Archivo de la etiqueta: Turismo

Atardeceres impresionantes

Los atardeceres son ese momento del día que no discrimina de espacios. Puedes encontrar la perfecta puesta de sol frente a La Alhambra o sencillamente desde el balcón de tu casa, en el pueblo más perdido de La Mancha o los Pirineos. Es lo auténtico de este fenómeno, que a la vez de hermoso es generoso, pues nos permite a diario poder hacer un parón en nuestra rutina y contemplarlo. Nosotros hemos hecho una pequeña selección con algunos de los que nos han parecido más bonitos. ¿Nos dices cuál es tu favorito?

Las Médulas (León)

Las Medulas
Ya hemos dicho que un atardecer hermoso nos lo podemos encontrar en cualquier lugar. Y en una antigua explotación minera descubrimos precisamente uno de los que más nos ha gustado. En Las Médulas, Patrimonio de la Humanidad desde 1997 se combinan valles y formaciones montañosas que se elevan por encima de los 1.000 metros. Una estampa preciosa que mejora aún más con el atardecer.

Faro de Trafalgar (Cádiz)

Faro de Trafalgar

Faro de Trafalgar

Los atardeceres en la costa son, aún si caben, más bonitos. La brisa del mar es el complemento perfecto para acompañar al sol desaparecer en el horizonte. Y el que se contempla desde el Faro de Trafalgar merecía colarse entre los más espectaculares de España. Los últimos minutos de sol reflejándose en el mar es una imagen cien mil veces repetida pero que aún sigue enamorando.

Barrancas de Burujón (Toledo)

Barrancas de Burujon

Barrancas de Burujon

Atardecer en Barrancas de BurujónConocido como el Gran Cañón Español, este pueblecito al oeste de Toledo acoge uno de los paisajes más bonitos de España y a la vez más desconocidos. Aunque han sido rodados varios anuncios, todavía para muchos es un enclave secreto que poco a poco comienza a registrar más visitas.

Coto de Doñana (Huelva)

Donana

Muelle Ríotinto

Cuando el cielo se empeña en regalarnos lugares espectaculares y lo consigue, es imprescindible inmortalizarlo. De esta forma quedan en el recuerdo imágenes como esta desde el Muelle de Rio Tinto, en Huelva. Pequeños haces de luz se cuelan aún en un cielo que poco a poco va oscureciéndose.

Parque Natural de la Albufera (Valencia)

La Albufera en Valencia

Atardecer en La Albufera

Con 21.120 hectáreas es uno de los lugares que se ha de visitar si se va a Valencia. Los atardeceres aquí son mágicos, no hay más que ver la foto, para darse cuenta de que probablemente no haya nada parecido en la provincia. Tan especial es que para autores históricos como Blasco Ibáñez esta Albufera se convirtió en el escenario de su novela Cañas y Barro.

Islas Cíes (Pontevedra)

Fuente: Islas Cíes

Islas Cíes

No solo las puestas de sol merecen un reconocimiento en este Parque Natural. El alto valor tanto de la flora como de la fauna que habita aquí lo han elevado a uno de los espacios más importantes de España. Pero como nos tenemos que quedar con su atardecer, en la foto verás que hay bastantes razones para incluirlo en este listado, ¿verdad?
No en Pontevedra, pero sí en A Coruña, encontramos Casa Costoia, muy cerca de Santiago y que conserva la esencia de las antiguas construcciones gallegas para ofrecer en pleno siglo XXI experiencias muy confortables pero en espacios como los de antaño. Viaja con tu mascota y permítele a ella también que tenga una estancia de lo más agradable.

 

Lagunas de Ruidera (Ciudad Real – Albacete)

Fuente: Lagunas de Ruidera

Lagunas de Ruidera

Conocidas como la playa de la Mancha, en verano se llenan de bañistas que, alejados del mar, se consuelan con las Lagunas. Su belleza y la disparidad de flora y fauna que viven ahí la llevaron a formar el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera. Muy ricas sobre todo en vegetación submarina, al llegar el atardecer, el sol regala unas hermosas vistas de una zona natural quizá no lo suficientemente conocida a nivel nacional.

Puerto de Castro Urdiales (Cantabria)

Fuente: Castro Urdiales

Castro Urdiales

Al este de Cantabria, en el límite con País Vasco aparece otro de los atardeceres más significativos del norte de España. De nuevo el mar y el reflejo que devuelve del sol se convierte en el principal atractivo de este lugar.

Delta del Ebro  (Tarragona)

Delta del Ebro

Delta del Ebro

Si aúnas en un mismo paisaje la desembocadura de uno de los ríos más importantes de España con una puesta de sol, probablemente tengas como resultado una imagen que permanecerá en tu retina para siempre. ¿Por qué? Quizá no haga falta describirlo, solo contempla la foto y piensa si no te gustaría estar ahí ahora mismo.

Mirador de San Nicolás (Granada)

Mirador de San Nicolas

Mirador de San Nicolás

Si impactante es La Alhambra de día, imagínala iluminada con la luz tenue que va dejando atrás el sol para dar la bienvenida a la oscuridad de la noche. No muchos lugares del mundo permiten ver una estampa como esta con una construcción milenaria Patrimonio de la Humanidad. Y si en España lo tenemos, ¿por qué no visitarlo?

 

Fuente: clubrural.com

Bellos Parques Naturales

España cuenta con más de 130 parques naturales, espacios de alto valor natural y cultural, poco alterados por la actividad humana.

Cuenta la leyenda que por las cumbres del parque natural de Aizkorri-Aratz deambula la diosa vasca Mari, personificación de la madre tierra. En las 19.400 hectáreas de este entorno de sierras calizas y hayedos, entre las provincias de Álava y Gipuzkoa, nacen tres de los principales ríos de Gipuzkoa–el Deba, el Urola y el Oria– y se alza la cima más alta del País Vasco, el Aitxuri (1.551 metros). Su entrada principal se sitúa junto al Santuario de Arantzazu; la casa del parque, en la localidad alavesa de Araia, orienta sobre rutas, puntos de interés y visitas guiadas, y sirve de punto de partida para ascender al Aratz (1.443 metros). El centro de interpretación Aizkorriko Ataria, en el caserío Anduetza (en Zegama), descubre la cultura y la naturaleza de esta zona. En la imagen, el monte Aitzabal (Gipuzkoa). Más información: turismo.euskadi.eus
1- Parque natural de Aizkorri-Aratz (Álava y Gipuzkoa)
Cuenta la leyenda que por las cumbres del parque natural de Aizkorri-Aratz deambula la diosa vasca Mari, personificación de la madre tierra. En las 19.400 hectáreas de este entorno de sierras calizas y hayedos, entre las provincias de Álava y Gipuzkoa, nacen tres de los principales ríos de Gipuzkoa–el Deba, el Urola y el Oria– y se alza la cima más alta del País Vasco, el Aitxuri (1.551 metros). Su entrada principal se sitúa junto al Santuario de Arantzazu; la casa del parque, en la localidad alavesa de Araia, orienta sobre rutas, puntos de interés y visitas guiadas, y sirve de punto de partida para ascender al Aratz (1.443 metros). El centro de interpretación Aizkorriko Ataria, en el caserío Anduetza (en Zegama), descubre la cultura y la naturaleza de esta zona. En la imagen, el monte Aitzabal (Gipuzkoa). 
Su característico paisaje kárstico ha sido esculpido por el agua de los varios ríos que atraviesan el parque natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima. Está dominado por los escarpes calizos, los cañones fluviales, los calares (donde abunda la piedra caliza), las simas, las dolinas (depresiones en forma circular) y las uvalas (formadas por la unión de dos o más dolinas). También es una zona de cuevas, entre las que destaca el complejo de la Cueva de los Chorros del Mundo y el Nacimiento del Río Mundo (en la imagen). En total, más de 19.000 hectáreas de Castilla-La Mancha divididas en cinco parajes: Calar del Mundo, Calar de En Medio, Chorros del río Mundo, Poljé de la Cañada de los Mojones, Sierra del Cujón y Calar de la Sima. Más información: areasprotegidas.castillalamancha.es
2- Parque natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima (Albacete)
Su característico paisaje kárstico ha sido esculpido por el agua de los varios ríos que atraviesan el parque natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima. Está dominado por los escarpes calizos, los cañones fluviales, los calares (donde abunda la piedra caliza), las simas, las dolinas (depresiones en forma circular) y las uvalas (formadas por la unión de dos o más dolinas). También es una zona de cuevas, entre las que destaca el complejo de la Cueva de los Chorros del Mundo y el Nacimiento del Río Mundo (en la imagen). En total, más de 19.000 hectáreas de Castilla-La Mancha divididas en cinco parajes: Calar del Mundo, Calar de En Medio, Chorros del río Mundo, Poljé de la Cañada de los Mojones, Sierra del Cujón y Calar de la Sima. 
El del Cap de Creus, en el norte de la Costa Brava (Girona), fue el primer parque natural marítimo-terrestre de Cataluña. Protege algo más de 10.000 hectáreas terrestres, con la punta del cabo de Creus (y su mítico faro) y el cabo Norfeu como lugares destacados; y algo más de 3.000 hectáreas de una enorme riqueza submarina: el cabo Gros, la punta del cabo de Creus, el cabo Norfeu. Las rocas esculpidas con formas caprichosas por efecto de la tramontana son marca de la casa de este litoral abrupto, salpicado de pequeños islotes, recoletas calas y con acantilados de vértigo. Hay varios senderos de Gran Recorrido, y bonitos pueblos por visitar: Cadaqués, Llançà, El Port de la Selva, La Selva de Mar, Roses , Palau-saverdera, Vilajuïga y Pau entre ellos. En la imagen, l'Illa de S'Arenella, una isla privada frente a Cadaqués. Más información: parcsnaturals.gencat.cat
3- Parque natural del Cap de Creus (Girona)
El del Cap de Creus, en el norte de la Costa Brava (Girona), fue el primer parque natural marítimo-terrestre de Cataluña. Protege algo más de 10.000 hectáreas terrestres, con la punta del cabo de Creus (y su mítico faro) y el cabo Norfeu como lugares destacados; y algo más de 3.000 hectáreas de una enorme riqueza submarina: el cabo Gros, la punta del cabo de Creus, el cabo Norfeu. Las rocas esculpidas con formas caprichosas por efecto de la tramontana son marca de la casa de este litoral abrupto, salpicado de pequeños islotes, recoletas calas y con acantilados de vértigo. Hay varios senderos de Gran Recorrido, y bonitos pueblos por visitar: Cadaqués, Llançà, El Port de la Selva, La Selva de Mar, Roses, Palau-saverdera, Vilajuïga y Pau entre ellos. En la imagen, l’Illa de S’Arenella, una isla privada frente a Cadaqués. 
El parque natural de la Isla de Lobos , a tres kilómetros escasos del puerto de Corralejo (en Fuerteventura) y a ocho de Lanzarote, en el estrecho de La Bocaina, debe su nombre a las focas monje (lobos marino) que abundaban en estas aguas y hoy están en peligro de extinción. Se trata de una isla volcánica en las Islas Canarias que alberga una enorme riqueza botánica, llena de endemismos (como la siempreviva endémica), es Zona de Especial Protección de Aves y cuenta con un yacimiento arqueológico romano. Se accede a ella mediante una ruta regular de barcos que parten de Corralejo. Una vez en tierra es recomendable parar en el pequeño centro de interpretación junto a la playa de La Calera, y recorrer su sendero circular. Para comer, el restaurante de los descendientes de Antonio El Farero (+34 928 87 96 53), que vivió aquí hasta 1968. Más información: visitafuerteventura.com
4- Parque natural Isla de Lobos (Fuerteventura)
El parque natural de la Isla de Lobos, a tres kilómetros escasos del puerto de Corralejo (en Fuerteventura) y a ocho de Lanzarote, en el estrecho de La Bocaina, debe su nombre a las focas monje (lobos marino) que abundaban en estas aguas y hoy están en peligro de extinción. Se trata de una isla volcánica en las Islas Canarias que alberga una enorme riqueza botánica, llena de endemismos (como la siempreviva endémica), es Zona de Especial Protección de Aves y cuenta con un yacimiento arqueológico romano. Se accede a ella mediante una ruta regular de barcos que parten de Corralejo. Una vez en tierra es recomendable parar en el pequeño centro de interpretación junto a la playa de La Calera, y recorrer su sendero circular.
Las más de 55.000 hectáreas que forman el parque natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, en el suroccidente asturiano, están reconocidas por la Unesco como Reserva de la Biosfera, e integradas en la Red Natura 2000. Tiene como pobladores de excepción el roble y el oso pardo, y también son significativos los bosques de hayedos y el urugallo cantábrico. Dentro de este parque que abarca la cuenca alta de los ríos Ibias y Narcea y se extiende por los concejos de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias se encuentran la reserva natural Parcial del Cueto de Arbás y la reserva natural integral del Bosque de Muniellos (este espacio natural tiene restringidas las visitas, que se pueden solicitar 'online' en esta web: sede.asturias.esportal ). Más información: fuentesdelnarcea.org
5- Parque natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias (Asturias)
Las más de 55.000 hectáreas que forman el parque natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, en el suroccidente asturiano, están reconocidas por la Unesco como Reserva de la Biosfera, e integradas en la Red Natura 2000. Tiene como pobladores de excepción el roble y el oso pardo, y también son significativos los bosques de hayedos y el urugallo cantábrico. Dentro de este parque que abarca la cuenca alta de los ríos Ibias y Narcea y se extiende por los concejos de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias se encuentran la reserva natural Parcial del Cueto de Arbás y la reserva natural integral del Bosque de Muniellos (este espacio natural tiene restringidas las visitas, que se pueden solicitar ‘online’ en esta web: sede.asturias.es/portal).
Dividido entre las provincias manchegas de Albacete y Ciudad Real (Castilla-La Mancha), en mitad de Campo de Montiel, y más popular que algunos parques nacionales, el parque natural de las Lagunas de Ruidera ocupa 4.000 hectáreas. Entre la más alta, La Blanca, y la última, La Cenagosa, existe un desnivel de 120 metros que el agua va salvando mediante una sucesión de cascadas, saltos de agua y torrentes, a lo largo de 25 kilómetros. Son, con alguna excepción, lagunas pequeñas, que incluso pueden llegar a secarse durante el verano. En su cota más alta, Cabeza de San Pedro, se encuentran las ruinas del castillo de Rochafrida y la cueva de Montesinos. Abajo espejea el pantano de Peñarroya, al pie del castillo homónimo. En la imagen, la laguna Conceja, en la que está prohibida la navegación. Más información: turismocastillalamancha.es
6- Parque natural de las Lagunas de Ruidera (Albacete y Ciudad Real)
Dividido entre las provincias manchegas de Albacete y Ciudad Real (Castilla-La Mancha), en mitad de Campo de Montiel, y más popular que algunos parques nacionales, el parque natural de las Lagunas de Ruidera ocupa 4.000 hectáreas. Entre la más alta, La Blanca, y la última, La Cenagosa, existe un desnivel de 120 metros que el agua va salvando mediante una sucesión de cascadas, saltos de agua y torrentes, a lo largo de 25 kilómetros. Son, con alguna excepción, lagunas pequeñas, que incluso pueden llegar a secarse durante el verano. En su cota más alta, Cabeza de San Pedro, se encuentran las ruinas del castillo de Rochafrida y la cueva de Montesinos. Abajo espejea el pantano de Peñarroya, al pie del castillo homónimo. En la imagen, la laguna Conceja, en la que está prohibida la navegación.
Las Bardenas Reales es parque natural y Reserva de la Biosfera por la Unesco. Unas 42.000 hectáreas de paisaje semidesértico, aparentemente desnudo e inhóspito, poblada de barrancos, mesetas y cerros solitarios (llamados cabezos) el sureste de Navarra, cerca de Tudela . La erosión del viento y el agua ha moldeado sus suelos de arcillas, yesos y areniscas con formas caprichosas y sorprendentes, atrayendo los rodajes de películas y series, como como 'Juego de tronos' . Hay rutas señalizadas para recorrer a pie, en bicicleta o a caballo, y un centro de información donde conocer leyendas como la del bandolero Sanchicorrota, que despistaba a sus perseguidores poniendo del revés las herraduras de su caballo. Más información: turismo.navarra.es
7- Parque natural de las Bardenas Reales (Navarra)
Las Bardenas Reales es parque natural y Reserva de la Biosfera por la Unesco. Unas 42.000 hectáreas de paisaje semidesértico, aparentemente desnudo e inhóspito, poblada de barrancos, mesetas y cerros solitarios (llamados cabezos) el sureste de Navarra, cerca de Tudela. La erosión del viento y el agua ha moldeado sus suelos de arcillas, yesos y areniscas con formas caprichosas y sorprendentes, atrayendo los rodajes de películas y series, como como ‘Juego de tronos’. Hay rutas señalizadas para recorrer a pie, en bicicleta o a caballo, y un centro de información donde conocer leyendas como la del bandolero Sanchicorrota, que despistaba a sus perseguidores poniendo del revés las herraduras de su caballo. 
Los buitres leonados que anidan en los farallones rocosos (esta colonia está considerada la mayor de Europa) sobrevuelan, majestuosos, el parque natural de las Hoces del Río Duratón, en el noreste de Segovia (Castilla y León). Entre Sepúlveda y Burgomillodo (un anejo de Carrascal del Río), el río, afluente del Duero, se ha ido encajando en un profundo cañón de roca caliza que curvea y serpentea, pasando por el monasterio de la Hoz y la ermita de San Frutos, entre sabinas y bosques de ribera. Sus algo más de 5.000 hectáreas están declaradas, además, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC); están integradas, asímismo, en la Red Natura 2000. Más información: turismocastillayleon.com
8- Parque natural de las Hoces del Río Duratón (Segovia)
Los buitres leonados que anidan en los farallones rocosos (esta colonia está considerada la mayor de Europa) sobrevuelan, majestuosos, el parque natural de las Hoces del Río Duratón, en el noreste de Segovia (Castilla y León). Entre Sepúlveda y Burgomillodo (un anejo de Carrascal del Río), el río, afluente del Duero, se ha ido encajando en un profundo cañón de roca caliza que curvea y serpentea, pasando por el monasterio de la Hoz y la ermita de San Frutos, entre sabinas y bosques de ribera. Sus algo más de 5.000 hectáreas están declaradas, además, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC); están integradas, asímismo, en la Red Natura 2000.
Los expertos calculan que S'Albufera de Mallorca, la zona húmeda más extensa de Baleares, se formó hace menos de 100.000 años, y ha ido cambiando su morfología con el tiempo. Fue declarada parque natural en 1988, y es también Zona Húmeda de Importancia Internacional. Se sitúa en el noreste de la isla balear, en los términos municipales de Muro y sa Pobla, y se encuentra separada del mar por un cordón de dunas. Se puede acceder a pie o en bicicleta por el puente de los Ingleses, y realizar varios itinerarios autoguiados —el de Colombars, el de sa Roca, des Cibollar, Camino d'Enmig, ses Puntes—, con un permiso de visita que es gratuito y hay que solicitar en el centro de recepción sa Roca. Más información: ca.balearsnatura.com
9- Parque natural de S’Albufera (Mallorca)
Los expertos calculan que S’Albufera de Mallorca, la zona húmeda más extensa de Baleares, se formó hace menos de 100.000 años, y ha ido cambiando su morfología con el tiempo. Fue declarada parque natural en 1988, y es también Zona Húmeda de Importancia Internacional. Se sitúa en el noreste de la isla balear, en los términos municipales de Muro y sa Pobla, y se encuentra separada del mar por un cordón de dunas. Se puede acceder a pie o en bicicleta por el puente de los Ingleses, y realizar varios itinerarios autoguiados —el de Colombars, el de sa Roca, des Cibollar, Camino d’Enmig, ses Puntes—, con un permiso de visita que es gratuito y hay que solicitar en el centro de recepción sa Roca.
El parque natural de los Alcornocales, abundante en lluvias y recorrido por una notable red de ríos y arroyos, se extiende a lo largo de más de 170.000 hectáreas, a caballo entre las provincias andaluzas de Cádiz y Málaga, como la masa forestal de alcornoques —mezclada con acebuches, quejigos, robles melojos— más extensa de la Península Ibérica. Baja desde la sierra hasta el joven parque natural del Estrecho , en una riquísima y diversa secuencia de relieves y paisajes. Rododendros, helechos y laureles en las zonas de umbría; en la parte sur, los llamados canutos: valles excavados por los cauces fluviales en los que crecen bosques de galería (vinculados a la ribera de un río) con especies vegetales del período terciario. En la imagen, el pueblo blanco de Ubrique (Cádiz), en la entrada del parque natural Los Alcornocales y el parque natural de Grazalema. Más información: juntadeandalucia.es
10- Parque natural de los Alcornocales (Cádiz y Málaga)
El parque natural de los Alcornocales, abundante en lluvias y recorrido por una notable red de ríos y arroyos, se extiende a lo largo de más de 170.000 hectáreas, a caballo entre las provincias andaluzas de Cádiz y Málaga, como la masa forestal de alcornoques —mezclada con acebuches, quejigos, robles melojos— más extensa de la Península Ibérica. Baja desde la sierra hasta el joven parque natural del Estrecho, en una riquísima y diversa secuencia de relieves y paisajes. Rododendros, helechos y laureles en las zonas de umbría; en la parte sur, los llamados canutos: valles excavados por los cauces fluviales en los que crecen bosques de galería (vinculados a la ribera de un río) con especies vegetales del período terciario. En la imagen, el pueblo blanco de Ubrique (Cádiz), en la entrada del parque natural Los Alcornocales y el parque natural de Grazalema.

 

 

Fuente:  elviajero.elpais.com

Miradores españoles espectaculares

El mirador del Río, situado en la cima de un imponente acantilado, el Risco de Famara, a 479 metros sobre el nivel del mar, es una de las creaciones más representativas del artista canario César Manrique. Situado al norte de Lanzarote y orientado hacia el noroeste, se mimetiza con el entorno volcánico que lo rodea y dispone de varios puntos de observación para disfrutar de unas vistas privilegiadas del archipiélago Chinijo –La Graciosa, Montaña Clara, Alegranza, Roque del Este y Roque del Oeste– y del estrecho que lo separa de Lanzarote y que da nombre al mirador.

1 Mirador del Río (Lanzarote) 
El mirador del Río, situado en la cima de un imponente acantilado, el Risco de Famara, a 479 metros sobre el nivel del mar, es una de las creaciones más representativas del artista canario César Manrique. Situado al norte de Lanzarote y orientado hacia el noroeste, se mimetiza con el entorno volcánico que lo rodea y dispone de varios puntos de observación para disfrutar de unas vistas privilegiadas del archipiélago Chinijo –La Graciosa, Montaña Clara, Alegranza, Roque del Este y Roque del Oeste– y del estrecho que lo separa de Lanzarote y que da nombre al mirador.Abierto hacia el desfiladero de La Hermida, el mirador de Santa Catalina, en el municipio de Peñarrubia, está considerado uno de los mejores de Cantabria: se construyó en 1999 en lo más alto del monte homónimo, en voladizo, de manera que bajo los pies del visitante hay más de 1.000 metros de caída hasta el río Deva. Los Picos de Europa asoman como telón de fondo. Junto a él perviven las ruinas de una torre defensiva de la Edad Media conocida como La Bolera de los Moros. Para llegar hay que tomar una carretera, habilitada ex profeso, que atraviesa un bosque y deja atrás la ermita de Santa Catalina.2 Mirador de Santa Catalina (La Hermida, Cantabria)
Abierto hacia el desfiladero de La Hermida, el mirador de Santa Catalina, en el municipio de Peñarrubia, está considerado uno de los mejores de Cantabria: se construyó en 1999 en lo más alto del monte homónimo, en voladizo, de manera que bajo los pies del visitante hay más de 1.000 metros de caída hasta el río Deva. Los Picos de Europa asoman como telón de fondo. Junto a él perviven las ruinas de una torre defensiva de la Edad Media conocida como La Bolera de los Moros. Para llegar hay que tomar una carretera, habilitada ex profeso, que atraviesa un bosque y deja atrás la ermita de Santa Catalina.Cuenta una leyenda llena de tópicos que un bandolero gitano perseguido por una pareja de la Guardia Civil de otra época (capa y tricornio de charol) en la sierra de Las Corchuelas llegó hasta la peña Falcón y se quedó sin escapatoria, con el cauce del Tajo por delante y sus perseguidores detrás. Decidió saltar y tan grande fue su impulso que atravesó el río y cayó, de pie, al otro lado. El lugar donde se produjo tan legendaria hazaña es hoy un mirador con vistas impresionantes a las puertas del parque nacional en Monfragüe , en Cáceres, y visita obligada para los aficionados de la observación de aves.

3 Mirador del Salto del Gitano (parque nacional de Monfragüe, Cáceres) 
Cuenta una leyenda llena de tópicos que un bandolero gitano perseguido por una pareja de la Guardia Civil de otra época (capa y tricornio de charol) en la sierra de Las Corchuelas llegó hasta la peña Falcón y se quedó sin escapatoria, con el cauce del Tajo por delante y sus perseguidores detrás. Decidió saltar y tan grande fue su impulso que atravesó el río y cayó, de pie, al otro lado. El lugar donde se produjo tan legendaria hazaña es hoy un mirador con vistas impresionantes a las puertas del parque nacional en Monfragüe, en Cáceres, y visita obligada para los aficionados de la observación de aves.La mejor vista del Meandro del Melero, impactante capricho del río Alagón en el límite oriental de la comarca de Las Hurdes, en la provincia de Cáceres, se obtiene desde el Mirador de la Antigua, en las cercanías de Riomalo de Abajo; hasta él se llega por una carretera en parte asfaltada, en parte pista forestal (los últimos dos kilómetros y medio de recorrido). A la salida del pueblo, de camino al mirador, el viajero encuentra una piscina natural sobre el río Ladrillar, en un paraje del que parten varias rutas de senderismo.

4 Mirador de La Antigua en el Meandro del Melero (Riomalo de Abajo, Cáceres) 
La mejor vista del Meandro del Melero, impactante capricho del río Alagón en el límite oriental de la comarca de Las Hurdes, en la provincia de Cáceres, se obtiene desde el Mirador de la Antigua, en las cercanías de Riomalo de Abajo; hasta él se llega por una carretera en parte asfaltada, en parte pista forestal (los últimos dos kilómetros y medio de recorrido). A la salida del pueblo, de camino al mirador, el viajero encuentra una piscina natural sobre el río Ladrillar, en un paraje del que parten varias rutas de senderismo.Las verticales laderas de la vertiente sur del valle de Ordesa (Pirineo de Huesca) están trufadas de miradores formados por muros de piedra a modo de protección. Como el del Rey o el que corona la punta Acuta (en la foto), con impresionantes vistas sobre bosques de abetos y hayedos, y macizos nevados. Los clubes de montaña suelen organizar rutas guiadas hasta ellos por la llamada Senda de los Cazadores, descendiendo después hasta Torla por la pista de los miradores. Desde esta localidad, y también desde Nerín, existen rutas turísticas autorizadas en taxi y autobuses 4x4 para conocerlos.

5 Miradores de Ordesa (Huesca) 
Las verticales laderas de la vertiente sur del valle de Ordesa (Pirineo de Huesca) están trufadas de miradores formados por muros de piedra a modo de protección. Como el del Rey o el que corona la punta Acuta (en la foto), con impresionantes vistas sobre bosques de abetos y hayedos, y macizos nevados. Los clubes de montaña suelen organizar rutas guiadas hasta ellos por la llamada Senda de los Cazadores, descendiendo después hasta Torla por la pista de los miradores. Desde esta localidad, y también desde Nerín, existen rutas turísticas autorizadas en taxi y autobuses 4×4 para conocerlos.El mirador de La Peña, en Guarazoca, al norte de la isla canaria de El Hierro , es otro espacio orgánico de César Manrique, con un restaurante en su interior. De puertas hacia afuera permite al visitante comprobar “las consecuencias del gigantesco deslizamiento de tierras que hace milenios creó el valle de El Golfo”, explican desde Turismo de Canarias. Los riscos de esta enorme mella de 15 kilómetros de ancho por uno y medio de alto están cubiertos de una densa vegetación autóctona y, a sus pies, una llanura volcánica de viñedos y frutales que termina en el Atlántico. A lo lejos, los roques de Salmor, santuario de lagartos gigantes endémicos.

6 Mirador de La Peña (El Hierro, Canarias)
El mirador de La Peña, en Guarazoca, al norte de la isla canaria de El Hierro, es otro espacio orgánico de César Manrique, con un restaurante en su interior. De puertas hacia afuera permite al visitante comprobar “las consecuencias del gigantesco deslizamiento de tierras que hace milenios creó el valle de El Golfo”, explican desde Turismo de Canarias. Los riscos de esta enorme mella de 15 kilómetros de ancho por uno y medio de alto están cubiertos de una densa vegetación autóctona y, a sus pies, una llanura volcánica de viñedos y frutales que termina en el Atlántico. A lo lejos, los roques de Salmor, santuario de lagartos gigantes endémicos.Un barrido de 360º desde el mirador del Fitu, en Arriondas, Asturias, permite disfrutar de una concatenación de paisajes que van desde la costa y las playas hasta reservas naturales como la de Sueve, el parque de Ponga o el parque nacional de los Picos de Europa, pasando por localidades como Ribadesella, Colunga, Villaviciosa y, en días especialmente claros, incluso Cangas de Onís y Covadonga. Se trata de una sencilla estructura de hormigón construida en el primer tercio del siglo XX: 15 escalones y una pequeña plataforma que se eleva sobre los acantilados en el Alto de la Cruz de Llames, en la carretera AS-260 entre Arriondas y Colunga. Forma parte de un área recreativa.

7 Mirador del Fitu (Arriondas, Asturias) 
Un barrido de 360º desde el mirador del Fitu, en Arriondas, Asturias, permite disfrutar de una concatenación de paisajes que van desde la costa y las playas hasta reservas naturales como la de Sueve, el parque de Ponga o el parque nacional de los Picos de Europa, pasando por localidades como Ribadesella, Colunga, Villaviciosa y, en días especialmente claros, incluso Cangas de Onís y Covadonga. Se trata de una sencilla estructura de hormigón construida en el primer tercio del siglo XX: 15 escalones y una pequeña plataforma que se eleva sobre los acantilados en el Alto de la Cruz de Llames, en la carretera AS-260 entre Arriondas y Colunga. Forma parte de un área recreativa.El mirador de Sa Creueta (o El Colomer) es una roca vertical a 232 metros sobre el nivel del mar que se alza en la península de Formentor, al noroeste de Mallorca. Es la guinda de los miradores engarzados, como las cuentas de un collar, a lo largo de los 18 kilómetros de la carretera que recorre la bahía de Pollença. Sus espectaculares vistas hacia el cabo de Formentor son especialmente recomendables durante la puesta de sol, quizás la mejor hora del día para disfrutar de una de las panorámicas más bonitas de la isla balear.

8 Mirador de Sa Creueta (Mallorca) 
El mirador de Sa Creueta (o El Colomer) es una roca vertical a 232 metros sobre el nivel del mar que se alza en la península de Formentor, al noroeste de Mallorca. Es la guinda de los miradores engarzados, como las cuentas de un collar, a lo largo de los 18 kilómetros de la carretera que recorre la bahía de Pollença. Sus espectaculares vistas hacia el cabo de Formentor son especialmente recomendables durante la puesta de sol, quizás la mejor hora del día para disfrutar de una de las panorámicas más bonitas de la isla balear.Es prácticamente imposible hablar a estas alturas del mirador de San Nicolás sin que la descripción suene trillada. No es cierto que éste fuera el lugar desde donde el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton viera “la puesta de sol más hermosa del mundo” pero eso no le quita mérito al mirador más emblemático de Granada , y uno de los más conocidos de España. Ubicado en el corazón del Albaicín, regala una completa panorámica de la Alhambra, la ciudad granadina, su Vega y Sierra Nevada al fondo. Con el gran mérito añadido de conseguir impresionar al visitante pese a la masificación, los grupos tocando la guitarra y la algarabía reinante.

9 Mirador de San Nicolás (Granada)
Es prácticamente imposible hablar a estas alturas del mirador de San Nicolás sin que la descripción suene trillada. No es cierto que éste fuera el lugar desde donde el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton viera “la puesta de sol más hermosa del mundo” pero eso no le quita mérito al mirador más emblemático de Granada, y uno de los más conocidos de España. Ubicado en el corazón del Albaicín, regala una completa panorámica de la Alhambra, la ciudad granadina, su Vega y Sierra Nevada al fondo. Con el gran mérito añadido de conseguir impresionar al visitante pese a la masificación, los grupos tocando la guitarra y la algarabía reinante.La puesta de sol congrega a viajeros y turistas en el Mirador Sa Foradada, entre la cala de Deià y el caló de S'Estaca, en la costa oeste de Mallorca , inmerso en el paisaje espectacular de la Sierra de la Tramuntana y con vistas a un curioso (y conocido) accidente geográfico de la isla: una pequeña península que se adentra en el mar, con la roca agujereada (foradada) que le da nombre en su parte final, y que ha servido de inspiración a viajeros y artistas. Es un clásico asomarse a este balcón para hacerse un selfie o disfrutar de la postal desde la terraza del restaurante Na Foradada (naforadada.es) .

10 Mirador Sa Foradada (Mallorca) 
La puesta de sol congrega a viajeros y turistas en el Mirador Sa Foradada, entre la cala de Deià y el caló de S’Estaca, en la costa oeste de Mallorca, inmerso en el paisaje espectacular de la Sierra de la Tramuntana y con vistas a un curioso (y conocido) accidente geográfico de la isla: una pequeña península que se adentra en el mar, con la roca agujereada (foradada) que le da nombre en su parte final, y que ha servido de inspiración a viajeros y artistas. Es un clásico asomarse a este balcón para hacerse un selfie o disfrutar de la postal desde la terraza del restaurante Na Foradada.A 1.850 metros de altitud, este mirador está situado junto a la estación superior del teleférico de Fuente Dé, sobre el circo homónimo. Desde aquí impresionan las panorámicas del macizo central de los Picos de Europa –Peña Remoña, Padiorna, Pico San Carlos y Torre Altaiz, los picos de Santa Ana, Tesorero, Torre Horcados Rojos, Peña Olvidada– y, más allá, de la Cordillera Cantábrica. Se puede llegar en el teleférico, que salva un desnivel de 753 metros y tarda en el trayecto poco más de tres minutos.

11 Mirador del Cable de Fuente Dé (Cantabria)
A 1.850 metros de altitud, este mirador está situado junto a la estación superior del teleférico de Fuente Dé, sobre el circo homónimo. Desde aquí impresionan las panorámicas del macizo central de los Picos de Europa –Peña Remoña, Padiorna, Pico San Carlos y Torre Altaiz, los picos de Santa Ana, Tesorero, Torre Horcados Rojos, Peña Olvidada– y, más allá, de la Cordillera Cantábrica. Se puede llegar en el teleférico, que salva un desnivel de 753 metros y tarda en el trayecto poco más de tres minutos.Los mejores lugares para asomarse al Puente Nuevo de Ronda son los miradores de la Plaza de España y la calle de Ernest Hemingway, en la parte nueva, justo a la entrada del puente, santo y seña de esta ciudad malagueña junto a su plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería. Tuvo un primer intento de construcción en 1735, que se derrumbó seis años después, y un segundo, exitoso, en 1751, que finalizó en 1793 y dejó para la historia esta gran obra de sillares de piedra y 98 metros de altura, que une las dos mitades de un casco urbano partido por un Tajo y no es apta para quienes sufren vértigo.

12 Mirador del Puente Nuevo de Ronda (Málaga) 
Los mejores lugares para asomarse al Puente Nuevo de Ronda son los miradores de la Plaza de España y la calle de Ernest Hemingway, en la parte nueva, justo a la entrada del puente, santo y seña de esta ciudad malagueña junto a su plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería. Tuvo un primer intento de construcción en 1735, que se derrumbó seis años después, y un segundo, exitoso, en 1751, que finalizó en 1793 y dejó para la historia esta gran obra de sillares de piedra y 98 metros de altura, que une las dos mitades de un casco urbano partido por un Tajo y no es apta para quienes sufren vértigo.Cuando en 2015 National Geographic destacó a Montefrío –uno de los pueblos más bonitos de España , a 50 kilómetros de Granada– como una de las 10 localidades con mejores vistas del mundo, los turistas comenzaron a llegar atraídos por tal reclamo: una estampa con su fortaleza mirando desde arriba, como asomada a un balcón de piedra, las casas blancas y la iglesia redonda del pueblo, extendido escalonadamente a sus pies. Como agradecimiento a la revista, el Ayuntamiento decidió en 2016 que su famoso mirador de Las Peñas pasara a llamarse National Geographic.

13 Mirador National Geographic de Montefrío (Granada) 
Cuando en 2015 National Geographic destacó a Montefrío –uno de los pueblos más bonitos de España, a 50 kilómetros de Granada– como una de las 10 localidades con mejores vistas del mundo, los turistas comenzaron a llegar atraídos por tal reclamo: una estampa con su fortaleza mirando desde arriba, como asomada a un balcón de piedra, las casas blancas y la iglesia redonda del pueblo, extendido escalonadamente a sus pies. Como agradecimiento a la revista, el Ayuntamiento decidió en 2016 que su famoso mirador de Las Peñas pasara a llamarse National Geographic.El visitante tiene la sensación de ser realmente diminuto cuando accede al pequeño promontorio vallado del Mirador del Fraile, asomado a la presa de Aldeadávila, en el parque natural Arribes del Duero (Salamanca), y al estrecho cañón por el que serpentea el río hasta donde alcanza la vista, con una pared de rocas graníticas cayendo 500 metros en vertical sobre sus aguas. Aves rapaces en peligro de extinción sobrevolando, majestuosas, el escenario completan la estampa. Este mirador se encuentra en la ruta del Duero GR-14, cerca del Salto de Aldeadávila, y frente al pueblecito portugués de Bruçó.

14 Mirador del Fraile (Arribes del Duero, Salamanca)
El visitante tiene la sensación de ser realmente diminuto cuando accede al pequeño promontorio vallado del Mirador del Fraile, asomado a la presa de Aldeadávila, en el parque natural Arribes del Duero (Salamanca), y al estrecho cañón por el que serpentea el río hasta donde alcanza la vista, con una pared de rocas graníticas cayendo 500 metros en vertical sobre sus aguas. Aves rapaces en peligro de extinción sobrevolando, majestuosas, el escenario completan la estampa. Este mirador se encuentra en la ruta del Duero GR-14, cerca del Salto de Aldeadávila, y frente al pueblecito portugués de Bruçó.En días claros, desde el mirador del Estrecho de Gibraltar se divisa con nitidez otro continente, que en este punto solo dista unos 15 kilómetros: desde Ceuta, al este, a Tánger, al oeste. Hay prismáticos de monedas para quien quiera verlo aún más cercano. No es un mirador en primera línea de costa sino que se alza en un altozano a unos 300 metros sobre el nivel del mar, en la subida al puerto del Bujeo, dentro del parque natural del Estrecho y a seis kilómetros del centro urbano de Tarifa tomando la N-340. Ofrece unas vistas magníficas a la lengua de agua del estrecho y a la costa africana, pero también a la propia costa mediterránea gaditana.

15 Mirador del Estrecho en Tarifa (Cádiz) 
En días claros, desde el mirador del Estrecho de Gibraltar se divisa con nitidez otro continente, que en este punto solo dista unos 15 kilómetros: desde Ceuta, al este, a Tánger, al oeste. Hay prismáticos de monedas para quien quiera verlo aún más cercano. No es un mirador en primera línea de costa sino que se alza en un altozano a unos 300 metros sobre el nivel del mar, en la subida al puerto del Bujeo, dentro del parque natural del Estrecho y a seis kilómetros del centro urbano de Tarifa tomando la N-340. Ofrece unas vistas magníficas a la lengua de agua del estrecho y a la costa africana, pero también a la propia costa mediterránea gaditana.Además de unas vistas de 360º de Barcelona, la colina de Turó de la Rovira, a 260 metros de altitud, rememora parte de la historia española del siglo XX: durante la Guerra Civil se instaló en él una batería antiaérea, y posteriormente uno de los últimos barrios de barracas de la ciudad, aunque pese a su nombre nunca hubo búnker. Previamente a los Juegos Olímpicos de 1992 se echaron abajo las barracas y los vecinos de los barrios cercanos comenzaron a acudir a la colina abandonada a disfrutar de la panorámica. De poco conocido ha pasado a atraer cada vez a más turistas, ya que el Ayuntamiento lo está promocionando como forma de descongestionar otros puntos muy masificados, como el parque Güell.

16 Los búnkeres del Carmel (Barcelona) 
Además de unas vistas de 360º de Barcelona, la colina de Turó de la Rovira, a 260 metros de altitud, rememora parte de la historia española del siglo XX: durante la Guerra Civil se instaló en él una batería antiaérea, y posteriormente uno de los últimos barrios de barracas de la ciudad, aunque pese a su nombre nunca hubo búnker. Previamente a los Juegos Olímpicos de 1992 se echaron abajo las barracas y los vecinos de los barrios cercanos comenzaron a acudir a la colina abandonada a disfrutar de la panorámica. De poco conocido ha pasado a atraer cada vez a más turistas, ya que el Ayuntamiento lo está promocionando como forma de descongestionar otros puntos muy masificados, como el parque Güell.Uno de los mejores miradores de la Ribeira Sacra, donde el río Sil, afluente del Miño, se encajona en un profundo cañón, se encuentra en Parada de Sil, Ourense. Se llama Balcones de Madrid y debe su nombre a que era el lugar escogido por las mujeres gallegas para ver marchar a sus maridos que emigraban a la capital (muchos como barquilleros que se buscaban la vida en las verbenas de la ciudad). Recomendable acercarse a su barandilla de madera al atardecer, cuando el azul de las aguas, muy al fondo, va cambiando de color y oscureciéndose conforme desaparecen los últimos rayos del sol.

17 Los Balcones de Madrid (Ourense) 
Uno de los mejores miradores de la Ribeira Sacra, donde el río Sil, afluente del Miño, se encajona en un profundo cañón, se encuentra en Parada de Sil, Ourense. Se llama Balcones de Madrid y debe su nombre a que era el lugar escogido por las mujeres gallegas para ver marchar a sus maridos que emigraban a la capital (muchos como barquilleros que se buscaban la vida en las verbenas de la ciudad). Recomendable acercarse a su barandilla de madera al atardecer, cuando el azul de las aguas, muy al fondo, va cambiando de color y oscureciéndose conforme desaparecen los últimos rayos del sol.Parafraseando aquel famoso eslogan publicitario, el Mirador del Valle es, posiblemente, la mejor vista de Toledo. Para llegar hasta él hay que alejarse un par de kilómetros de la ciudad por la carretera de circunvalación y subir por otra más angosta que termina en un par de apartaderos para dejar el coche. Unos pasos después aparece ante los ojos del viajero el riquísimo entramado urbano bañado por las aguas del Tajo y dominado por el Alcázar, el castillo de San Servando, la torre de la catedral... Eso sí, hay quienes discrepan ( como Paco Nadal ) y defienden que las mejores vistas de Toledo se obtienen desde la terraza del Parador de Turismo.

18 Mirador del Valle (Toledo) 
Parafraseando aquel famoso eslogan publicitario, el Mirador del Valle es, posiblemente, la mejor vista de Toledo. Para llegar hasta él hay que alejarse un par de kilómetros de la ciudad por la carretera de circunvalación y subir por otra más angosta que termina en un par de apartaderos para dejar el coche. Unos pasos después aparece ante los ojos del viajero el riquísimo entramado urbano bañado por las aguas del Tajo y dominado por el Alcázar, el castillo de San Servando, la torre de la catedral… Eso sí, hay quienes discrepan (como Paco Nadal) y defienden que las mejores vistas de Toledo se obtienen desde la terraza del Parador de Turismo.

Fuente: elviajero.elpais.com

Destinos donde besarse por 1ª vez

Cinco destinos de Castilla y León donde besarse por primera vez

Hoy 13 de abril, en el Día Internacional del Beso recorremos distintos puntos de la comunidad autónoma en los que darse el primer beso parecerá sacado de un cuento de hadas.

 

 

Dice el refranero español que siempre hay una primera vez para todo y en el caso de los besos no iba a ser diferente. Por ello y para celebrar el Día Internacional del Beso, desde Soria Noticias hemos recopilado los cinco lugares más románticos de de Castilla y León, donde el darse el primer beso parecerá algo sacado de un cuento de hadas.

1. Castillo de Gormaz (Soria)

castillo gormaz

Paisajes, vegetación, puestas de sol que dejan sin aliento… el Castillo de Gormaz es una de las localizaciones más impresionantes de la provincia. Por ello, es el destino ideal para enamorarse o incluso darse un primer beso.

Y ya, como quieres poner la guinda del pastel, probad a asomaros por la puerta califal para disfrutar del Duero, los colores y, a los pies de la ladera, la ermita románica de San Miguel.

2. Lago de Carucedo (León)

lago de carucedo

Aunque poco o nada tiene que envidiarle a nuestra Laguna Negra, hay que reconocer que las vistas que ofrece el Lago de Carucedo ya son suficientes para propiciar que surja la chispa, pero si ya contamos la leyenda sobre esta localización a nuestro o nuestra acompañante tenemos beso asegurado.

El Lago de Carucedo esconde en sus aguas la historia de amor de dos jóvenes y un violador. El joven, tras lo sucedido asesina al individuo y se marcha del pueblo sin olvidar al amor de su vida. Años después, se volvió monje y, creyendo todo olvidado, volvió a profesar a la abadía de Carucedo.

Un buen día, paseando por la calle, reconoció a su amada deambulando por la zona como alma en pena. Todos la tomaban por bruja. Pero, tras reconocerse, el amor volvió a surgir. A Dios esto no le gustó, por lo que desde lo alto de la montaña brotó una violenta catarata que sepultó a los amantes bajo sus aguas e inundó por completo la abadía.

3. El huerto de Calixto y Melibea (Salamanca)

Vegetación, intimidad y un contexto ideal lo convierten en un destino definitivo para el primer beso de los amantes de la literatura. Todos conocemos la historia de amor que gira en torno a ‘La Celestina’ (Fernando de Rojas, 1502), Este huerto salmantino inspiró uno de los escenarios de la novela y es uno de los destinos más románticos de la comunidad autónoma.

¿Dónde encontrarlo? En la ladera de la antigua muralla salmantina a los pies del río Tormes.

4. El concierto de las velas en Pedraza (Segovia)

Los besos en los pueblos son de otro mundo, eso todos lo sabemos. Pero si ya le sumamos verano, nocturnidad y velas nos hemos pasado el juego del romanticismo. Esta combinación tan explosiva podemos encontrarla en el municipio de Pedraza, Segovia.

Durante la época estival organizan conciertos, llenan las calles de velas y apagan todas las luces para que la magia surja. Todo ello, y las trazas medievales que aún conserva (su castillo y la inquietante cárcel del Siglo XVI) lo hacen un destino ideal para despertar las primeras pasiones.

5. El Campo Grande (Valladolid)

En pleno centro de Valladolid, respira el Campo Grande. Aunque antes se le conocía como Campo de la Verdad, este pequeño oasis cosmopolita se creo a finales del siglo XVIII imitando a los grandes parques europeos y, como buen parque, es un destino predilecto para darse un primer beso.

Este trocito de bosque cuenta con árboles de más de 60 especies, pavos reales y un estanque y una pequeña cascada artificial de donde un barquero narra historias fantásticas a los más pequeños.

 

 

Fuente: sorianoticias.com

Ruta de las Cascadas

RUTA DE LAS CASCADAS EN SANTA CRUZ DEL VALLE URBIÓN

Desde Burgos cogemos la carretera N-120 dirección Logroño hasta llegar a Ibeas de Juarros donde nos desviaremos por la BU P-8101 hacia Pradoluengo. Al llegar a Santa Cruz del Valle Urbión nos desviamos a la derecha y atravesamos todo el pueblo, al final continuamos por una pista de tierra en dirección SSE, que tras 3,5 kms. llegaremos al Refugio y Área Recreativa de Zarcia donde dejaremos el coche.

Es una ruta circular con un desnivel de +/- 500 metros, una distancia de unos 9 kms. y una duración aproximada de 4:30 horas.

No tiene mucha dificultad, pero debido a la escasa señalización es fácil desorientarse. La ruta está señalizada con algunas estacas y marcas de color naranja en los árboles, aunque como digo casi no se ven.  Conviene llevar botas impermeables pues hay que cruzar el río bastantes veces entre piedras.

BARRANCO DE ALTUZARRA

BARRANCO DE ALTUZARRA

CRISTINA, ALFREDO, BEATRIZ, NATALIA Y JESÚS CRUZANDO EL ARROYO ALTUZARRA

CRISTINA, ALFREDO, BEATRIZ, NATALIA Y JESÚS CRUZANDO EL ARROYO ALTUZARRA

Empezamos por una pista y al cabo de un km. aproximadamente abandonamos el camino y cogemos a la derecha un sendero que asciende zigzagueando entre un bosque de pinos y escobas. Vamos poco a poco ganando altura con alguna trepadita sin importancia en la parte superior. Descendemos un poco contemplando la belleza del Pico San Millán, (el más alto de la provincia de Burgos con 2.131 metros) el cual casi no hemos dejado de verlo desde que hemos iniciado la ruta. Atravesamos la Majada de las Cabras como indica un cartel y poco después tras cruzar un pequeño pedregal llegamos al Barranco de Altuzarra. La vegetación cambia, nos metemos de lleno en un hayedo, también nos vamos encontrando algunos fresnos, serbales, acebos y tejos.

ARROYO ALTUZARRA

ARROYO ALTUZARRA

CASCADA DEL SALTO CHICO

CASCADA DEL SALTO CHICO

CASCADA DEL SALTO CHICO

CASCADA DEL SALTO CHICO

El lugar bien parece sacado de un cuento de hadas. Vamos ascendiendo cruzando el río una y otra vez, pues el sendero va desapareciendo en cada orilla. Por fin llegamos a la primera cascada, el Salto Chico con 12 metros de altura.

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

Continuamos ascendiendo por la izquierda de la cascada. Continuamos disfrutando lo que la naturaleza nos brinda. Dependiendo de la época del año en que hagamos esta ruta nos encontraremos más o menos agua. El hecho de tener que cruzar el río en numerosas ocasiones hace que tengamos que ir buscando el mejor sitio para hacerlo e ir con precaución para no acabar con los pies mojados.

CASCADA SALTO LARGO

CASCADA SALTO LARGO

CASCADA SALTO LARGO

CASCADA SALTO LARGO

Llegamos a la segunda cascada, el Salto Largo con 28 metros de altura. Esta cascada está algo encajonada, se puede subir un poco por la derecha hasta un pequeño saliente para observarla de frente.

HONGOS Y HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

HONGOS Y HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

Desde aquí podemos continuar por la izquierda buscando el sendero o por la derecha por un canchal con mucha pendiente por el que se anda bastante mal. Y cuando termina este girar a la izquierda y buscar un paso estrecho entre las rocas hasta llegar encima de la cascada. Siempre hay que continuar siguiendo el río. Continuar ascendiendo hasta alcanzar la última de las cascadas el Doble Salto de 34 metros de caída.

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

Un cartel de madera a la derecha nos indica salida por la Majada Garrula. Vamos ascendiendo hasta llegar a esta. Ojo pues aquí esta un poco confuso el sendero a seguir. Sabremos que hemos llegado por otro cartel de madera que así nos lo indica. Este mismo cartel nos indica la dirección para regresar al coche. Desde este punto tenemos unas buenas vistas de la Sierra de la Demanda. Los picos más importantes que desde aquí se divisan son el Pico Trigaza, El San Millán y El Cabeza Aguilez.

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CASCADA DOBLE SALTO

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

CHUPITELES DE HIELO EN LA RUTA DE LAS CASCADAS

Descendemos por un sendero bien marcado entre pinos, acebos y algún serval. Una vez perdido bastante desnivel llegamos a un arroyo descendiendo su curso entre un hayedo. Otra vez la estampa que nos brinda la naturaleza es extraordinaria, (se nota que soy un amante de los hayedos). Cruzamos algún puentecito de madera y poco después llegamos a una pista forestal. 10 minutos más y llegaremos a nuestro punto de partida, el Área Recreativa de Zarcia.

SERVAL DE LOS CAZADORES

SERVAL DE LOS CAZADORES

PUENTE SOBRE EL ARROYO ABANZA

PUENTE SOBRE EL ARROYO ABANZA

ARROYO ABANZA

ARROYO ABANZA

Es una de las rutas de senderismo más bonitas  que se pueden hacer en la provincia de Burgos.

 

Fuente: trotaburgos.com

Los Bufones de Asturias

Todo lo que necesitas saber para visitar los Bufones de Pría, Arenillas y Santiuste, en Asturias

Los bufones son quizás la maravilla natural más espectacular que ofrece nuestra querida tierra, Asturias. Palabras mayores… Vamos a acercarnos a un curioso y espectacular fenómeno natural, que se puede disfrutar con determinadas condiciones marinas.Os proponemos visitarlos de diferentes formas, en los tres lugares con bufones que han sido declarados Monumento Natural. Y sentirlos, porque el ruido pone la carne de gallina. Un plan potente e hipnótico que no defrauda a nadie que lo ve.

Bufones de Pria en Llanes

Qué son los bufones de Asturias

Para entendernos, los bufones son una especie de géiseres costeros que se pueden ver en en el oriente asturiano, donde el agua se cuela por las grietas de las rocas de los acantilados costeros.
Estas hendiduras son generadas por el mar Cantábrico y la lluvia que, poco a poco, erosiona la roca hasta formar estas chimeneas, que conectan la base del acantilado con su parte superior.

Olas batiendo los acantilados en Pria Asturias

Cuando las olas baten el acantilado, comprimen violentamente el aire y el agua presente en las grietas, que busca una salida originando este bonito, violento y curioso fenómeno.
Los bufones pueden expulsar el agua incluso a más de 20 metros de altura y son muy espectaculares. Y no solo visualmente, su bufido de fuerza de la naturaleza desatada intimida mucho.

Cuándo se pueden ver los bufones. Condiciones necesarias

El invierno es la época del año en la que más se pueden ver los bufones, por ser cuando se generan las condiciones más favorables, pero en realidad pueden surgir en cualquier época del año.
Los requisitos óptimos para poder disfrutar de los bufones en todo su esplendor son:

  • Fuerte marejada, cuanto más mar de fondo mejor.
  • Marea alta, aunque con el suficiente mar no es imprescindible. Los hemos visto y oído en marea baja, pero con tremendas olas.

Además de estos dos, hay otros factores que intervienen pero su efecto es más difícil de predecir e interpretar: coeficiente de mareas, dirección del mar, viento… Esto explica el hecho de que, en ocasiones, el mejor día para disfrutarlos no sea el que más mar hay.

Bufones de Pria y acantilados Asturias

Hemos visto bufar varias veces con diez metros de mar de fondo y aquello es una salvajada. Toma nota: cuanto más mar de fondo, tanto mejor para verlos y más alucinarás.

Estas son las condiciones ideales para ver los Bufones: mucho mar de fondo. Si hay sol mejor que mejor.
ESTAS SON LAS CONDICIONES IDEALES PARA VER LOS BUFONES EN TODO SU ESPLENDOR: MUCHO MAR DE FONDO. SI HAY SOL MEJOR QUE MEJOR.

Por el contrario, si el mar está en calma, o no está lo suficientemente bravo, por las chimeneas tan solo sale un poco de aire, que se puede escuchar o no.

¿Hay bufones en verano?

Seguramente no, en verano el mar tiende a estar en calma. Imposible no es, también hay sistemas de bajas presiones en verano, pero son menos frecuentes y potentes.

Los Bufones de Pría

Los más famosos (y masificados) se encuentran en Llames de Pría. Y no es de extrañar, hay muchos bufones y muy grandes. Gozarás de un impresionante paseo por acantilados y, si tienes suerte, podrás ver decenas de ellos bufando a la vez.

Bufones de Pria desde el área recreativa Guadamía
BUFONES DE PRIA DESDE EL ÁREA RECREATIVA GUADAMÍA

Hay varias maneras de disfrutar de los Bufones de Pría.

Ruta de los Bufones de Pría

Si te gusta pasear, está la senda denominada Ruta de los Bufones de Pria, PR AS-57. Desde Llames, son unas 4 horas de duración y dificultad baja. Merece la pena disfrutar de este espectáculo extremo de la naturaleza en un día de mar bravo, vives (y sientes) los bufones al lado mismo.

Con mucho mar de fondo los Bufones de Pría son un auténtico festival.
EL INICIO DE LA RUTA…

No tienes porque hacer la ruta al completo ni mucho menos, al poco de llegar ya ves buenos ejemplares.

Los bufones de Pría desde el área recreativa de Guadamía

Desde el área recreativa de Guadamía se tiene otra perspectiva, más lejana pero no menos espectacular, ofreciendo una panorámica inigualable de los bufones más potentes.

Panorámica desde área recreativa Guadamía

Ojo, que aquí también hay bufones, con los que hay que tener cuidado al caminar.

Como llegar a los Bufones de Pría (y aparcar)

Hay que llegar al pueblo de Llames de Pría, donde puedes dejar el coche si no hay mucha gente. De ahí a la playa de Guadamía y los bufones tienes un paseo de 5 o 10 minutos.
La siguiente opción para aparcar es el aparcamiento de Llames, a 900 metros de la playa de Guadamía.
Si te acercas al área recreativa de Guadamía, que sepas que el parking que hay es pequeño y la carretera estrecha.

Los Bufones de Arenillas

Muy cerca de Puertas de Vidiago, el paisaje que nos rodea es espectacular, a un lado las montañas y al otro el mar Cantábrico con sus acantilados. Por algo Asturias es Paraíso Natural.

Bufones de Arenilla Asturias

Si estás dudando dónde ir, que sepas que es más fácil ver funcionar los Bufones de Arenillas que los de Pría.

Dos de los bufones de Arenillas Asturias
DOS DE LOS BUFONES DE ARENILLAS

Como llegar a los Bufones de Arenillas (y aparcar)

Ponemos rumbo a Puertas de Vidiago, dónde nos lleva la N-634, que dejamos para atravesar un paso a nivel y coger una carretera, muy estrecha, que nos lleva al pueblo. Hay señales que indican un camino que pasa por encima de la autovía del Cantábrico, para llegar a un pequeño aparcamiento al lado de la zona de acción.

Asturias es uno de esos sitios que invitan a caminar y disfrutar del paisaje. Tanto mejor si puedes ver una maravilla natural como son los Bufones.

Este camino tiene unos cuantos baches y es apto para un vehículo, así que habrá que apretarse y apañárselas para pasar cuando venga alguien en dirección contraria. Si vas desde Puertas de Vidiago, el paseo es de menos de 2 km. Si hay mucha gente, seguramente caminar sea la mejor opción, el camino es muy estrecho y puedes perder mucho tiempo a pocos coches que se junten.

Los Bufones de Santiuste

Al igual que el resto están en el municipio de Llanes, entre Buelna y La Franca, señalizados accediendo por la N-634. Considerado el más espectacular ya que puede llegar a impulsar el agua a 40 metros de altura. Aún se nos resiste, así que añadiremos información en poco tiempo.

Cómo se formaron los bufones

Se sitúan en unas zonas concretas de la costa oriental asturiana, cerca de Llanes donde hay unas características geológicas especiales.
Con el paso del tiempo, la roca caliza de la zona se ha ido descomponiendo con la actuación de la lluvia, erosionando la roca, poco a poco, hasta llegar al mar a través de pequeñas grietas.
Éstas, a su vez, han ido aumentando de tamaño debido a la presión ejercida por la fuerza constante del Cantábrico. Finalmente, el proceso termina con la formación de una cueva, en la que el oleaje comprime agua y aire, que son expulsados verticalmente a gran presión por las grietas, convertidas en chimeneas.

Los peligros de los bufones

Recomendamos ser prudentes y precavidos, nunca subestimar la fuerza de la naturaleza, los peligros aquí son muy reales. Ya se ha producido alguna muerte por acercarse demasiado al bufón cuando brama, que ha lanzado al individuo varios metros hacia arriba con una posterior caída fatal.

Bufon en Arenilla Asturias
LA LLUVIA Y EL MAR CANTÁBRICO HAN MOLDEADO ESTAS MARAVILLAS NATURALES.

Algunos consejos:

  • Cuidado con acercarse a los bordes de los acantilados. Parecen muy altos pero las olas los pasan por encima como si nada.
  • No asomes la cabeza para ver que hay en un bufón.
  • En campos de bufones, como en Pría, camina con mucha precaución fuera de los senderos. Algunos bufones son enormes cavidades, pero hay un buen número de ellos muy pequeños, que pasan inadvertidos hasta que te dan un buen susto bufando muy cerca de ti.
  • Cuidado con el viento. No es prudente ir con fuertes rachas, además no lo disfrutarás, mucho menos si llueve.
  • Si vas con niños, mucha atención y no les quites ojo.

Parecen cosas de sentido común, pero nos sorprende la cantidad de gente que realmente no es consciente del peligro al que se expone. Y es que, para hacer la mejor foto tienen que acercarse al borde del bufón y asomar su cabezota, incluso con niños pequeños. Normalmente, al primer bufonazo se les cambia la cara (literal), y suele pasar de soy el más listo a cara de tonto asustado…

En esta foto se puede ver el tamaño de los Bufones. Mutan según el día: fuerza del mar y la marea condicionan el tamaño del chorro.
DISFRUTA CON PRECAUCIÓN

No podía faltar una leyenda

La gente del lugar cuenta que parece ser que había un Cuélebre (personaje mitológico asturiano parecido a una serpiente con alas, cuya principal función es vigilar personajes encantados y tesoros). Vivía olvidado en la costa y sus bufidos y rugidos parecía ser, eran estremecedores.
Una doncella se sintió cautivada e interesada por aquellos ruidos. El cuélebre la vió entre la niebla y se quedó prendado de la mirada de la joven, por lo que al momento se convirtió en un apuesto caballero. Mientras se abrazaban, el padre de la joven los vio y, embriagado de furia y rabia, los arrojó violentamente por el acantilado.
Como castigo al verdugo, los profundos quejidos de los bufones retumban a kilómetros de distancia y así nace la leyenda de “los lamentos eternos del mar”.

Una última reflexión

Por suerte o por desgracia, es relativamente complejo verlos en plenitud, al requerirse ciertas condiciones ajenas al factor humano para que bufen.

Los Bufones de Pria Asturias
LOS BUFONES SE HAN VUELTO REALMENTE FAMOSOS EN ASTURIAS

Quizás sea mejor así. Si los bufones estuvieran en plenitud las 24 horas, se convertiría su visita en una auténtica romería, como ha pasado en lugares como la famosa Playa de las Catedrales en Galicia, o la bonita ermita San Juan de Gaztelugatxe (Rocadragón de Juego de Tronos), donde han tenido que regular las visitas. Aun así, ten en cuenta que si vas en fin de semana es probable que te encuentres mucha gente, así que mejor ir durante la semana laboral, si se puede.

Fuente: animalesviajeros.es

Curiosidades de Semana Santa en CyL

Curiosidades de la Semana Santa en Castilla y León que no te puedes perder

ISemana Santa de Béjar Fuente: www.elcorreodebejar.com
Cuando pensamos en la Semana Santa de Castilla y León nos viene a la mente las tradicionales procesiones, la pasión y el recogimiento de estas fiestas pero también son días para disfrutar de un amplio programa de actividades vinculadas al enoturismo, al turismo rural, de aventura, de salud y familiar. Días para escapar de la rutina y disfrutar de una comunidad que tiene mucho que ofrecer. Aquí te contamos 10 curiosidades de la Semana Santa en Castilla y León que no te puedes perder, sigue atento!

Curiosidades de la Semana Santa en Castilla y León

1. Ocho Semanas Santas declaradas de Interés Turístico Internacional

Si de algo se presume en Castilla y León es de la Semana Santa, y es que en cualquier rincón de la comunidad se puede encontrar imágenes procesionales de gran calidad artística. El valor de estas imágenes y el intenso fervor y devoción de sus cofrades han hecho que ocho poblaciones de Castilla y León hayan conseguido la declaración de Interés Turístico Internacional de su Semana Santa. Estas son:  Ávila, León, Medina del Campo y Medina de Rioseco -ambas en Valladolid-, Salamanca, Palencia, Valladolid y Zamora.

2. Y tres declaradas de Interés Turístico Nacional…

Son de Interés Turístico Nacional la Semana Santa de Astorga (León), Burgos y la tradicional Bajada del Ángel en Peñafiel (Valladolid).

3. Vivir la Pasión Viviente de Localidades de Burgos

En las localidades de Lerma, Covarrubias y Arauzo de Miel se vive una Semana Santa muy especial donde los propios vecinos representan la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. La Semana Santa de Covarrubias, arauzo de Miel y Lerma concentran cientos de espectadores que se sitúan por las calles de ambas localidades esperando el paso de la representación donde participan unos 250 vecinos en cada una de ellas. El acontecimiento termina con la representación de la muerte de Jesús, una escena impactante e imborrable en la memoria de los asistentes.
semana santa de Covarrubias curiosidades de la Semana Santa en Castilla y León
La localidad soriana de Alcoba de la Torre es conocida como la ‘Jerusalén Soriana’ por su espectacular representación viviente de la crucifixión de Cristo en Viernes Santo.

4. Asombrarte con La Solemnidad del Papón de la Semana Santa de León

En León las cofradías las conforman papones. Así se les denomina en la ciudad, cuya cofradía más antigua, con más de 4.500 hermanos, todos hombres, tiene más de 400 años de antigüedad. Ellos son los encargados de exhibir dos de los actos procesionales más emblemáticos de la Semana Santa, ambos de Interés Turístico Internacional.
papones de León Fuente: www.leon.postcapital.org
El primero, en la madrugada del Jueves al Viernes Santo, es la Tradicional Ronda, un recorrido por toda la ciudad en la que los papones se van llamando unos a otros para ir incorporándose. El viernes, la procesión de los Pasos, con un total de 12 tallas, reúne a miles de asistentes en un recorrido que se prolonga durante horas. El Encuentro es uno de los momentos más emotivos. Los braceros de Jesús Nazareno y San Juan se arrodillan frente a la Virgen en un enorme esfuerzo de los papones, mientras miles de leoneses contienen la respiración.

5. Descubrir la Semana Santa de Palencia al toque del “tararú”

El sonido que caracteriza la Semana Santa palentina es el del tararú, que marca el paso en procesiones silenciosas y sobrias y que sustituye a las tradicionales carracas. Esta “corneta” con forma alargada llamada “Tararú” da el toque a una Semana Santa palentina declarada de Interés Turístico Internacional en el 2013 siendo una mezcla de originalidad, austeridad, elegancia y sentimiento, que le han hecho conseguir dicho reconocimiento.

6. Revivir la leyenda del Cristo de Los Gascones

Declarada de Interés Turístico Regional, la Semana Santa segoviana posee unas de las tallas más llamativas de la Comunidad. Destaca por su antigüedad el Cristo de los Gascones, una figura románica y articulada de finales del siglo XI, que desfila en el Vía Crucis del Jueves Santo.CRISTO DE LOS GASCONES (SEGOVIA) curiosidades de la Semana Santa en Castilla y León
La leyenda cuenta el por qué de su advocación, relatando como la imagen vino de la región francesa de la Gascuña, donde la imagen era ocasión de conflicto entre los habitantes de diversas comarcas. Así, se decidió ponerla encima de una mula, y que esta decidiera donde debía ser venerada. La leyenda cuenta como el animal comenzó a caminar hasta llegar a Segovia, donde paró en la iglesia de san Justo y Pastor, iglesia donde todavía hoy es venerada la imagen.

7. Disfrutar de la Semana Santa de Soria, Cronología devota de la Pasión

Los sorianos pueden afirmar que su Semana Santa es una de las pocos lugares de la región donde se sigue con precisión cronológica lo acontecido durante la Pasión de Cristo. Así, y a través de los diferentes pasos y episodios que se suceden cada día, Soria representará de nuevo su singular obra dramática, en la que los diferentes pasajes bíblicos desfilan por calles y plazas más sobrias y silenciosas que nunca.

Semana Santa de Ágreda (Soria) curiosidades de la Semana Santa en Castilla y León
Semana Santa de Ágreda (Soria)

8. Pasar La Semana Santa en Zamora, este año solidaria

La Semana Santa de Zamora habla por sí sola. La procesión de las capas pardas que desfilan en completo silencio durante la noche de Miércoles Santo es impresionante. Con un carácter austero propio que expresa una gran tradición histórica, que se remonta al siglo XIV.Procesión de las Capas Pardas en Zamora Fuente: http://zorrocorredero.blogspot.com.es/
Las capas que cubren los cuerpos de los hermanos son alistanas, de la región zamorana de Aliste, de color pardo, los faroles de hierro forjado con una vela en su interior son portados como única iluminación por los hermanos cofrades.
Esta es sólo una selección de novedades y curiosidades de cara a la Semana Santa de Castilla y León. ¿Conoces alguna más? Cuéntanoslo!!

Fuente: destinocastillayleon.es

A %d blogueros les gusta esto: