Archivo de la etiqueta: Turismo

Viajes moteros en pareja

6 Valles recónditos para recibir juntos el otoño

Hay quien dice que el otoño es la estación de los románticos. Sin llegar a tanto, pero a riesgo de parecer algo ñoños, lo sabemos, sí que es cierto que hay pocas cosas tan bonitas como ver el cambio de estación rodeado de naturaleza.

Octubre es un mes perfecto para observar la caída de las hojas y, sobre todo, esa gradación de colores en los árboles, fruto del acortamiento de los días y la disminución de la luz solar. Del verde pasamos a amarillos, ocres, rojos y naranjas.

Es un espectáculo que conviene no perderse, una de esas rutas para hacer bien agarrado de tu pareja. Buscad una casita rural con chimenea en alguno de los valles que os vamos a proponer y perdeos en sus bosques al menos un fin de semana. Veréis como el frío se recibe así de otra manera.

valle_liebana

Valle de Liébana (Cantabria)

Las curvas están aseguradas si para acceder decidís coger, bien el desfiladero de La Hermida a través de Unquera, o bien, los puertos de Piedraluengas o San Glorio. La belleza de su paisaje también. Este valle, ubicado en el suroeste de Cantabria, lo forman los municipios de Cabezón de Liébana, Camaleño, Cillorigo de Liébana, Potes, Tresviso y Vega de Liébana.

Para que tengáis algunas pistas que os ayuden a situaros, Potes es seguramente el enclave más conocido por ser el único núcleo urbano de la comarca mientras que Tresviso es el más aislado. Este último pueblo, junto a Camaleño y Cillorigo, están dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. Si nunca os habéis dado una vuelta por ahí, esta es una buenísima ocasión para conocer uno de los tesoros naturales más bonitos de la cordillera Cantábrica.

Liébana, además, tiene una nota curiosa en cuanto al clima y es que, al estar enclavada entre montañas, disfruta de un microclima mediterráneo que hace que los otoños sean secos y con temperaturas suaves. Si el frío y la humedad no son lo tuyo, a patear el valle se ha dicho. Predominan los bosques de roble, haya, encina y alcornoques a lo largo de pistas forestales, caminos vecinales y una buena cantidad de senderos.

Más información del Valle de Liébana

NO TE VAYAS SIN PROBAR…

Para desayunar: Miel de Liébana.
Para picar: Queso Picón de Tresviso.
Para comer: Cocido liebaniego.
Para beber: Tostadillo de Liébana y Orujo de hierbas de Liébana.
Para tomar a media tarde: Té del puertú o Té de montaña.

ribota-de-abajo_valle_sajambre

Valle de Sajambre (León)

Tras recorrer la parte cántabra del Parque Nacional de Picos de Europa, os invitamos ahora a descubrir la vertiente leonesa. Te aseguramos que ninguna de las 2 tiene nada que envidiar a la parte asturiana, quizás la más conocida y visitada. El Valle de Sajambre se encuentra en la cabecera del río Sella, al nordeste de la provincia de León, y lo conforman 5 pueblos: Oseja de Sajambre, Pío de Sajambre, Ribota de Sajambre, Soto de Sajambre y Vierdes de Sajambre. El más grande es Oseja de Sajambre.

Grandes zonas de pastos verdes se entremezclan con extensos bosques de hayas y ejemplares de roble y abedul, algunos con más de 300 años de edad. Los hórreos, construcciones pensadas para guardar alimentos y alejarlos de la humedad, salpican el paisaje.

Una de las mejores vistas del valle se obtiene desde Soto, el pueblo más alto del Valle, rodeado de abundante vegetación y muy próximo a los Picos. Con su típica arquitectura rural de montaña con casonas de piedra, este enclave es también la mejor entrada para acercaros hasta la majada de Vegabaño atravesando un magnífico bosque de hayas.

Otros pequeños pueblos en los que podéis para a observar el paso del otoño son Ribota, Vierdes o Pío con sus bosques de ribera como castaños, alisos, fresnos, robles, avellanos.

Más información sobre el Valle de Sajambre

NO TE VAYAS SIN PROBAR

Para desayunar: Frisuelos montañeses.

Para comer: Pitu de Caleya guisado con patatas.
Para picar: Queso de los Beyos y cecina de León.

valle_roncal_rafa-castillo

Valle del Roncal (Navarra)

Localizado en pleno Pirineo, entre Francia y Huesca, el Valle de Roncal ofrece 7 pueblos únicos: Burgui, Vidángoz, Garde, Roncal, Urzainqui, Isaba y Uztárroz. Todos conservan la arquitectura original de sus caseríos de piedra con inclinados tejados, calles empedradas, palacios, iglesias-fortaleza, puentes medievales y ermitas desperdigadas.

Una de las rutas otoñales más bonitas es la del Valle de Belagua con su imponente valle glaciar de Navarra y su extensa llanura desde donde os quedaréis con la boca abierta viendo sus grandes cumbres. También es toda una experiencia ir subiendo por el Puerto de Belagua para ver cómo el paisaje pasa del llano al bosque, del bosque a los pastos, y de los pastos a la roca de la Reserva Natural de Larra.

Con una altitud de entre 1.000 y 2.444 metros, Larra es uno de los macizos kársticos más impresionantes de Europa donde no faltan vegetación como el pino negro, rododendros, arándanos o enebros en las cotas más altas. En las cotas más bajas abunda el hayedo-abetal. El más importante es el de Aztaparreta. Dicen que es único territorio virgen que queda en el Pirineo, así que sé respetuoso.

Más información sobre el valle del Roncal

NO TE VAYAS SIN PROBAR…

Para comer: Migas de pastor.
Para picar: Queso de Roncal.
Para beber: Patxaran Basaka.

Valle_Batuecas

Valle de Las Batuecas (Salamanca)

El Valle de Las Batuecas está situado al sur de la provincia salmantina, muy cerca de la localidad de La Alberca. Su orografía intrincada, rodeado de las cumbres de la Sierra de Francia, lo hacen ideal para recorrerlo en moto. Tanto Las Batuecas como la Sierra de Francia fueron declaradas Parque Natural y son Reserva de la Biosfera Mundial. Con una extensión de 30.183 hectáreas que comprende 15 municipios, es una zona de grandes desniveles donde se van sucediendo montes, valles y abundantes ríos y arroyos.

Su rica flora va desde el piorno y el erizón en las cumbres más altas –una altura superior a los 1.700 metros- a rebollos, acebo, castaños, bosques de robles y abedules según se va descendiendo. También podrás ver en las zonas más bajas y resguardadas encinas, alcornoques, madroños, viñedos, olivares y almendros.

Además de todo esto, te recomendamos un plan de senderismo bastante original por la Sierra de Francia bautizado como Caminos de Arte en la Naturaleza. Son cuatro itinerarios circulares de gran belleza y alto valor natural con el añadido de que, por el camino, se han instalado las obras de arte como jaulas sobre el valle, sirenas junto al arroyo, plumas de bronce, asteroides perdidos en una ermita, puertas en el campo, piedras cosidas o camas orgánicas.

Así, el Camino de los Prodigios discurre entre Miranda del Castañar y Villanueva del Conde; el Asentadero-Bosque de los Espejos une Sequeros, Las Casas del Conde y San Martín del Castañar; el Camino de las Raíces circula en torno a La Alberca y el Camino del Agua, que recorre la distancia entre Mogarraz y Monforte de la Sierra.

Más información sobre el valle de Las Batuecas

NO TE VAYAS SIN PROBAR…

Para desayunar: Miel de la Sierra.
Para picar: Zorongollo y limón serrano.
Para comer: Cabrito cuchifrito, cochinillo asado, hornazo.
De postre: Leche frita.

VALL_BOI1

Vall de Boí (Lleida)

Vall de Boí es un municipio en la zona nororiental de Lleida formado por 8 pequeños pueblos de entre 9 y 200 habitantes. Sus atractivos principales son el Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, el balneario de Caldes de Boí, las pistas de esquí de Boí Taüll Resort, y el conjunto de iglesias románicas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Si nos centramos en su riqueza paisajística, el valle leridano está rodeado de macizos imponentes que superan los 3.000 metros. Las montañas más altas se sitúan a ambos lados del embalse de Cavallers. Eso sí, si no estáis en una forma física más que aceptable, pensadlo bien porque las subidas tienen hasta 1.200 metros de desnivel. En cualquier caso, no os van a faltar propuestas de senderismo para recorrer el valle.

Por ejemplo, una de las rutas más populares es la travesía del Parque Nacional. Es un recorrido de dificultad baja por pistas y senderos en la que os topareis con bosques de pino negro y 3 lagos espectaculares: el Llong, el Redó y Sant Maurici. También pasareis por el Portarró donde hay unas impresionantes vistas hacia los valles de Aigüestortes y el de Sant Maurici de Espot. El itinerario finaliza a lo grande en el Estany de Sant Maurici con las dos agujas o puntas de Els Encantats de telón de fondo. Reciben el nombre de Petit Encantat  y Gran Encantat y tienen 2.738 y 2.747, respectivamente. Entre ellos, una gran garganta de 2.624 metros.

Más información sobre el Vall de Boi

NO TE VAYAS SIN PROBAR…

Para comer: Setas, ternera y cordero.

valle_benasque

Valle de Benasque (Huesca)

Situado en el corazón de los Pirineos, el Valle de Benasque alberga los picos más altos de toda la cordillera pirenaica (Aneto, Posets, Maladeta, Perdiguero y Monte Perdido). El centro neurálgico del valle es el municipio de Benasque al que pertenecen los pueblos de Anciles y Cerler. Es una zona abrupta, escarpada y montañosa donde os sentiréis totalmente sobrepasados por la Naturaleza.

Entre los imprescindibles a hacer están el Valle de los Ibones, con el lago de Las Alforjas, el ibón de Posets o el lago de la Plana como puntos fundamentales. Si tenéis tiempo, acercaros al Balneario Baños de Benasque, el más alto de España. La vista desde allí del Aneto, segunda cumbre más alta de la Península, es sencillamente maravillosa.

Una vez más, la mejor manera de conocer este valle y ver cómo la vegetación hace el cambio de estación es recorriendo sus múltiples senderos. Entre ellos, es casi obligado atreverse con el que comunica La Besurta con la cascada del Forau D’Aiguallut.

El Forau D’Aiguallut es una sima de unos 70 metros de diámetro y 40 de profundidad por la que cae en cascada y ‘desaparece’ el agua procedente de los glaciares del Aneto y la Maladeta. El agua circula subterráneamente durante cuatro kilómetros hasta salir de nuevo a la superficie en el valle de Arán, en la cuenca río Garona, el cual  desemboca en el mar Atlántico a la altura de Burdeos. Os aseguramos que os va a quedar un recuerdo imborrable.

Más información sobre el Valle de Benasque

NO TE VAYAS SIN PROBAR…

Para picar: Queso El Benasqués.
Para comer: Chiretas de cordero, olla benasquesa.
De postre: Crespillos.   Fuente: tienda-moto.com

Lugares para disfrutar del otoño

Cuando empieza a refrescar y llega el otoño, la naturaleza nos sorprende tiñendo el paisaje de colores.

Del verde frondoso de la primavera y del verano se pasa a una paleta que va del verde al rojo pasando por mil matices de amarillo, ocre y marrones.

Hoy queremos hablarte de los mejores lugares de España que visitar en otoño.

 

1. Bosque de Muniellos, Asturias

El bosque de Muniellos forma parte de la reserva natural integral del mismo nombre y es el mayor robledal de España, además de uno de los mejor conservados del país. Es el hogar de muchas leyendas de la mitología astur y dando un paseo es fácil de entender el porqué. Los verdes son más verdes, los ocres, amarillos y rojizos tienen colores que no habrías imaginado nunca… Eso sí, recuerda que está protegido, así que hay que pedir permiso para visitarlo y cruzar los dedos para ser uno de los 20 afortunados que lo puede visitar al día. El bosque es cambiante durante todo el año, pero otoño es la época favorita de muchos aficionados a la fotografía. Robles de más de 6 metros de diámetro y de diferentes especies, hayedos, abedules, tejos y acebos moldean uno de los mejores paisajes del otoño en España. Así que haz tu reserva cuanto antes, el plazo se abre el 15 de diciembre del año anterior a la visita.

2. Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Huesca, Aragón

Situado en el Pirineo oscense y hogar de algunos de los paisajes más increíblemente sobrecogedores de España, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es paradisíaco cuando llega el otoño. Además de sus cascadas y saltos de agua, sus cañones y sus ríos de aguas turquesas sus bosques adquieren todas las tonalidades posibles del ocre. Así que ya sabes, abrígate un poco, lleva ropa impermeable y unas buenas botas… y déjate llevar por la magia del lugar, pues hay un montón de rutas de senderismo que puedes completar.
Por cierto, finales de octubre es la mejor época para disfrutar del colorido del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Es en este momento cuando estallan todas las tonalidades típicas de esta época: amarillos, ocres y naranjas. ¡No te pierdas este espectacular rincón de España en otoño!

3. Selva de Irati, Navarra

Imagina un lugar en el que el suelo parezca un mar ondulante de sangre roja que se funde con el verde del musgo y los árboles. Es real y existe en Navarra. No hace falta ni que las novelas fantásticas para descubrirlo. Acércate a la Selva de Irati, el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado del mundo, y podrás disfrutar de la naturaleza casi en estado virgen. Por favor, no te olvides de la cámara de fotos y unas buenas botas de montaña. En la Selva de Irati encontrarás 16 senderos completamente balizados aptos para todas las edades. Ven a disfrutar del otoño en España en este increíble paraje.

4. Fageda d’en Jordà, La Garrotxa, Cataluña

El hayedo de Jordà es uno de los mejores lugares de España en los que perderse en otoño. Precioso durante todo el año, este bosque que crece sobre terreno volcánico muestra su cara más fotogénica en cuanto las hojas tiñen el suelo de tonos de ocre. La Fageda d’en Jordà parece un paisaje sacado de El Señor de los Anillos y hay varias rutas senderistas bien señalizadas que permiten conocerla de cerca. No te lo pierdas y conoce un bosque único en España, ya que es muy raro que se dé este tipo de vegetación entre 550 y 650 metros de altitud.

5. Faedo de Ciñera, León

Con un haya de 500 años y el título de “El Bosque Mejor cuidado de España”, el Faedo de Ciñera es un lugar especial y uno de los mejores lugares para disfrutar del otoño. Este hayedo situado en Ciñera de Gordón (en la Montaña Central Leonesa) es un pequeño oasis tupido en el que los relojes se han parado. Acércate para experimentar la paz y la calma entre árboles y junto al arroyo homónimo. Y, por supuesto, no te pierdas a Fagus, uno de los árboles más impresionantes que verás nunca.
Podrás disfrutar de los intensos colores otoñales de este hayedo centenario recorriendo algunas de las rutas que lo discurren. Ve preparado, quizás te encuentres con la bruja Haeda, la protectora del Faedo de Ciñeira.

6. Hayedo de Tejera Negra, Guadalajara, Castilla-La Mancha

El hayedo de Tejera Negra, en la provincia de Guadalajara, es el hayedo más al sur de Europa. Y como todos los de su clase, cuando los árboles empiezan a desnudarse de hojas es cuando está más bonito. El ambiente es de cuento: los colores, el musgo, el silencio sólo roto por el agua que circula o el crepitar de las hojas al ser pisadas… El otoño es la mejor época para visitarlo, pues lo pinta de decenas de tonalidades de ocre y rojo y llena su suelo de setas. ¿Todavía tienes dudas?

7. Parque Natural de Gorbeia, País Vasco

El País Vasco es uno de los lugares más verdes de España… Por eso quizás uno de los más bonitos en cuanto llega el otoño y el verde se convierte en ocres y rojos. El Parque Natural del Gorbea es el más grande de la Comunidad y está lleno de hayas, pero también de robledales, alisos, sauces, fresnos y álamos. Si a partir de octubre no tienes planes, date una vuelta y déjate seducir. No solo tienes planes de montañismo y senderismo, sino una tremenda variedad de actividades gastronómicas, deportivas (¿sabías que se puede practicar yoga y taichi, entre otras cosas?) y culturales (aprender alfarería, apicultura…) que la región está impulsando. Echa un vistazo a la página de la región de Gorbeia y prepara una escapada a uno de los mejores rincones para disfrutar del otoño en España.

8. Valle de Arán, Lleida, Cataluña

Los días de otoño en el Valle de Arán no son ni verdes ni blancos. La frondosidad de la primavera y el verano han quedado atrás y todavía queda un poco para que lleguen las primeras nieves al Pirineo catalán… Precisamente en ese justo momento es cuando esta comarca vibra con un manto vegetal multicolor. Si, además, le añades que está sembrada de pueblos de montaña con encanto y ermitas románicas tienes la combinación perfecta para una escapada rural.

9. Parque Natural de la Laguna Negra y los Circos Glaciares de Urbión, Soria, Castilla y León

En plena provincia de Soria, el Parque Natural de la Laguna Negra es uno de los parajes más bellos de toda la provincia. Visitarlo es recomendable los 12 meses del año, pero si te gustan los colores, la fotografía y el senderismo, aprovecha los meses de otoño para pasear entre pinos y hayas que se sacuden el follaje y tapizan el terreno. El lugar es objeto de leyendas e historias desde hace siglos y, si lo visitas, quizás puedas vivir una. Ya un libro de Pedro Medina del siglo XVI reza: «en ella (la La Laguna Negra) han aparecido cosas monstruosoas y horribles»…

10. Sierra del Segura, Albacete, Castilla-La Mancha

La Sierra del Segura, al suroeste de la provincia de Albacete, está surcada por valles estrechos y cañones profundos que se transforman en cuanto llega el otoño. En la frontera con Jaén y alejada de los llanos de La Mancha, es una de las zonas más interesantes de toda la provincia y la mejor para visitar en otoño. Date un paseo para llegar a los Chorros del Río Mundo, sube a los miradores de Liétor y absorbe el paisaje. ¡Inolvidable!

Además, ¿sabías que el celo de la cabra montesa se da en otoño en la Sierra del Segura? Podrás presenciar la naturaleza en estado pero si te decides a hacer una escapada por aquí. En otoño también se celebran las Jornadas Micológicas de Molinicos, pues es temporada de níscalos y setas en la sierra. ¿Te apuntas?

11. Sierra de Aralar, País Vasco y Navarra

Los 208 kilómetros cuadrados de la Sierra de Aralar cubren zonas de Navarra y del País Vasco. Este gran macizo cárstico combina con elegancia las simas y las piedras con el verdor de los prados y los hayedos cambiantes. Vayas por dónde vayas, encontrarás un rincón que te robará el corazón. Podrás descubrir el nacimiento de ríos, explorar la prehistoria en sus dólmenes y, en especial, hacer infinidad de fotos a las hayas, robles y avellanos que cubren parte del terreno. No dudes en visitar este rincón de España si estás buscando el paisaje otoñal perfecto.

12. Parque Natural del Montseny, Cataluña

A poco más de una hora de Barcelona, el Montseny es un gran pulmón verde al que no le da ninguna vergüenza cambiar de piel en cuanto llega otoño. Rápidamente las hojas de las encinas, alcornoques, robles y hayas pasan a los tonos de ocre y, lentamente, tapizan el suelo. Por la belleza de sus paisajes y por su variedad de rutas senderistas y rincones con encanto, no deberías perdértelo si estás en la zona.

13. Lagunas de Gallocanta, Zaragoza, Aragón

La Laguna de Gallocanta no es un gran bosque, el terreno no está lleno de hojas muertas que crepitan cuando las pisas… Pero, aun así, es un lugar que deberías visitar en otoño. En el corazón de una reserva natural es la mayor laguna salada de Europa y el hogar de más de 220 especies de aves que se toman un respiro en su migración. Si te gustan las grullas, no te pierdas el enorme espectáculo que tiene lugar a partir de octubre, pues se instalan aquí más de 40.000, haciendo un alto en el camino hacia el sur de España y África. Se han llegado a ver hasta más de 14.800 ejemplares juntos volando en un solo día. ¡Un impresionante espectáculo!

 

Fuente: skyscanner.es

Bosques en otoño de CyL

Cinco bosques para disfrutar del otoño en Castilla y León

Castaños monumentales en otoño. Ruta de los castaños. Localidad de Hermisende. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Castaños monumentales en otoño. Ruta de los castaños. Localidad de Hermisende. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
En otoño los bosques explotan: metafóricamente hablando, claro. Aquí te sugiero cinco bosques de Castilla y León en los que el otoño luce con toda su intensidad.

 

En otoño los bosques explotan. Especialmente aquellos en los que la hoja deja los árboles desnudos durante el invierno. El otoño es, para ellos, el momento de su esplendor. Durante unas pocas semanas, como si quemaran sus últimos cartuchos, viran del verde intenso al marrón caduco mientras parecen incendiarse a mitad de camino. Amarillos, ocres, naranjas y rojos componen una paleta tan deslumbrante que quien camina por el interior de estos bosques lo hace como si no imaginara que fuera posible tanta gama, con el asombro de quien no ha visto nunca incendiarse –metafóricamente- el bosque.

En otoño los bosques explotan. Especialmente aquellos en los que la hoja deja los árboles desnudos durante el invierno. El otoño es, para ellos, el momento de su esplendor. Durante unas pocas semanas, como si quemaran sus últimos cartuchos, viran del verde intenso al marrón caduco mientras parecen incendiarse a mitad de camino. Amarillos, ocres, naranjas y rojos componen una paleta tan deslumbrante que quien camina por el interior de estos bosques lo hace como si no imaginara que fuera posible tanta gama, con el asombro de quien no ha visto nunca incendiarse –metafóricamente- el bosque.

 

Pero lo malo de este festival pirotécnico es que resulta tan breve como el disparo de un cohete. No está ahí para siempre, apenas te das cuenta ya se ha ido. El bosque se ha desnudado para el invierno y ahora es ya el silencio quien reviste de solemnidad sus arboladas espesuras. Por eso hay que darse prisa: escoger y disfrutar. Aquí van cinco propuestas.

01- EL BOSQUE DE MADROÑAL. La Sierra de Francia es pródiga en castañares, uno de los bosques que, junto a los hayedos, mejor luce con las fanfarrias coloristas del otoño. Entre las localidades de Madroñal, Cepeda y La Herguijuela es posible realizar un paseo circular señalizado lleno de alicientes y, con un poco de suerte y habilidad, también de frutos del bosque. Se encuentra perfectamente señalizado como PRSA-20, aunque en algunos tramos esta señalización de sendero local coincide con la del PRSA-13 y, en un corto tramo en torno al puente medieval, con la del GR-10. El paseo circular tiene un desarrollo aproximado de 6,5 km, pero resulta un poco más amplio si se accede hasta los cascos urbanos de Cepeda y Herguijuela.

Ruta en Madroñal-Cepeda-Herguijuela de la Sierra. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto GallegoRuta en Madroñal-Cepeda-Herguijuela de la Sierra. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

 

El arranque de este paseo, con principio y fin en Madroñal, hay que buscarlo a las puertas de la cooperativa del mismo nombre. Desde ahí, entre huertos y en no más de quince minutos se alcanza el fondo de un valle en el que destaca la abundancia de madroños. Más adelante aguarda el denso castañar que media entre este punto y el puente medieval que salva el arroyo de San Pedro, ya a las puertas de Cepeda. Quien se llegue hasta ese pueblo tendrá que desandar el camino y volver a este mismo punto para tomar el ramal de la derecha, un antiguo camino con restos de su viejo empedrado que discurre, en su viaje hacia Herguijuela, casi por completo sumergido en un tupido túnel arbolado. Unos metros antes de alcanzar la carretera que sube hasta Herguijuela se abre por la derecha el camino de retorno a Madroñal.

02- EL FAEDO DE CIÑERA. A un palmo de los trajines mineros de Ciñera de Gordón se localiza una delicatesen de exquisita degustación: el Faedo de Ciñera, un hayedo con duende, premios, página web y club de fans. En el año 2007 recibió el premio de Bosque Mejor Cuidado de España, que otorga la organización Bosques sin Fronteras en colaboración con la Fundación Biodiversidad; su página web es www.elfaedo.es; y la asociación que vela por él, con más de 300 socios, se llama Adelfa. El duende también existe, pero ha de buscarlo cada cual. Lo más probable es que se localice junto a Fagus, un haya con nombre propio y una edad que, siglo arriba o siglo abajo, ronda los 500 años. Un ser vivo tan valioso como el desmán de los pirineos, que frecuenta las pozas del arroyo de Ciñera, y tan especial que ha sido incluido entre los 100 árboles del libro “Árboles, leyendas vivas”. Queda claro que este no es un bosque cualquiera.Interior del hayedo de Ciñera de Gordón. Montaña Leonesa. Reserva de la Biosfera declarada por la Unesco en 2005. León. Castilla y León. España © Javier Prieto GallegoInterior del hayedo de Ciñera de Gordón. Montaña Leonesa. Reserva de la Biosfera declarada por la Unesco en 2005. León. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

 

Una sencilla y didáctica ruta parte de la localidad de Ciñera de Gordón, recorre las interioridades del bosque, pasa junto a Fagus, atraviesa las hoces del Villar y alcanza la localidad de Villar del Puerto haciendo el recorrido que durante décadas, en el curso del siglo XX, hacían los mineros que vivían en Villar del Puerto y bajaban a trabajar en las minas que rodean Ciñera de Gordón. El paseo hasta el bosque, de unos dos kilómetros sin apenas desnivel, pasa antes por la “bocamina 50”, el inicio de una antigua galería reconvertida en homenaje a los mineros. Tras pasar las angosturas de unos pliegues rocosos, unas praderas hacen las veces de antesala del bosque. Desde ellas un rústico puente de tirantes da acceso a su interior: al mágico corro sobre el que reina el haya Fagus, al salón natural revestido en estos días de otoño con los mejores tapices del mundo. Junto al árbol, un panel recoge el cuento de la bruja Fagus y los carbones de Ciñera. Si se desea, puede continuarse el paseo hacia Villar del Puerto a través de un espectacular estrechamiento del arroyo Ciñera que es posible salvar gracias a una pasarela.

03- VALPORQUERO. Un poquito antes de llegar al aparcamiento de acceso a las Cuevas de Valporquero se localiza un agradable camino que se interna hacia los hayedos circundantes. El paseo no está señalizado ni el hayedo se diferencia de cualquier otro, pero se convierte en una opción perfecta para completar una bella jornada de bosque y cuevas mientras se descubre o revisita el siempre espectacular entorno del río Torío y valles aledaños. Si se empieza por el bosque, lo mejor es dejar el coche en el aparcamiento de las cuevas para luego desandar, por la misma carretera, unos doscientos metros cuesta arriba. Cincuenta antes de llegar a la curva más marcada una cancela de las de antes, varales de madera encajados en sus agujeros, da paso al camino de tierra que enseguida se pierde entre la fronda. El paseo, sin señalizar, es más que otra cosa una invitación a deambular sin rumbo por las espesuras hasta que el tiempo se agote o se sacie el apetito de umbrías y colores. El bosque se desparrama sobre las laderas calizas de la hoya al fondo de la cual, como el desagüe de un lavabo, se abre la oscura y húmeda boca de una cueva por la que parece brotar un canto de sirena tan potente que hechiza al visitante. Y le ciega hasta tal punto que son muy pocos los que siquiera se detienen un respiro a gozar con las asombrosas vistas que brinda el mirador, éste sí señalizado, unos metros por encima del barrio de Valporquero de Torío que queda junto a la carretera.Grabado de un corazón en una roca del Hayedo de Valporquero. otoño. Vega del Torío. León. España. © Javier Prieto GallegoGrabado de un corazón en una roca del Hayedo de Valporquero. otoño. Vega del Torío. León. España. © Javier Prieto Gallego

 

04- LA CASCADA DE LAS PISAS. Este rincón apabullante del noroeste burgalés tiene en el otoño su mejor momento. El acercamiento hasta este rincón privilegiado, hundido en el corazón del valle de Valdebezana, hay que hacerlo a través de Soncillo. Desde el corazón del pueblo arranca el ramal de carretera que conduce hasta San Cibrián y los dos barrios de Villabáscones de Bezana, tres pequeños núcleos rurales cuya arquitectura, por lo tradicional y pura, contrasta fuertemente con los aires de Soncillo. Unos 500 metros después de dejar atrás San Cibrián, unos carteles de madera, ofrecen las primeras indicaciones para llegar hasta la cascada. Sin embargo, sabe mejor llegarse hasta este salto de agua prosiguiendo por la carretera y tomando su ramal izquierdo en una inmediata bifurcación, para partir a pie hacia él desde el barrio de abajo de Villabáscones. Desde aquí el camino es algo más largo, pero permite disfrutar durante más tiempo del esplendoroso hayedo por el que transita en su totalidad este paseo tan inolvidable como fácil de hacer. Se encuentra señalizado. Parte del trazado coincide con el del sendero de gran recorrido GR.85 y, por tanto, puede seguirse observando las balizas de pintura roja y blanca.Hayedo de Las Pisas. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Hayedo de Las Pisas. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

 

05- EL CASTAÑAR DE HERMISENDE. La Ruta de los castaños y prados de Hermisende es un paseo circular que discurre entre alguno de los sotos con castaños más añejos y monumentales de toda Sanabria (Zamora). No en vano este municipio es el mayor productor de castañas de Sanabria. Y muchos de sus castaños tan gigantescos que parecen de cuento. La caminata arranca del aparcamiento situado junto a la iglesia de Santa María de Hermisende, un templo barroco de evocadores perfiles gallegos cuya fecha de construcción, 1774, aparece grabada en un sillar de su interior. Es el comienzo de un recorrido circular de 8 km con inicio y final en Hermisende que puede hacerse en unas tres horas. Está señalizado con flechas amarillas aunque pueden presentarse dudas en varios desvíos sin señalizar. Lo mejor es contar con un mapa o descargarse el track GPS que está en la web www.sanabriacarballeda.com.Castaños monumentales en otoño. Ruta de los castaños. Localidad de Hermisende. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Castaños monumentales en otoño. Ruta de los castaños. Localidad de Hermisende. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Localiza los cinco bosques de otoño en el mapa

Fuente: siempredepaso.es

Visita Pedraza

Visita a Pedraza - Destino Castilla y León

Hay ocasiones en las que hace falta echarle mucha imaginación para visualizar cómo sería un pueblo en la edad media, con todo su encanto; pero sin las incomodidades de la época. Realizado una visita a Pedraza, no hace falta, el destino quiso preservar este pueblo en un estado muy cuidado, conservando la esencia de un pueblo de frontera durante la reconquista, y a la sombra de la Sierra de Guadarrama en su lado de Castilla y León.

Este pueblo es muy conocido, especialmente por gente que vive en Madrid dada su cercanía, por su encanto medieval y los conciertos nocturnos a la luz de las velas que realizan en verano. Y es que el pueblo, realmente se presta. Y no por casualidad tiene ganado ser parte de los Pueblos más Bonitos de España.

Plazuela tras el ábside de la Iglesia de San Juan de Pedraza - Destino Castilla y LeónPlazuela tras el ábside de la Iglesia de San Juan de Pedraza

Visita a Pedraza, en encuentro con un trocito de nuestra historia

Como hemos dicho, este pueblo es famoso por estos concierto veraniegos, tanto es así que todos los años se cuelga el cartel de no hay billetes. Pero incluso sin tener la suerte de disfrutar de uno de los eventos, Pedraza ofrece debido a su enclave y a su historia un lugar muy interesante de visitar.

La magia del concierto de las velas de Pedraza - Imagen de RVeDPress

La magia del concierto de las velas de Pedraza

Retazos de historia

En un pueblo tan medieval, no hablar de historia es dejarte la mitad del recorrido por hacer, y aunque no vamos a tratar de ser exhaustivos, es interesante conocer cómo llego este pueblo a tener la configuración actual.

No queda claro si el origen de esta población fue un castro arévaco o directamente un asentamiento romano. El lugar se asienta sobre una peña en medio de un valle y dominando uno de los pasos del Sistema Central; por tanto, con una importancia estratégica en el control de mercancías.

Sancho Garcés, a la puerta del Monasterio de Oña, que mandó fundar - Imagen de Tras las huellas de Herodoto

El Conde Sancho Garcés, en Oña, repoblador de Pedraza

En la edad media fue rehabitada por las mesnadas castellanas del Conde de Castilla Fernán González y sus descendientes, especialmente su nieto, el Conde Sancho García, “el de los buenos fueros”. Tras esto, paso a estar dominada por la Familia Herrera, hasta el siglo XV, cuando por matrimonio, el III Duque de Frías, Contestable de Castilla, se hizo señor de la población y de esta época y del siglo siguiente son la mayor parte de las construcciones actuales.

¿Qué visitar?

La Puerta de la Villa

Antes que nada, según nos han corregido, si viajáis en coche, se aconseja subir a aparcar en la parte alta de Pedraza, hay una zona habilitada como parking en la esplanada del castillo; Dejando esa zona de parking de la parte baja de la mota sobre la que se asienta Pedraza y junto a la carretera, para caravanas y furgonetas camper.

Creemos que sería más interesante dejar los vehículos fuera del casco urbano, pero eso es lo que nos han dicho. El pueblo ya recibe muchas visitantes, así que aconsejamos ser responsables en una visita a Pedraza, y no usar el coche más allá de lo necesario.

Puerta de la villa de Pedraza - Destino Castilla y León

Puerta de la villa de Pedraza

De esta forma, entraréis por la Puerta de la Villa, la única puerta de acceso al recinto amurallado de Pedraza. Si bien el cerco no es completo, los cortados de piedra hacen de muralla natural.

Esta puerta es la original del siglo XI, aunque tiene algunos añadidos del siglo XV, como el escudo de la familia Velasco. Se conservan las puertas de madera; es curioso ver la portezuela para personas, No sabemos decir si es que eran muy bajitos, o bien es para dificultar el paso en caso de ataque.

La Cárcel de Pedraza

La puerta de la villa tiene adosada una cárcel, que además hacía las veces de vivienda para el carcelero. Aunque no había gran delincuencia, en ocasiones si era necesario tener arrestado durante tiempo a bandas de ladrones y asesinos.

Cárcel de Pedraza - Destino Castilla y León

Cárcel de Pedraza

Para estos menesteres, había diferentes tipos de celdas, según fuera su peligrosidad. Había celdas y estancias ahitepudras que no dejaban de ser huecos con gran altura a los que se tiraba a los presos.

Interiores de la Cárcel de Pedraza - Destino Castilla y León

Interiores de la Cárcel de Pedraza

Estas instalaciones han sido restauradas recientemente y se pueden visitar como museo, siendo un atractivo más de Pedraza. La puerta de acceso de esta cárcel se encuentra a la izquierda según se entra.

Información de interés

Horarios
Fines de semana y festivos, de 11:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas.
Entre semana: de 11:30 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas.
Cerrado los días 1 de enero, 9 de septiembre y 25 de diciembre.

Precio: 3€.

La plaza Mayor

Es el corazón de la villa y el segundo espacio abierto más grande de Pedraza. El otro es un descampado entre las últimas casas y el castillo. Es en esta plaza donde se concentra la actividad social y cultural de la villa, siendo utilizada con gradas portátiles para festejos taurinos otros eventos.

Ayuntamiento en la Plaza Mayor de Pedraza - Destino Castilla y León

Ayuntamiento en la Plaza Mayor de Pedraza

Su configuración arquitectónica es la típica de una plaza castellana, con laterales porticados y balcones, y la casa consistorial y una iglesia en alguno de sus laterales. Lo curioso es que esta plaza sigue un patrón irregular, en lugar de las clásicas rectangulares, lo que le confiere un aspecto si acaso más atractivo.

Plaza Mayor de Pedraza con las gradas para festejos - Destino Castilla y León

Plaza Mayor de Pedraza con las gradas para festejos

Las casas de esta plaza son las más importantes, pues fueron propiedad de gente bastante adinerada. En una de ellas, con balcón, estuvo alojado durante 3 noches el rey Carlos IV en una visita a la villa.

La Iglesia de San Juan

Como buena plaza segoviana, cuenta con la presencia de una iglesia, en este caso, la Iglesia de San Juan. De trazas románicas de gran pureza, posee otros tantos añadidos barrocos, especialmente en su interior.

Iglesia de San Juan de Pedraza - Destino Castilla y León

Iglesia de San Juan de Pedraza

No obstante, el conjunto es bastante armonioso. En su interior destaca su pila bautismal labrada en piedra del siglo XIII.

Museo abierto

Igual el término museo es un poco ambicioso, pero entre los bajos y los soportales de una de las casas que da a la plaza mayor, hay un lugar donde se encuentran restos arqueológicos de piedra conservados.

Piezas del Museo abierto de Pedraza - Destino Castilla y León

Piezas del Museo abierto de Pedraza

Sin duda son piezas de cierto interés, especialmente para gente con conocimiento o sensibilidad histórica, aunque dado que está abierto, recomendamos una visita, de al menos unos minutos, tratar de comprender el cómo y el porqué de estos restos.

Arco de acceso al museo y a la Plaza Mayor - Destino Castilla y León

Arco de acceso al museo y a la Plaza Mayor

Este museo tiene dos accesos, uno desde un callejón formado junto a la Plaza del Álamo, detrás del ábside de la iglesia de San Juan. Y el otro, a un paso bajo un arco de acceso a la plaza mayor.

Paso de adarve

Si al entrar a Pedraza, vais por la calle que sale a vuestra izquierda, iréis paralelos a la muralla de la villa. Las casas del lado izquierdo se apoyan y son parte de la misma, aunque actualmente dudamos que quede alguna como vivienda, pues todo son casas y hoteles rurales.

Murallas de Pedraza transformadas en Casas y Hoteles rurales - Destino Castilla y León

Murallas de Pedraza transformadas en Casas y Hoteles rurales

 

Mirador sobre un baluarte

Destacando sobre la muralla, surge una muralla del tipo coracha que se remata en una torre con cierta pinta de baluarte. Es una torre albarrana, que en su interior hay un mini auditorio y un pozo de agua, que funcionaba también como aljibe.

Mirador de la muralla en la torre albarrana - Destino Castilla y León

Coracha que lleva al mirador de la muralla en la torre albarrana

El pozo de las Hontanillas es visitable bajo confirmación de la reserva con la oficina de turismo de Pedraza, y en general con grupo de al menos 20 personas.

Información de interés
Precio de la entrada 1€/persona.
Sobre esta torre se ha instalado un mirador sobre la vega del arroyo del Vadillo, que discurre a los pies de la loma sobre la que se asienta Pedraza.

Ermita de San Pedro

Esta ermita se encuentra “extramuros”, pero es debido a que la coracha impide el acceso desde la base de la loma, por lo que puede estar sin la protección de un recinto cerrado. Se trata de una iglesia románica, aunque,.. al acercarte llama la atención ciertos detalles fuera de lugar.

Ermita de San Pedro de Pedraza - Destino Castilla y León

Ermita de San Pedro de Pedraza

Tiene una chimenea, ventanas y antena de TV. Y es que esta iglesia del siglo XII fue abandonada y casi llegando al estado de ruina, hasta que se vendió por parte del obispado y se ha transformado en una vivienda particular que la ha restaurado y dado una nueva vida.

Parking de la explanada

Antes de llegar al castillo, hay una zona despejada y habilitada como parking. Aunque no hemos encontrado ningún cartel que limite aparcar ahí, por conservación de este pueblo medieval, aconsejamos aparcar abajo durante tu visita a Pedraza.

Explanada del Castillo de Pedraza - Destino Castilla y León

Explanada del Castillo de Pedraza

 

Ruinas de la Iglesia de Santa María

Esta era la segunda gran iglesia de Pedraza, aunque hoy presenta un estado ruinoso. Era la favorita de los Duques de Frías y Señores de Pedraza, y cuando estaban en la zona, realizaban ahí sus actos religiosos.

Ruinas de la Iglesia de Santa María de Pedraza - Destino Castilla y León

Ruinas de la Iglesia de Santa María de Pedraza

En esta iglesia escuchó misa nuestro ilustre Carlos IV durante su visita de la que ya te hemos hablado. No obstante de su gloria románica poco queda, aunque aún se levanta su alta torre con ventanas de medio punto abocinadas, varios arcos y el ábside semicircular.

El Castillo de Pedraza

Es el otro gran punto interesante de una visita a Pedraza, junto a la plaza mayor y su entorno. Este castillo perteneció a los Duques de Frías en un estilo previo a la escuela de Valladolid, aunque ya está preparado para el uso de artillería.

Entrada al Castillo de Pedraza - Destino Castilla y León

Entrada al Castillo de Pedraza

Este castillo del siglo XV estuvo cerca de la ruina, hasta que a inicios del siglo XX fue rescatado por el pintor Ignacio Zuloaga, que restauró la torre del homenaje del siglo XVI. No obstante, este castillo tuvo un pasado muy importante, con ilustres visitantes, ya que los Duques de Frías, la familia Velasco, eran además Contestables de Castilla, un cargo “similar” a ministros del ejército en las monarquías medievales de occidente.

Museo Zuloaga

Tras la adquisición del castillo y de la Iglesia de Santa María, que estaba en el mismo lote, Ignacio Zuloaga instaló en el castillo un taller de pintura y fue allí donde pintó paisajes y retratos de gentes de Pedraza.

Cuadros y obras taurinas del Museo Zuloaga en el Castillo de Pedraza - Imagen cortesía de Taurología

Cuadros y obras taurinas del Museo Zuloaga en el Castillo de Pedraza

Los herederos del pintor rehabilitaron otra torre y una zona intermedia para exponer parte de la obra de este pintor, junto a obras casi universales, como el Cristo del Greco, o el retrato de la Condesa de Baena de Goya, o algún bodegón flamenco del siglo XVI y XVII.

La visita

Visitar este castillo es la guinda del pastel de una visita a Pedraza, aunque sinceramente decepciona un poco, pues aunque exteriormente tiene una planta imponente, su interior está bastante vacío. Lo más interesante es sin duda la pinacoteca, aunque por esas pocas obras maestras.

Del edificio en sí, llama la atención la puerta de acceso, sobre un foso escavado que nos recuerda tanto al Castillo de Frías, como al Alcázar de Segovia, por el tipo de excavación realizado y su buena conservación. Igualmente la puerta es llamativa, con los picos defensivos.

Estancias habitables dentro del castillo - Imagen del Museo Zuloaga

Estancias habitables dentro del castillo

Sus murallas están relativamente bien, y lo chulo es darse un paseo por ellas para disfrutar de unas vistas de la población de Pedraza.

Información de interés

Entradas
Visita: 7 €/persona.

Horario
En invierno, de 11:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas.
En verano, de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas.

 

Otros sitios interesantes dentro de Pedraza

Antes de salir, os recomendamos bajar por la calle del matadero, pues allí encontraréis dos edificios curiosos, cuando menos.

Casa de la Inquisición

Uno es un edificio privado que actualmente es un restaurante rural. Nos dicen que actualmente está cerrado, aunque por las macetas y flores al exterior cuidadas nadie lo diría. En cualquier caso, resultan de interés la vista de dos escudos de cierta importancia. Uno, el de los Monjes Dominicos y el otro el de la Santa Inquisición, asociado a esta orden por ser famosos por su administración y predicaciones a gente normal.

Casa de los Dominicos y Tribunal de la Inquisición de Pedraza - Destino Castilla y León

Casa de los Dominicos y Tribunal de la Inquisición de Pedraza

Iglesia de los Dominicos

Situada frente al edificio de la Inquisición, funcionó como parroquia hasta mediados del siglo XIX. Actualmente está cerrada por obras para instalar en él un auditorio donde albergar conciertos y conferencias.

Fuera de Pedraza

Aunque lo más interesante de esta visita a Pedraza está dentro del recinto, también hay algunas cosas de interés para visitar, además de rutas de senderismo por los parajes próximos. Lo primero que llama la atención es una gran iglesia de estilo románico en una vega junto a la carretera de acceso a la población.

Casa Del Águila Imperial

A las afueras de Pedraza se encuentra esta antigua iglesia de San Miguel. Este complejo está rehabilitado para acoger el Centro de Interpretación del Parque Natural Sierra Norte de Guadarrama en su vertiente de Castilla y León.

Casa del Águila Imperial - Destino Castilla y León

Casa del Águila Imperial

Esta Casa del Parque está dedica al Águila Imperial, una especie emblemática de la Península Ibérica que gracias a las actuaciones llevadas en los últimos 30 años han empezado a sacar del pozo de la extinción a esta ave de gran belleza.

En este centro, se ofrece información sobre el águila y su entorno, tanto de forma didáctica clásica, como con medio interactivos para llegar a los más jóvenes.

Interior de la Casa del Águila Real - Imagen de Patrimonio Natural

Interior de la Casa del Águila Real

Pero además del águila y su entorno, en el Centro se tratan otras temáticas próximas, como las actividades sostenibles y rutas de senderismo existentes en esta zona del Parque Natural; También da a conocer el entorno natural de Pedraza y su comarca, con mapas interactivos. Además dan a conocer el proyecto europeo de protección medioambiental Red Natura 2000.

Jardines de San Miguel

En el exterior de estas instalaciones se pueden visitar los Jardines de San Miguel, que son unos jardines de origen medieval con una importancia a nivel botánico, al contar con especímenes autóctonos.

Jardines de San Miguel - Imagen de SegoviaTurismo

Jardines de San Miguel

Información de interés

Horarios:
Viernes, sábados y vísperas de festivos, de 10:00 a 14:30 horas y 15:30 a 19:00 horas.
Domingos, de 10:00 a 15:00 horas.
Apertura de la Casa del Águila Imperial: de abril a octubre (ambos meses incluidos).

Precio de la entrada:
Donativo: 1€/persona.
Programa especial gratuito para colegios.

Ermita de Nuestra Señora de Carrascal

Esta ermita se encuentra un poco más lejos de la Iglesia de extramuros de San Miguel. Esta ermita también ha sido restaurada recientemente y sirve de cementerio; es si acaso, junto a las pedanías de Pedraza, los lugares menos interesantes dentro de una visita a Pedraza.

Mirador de las Tongueras

Frente a Pedraza, y realizando una pequeña ruta se llega a este mirador, aunque a nosotros durante nuestra visita no llegamos a realizarlo. Podéis encontrar información de una ruta de senderismo que pasa por este punto en la web de wikiloc: Ruta de senderismo.

 

Vistas desde el Mirador de las Tongueras - Imagen de Rades de Abajo

Vistas desde el Mirador de las Tongueras

 

Información de interés sobre Pedraza

¿Cómo llegar?

Pedraza está un tanto “a desmano”, es quizás por esto que no ha sido pasto de las construcciones modernas y ha mantenido ese aspecto tan especial. A Pedraza se llega por las SC-V-2512 y SG-V-2533, que conectan con la carretera N110.

Llegando a Pedraza - Destino Castilla y León

Llegando a Pedraza

Pero es gracias a esto, igualmente, que una visita a Pedraza es tan especial. Como te hemos comentad, está catalogado como uno de los Pueblos más Bonitos de España.

Hostería del Arco de Pedraza - Imagen del hotel

Cochinillo asado de Arévalo 

Cochinillo asado

Si acaso, os diremos que parece interesante El Yantar de Pedraza, en la plaza mayor. Es que todos los rincones de Pedraza son turísticos, por lo que no podréis escapar de ellos.

Por tanto, ya tenéis unos muy buenos motivos para viajar a Pedraza; que si no lo habéis hecho, os estáis perdiendo un lugar súper interesante para pasar un día, o visitando su entorno, un fin de semana o más.

Fuente: destinocastillayleon.es

Camino de Santiago, consejos

Consejos para el Camino de Santiago

Si ya sabes «cómo, cuándo y dónde hacer el Camino de Santiago» ahora viene un momento realmente duro porque las dudas comenzarán a apoderarse de ti, cuestiones como: ¿seré capaz de acabar?, ¿es mi mochila demasiado grande?, ¿qué y cuánto debo comer?… Si ya estás en este punto de tu experiencia haciendo el camino a Santiago de Compostela, desde SienteGalicia vamos a compartir contigo una serie de consejos de carácter práctico para realizar el Camino a pie de la mejor forma.

Preparación física

Lo más importante y que nos gustaría destacar por encima de todo es la voluntad de hacer el Camino. Ten claro que si quieres hacer el Camino de Santiago debes preparar tu cuerpo para el esfuerzo y esto requiere que estés mentalizado, si ya practicas deporte con regularidad te recomendamos que, al menos un par de meses antes, te prepares haciendo senderismo con el calzado y la mochila que vayas a llevar al Camino. Si por la contra no eres muy deportista deberías comenzar un pequeño entrenamiento tres meses antes de comenzar tu aventura.

bastones camino de santiago

Consejo: aunque llevar las manos libres vaya a ser lo más cómodo en tu día a día, el uso de bastones reducirá la sobrecarga en tus piernas en un 20% o 30%.

Vestimenta

La mejor opción es la ropa holgada y transpirable, a poder ser ropa de deporte o prendas de algodón. Debes adaptar tu vestimenta a la climatología de cada época, llevando al menos un par de pantalones, suficiente ropa interior y una prenda de abrigo, como un buen forro polar. Aunque realices tu camino en pleno verano te recomendamos llevar un chubasquero y un pantalón largo porque habrá días que la climatología en Galicia te sorprenda con lluvias e incluso temperaturas muy bajas.

Peregrinas

Consejo: Recuerda incluir entre tu equipaje unas gafas de sol, un sombrero o gorra, un chubasquero y crema solar de alta protección para afrontar las diferentes situaciones meteorológicas a las que te veas expuesto.

Calzado

Para «hacer el Camino de Santiago» sin problemas debes cuidar tus pies, piensa que vas a caminar sobre todo tipo de superficies: asfalto, tierra, gravilla, hormigón… Esto hará que te lo pienses dos veces antes de elegir el calzado definitivo. En este aspecto te recomendamos que tu calzado sea flexible, cómodo y que aporte estabilidad. Las zapatillas de trekking y el calzado de trailrunning son ideales ya que son ligeros, aportan flexibilidad, son impermeables pero transpirables al mismo tiempo, protegerán tus tobillos y también te ofrecerán la amortiguación suficiente para hacer tu experiencia más agradable. Pon especial atención en el cuidado de los pies con el fin de prevenir las ampollas.

Consejo: No te compres unas zapatillas nuevas para hacer el Camino de Santiago, si tu calzado es nuevo esto dañará tus pies y no te otorgará la misma comodidad que si llevas calzado usado, que ya estará adaptado a tu pie.

Mochila

Merece la pena gastar dinero en una buena mochila cuya capacidad ronde entre los 40 y 50 litros, cuanto más grande sea más pesará en vacío y más la llenaremos así que tampoco excedas un tamaño que supere los 50 litros. Una vez llena no debería superar el 10% del peso del caminante que la porte. Por ejemplo, una persona de 70 kilos deberá cargar una mochila que como mucho pese entre 7 u 8 kilos. Todo el peso que rebase esta cifra pasará factura en forma de sobrecargas o contracturas musculares. Sus costuras deben ser fuertes, las hombreras acolchadas con refuerzo lumbar y correas ajustables para la cintura y el pecho.

Camino Frances

Consejo: Sería interesante incluir pomadas para las rozaduras y algún analgésico entre el equipaje de tu mochila, para que las pequeñas lesiones provocadas por las largas horas caminando no te pillen desprevenido.

Documentación

Ten siempre a mano tu DNI o cualquier otro documento con el que te puedas identificar durante el Camino, como el carnet de conducir. También es muy importante tener a mano la tarjeta sanitaria por los imprevistos que puedan surgir, un diario de ruta con los monumentos que deseas visitar para guiarte durante el camino y de este modo no perder ni un minuto durante tu recorrido. Además deberías llevar una tarjeta de crédito y algo de dinero en metálico porque te encontrarás establecimientos donde no puedas pagar de otro modo. Por último, recuerda también llevar la credencial siempre contigo para que te la sellen en cada punto necesario y poder obtener tu Compostela al final del Camino.

Credencial peregrinos

Consejo: te recomendamos llevar toda la documentación junta y bien organizada en una cartera o mochila de menor tamaño para tener siempre todo a mano y poder solucionar cualquier imprevisto de la forma más rápida.

Alimentación

Es fundamental dedicar tiempo a disfrutar de un buen desayuno incluyendo en este diversos lácteos, cereales, fruta o zumos… Dedicarás una media de 6 horas a realizar cada etapa y por ese motivo es muy recomendable que cada 60 o 90 minutos realices un pequeño decanso para beber agua o alguna bebida energética y si puedes comer algo sólido con hidratos de carbono podrás volver al Camino de un modo que te permita mantener tu ritmo, evitarás la deshidratación y te encontrarás mucho mejor. Recuerda que caminar con el estómago lleno no es saludable y que la comida más importante del día has de hacerla al finalizar cada etapa para de este modo reponer las energías que has consumido durante todo el día.

Desayuno Saludable

Consejo: La rehidratación es parte fundamental de esta aventura. Durante la etapa y una vez concluida la misma, es preciso beber suficiente agua o bebidas energéticas con las que reponer los electrolitos perdidos al caminar.

Información adicional

Ten el teléfono de emergencias (es el 112) siempre a mano por cualquier imprevisto que pueda surgir.

Camino de Santiago

 

Esperamos haberte ayudado a preparar tu Camino con estos consejos prácticos

Fuente: sientegalicia.com

Paisajes de otoño en Extremadura

Cuando llega la estación, un festival de colores y texturas conquista las tierras extremeñas.

 

Con la llegada del otoño no se acaba Extremadura. Al contrario, comienza otra forma de disfrutar de la región. Es cuando llega la temporada de las setas, de las bellotas, de las castañas asadas, de los caminos cubiertos de hojas como si fuera un manto de rojos y ocres a nuestros pies. La luz adquiere un tono muy especial por efecto de las hojas amarillentas y rojizas que pintan los árboles. Con la llegada del otoño, los bosques y las dehesas de Extremadura regalan un disfrute introspectivo en el que zambullirse antes de que el invierno llegue con su pereza.

1 / 5

Montánchez: un otoño para urbanitas

No solo produce uno de los más exquisitos jamones del mundo, también tiene un otoño mágico, y a pocos kilómetros de Cáceres o Mérida, para que la distancia no sea excusa de urbanitas perezosos. Lo primero que destaca es su castillo. Hay que subir hasta él para disfrutar de las vistas otoñales a la Sierra de Montánchez. Y atención, porque los atardeceres aquí son antológicos. En en la misma ladera del escarpado risco donde se levanta el castillo, está uno de los cementerios más bellos de España. Para quienes se animen a embarrar las botas, muy cerca del pueblo, hay un bellísimo bosque de castaños de unos 2 km. de largo. De vuelta, las bodegas y los secaderos de jamón atraparán con su aroma al viajero como si fueran cantos de sirenas.

2 / 5

Valle Jerte: que la primavera son dos días

Todo el mundo conoce el valle del Jerte por sus cerezos en flor, pero resulta que también hay otoño. Desde octubre, los mismos cerezos que asombran en flor durante la primavera se atreven con otros colores y matices, desde los ocres a los rojos, pasando por los amarillos, hasta que  finalmente, el invierno les arranca las últimas hojas dejando una alfombra roja en el suelo, para volver a comenzar su ciclo vital algunos meses después. Desde las cumbres al fondo del valle, la ‘otoñada’, como se conoce a la estación por estas tierras, llena el paisaje de colores y texturas. Durante estos meses otoñales, desde finales de octubre hasta principios de diciembre, los pueblos del valle del Jerte se animan con una diversa agenda gastronómica y cultural. Seguir la Ruta del Camino Real entre Navaconcejo y El Piornal es la mejor forma de disfrutar de una inmersión 100 % otoñal en Extremadura.

3 / 5

Parque Nacional de Monfragüe: los bramidos del otoño

Cuando los bramidos de los ciervos comienzan a escucharse insistentes, se sabe que el otoño ha llegado a estas tierras extremeñas: la berrea es la señal. El Parque Nacional de Monfragüe es uno de los mejores lugares para disfrutar de este espectáculo natural, pues cuenta con una población estimada de entre 14.000 y 15.000 ejemplares de ciervos. Sin duda, es una de las mejores épocas para visitar el  primer parque nacional de Extremadura, situado en el centro de la provincia extremeña de Cáceres. La mejor hora del día para contemplar la berrea es a última hora de la tarde y ya entrada la noche. Por supuesto, después de tanto berreo, llega el otro gran momento del parque, en primavera, con la llegada de los cervatillos.

4 / 5

Valle de Ambroz: el otoño monumental

Tal vez sea menos conocido que su vecino valle del Jerte, pero su otoño es mágico. Al viajero le aguardan extensas superficies de bosques donde deleitarse de la explosión de colores y del silencio apenas roto por el sonido de los arroyos y de la fauna silvestre. Destaca la presencia de árboles monumentales con una venerable presencia tal cual ents en el mágico mundo de J. R. R. Tolkien, como los castaños del Temblar en Segura de Toro. Los municipios que constituyen el Valle de Ambroz se vuelcan cada año en su Otoño Mágico, que llena el valle de actividades culturales, gastronomía y naturaleza.

5 / 5

La Vera: el otoño en el paraíso terrenal

Cuando en los mapas tenían huecos vacíos en los que nadie sabía qué había, a Estrabón le dio por situar en la actual comarca de La Vera ni más ni menos que el paraíso terrenal. Aquella lengua de tierra delineada en el norte por la sierra de Gredos y cruzada por numerosos cursos de agua le debió parecer un lugar excepcional por su suave clima y la exuberancia de su flora. También le debió parecer algo así como el paraíso en la tierra al mismísimo emperador Carlos I, que eligió un pequeño monasterio cerca de Cuacos de Yuste para retirarse. En otoño, las laderas de las sierras, pobladas por robles, castaños y fresnos, rompen en una explosión de color maravillosa. Además, la granítica muralla de Gredos le confiere a la zona un clima suave ideal para los senderistas más intrépidos.

La comarca de Sanabria

Parque Natural de Sanabria - Imagen de Foto Libre

Cuando se habla de Sanabria, por lo general solo nos vienen a la mente el magnífico lago, Parque Natural de Castilla y León; y la hermosa Puebla de Sanabria, por derecho propio, uno de los pueblos más bonitos de España. Pero, aunque esta comarca posee estos dos grandes atractivos conocidos, esto es tan solo la punta del iceberg de las maravillas que posee este comarca sanabresa, donde sus pueblos, naturaleza y gastronomía tienen mucho que decir, y eso que ya os anticipamos algo hace tiempo. Queremos transmitiros unas pinceladas de lo que puedes hacer en esta maravillosas tierras del norte de Zamora.

Por supuesto, antes que nada queremos recomendarte conocer Puebla de Sanabria, sin duda una maravilla cargada de patrimonio, este puede ser el epicentro desde donde conocer otros lugares fascinantes. Vamos a recorrer algunos pueblos y pedanías pequeñas, aunque con su encanto, por lo que sus infraestructuras turísticas no siempre estarán plenamente preparadas para el viajero, aunque es parte de su encanto.

Puebla de Sanabria - Destino Castilla y León

Iniciativas de turismo patrimonial

Vamos a empezar hablando de patrimonio histórico artístico, donde Puebla destaca con su impresionante planta asentada sobre una peña que domina la unión de los ríos Tera y Castro. Esta encrucijada estratégica estuvo defendida desde tiempos inmemoriales. Actualmente aún se conservan sus murallas medievales, aunque incompletas, pues fueron destruidas durante el fatídico siglo XIX. No obstante aún queda bastante. Igualmente su castillo, que destaca en un precioso skyline.

Peña de Puebla de Sanabria, una ciudad amurallada que domina el paso - Destino Castilla y León

Puebla de Sanabria

Pero Puebla es más que sus murallas y su castillo; es su plaza mayor, con dos preciosas iglesias. De esta plaza surgen diversas calles que conservan su arquitectura popular sanabresa, aprovechando el sol donde es posible y que en primavera y veranos suelen estar perfectamente adornados sus balcones con plantas y geranios, al igual que algunas casas, cuya fachada ha sido “devorada” por las enredaderas.

Calles del Conjunto histórico artístico de Puebla de Sanabria - Destino Castilla y León

A nivel etnográfico, sus gentes, aguerridos lugareños de frontera, pues Puebla estaba integrada en la red de fortalezas de frontera con Portugal y oponiéndose a Bragança, el mestizaje con su hermana portuguesa es innegable. Así, recomendamos visitar la Casa Museo de Gigantes y Cabezudos.

Castillo de Puebla de Sanabria - Destino Castilla y León

San Martín de Castañeda

Esta población surgió junto a un monasterio cisterciense que aprovechaba las aguas del Lago de Sanabria. Se cree que la población se fue asentando en torno a la servidumbre de este monasterio, alentado por los visigodos durante las guerras gótico-suevas del siglo VI, con la intención de ir recortando territorios a los suevos.

Monasterio de Santa María de San Martín de Castañeda - Imagen de Románico Zamorano

Durante la edad media se reconstruye el monasterio, que queda protegido por los reyes de León, lo que atrae a más población y se delimita la población actual. Al ser una zona de frontera la población asentada en Sanabria sirve para custodiar el paso con Portugal, lo que hará que exista un cierto mestizaje cultural.

La actual población posee un carácter más residencial y de recreo que en otras épocas. El gran atractivo son sus vistas al Lago de Sanabria, al elevarse unos 200 metros sobre el nivel del mismo; y el monasterio cisterciense.

Monasterio San Martín de Castañeda

La actual construcción se asienta sobre dos construcciones previas; la primera de origen visigodo y destruida por los musulmanes en su avance hacia el norte y una segunda del siglo X, construida por mozárabes huidos del sur. Sobre esta segunda fundación se realizar la reconstrucción del siglo XI, y se obtiene el maravilloso conjunto románico que podemos admirar hoy.

Iglesia del monasterio de San Martín de Castañeda - Imagen de Románico zamorano

Como en otros tantísimos casos, el siglo XIX con sus guerras y desamortizaciones hicieron estragos en la comunidad monacal y en el propio edificio y fue perdiéndose y transformándose en una ruina las dependencias monacales. Esto supuso que la inmensa mayoría de la construcción fuera expoliada. Hoy se conserva una parte de lo que fue, especialmente la iglesia y gracias a las intervenciones realizadas tras su declaración de bien de interés cultural y estar dentro del Parque natural del Lago de Sanabria.

Ribadelago

Ribadelago se compone de dos núcleos de población. El viejo, destruido parcialmente durante la catástrofe de la presa de Vega de Tera, donde la presa aguas arriba reventó causando casi 150 fallecidos y arrasando el pueblo. Y por otro lado Ribadelago Nuevo, que se construyó para sustituir el destruido en una situación más segura.

Monumento a las víctimas de la catástrofe de Ribadelago - Imagen de FirkinCat

Esta población nace al amparo del segundo monasterio de San Martín del Castañar levantado por los monjes mozárabes.

El patrimonio de arquitectura popular conservado entre ambas poblaciones no es mucho, ya que la gran parte se debió perder en la riada. Se conserva la portada de la iglesia de Ribadelago Viejo, traslada piedra a piedra.

El Puente

Como otras tantas poblaciones de esta zona, nace al calor de la reconquistas como pedanías de Puebla. Puente es una zona de mercado y de intercambio de mercancías, lo que durante el siglo XII florece una fuerte población, aunque sin consideración autónoma propia.

El Puente de Sanabria - Imagen de Aires de Sanabria

Entre el patrimonio destacable está la iglesia de Nuestra Señora del Puente, de tres naves separadas por columnas y arcos de medio punto. A los pies se levanta una espadaña donde se alojan las campanas. Otro elemento relevante es el puente del siglo XVIII que fue necesario construir para sustituir a uno arrasado por los portugueses durante la guerra de sucesión y que sirve para saltar el río Tera. Por lo demás, el casco histórico es un buen ejemplo de arquitectura popular sanabresa, basada en que la vivienda es un lugar de descanso familiar y una herramienta de trabajo.

San Juan de la Cuesta

Esta pequeña población de Sanabria es, como otras tantas, pedanías de un municipio mayor. Su origen fue la repoblación de Sanabria por los reyes de León, pero desde la independencia de Portugal, se asienta como un lugar de frontera. Su casco urbano conserva mucho de la arquitectura popular sanabresa; pero lo que más destaca es la Iglesia de San Juan de la Cuesta, de estilo renacentista del siglo XV. A las afueras, igualmente tiene su interés la ermita de San Pelayo, aunque la actual construcción del siglo XVI, sirviendo para albergar una talla del siglo XIII, procedente de una localidad abandonada en aquella época, de la cual era el santo patrón.

Casas de San Juan de la Cuesta - Imagen de Hotel Rural El Atardecer de Sanabria

La economía de esta población se basaba en la ganadería y la agricultura de subsistencia, siendo famosa su producción de frutas, aunque cada vez más es un lugar de descanso y ocio.

Entrepeñas de Sanabria

Otra población de origen medieval que obtiene su nombre por las peñas de pizarra de su entorno. Está a medio camino entre Mombuey y Puebla de Sanabria; y entre el pantano de Cenadilla y la autovía A52. Este pueblo destaca por estar en el Camino de Santiago Sanabrés, lo que siempre le ha reportado ciertos beneficios en su entorno. Destaca su arquitectura popular, con los tradicionales tejados de pizarra, casas con corredores o balcones corridos de madera y escaleras de piedra por el exterior para acceder a la planta superior.

Entrepeñas de Sanabria - Imagen de Ver Pueblos

Y aunque mayoritariamente este es el modelo de casas de esta localidad, hay igualmente casas blasonadas de la nobleza rural. Destacable la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, con un artesonado mudéjar, una fachada de acceso renacentista y el retablo barroco.

Iniciativas de turismo natural

Es posible que debido a la despoblación y a la falta de recursos industriales, esta parte de Zamora se conserva casi salvaje y sin grandes intervenciones humanas. Así, el Lago de Sanabria, con sus playas y cruceros fluviales es un gran foco de interés.

Estamos en una reserva de la biosfera, por lo que la fauna y la biodiversidad es un factor importante a destacar. En Robledo se encuentra el Centro de Interpretación del Lobo Ibérico, una reserva que está permitiendo conservar este icono de la península ibérica a través del conocimiento y las actividades lúdicas en la naturaleza.

lobos en semicautividad Robledo

Visita al lago de Sanabria y su entorno

El Lago de Sanabria es una laguna glaciar, la más grande de la península. Su entorno posee unas condiciones naturales de singular belleza, lo que hace que sea un foco de atracción turística. Lo más habitual es visitar sus playas o realizar un crucero en el catamarán solar de la Casa del Parque, donde se puede conocer de primera mano los trabajos de conservación de este paraje.

Crucero fluvial en catamarán por el lago de Sanabria (Zamora)

Este entorno se encuentra entre las estribaciones de las sierras Segundera y Cabrera. El propio lago es de origen glaciar, por lo que estamos entre montañas y valles.

Observación de la naturaleza desde los miradores

Esta zona está vertebrada por la importante autovía A52, la autovía de las Rias Baixas que conecta Zamora con Galicia, pero internamente solo vamos a encontrar carreteras comarcales de montaña, lo que hace que sea un lugar atractivo para los amantes de este tipo de carreteras. En medio de ellas, se encuentran esparcidos varios miradores hacia estos valles.

Rutas de senderismo

En esta publicación no tratamos de incluir todas las posibilidades, pues no las conocemos todas, ya que esta comarca se presta a rutas maravillosas. Tan solo os contaremos algunas de las más recomendables.

Ruta por el Cañón del Tera

Muy próximo a las orillas del Lago de Sanabria, desde la localidad de Ribadelago Viejo, comienza una ruta que atraviesa este estrecho y espectacular cañón del Tera. Para ello, saliendo desde este pueblo y siguiendo el cauce del río, te adentras en esta garganta, tras dejar de lado el camino a San Martín de Castañeda y atravesar el Tera por un vado.

Ruta de senderismo a - Imagen de Turismo Sanabria

 

Así, nos adentramos entre las primeras cascadas, donde en algunos casos es necesario ir cambiando de margen el río que empieza a ganar altura salvando los saltos creados por el paso de varias glaciaciones ocurridas durante el periodo cuaternario. Así se encuentran profundos barrancos, circos glaciares, ibones, morrenas y lagunas, que sin llegar a lo espectacular de la gran laguna de Sanabria, poseen igualmente singular belleza. Siguiendo esta vereda, que cada vez resulta más difícil de delimitar, permite descender por unas escaleras esculpidas de forma natural por la naturaleza a la llamada Poza de Las Ninfas.

Paisaje de las morrenas que caracterizan el cañón del Tera - Imagen de Viaje con Pablo

 

El objetivo es llegar a la Cueva de San Martín, aunque los más arriesgados pueden tratar de seguir hasta el embalse de Vega del Tera. Hasta la laguna de la Cueva de San Martín, aunque con algunos tramos complicados, está relativamente bien señalizado con mojones verdes, más adelante no lo conocemos.

Embalse de Vega de Tera

 

El embalse de Vega del Tera fue el causante de la riada que destruyó la población de Ribadelago. Se dejó tal y como quedo tras la catástrofe.

Ruta por el Cañón del río Cárdena y Pico del Fraile

Este cañón se forma por la unión de los ríos Cárdena y Segundera, que son afluentes del Tera, uniéndose a él poco antes de llegar al lago. Estos ríos forman una pequeña cuenca hidrográfica propia que termina en el propio lago. A lo largo de sus cauces hay hasta 6 presas que embalsan agua y que sirven para regular el caudal del lago. Además, en sus valles hay lagunas y humedales que permiten un desarrollo importante de la flora y la fauna local.

Ruta de senderismo por el Cañón del Cárdena- Imagen de Turismo Sanabria

 

A este cañón se parte desde la pedanía de Moncabril, que dista algo menos de dos kilómetros de Ribadelago Viejo, por un desvío a la izquierda antes de entrar en este pueblo. Llegando a esta pedanía, justo antes de alcanzarla hay un camino que permite llegar al cañón.

El sendero transcurre por un valle glaciar bañado por estos dos ríos, lo que permite una explosión de naturaleza, con robles, brezo y helechos. En lo alto, montañas por las que descienden arroyos que canalizan los restos de nieves glaciares, así como las cicatrices del paso de una glaciar hace muchísimos siglos atrás. Al llegar al final de este valle, nos encontramos con la presa del Embalse de Cárdena, una presa de montaña cuya profundidad es mayor que la propia presa, pues esta aprovecha una laguna natural. Esta zona es coto de pesca de trucha salvaje, aunque está muy regulado.

Vistas del Lago de Sanabria desde la ruta del Cañón del río Cárdena - Imagen de Ferpatillas

Pasando la presa, se va por las pistas de la presa. Encontraréis “fácilmente” unos carteles que indica “Pico de Fraile”. Por el camino se pasa por varias lagunas, praderas y zonas boscosas. Se pasa por varias lagunas y otros embalses que sirven para alimentar la central hidroeléctrica de Moncabril. Continuando se llega a un punto donde se debe elegir entre dos caminos, o bien descender por el Pico del Fraile, que ofrece impresionantes vistas hacia el Lago de Sanabria; o bien ir hasta la antigua presa rota, que originó el desastre de la catástrofe de Ribadelago, el 9 de Enero de 1959, y desde ahí, se enlaza con el cauce del río Tera y se hace la ruta de regreso por el Cañón del Tera.

Nota:
Existe una alternativa, más descansada, y que permite visitar estos embalses y lagunas que es ascender por estas pistas en todoterrenos desde Porto de Sanabria por las pistas de montaña que se usan para llegar al embalse de Cárdena.

Subida al mirador de San Juan de la Cuesta

A parte del chiste fácil de lo que cuesta, subir por la cuesta, el premio de las vistas compensa el esfuerzo de subir por esta ruta, además que el propio camino es un premio en sí mismo por la belleza por el que discurre. Es una ruta hasta el llamado “Alto de San Juan” o “Peña Surrapia”, que es un balcón único a Sanabria.

Vista desde el Alto de San Juan - Imagen de Turismo Sanabria

 

La ascensión es ligeramente dura, hay un desnivel total de unos 300 metros, aunque se puede hacer en aproximadamente una hora de subida y otra de bajada. Pero esto es un depende, ya que hay muchos rutas que permite esta ascensión. Cuanto más corta, más dura, pues habrá que luchar contra mayores pendientes; mientras que otras rutas más livianas, consiguen la ascensión haciendo más kilómetros. El punto de inicio está en San Juan de la Cuesta, desde la Calle de Fuente Horno de San Juan, en la ladera del Alto de san Juan.

Mirador de San Juan de la CuestaSabremos que estamos en el camino correcto si a 400 metros nos encontramos un cartel indicando “repetidor”. El camino es duro, aunque se puede hacer sin mucha preparación. Estas pistas forestales este solo se usa por las empresas de telecomunicaciones que tienen en lo alto antenas de repetición de señal. No obstante este recorrido se puede hacer en coche, aunque solo llegaremos hasta los repetidores. Ahí se deja el coche y lo que falta hay que hacerlo a pie, son apenas unos 100 metros.

 

El destino final se encuentra en una peña casi aislada, lo que permite tener una visión casi 360º de gran parte de Sanabria, Carbellada e incluso, en los días más despejados, el norte de Portugal. Si tenéis, aconsejamos llevar unos prismáticos para ver mejor el entorno. Quizás uno de los puntos más interesantes de este mirador de San Juan de la Cuesta sea la visión, casi como un dron, del Lago de Sanabria y como surgen los pueblos en su entorno, conectados por los ríos. En días sin viento, nos indicaron que parece más un gran espejo que una laguna.

La Laguna de los Peces

Para llegar a esta laguna glaciar es necesario partir desde San Martín de Castañeda, subiendo por la carretera ZA103, una típica carretera de montaña, pequeña y estrecha. Tras pasar por varios lugares interesantes para parar, se llega a un parking. Es imposible no encontrarlo, pues esta carretera termina ahí. Tras esto hay que hacer un tramo a pie de unos 600 metros con algo de subida hacia esta laguna glaciar. Se trata de una de las más grandes y emblemáticas.

Laguna de los Peces - Imagen deSanabria

 

Allí arriba existe un precioso mirador hacia la Laguna de los Peces y hacia el resto de la comarca. Por el camino habréis disfrutado de unas vistas maravillosas. Si vais en invierno, posiblemente esté helada y con algo de nieve en su entorno. Nos han contado que hay gente que hace sky libre o bien se tira en trineo, pero en esta zona no hay una estación ni pistas señalizadas o controladas.

Desde la propia Laguna de los Peces surge otra ruta de senderismo señalizada con marcas verdes de unos tres kilómetros de subida que permiten alcanzar otra laguna glaciar, la Laguna de las Yeguas. Aunque no la hemos hecho.

Laguna de las Yeguas y antiguos chozos de pastores - Imagen de Wikipedia

Otros miradores

Sin realizar senderismo; si no, ir por carreteras de montaña, podréis encontrar otros miradores más convencionales a tan hermoso paraje natural. Así, os podemos contar algunos:

Mirador de los Peces

Hay varios miradores con esta denominación, aunque están la misma carretera que sale desde San Martín de Castañeda, la carretera ZA103. Allí, en un saliente a modo de balcón podéis disfrutar desde el norte del lago una preciosa vista.

Mirador de los Peces - Destino Castilla y León

Mirador de los ojos

Poco más arriba por esta carretera de montaña, encontraréis otro lugar donde parar con unas vistas similares, pero desde más alto. La peculiaridad de este enclave es una fuente con dos caños de la que sale un agua fresca. Tiene una cierto parecido con unos ojos, por lo que es conocida como la fuente de los ojos y de ahí el nombre.

Mirador y Fuente de los Ojos - Destino Castilla y León

Mirador del barranco de La Forcadura

Este mirador se encuentra en la carretera ZA103. Desde lo alto, posee unas vistas panorámicas grandiosas. Tiene la ventaja de ser admirado sin mayor esfuerzo del de subir en coche por una carretera de montaña. Las vistas son únicas.

Vistas desde el cañón de Forcadura - Imagen de loboshaggyHay quien hace una ruta de senderismo de unos 17 km. y un desnivel de casi 700 metros. Es muy duro y al menos nosotros no estamos preparados. Ascienden desde Vigo de Sanabria, siguiendo el cañón del Forcadura siguiendo la carretera que lleva a los barrios de Vigo, donde se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de Gracia en paralelo al cauce del río y luego por pistas forestales ascienden hasta la lagua de Yeguas para descender a la Laguna de los Peces y desde ahí, pasan por este mirador y poco a poco descender hasta Vigo de nuevo. Aunque posible, creemos que es muy duro.

Información general de la comarca sanabresa

¿Cómo llegar?

La comarca de Sanabria tiene una muy buena comunicación, al estar atravesada por la autovía A51 de las Rias Baixas, que conecta la meseta desde Benavente con el sur de Galicia. Desde ahí, ya son carreteras de montaña en general las que permiten alcanzar las diferentes poblaciones, por lo que estas ya no son ni las mejores y las mejor conservadas.

Llegada a Sanabria por la autovía - Imagen de mapio
Igualmente, a Puebla de Sanabria se llega en tren, y en algún momento próximo estará conectada con alta velocidad con las capitales gallegas y Zamora, lo que permitirá llegar desde Madrid en muy poco tiempo.

Gastronomía sanabresa

La gastronomía tradicional sanabresa es un híbrido entre la gallega, la leonesa y la mesetera. Como casi toda la gastronomía de Castilla y León se basa en el producto, destacando la trucha del lago, que incluso se hizo famosa en el siglo XVI.

Igualmente los buenos pastos hacen que la ganadería local sea de gran calidad, por lo que la carne de ternera es muy buena, siendo famosos los chuletones, chuletillas y bistecs de la IGP Carne de aliste. Pero igualmente la huerta, que permite unas buenas cosechas de alubias.

Un plato típico es el pulpo a la sanabresa, muy similar al pulpo a feira gallego, aunque con algunos matices propios. Algo similar ocurre con el caldo sanabrés, que cierto modo nos puede parecer un caldo gallego. Destacan las castañas, con sus tradicionales magostos en otoño, las setas, las migas con patatas y los embutidos ibéricos.

Otra cosa sorpréndete es la producción de sidra natural, producida por la gran cantidad de manzanos en la zona. Está empezando a ganar cierto renombre, aunque queda aún lejos de la sidra de otros lugares.

Y ya veis cuántas cosas hay para disfrutar en Sanabria, un destino de interior cargado de lugares interesantes que no podéis dejar pasar.

 

Fuente: destinocastillayleon.es

A %d blogueros les gusta esto: