Archivo por días: 20 febrero, 2021

¿Te es infiel?

Señales de que tu pareja es infiel ¿Cómo saber si tu pareja te es infiel? y ¿Cómo actuar si crees que tu pareja te engaña?
Ella puede estar pensando en engañarte. Él puede soñar con relaciones con otras señoritas y añorar que se vuelvan realidad. Conoce los siete signos que preanuncian la infidelidad

¿Cómo Saber si Tu Pareja te Está Siendo Infiel?
¿Cómo Saber si Tu Pareja te Está Siendo Infiel?

¿Crees que la infidelidad es algo que nunca le ocurrirá a tu matrimonio o a tu feliz relación de pareja?
¿Te sientes inmune a esta terrible patología que afecta a tantos? Piénsalo otra vez. ¿Por qué habrías de ser inmune?
Las estadísticas afirman que el 15% de las esposas y el 25% de los maridos han tenido sexo fuera de sus matrimonios. Cuando incluimos los asuntos emocionales o las intimaciones que no llegan al actos sexual, estos números ascienden en un 30%.
Sin embargo, la infidelidad no es inevitable, sin importar lo que cientos de novelas te hayan metido en la cabeza. Es decir, la mayoría de nosotros, simplemente, no salimos a la calle un día cualquiera y engañamos a nuestras parejas porque sí.

Los 7 signos que advierten si Es Infiel

Existen signos, como las luces de advertencia del tablero de tu auto, que preanuncian el engaño. Y la buena noticia es que, conociendo estos signos comunes y actuando en forma acertada, se puede salvar una relación de la infidelidad.

Alerta 1: un pedido de ayuda…

La advertencia más común es cuando uno de los miembros de la pareja dice que hay algo que no está bien y la otra parte no le cree –o decide no hacerlo-. Él o ella, simplemente, podrían postular “este matrimonio no está funcionando”, o “no estoy feliz”.

Solución:

Que una de las partes diga algo así debe ser como recibir un mazazo en la cabeza para la otra. Si tu pareja intenta llamar la atención, acusa recibo de lo que está ocurriendo. En primer lugar, abre el diálogo, y si no puedes llegar a buen puerto, considera la terapia de pareja.

Alerta 2: cambio repentino

¿Tu marido habla de inyectarse botox para eliminar esas arrugas en el entrecejo? ¿Tu mujer, recientemente, empezó a teñirse el pelo y se compró unos jeans de tiro bajo que casi dejan todo al alcance de los ojos? Si lo ha hecho es posible que esté en busca de algo.

Solución:

Si no puedes vencerlos, úneteles. Si uno de los miembros de la pareja está atravesando por una etapa de cambios, el otro integrante debe cambiar también. Es posible, después de todo, que no haya terceros involucrados. Imita a tu pareja y agrega algo nuevo e inesperado a tu vida.

Alerta 3: criticas poco constructivas

Si tu media naranja te dice: “Necesitas ir al psicólogo”, “Necesitas encontrar ayuda”, “Consíguete un trabajo”, “¿Has pensado en perder peso?”, o “¿Por qué no vas al gimnasio?”, y se muestra constantemente crítico, todo es parte de un mismo tema, -de que algo anda mal contigo-.
Inconscientemente, estas personas expresan los descontentos y frustraciones que involucran a su pareja –y, muchas veces, otras que nada tienen que ver-. De este modo, las peleas se vuelven una constante en el ámbito de la relación. Generalmente, cuando la parte atacada se defiende, es acusada de discutidor o discutidora por quien ha iniciado el pleito.

Solución:

Escuchar y aprender. Si un hombre dice: “Yo he madurado y tú no”, está siendo crítico y, de alguna forma, insultante. Sin embargo, él está abriendo una puerta para hablar de sentimientos; y siempre es bueno hablar de sentimientos. Aliéntalo a hablar más y él sentirá que lo entiendes. Emplea un abordaje cuidadoso e intuitivo. Si un hombre dice a su mujer “esas dos mujeres son atractivas”, la reacción natural de ésta será: “no quiero escuchar esto”. Sin embargo, aliéntalo de modo que sienta que puede hablar contigo de cualquier cosa. Incluso, las palabras pueden hacer que sus deseos no se transformen en acciones.

Alerta 4: culpa

Cualquier mujer podría pensar que alguien que hace regalos –costosos o no- o tiene atenciones constantes para su mujer no la está engañando. Mentira. La culpa del infractor, en esta caso, hace que se compense a la persona damnificada con regalos materiales. Puede ser un collar de diamantes, un suéter de cachemira, o un auto nuevo.

Solución: hablar presurosamente

No pongas la otra mejilla. Podría ser tan terrible de ser verdad, que resulta difícil el hecho de aceptar una potencial infidelidad. Sin embargo, encarar el asunto en forma temprana, incluso cuando no exista evidencia concreta, puede ayudarte a salvar tu matrimonio. No está mal hablar apresuradamente, porque si tú piensas que algo anda mal, posiblemente así sea. Confía en tus instintos. Es mucho más probable que salves tu matrimonio si efectúas los comentarios críticos que crees pertinente para detener los potenciales problemas que pueden subyacer.

Alerta 5: rechazo en la fiesta de la empresa

Si notas un clima extrañamente frío en la fiesta de la empresa de tu marido o tu mujer, y sientes que todos te miran raro, estás ante un signo de problemas.
Sus colegas están al tanto de su affaire y se imaginan que estás a punto de ser desechada, ¿así que por qué preocuparse por ser cordiales contigo?
Por otra parte, es posible que tu pareja haya estado haciendo comentarios desafortunados sobre ti y los demás piensen que no eres una buena persona.

Solución:

No elucubres extrañas e increíbles excusas. Sal al encuentro de las personas y abre las vías de comunicación ni bien notes algo inusual.
Cuando tu doctor prescribe una medicación para el dolor, seguramente te dirá que la tomes antes de que el dolor se torne insoportable, de modo que su efectividad será mayor. Lo mismo puede aplicarse para los problemas maritales.

Alerta 6: secretos…

Si sientes que tu pareja tiene secretos o que está ocultando algo, estás ante una bandera roja.
Tal vez, él o ella reciben llamadas telefónicas secretas en el porche en lugar de usar el teléfono del dormitorio, o, en una de esas, él se ausenta aquellas noches que antes solía pasar mirando televisión en la cama.
Si ves que tu pareja ya no está tanto como antes, y desaparece por las noches, algo puede andar mal.

Solución: confrontación

Obviamente debes confrontar a esta persona y decirle “¿Qué está sucediendo aquí?”.
Una vez que la persona en falta es puesta en aviso, deberá tomar conciencia de su error –aunque tal vez no haya hecho nada- y este puede ser el primer paso para reconstruir la confianza en la relación.
Si bien no es lo más recomendable, chequear el identificador de llamadas y los celulares puede ser una buena alternativa para comprobar si hay fuego detrás de todo ese humo.

Alerta 7: la historia se repite

A veces, las personas con episodios previos de infidelidad, pueden tener una tendencia a repetirlos.
Desde luego, existen excepciones y no hay que negar que son muchos los que consiguen cambiar los patrones de conducta de sus vidas; pero si vamos a hablar de señales de alerta, la historia es definitivamente una.

Solución: establecer límites

Posiblemente, dependa de la persona establecer los límites para situaciones como estas.
Cierto es que no hay límite que pueda evitar que tu esposa tenga un affaire, pero sí puedes llegar a un acuerdo en cuanto a lo que será tu relación con otros individuos.
Por ejemplo, discutir de antemano qué cosas están permitidas con personas fuera del matrimonio es una forma de ponerte a resguardo de la infidelidad.
——————————————–
Por otra parte, al establecer cierto patrón conductual normal, cualquier actitud que se salga de éste servirá como alarma.
Sin embargo, es importante que recuerdes que nada es a prueba de fallas. A veces, la infidelidad no tiene razón evidente, y se da incluso en algunas relaciones de gran felicidad –aparente-.
También es importante, antes de terminar, destacar que una aventura extramatrimonial no significa que todo ha terminado. Un affaire puede ser el disparador de un cambio y finalmente llegar a superar una infidelidad.
Muchas aventuras se motivan en la búsqueda de compañía, y el sexo queda en un segundo plano. Entonces, en los casos en que el amor está intacto, la reconstrucción de la relación es posible a través del cambio.

Fuente: psicologiayautoayuda.com

La acidez estomacal

Remedios caseros para la acidez estomacal

Hoy les traigo 5 maravillosos remedios caseros para la acidez estomacal. La acidez estomacal o ardor de estómago es algo que padecemos muchas personas y que se puede tratar de manera natural y casera sin la necesidad de tener que recurrir a los medicamentos químicos. Por lo que es necesario conocer que remedios caseros para la acidez estomacal podemos tomar para aliviar este terrible malestar.

Imagen 0

A continuación 5 maravillosos remedios caseros para la acidez estomacal:

1. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato es un remedio que sirve para un sinfín de dolencias y afecciones y entre otras cosas nos ayuda a neutralizar la acidez ya que es altamente alcalino.

Para tomarlo tan solo tenemos que echar una cucharadita de bicarbonato en un vaso de agua, disolverlo bien y beberlo.

Podemos tomarlo cada vez que tengamos acidez sin ningún problema.

2. Jengibre

La raíz del jengibre es también un alimento que nos ayuda a detener el ardor de estómago.

Para tomarlo lo que hacemos es cortar 3 rodajas de raíz de jengibre y echarlas en una taza de agua hirviendo.

Dejamos que repose apartado del fuego unos 20 minutos.

Preferiblemente se toma una taza de esta infusión media hora antes de cada comida.

3. Aloe vera

La pulpa del aloe vera ayuda a reducir la inflamación estomacal y esto también alivia la acidez estomacal.

Beber el jugo del aloe vera también tiene efecto laxante así que mejor no excederse en el consumo.

Podemos extraer la pulpa de una penca de aloe vera y mezclarla con un jugo de frutas para no tomarlo solo.

4. Papas

El jugo de las papas es bueno para combatir la acidez ya que es un alimento también muy alcalinizante.

Para extraer el jugo de la papa lo que hacemos es simplemente cortar en rodajas una papa y licuarla.

Podemos tomarlo 2 o 3 veces al día si el ardor siguiera manifestándose.

5. Plátanos o bananas

Es una fruta que neutraliza los ácidos del estómago y le protege de ellos ya que al contener potasio es altamente alcalino.

Cuando tengamos ardor comer un plátano o banana es suficiente para acabar con el ardor de estómago.
Lo mejor es que esté bien maduro.

Fuente: salud.facilisimo.com

Los frutos rojos en tu dieta

Seguro que tienes manzanas, plátanos, naranjas y un montón de frutas más incorporadas a tu dieta pero ¿tienes moras, grosellas, frambuesas o arándanos en el frigo? Si no es así, es hora de que lo hagas, porque los frutos rojos son un tesoro de vitaminas y propiedades.

También llamados frutos del bosque, son, principalmente, bayas, y destacan por su color intenso en su piel o en su interior. Cuanto más intenso sea el color, mayor será su valor nutricional. Los árandanos, frambuesas, fresas, fresones, cerezas, madroños, grosellas, ciruelas rojas y moras son las principales variedades. Aunque no son frutas que estén tan presentes en la cesta de la compra como las manzanas o los plátanos, en el último año las cajitas de frambuesas o arándanos se han convertido en habituales de los supermercados durante todo el año, a pesar de su precio.

Son ideales para tomar con yogur, con cereales en el desayuno, en ensaladas, batidos y postres, pero también en salsas para acompañar a los platos de carne.

Los siete beneficios de los frutos rojos

  • Propiedades antioxidantes. Los flavonoides, compuestos bioactivos presentes en los frutos rojos y que intervienen en las propiedades sensoriales de estas frutas, tienen una alta concentración de antioxidantes, muy beneficiosos para el organismo.
  • Cuidan de la piel. Los frutos rojos, al poseer gran cantidad de antioxidantes, combaten los radicales libres responsables de la degeneración celular y, por tanto, el envejecimiento de la piel.
  • Cuidan del corazón. Estos frutos son muy buenos para el corazón, ya que contienen altas cantidades de polifenoles, flavonoides y antocianinas. Diversos estudios han atribuido a estos componentes propiedades preventivas en la salud cardíaca y coronaria.
  • Gran cantidad de vitaminas. Los frutos rojos son una gran fuente de vitaminas. Por ejemplo, las fresas son ricas en vitamina C y B, los arándanos en C, y las moras en C y E, además de estar repletas de diferentes minerales como el potasio, el calcio, el hierro o el fósforo.
  • Algunos de ellos, como los arándanos, se utilizan como tratamiento para diferentes enfermedades urinarias y, además, sus propiedades antioxidantes los hacen protectores de las capacidades cognitivas y de la vista.
  • Otros, como las moras, ayudan a reducir el colesterol ‘malo’ (cuando las lipoproteínas de baja densidad transportan el colesterol desde el hígado a todas las células del cuerpo, y si está en exceso, puede provocar que este se acumule en las paredes de las arterias) y a aumentar el ‘bueno’ (cuando las lipoproteínas de alta densidad transportan el colesterol de las arterias hasta el hígado para ser eliminado). Además, mejoran la circulación sanguínea.
  • Las fresas poseen un bajo índice glucémico, por lo que las dietas de enfermos de diabetes las aceptan bien. Además, las fresas aportan una gran cantidad de agua al organismo, por lo que ayudan a eliminar los líquidos. También colaboran en la regulación del azúcar en sangre.

 

Fuente: elmundo.es