trata a tiempo. A veces la infección se extiende o se vuelve recurrente.

Lo más indicado es consultar con el médico si hay síntomas de infección de oído. Hay que llevar a cabo el tratamiento tal y como él lo indique, en especial si incluye antibióticos. Por lo general, el pronóstico es bueno si se siguen las indicaciones médicas.

 

 

Fuente: mejorconsalud.as.com

Beneficios de caminar

Imagen 0

Caminar es una excelente forma de ejercitarse de manera natural y en muchos casos actúa con mayor efectividad que otras rutinas. Por lo general este ejercicio suele ser recomendado por los médicos como un método para perder peso. Sin embargo, este es solo uno de los beneficios que tiene el caminar. A continuación podrás ver que otros beneficios te da el caminar así sea solo 30 minutos al día.

1. Favorece el ritmo cardíaco y fortalece el corazón. Estudios recientes afirman que caminar durante ½ hora por día a un paso ligero ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y de hipertensión hasta en un 27% gracias a que acelera el ritmo cardíaco aumentando el bombeo y facilitando la circulación de la sangre.

2. Evita ataques de asma hasta en un 60%. En estos casos se recomienda realizar caminatas leves o moderadas en ambientes cálidos y húmedos.

3. Fortalece y tonifica el cuerpo. Al caminar enérgicamente se contraen ligeramente los músculos de las piernas y glúteos. Esto ocurre mayoritariamente cuando se realizan caminatas aceleradas. También, si prestas atención a la postura del cuerpo, puedes tonificar brazos y abdomen.

4. Evita el aumento de peso. Si has empezado a cuidar tu cuerpo o deseas perder esos kilos de más que has cogido en invierno, andar te ayudará a lograr tu objetivo fácilmente. Lo ideal es hacerlo a diario durante 30 – 45 minutos mínimo. Puedes usar una aplicación móvil o Web, para ir registrando tu actividad y echar la vista atrás con el paso del tiempo para verificar que tu resistencia va aumentando.

5. Previene y combate ciertos tipos de cáncer como el de colon, de útero y de mamas.

6. Ayuda a prevenir la osteoporosis, sobre todo en mujeres adultas. Este ejercicio es muy recomendado para personas que tienen un peso sano o a lo sumo un poco de exceso de peso, pero es importante que no tengas sobrepeso ya que en este caso al caminar, esforzarás las articulaciones y podrán dañarse si tus niveles de calcio son escasos.

7. Previene la diabetes de tipo II gracias a que reduce los niveles de glucosa en la sangre.

8. Evita problemas cerebrales como la demencia y la pérdida de memoria. Esto se debe a que las caminatas protegen las funciones cerebrales e irrigan el cerebro evitando su contracción.

9. Aumenta los valores de vitamina D
. Realizando ½ hora de caminata diaria el organismo incorpora y fija los valores necesarios que el cuerpo necesita para evitar problemas óseos y del sistema inmunológico.

10. Es un antidepresivo natural. Varios estudios han comprobado que los beneficios de caminar no son sólo físicos sino que también evitan y combaten la depresión, el estrés, los ataques de pánico y la ansiedad.

Canimar realmente es una de las formas más fáciles de hacer ejercicio. Son muchos los beneficios que podemos tener del solo caminar. Te invitamos a que puedas hacer esto de tu día a día.

Fuente: salud.facilisimo.com

El estrés y nuestra mandíbula

El estrés y nuestra mandíbula

Es una gran desconocida la enorme implicación que hay entre nuestra mandíbula y el componente emocional. Nuestra mandíbula, esa articulación tan importante que nos favorece nuestra comunicación oral, el poder alimentarnos, bostezar, soplar… esos movimientos tan típicos e importantes en el día a día, también es propensa a desequilibrarse en situaciones emocionalmente adversas.

Los músculos masticadores, aparte de tener esas funciones tan cotidianas, también son propensos a desequilibrarse ante situaciones vividas en el día a día que nos hayan provocado un estrés sea laboral, social, emocional o físico. Los músculos de la mandíbula tienen un comportamiento defensivo de forma automática y autómata.

Cuando vivimos situaciones en las cuales nuestro cuerpo, nuestra mandíbula interpreta esa información, esa situación de estrés, como una situación que está interfiriendo en nuestro equilibro general, los músculos masticadores entran en modo de defensa y se bloquean para proteger la estructura, siendo una respuesta natural y automática en nuestro organismo. Es una información que recogen de estímulos exteriores, de la información que reciben de nuestro sistema nervioso y actúan en consecuencia.

Esa información permanecerá en nuestros músculos a lo largo del tiempo hasta que sea liberada. El caso más común y conocido es el bruxismo. Es el resultado de que en momentos vividos emocionalmente adversos, los músculos maseteros, bloquearon la mandíbula para proteger la estructura. La no liberación de la información almacenada en los músculos maseteros nos provocará un bruxismo crónico.

Con la enorme relación que hay entre mandíbula y cuerpo, es cuestión de tiempo que personas que padecen bruxismo comiencen a sentir desequilibrios en otros sistemas musculares y estructurales de nuestro cuerpo, tales como: lumbalgias, cervicalgias, cansancio, insomnio y migrañas.

Nuestro cuerpo hay que entenderlo como una unidad entre sí. Lógicamente hay distancias entre grupos musculares, estructuras y otros sistemas, pero todos están relacionados entre sí. Hay una relación miofascial y continuidades musculares que hacen si cabe aún más, un buen funcionamiento de nuestro organismo, aunque también un intercambio de información, de tensiones musculares y miofasciales que, como consecuencia, van a colaborar en síntomas que se relacionan entre sí aún habiendo una distancia en concreto entre grupos musculares y/o estructuras de nuestro cuerpo.

En el caso de personas con bruxismo, es muy probable que padezcan dolores de cabeza, migrañas, dolores cervicales, lumbalgias y sensación de cansancio y, como no, dolor al masticar y problemas a nivel mandibular.

Hay una relación entre nuestra mandíbula y todo el cuerpo – músculos que tienen su inserción cerca de otros grupos musculares, relaciones musculares con huesos del cráneo que, a su vez, tienen conexión con el sistema nervioso central.

Es una obviedad que será cuestión de tiempo que cuando padecemos bruxismo, problemas articulares en la mandíbula y tensión en los músculos masticadores, acabemos con trastornos y síntomas de nuestro cuerpo en la distancia. Liberar la información retenida en los músculos masticadores, creará un feedback en nuestro cuerpo, en el cual nuestra mandíbula y cuerpo empezarán a equilibrarse. Síntomas que padecíamos en la mandíbula comenzarán a relajarse y los trastornos que sentíamos en nuestro cuerpo comenzarán a equilibrarse.

Bruxismo relacionado con situaciones emocionalmente adversas (estrés)

Casi un 80% de la población mundial padece de una u otra manera bruxismo, siendo el trastorno más común cuando hayamos vivido situaciones emocionalmente adversas. El estrés es un factor muy desequilibrante en nuestra mandíbula y por ende en nuestro cuerpo.

Contra más conciencia tengamos sobre la enorme relación global que hay en nuestro cuerpo, entenderemos aún más la implicación que puede haber en nuestro organismo por el componente emocional vivido en el día a día.

Fuente: saludterapia.com
A %d blogueros les gusta esto: